El Balneario de Panticosa

Puede que hayas oído hablar de los Baños de Panticosa, pero a lo que realmente se refieren es a un precioso balneario, situado junto a la preciosa localidad oscense de Panticosa, dentro de la comarca del Alto Gállego. Para poder llegar a sus 1600 metros de altura, tendrás que recorrer unos 8 kilómetros de carretera estrecha desde el propio pueblo de Panticosa, siendo este camino realmente antiguo, usándose en su época para acceder a Francia por el Puerto de Marcadau.

Toda la hostelería y el sector de servicios perteneciente a este complejo se sitúan en una pequeña explanada perteneciente a la zona circundante al Ibón de Baños, poza natural donde convergen todos los torrentes de agua provenientes de las altas cumbres que circundan a este lago. La situación climática de las inmediaciones es fría, teniendo las típicas temperaturas de la alta montaña durante todo el año.

Las medias de los meses fluctúan desde los 0 grados en Enero y Febrero hasta los casi 15 en Agosto y Julio. La singularidad de este portentoso balneario es que sus seis caudales de agua, nitrogenada y llena de sulfatos, parecen tener propiedades curativas y medicinales de todo tipo, siendo muy recomendado su uso para la cura de enfermedades de los riñones, el tracto digestivo o el sistema nervioso.

La adquisición de todo el complejo por parte del “Grupo NOZAR” a principios de siglo permitió que se rehabilitasen todas las instalaciones, además de que se pasase a llamar Panticosa Resort. Esa rehabilitación estuvo cargada de críticas por la mala conservación del paisaje que se llevó a cabo, ya que la arquitectura utilizada no respetó en ningún momento lo típico de la región ni del lugar. Aun así, este balneario no deja de ser un precioso lugar al que venir a disfrutar y relajarse.

 

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook