Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.





La magia de la fotografía reside en que puedes retratar toda la realidad que te rodea: desde lo cotidiano de tu entorno a los lugares más extremos del mundo, como montañas, desiertos o selvas. La fotografía de naturaleza y viajes no tiene límites y para llegar más allá solo necesitas valor, ganas de hacer buenas obras y, por supuesto, un buen equipamiento fotográfico.

Si tu vena intrépida te llama y estás pensando en iniciarte en el mundo de la fotografía extrema, quédate a leer nuestros consejos para aprender a capturar los momentos más increíbles que ofrece la naturaleza.

¿Qué equipo elegir?

El equipamiento dependerá, lógicamente, del lugar al que te vayas a desplazar. Sin embargo, casi siempre es preferible que optes por lo más ligero y fácil de transportar. A menudo, los sitios extremos como la montaña o el bosque requieren rapidez y agilidad, y cargar con un equipo pesado no facilita la tarea en absoluto.

Podrías optar por una GoPro, una de las cámaras mejor valoradas del momento, pequeña, ligera y versátil. En el mercado hay muchas cámaras de otras marcas que tienen un formato similar al de la GoPro, pero esta es sin duda la más popular de su categoría.

Las cámaras DSLR o cámaras réflex digitales también son una excelente opción si nos interesa más cuidar la técnica y calidad que conseguir imágenes de difícil acceso. Las réflex pueden ser adecuadas para la fotografía de naturaleza o la fotografía de viajes, ya que permiten el control de modo manual, cambiarles los objetivos, añadirles flash externo y, en definitiva, usar más complementos. Las EVIL o híbridas tampoco son mala opción, y en muchas ocasiones no tienen nada que envidiarle a las cámaras DSLR.

Fotografía de viajes y naturaleza / Foto: @jakobowens1 (IG)

Cámara réflex con un objetivo todoterreno para fotografía de viajes y naturaleza / Foto: @jakobowens1 (IG)

Para ir ligero, la mejor opción es llevar una cámara réflex con un objetivo todoterreno, que suelen dar buen resultado en cualquier escenario. Los objetivos todoterreno son el 24-105 mm y el 28-300 mm para cámaras de formato completo y 15-85 mm, 18-200 mm, 18-300 mm para las cámaras con factor de recorte. Todos estos objetivos pesan alrededor de 500 ó 600 gramos y tienen un ámbito focal muy amplio, que te permite fotografiar desde paisajes hasta retratos con bokeh. Si quieres algo más de calidad para las fotos de cerca, puedes llevar un objetivo como el 24-70 mm f2.8, aunque su peso es mayor que el de los anteriores.

Además de la cámara, otros elementos que te serán útiles son el trípode, los filtros polarizados y degradado de densidad neutra. También debes llevar un filtro UV que proteja la óptica de los rallones y que evite que las fotografías salgan azules. Siempre puedes sustituirlo también por un filtro polarizado, si quieres resaltar los colores del cielo o de la vegetación. No olvides tampoco el parasol para evitar que la luz incida directamente sobre el objetivo y ayudar a proteger la óptica de golpes imprevistos.

Si vas a llevar trípode, asegúrate de que sea de carbono, con una rótula estilo joy stick para favorecer el manejo, sobre todo con guantes. Asegúrate antes de salir que llevas, como mínimo, dos tarjetas de memoria, una de ellas de al menos 16 G.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir el equipamiento?

Hay una serie de cuestiones fundamentales que debes plantearte para elegir el equipo que más te convenga antes de iniciar viajes fotográficos.

Equipamiento fotografía naturaleza y montaña / Foto: @jakobowens1 (IG)

¿Qué equipo elegir en fotografía de viajes y naturaleza? / Foto: @jakobowens1 (IG)




Lo primero es elegir una cámara con cuerpo sellado, para evitar manchas, salpicaduras, polvo… También es importante que la cámara aguante bien las temperaturas extremas y que pese más bien poco. No está de más, sobre todo en la fotografía de naturaleza con animales, que la cámara dispare un número alto de fotogramas por segundo, ya que esto puede significar la diferencia entre obtener una buena imagen o una mediocre.

Si las condiciones del lugar al que vas a ir son especialmente extremas (por ejemplo vamos a estar a -20 grados) no sería mala opción acudir con una cámara analógica como cámara auxiliar. Quizá suene totalmente desfasado, pero hay cámaras digitales cuyas pantallas se pueden congelar, así que con una analógica no nos arriesgaremos tanto a quedarnos sin herramienta de trabajo. Puedes evitar que la cámara se congele manteniéndola guardada y solo sacándola para la fotografía, aunque esto puede provocar que la lente se empañe a causa de los cambios de temperatura. En la fotografía de montaña recuerda que es esencial asegurar la cámara con mosquetón a nuestra mochila, para evitar que se caiga.

Esto es el material básico que necesitarás para una salida estándar en la que debes pasar la noche. Sin embargo, debes tener siempre en cuenta la predicción del tiempo para ir preparado para cualquier cosa, intentar no salir nunca solo e informar a alguien de tu ruta.

Otras cosas que serán útiles en tus viajes fotográficos serán comida y bebida (bocadillos, barritas y frutas es lo más cómodo), GPS, batería móvil portátil, botiquín, protector solar, navaja multiusos, silbato de emergencias, gorro, gafas de sol, mapa, brújula y unos bastones. En el siguiente enlace tienes un checklist con todo lo necesario para una actividad en un entorno de montaña.

No Hay Más Artículos