Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.




Estas pensando en salir al campo y pasar una noche durmiendo en la montaña. Y lo tienes todo listo: las botas, el saco de dormir, la tienda, la comida, etc. Pero ¿y la esterilla de montaña? Descansar bien cuando se realiza una ruta larga es fundamental.

Antes de nada, si vas a salir de acampada, recuerda que la legislación prohíbe la acampada libre salvo en contadas ocasiones —en determinadas zonas de montaña está permitido vivaquear, pero hay que tener en cuenta la casuística particular del lugar—. Una vez que tengas todos los permisos o alquilado un espacio en un camping, el siguiente pasó que debes tener en cuenta es el medioambiental. Por ejemplo, para zonas de mucho viento, deberás buscar un buen sistema de anclaje que te evite un susto en mitad de la noche; o, en zonas de alta probabilidad de lluvia, potencia la impermeabilidad de la tienda.

El saco de dormir también es muy importante a la hora de pasar una noche en el campo. Pero, al igual que con la tienda, debes tener en cuenta las condiciones medioambientales con las que te vas a encontrar. Ya hemos comentado que la acampada libre está prohibida, pero la legislación actual si permite vivaquear para travesías largas y es entonces cuando deberás tener un buen saco de dormir.

Sin embargo, algo que solemos tener menos en cuenta son las esterillas de camping. Y, muchas veces, nos conformamos con un simple aislante sin preguntarnos si existen alternativas mejores. Y las hay.

El descanso en la montaña / Foto: Scott Goodwill

El descanso en la montaña / Foto: Scott Goodwill

Esterillas de acampada

En el mercado vamos a encontrar diversas opciones para elegir una buena esterilla de acampada. Encontraremos tres tipos principales: hinchables, espuma EVA y autohinchables.

  • Hinchables: el sistema es sencillo ya que solo debes usar tus pulmones para llenar la esterilla. ¿El problema? Que se pinche, con lo que terminarás durmiendo en el suelo; o que la infles demasiado, lo que puede suponer un problema por la dureza.
  • Autohinchables: son bastante cómodos de usar y ocupan poco espacio. Poseen un sistema que permite que, tras ser desplegado, se llenen solos hasta un 70 % de su capacidad. Lo que facilita mucho nuestro trabajo. Pero no son tan cómodas como las hinchables ni tan duraderas como las de espuma.
  • De espuma EVA: son, quizá, los más comunes, por la facilidad de uso y su durabilidad. Como norma general y dependiendo del grosor que posean, ofrecen cierta comodidad al absorber las irregularidades del terreno. Pero, sobre todo, ofrecen una alta capacidad de aislar de la humedad del suelo.




Esterilla montaña: aprende a elegir la que mejor se adapta a ti

Las esterillas autohinchables: son bastante cómodos de usar y ocupan poco espacio.

Características importantes para una esterilla hinchable

– ​Peso y tamaño: cuanto más largo sea el trayecto más importante es este aspecto. Una esterilla de camping demasiado pesada supone un lastre en el camino.  Cuando vayas a comprar material de acampada, recuerda que hay tres factores fundamentales: capacidad de aislar, comodidad y precio. La reducción del peso afectará necesariamente a uno de esos tres factores. Valora cual es el menos importante para ti y así podrás reducir el peso de tu esterilla de camping.

– Posición de dormir: cada persona duerme de una forma diferente, y debes tenerlo en cuenta a la hora de elegir tu esterilla. Por ejemplo, si duermes sobre un costado toda la presión de tu cuerpo se reparte por un espacio menor lo que puede comprimir una esterilla hinchable, por lo que dotarte de una con espuma puede asegurarte una mayor durabilidad del material de acampada y, sobre todo, te evitará algún susto a lo largo de la noche.

– Comodidad: debes tener en cuenta la superficie de la esterilla a la hora de la comodidad. Por ejemplo, si esta tiene grandes surcos pueden producirte dolor debido a pliegues en el saco. Pero, sobre todo, debes tener en cuenta el grosor. En zonas pedregosas, por ejemplo, si la esterilla no tiene un mínimo grosor notarás las imperfecciones del terreno. Quizá no de inicio, pero tras toda una noche, podrás sufrir consecuencia en la mañana.





– Capacidad aislante: este es uno de los factores fundamentales de las esterillas. Dormir en el suelo supone aceptar las condiciones que este posee, no solo de dureza, también de humedad y frío. Pero, además, mientras dormimos nuestro cuerpo pierde calor. El aire que se encuentra en el interior de una colchoneta hinchable puede ayudarnos a que la sensación térmica no varíe demasiado, ya que ese aire recibe por transmisión nuestro propio calor.

– Valor R: un factor a tener en cuenta al comprar una esterilla hinchables es el valor R. Este hace referencia a la capacidad de resistir la pérdida de calor. Y a mayor será el número, menor será el calor que pierda. Sin embargo, esto es muy difícil de regular ya que exigiría unas condiciones perfectas e iguales en cada momento y lugar. Y quienes salen al campo saben que eso no suele ocurrir.

Aunque finalmente deberás buscar aquello que más se ajuste a tus necesidades, gustos y precios, tener en cuenta estos factores puede ayudarte a conseguir la esterilla perfecta para ti.

No Hay Más Artículos