Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Los Pirineos: un entramado de montañas, ríos, lagos y glaciares. Conforman paisajes y parajes donde el senderismo se convierte en protagonista. Es el caso de los parques nacionales y naturales, por los que puedes transitar con serenidad.

La cordillera, integrada por un conjunto de valles, que descienden desde las cumbres, te brinda un atractivo sin par. Conforme se aproximan al mar muestran su rostro más suave.

Un lugar en el que perderte en uno de tus viajes. ¿Por qué no apreciar la exuberancia que atesora los Pirineos? ¿Te atreves a profundizar en la belleza de sus parques tanto de la parte española como de la francesa?

Parque Nacional de Aigüestortes y lago de San Mauricio

Cataluña acoge este parque nacional, donde te recibe un clima atlántico de alta montaña.

Ubicado en la denominada zona axial de los Pirineos (entre Francia y España), está amurallado tanto por el norte como por el sur, por vigorosas estribaciones de montaña. Son habituales los lagos y estanques, señas de identidad del paraje.

El hielo conformó las crestas características del parque de Aigüestornes. Su magia reside en un arisco perfil.

La biodiversidad autóctona se ha mantenido salvaje, a pesar de la presencia del ser humano. De su flora sobresalen hasta 1.471 especies vegetales.

En cuanto a la fauna, la Unión Europea declaró el entorno como Zona de Especial Protección para las Aves. ¿La razón? En ella residen 200 especies de animales vertebrados, de los cuales dos terceras partes son aves: quebrantahuesos, lagópodo alpino, chova piquiroja, urogallos y perdiz pardilla.

El jabalí, el rebeco, el armiño, el lirón gris y la ardilla roja destacan entre los mamíferos. Los animales acuáticos presentes en los ríos y lagos son la trucha común al lado de otras especies autóctonas: la rana bermeja y el tritón pirenaico.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Territorio de contrastes, su montaña más elevada es Monte Perdido. Desde él descienden, en forma de radio, diversidad de crestas y valles glaciares.

La esencia del parque es su constitución kárstica. Sus piedras calizas han sido horadadas y serpenteadas por ríos lo que ha gestado cuevas, cañones y simas.

La vegetación del parque de Ordesa se caracteriza por su variedad, debido a su clima divergente.

Si asciendes a los 2.000 metros te encontrarás con especies caducifolias y perennes. A mayor altitud, te toparás con plantas acostumbradas a crecer entre las grietas de las rocas.

En el caso de que desciendas a los cañones, podrás percibir cómo se alzan hayas y abetos. Describir de manera prolija sus matices se antoja complejo, puesto que la lista de especies sobrepasa las 1.500. Si nos detenemos en las subespecies, estas superan las 2.000.

Como representativas, sobresalen el lirio de los Pirineos, el erizón y la flor de nieve.

Algo similar ocurre con la fauna, cuya riqueza se perfila como casi infinita. Coexisten 5 tipos de anfibios; 8 de reptiles; 65 de aves y 32 de mamíferos.

Parque Natural de Cap de Creus


La península del Cabo de Creus es la parte más oriental de la península Ibérica. Conforma en torno a 11,000 hectáreas terrestres y 3,000 marinas, primer parque marítimo-terrestre del país.

En cuento a la zona terrestre, podemos encontrar tres parajes naturales de interés nacional, la del cabo de Creus propiamente dicho, el de punta Falconera y el de la Sierra de Rodes.

Paisajes naturales salvajes de un valor biológico y geológico de gran importancia, todos ellos bajo la fuerza de los indómitos vientos de la Tramontana, que los han ido moldeando: fuertes acantilados, rocas oscuras, erosionadas por el viento, salitre y agua.

Parque Natural de las Marismas del Ampurdán

El parque se extiende en más de 5.000 hectáreas, de las cuales más de 800 son reserva integral natural. Es el caso de Els Llaunes y Els Estanys.

Las marismas del Ampurdán son una de las áreas de España que más diversidad de fauna acogen. Sobresalen las aves migratorias, que encuentran en este entorno su cobijo y zona de paso hacia África.

Se esboza como un entorno de convivencia entre el mar, las playas y los arenales costeros, lagunas salobres. Asimismo, puedes quedarte con los bancales, piezas y cerrados, los ríos Muga y Fluviá, los cultivos y zonas donde se levantan masías, corrales y casares.

Parque Natural del Alto Pirineo

Entre las comarcas de El Pallars Sobirà y de L’Alt Urgell se levanta este Parque, el más extenso de Cataluña.

Lo constituyen elevadas montañas, como la Pica d’Estáts o el Monteixo. Además, lo pueblan especies amenazadas y está moldeado por siglos de actividad humana.

La decisión de la Generalitat de Cataluña de nombrarlo Parque Natural en 2003 con el propósito de proteger su biodiversidad y preservar las labores humanas de larga trayectoria.

Parque Nacional de los Pirineos

Sunset over the Cirque de Gavarnie

Una publicación compartida de Pierre Vignaux | @frenchfolks (@pvignaux) el



Este Parque se gesta en 1967 y abarca 45.707 hectáreas. En ellas puedes detenerte en sus más de 200 lagos de alta montaña, así como en los picos más altos de los Pirineos franceses.

Se trata de uno de los parques más exuberantes de Francia por su biodiversidad, que la integran especies heterogéneas. El rebeco, signo de identidad del parque, el quebrantahuesos o el águila real campan a sus anchas por sus estribadas cumbres.

Además, atesora un mamífero acuático único en el planeta: el desmán de los Pirineos, un ejemplar muy difícil de encontrar en libertad.

Parque Natural Regional de los Pirineos de Ariége


Sobre 246.500 hectáreas se levanta este parque cuyo punto álgido se encuentra en la Pica d’Estats, a 3.143 metros de altitud, frontera Cataluña y Francia.

Puedes caminar por su extenso y rico territorio, en el que te hallarás con pastos de verano, valles protegidos, ríos, estanques, colinas arboladas y puertos de montaña con vistas espectaculares.

Además, te esperan pueblos típicos y las cuevas de Niaux, las cuales cuentan con pinturas rupestres del Paleolítico superior.

Parque Natural Regional de los Pirineos Catalanes

Este parque se ubica en el extremo sur de Francia y comprende tres regiones con ambientes dispares: el Capir, la Cerdeña y el Haut-Confient.

Mestizaje mediterráneo y pirenaico, se expande desde los contrafuertes de Canigó hasta las fronteras andorranas y españolas. Se alza entre los 300 y los 3.000 metros de altitud.

En esta encrucijada climatológica y cultural te puedes hallar con macizos y valles donde habitan especies como el lirio de los Pirineos o el quebrantahuesos.

El macizo del Carlit-Campardós señala el límite entre el clima atlántico y el mediterráneo. Esta sierra concentra los picos más altos del Pirineo catalán: Carlit, de 2.921 metros y Puig Pedrós, de 2.905 metros. Disfrutarás de parajes glaciares, actualmente ocupados por lagos. Este entorno ha sido nombrado de interés europeo en el seno de la red Natura 2000.

Una selección de los parques y la riqueza que pueblan los Pirineos. ¿Te atreves a recorrer alguno de ellos? Sin duda, te quedarás extasiado por su hermosura, riqueza natural y cultural.

No Hay Más Artículos