Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.


1. Introducción

2. Puesta a punto

3. Indispensables del lugar para el viajero

4. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

5. Rutas y paseos para viajeros

6. Ascensiones y rutas

7. Otras actividades en el parque

8. Pueblos del parque

9. Información de Interés

1. Introducción

El espectacular Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, situado al norte de la provincia de Huesca, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 y desde 1977, Reserva de la Biosfera. Esto se debe, no solo a su enorme riqueza paisajística, sino también a su variado ecosistema con elevados picos, cascadas y saltos de agua de gran belleza y pequeños pueblos llenos de encanto. También destaca su amplia variedad de especies, que le confiere gran riqueza, tanto en su fauna como en su flora. Desde el macizo de Monte Perdido podremos dominar toda la orografía, con sus cimas las Tres Sorores, desde donde se organizan los distintos valles que conforman este bellísimo paraje, como son el de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. Adentrarnos por cada una de sus rutas y pueblos, será un auténtico placer para cualquier viajero.

2. Puesta a punto

 

– Cuándo ir.

Este precioso parque te ofrece la posibilidad de visitarlo en cualquier época del año, aunque deberás tener en cuenta siempre su clima de alta montaña. Esto hace que sea más extremo, aunque las temperaturas quedan en cierto modo suavizadas debido a la influencia de la relativa cercanía que existe con el Mediterráneo y el Cantábrico. Este fenómeno propio del Pirineo en su vertiente española, hace que los inviernos resulten fríos y con abundantes precipitaciones de nieve, mientras que los veranos ofrecen temperaturas relativamente cálidas con días soleados.

Las mejores fechas para visitar el parque serán, sobre todo, a finales de primavera y principios de otoño. Si lo visitas en verano, debes saber que existen cambios muy bruscos de temperatura y por las tardes suelen ser frecuentes las tormentas eléctricas. A principios de primavera todavía hay nieve y los árboles no tienen hojas, por lo que puede existir riesgo de aludes. No olvides ir bien equipado, con calzado cómodo, ropa holgada y un chubasquero, e intenta comenzar la ruta a primera hora.

–  Qué ver.

El bellísimo Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido te ofrecerá rincones realmente únicos e inolvidables. Desde sus tres cimas de las Tres Sorores, con sus espectaculares picos y sus paredes de piedra surcadas por el agua, pasando por sus valles, bellísimos y agrestes, como son el de Ordesa, Pineta o Escuaín, sin olvidar sus espectaculares cascadas y saltos de agua, que parecen sacados de una postal. Además, este parque te ofrece numerosas rutas de senderismo por rincones mágicos, pueblos con encanto en los que desconectar, bosques frondosos y cañones y barrancos en los que practicar todo tipo de deportes de aventura. Se trata de un espacio de enorme valor ecológico, cultural y artístico, en donde respirar aire puro y vivir una aventura fascinante.

Dónde dormir.

Existen multitud de opciones para dormir en este maravilloso enclave, siendo lo más habitual las casas rurales, hoteles y apartamentos. Te recomendamos escoger el alojamiento en función de la zona en:

Apartamentos Puerta de Ordesa. Nos encontramos en una de las zonas más interesantes del Pirineo, en la Laspuña, donde podrás alojarte en un magnífico apartamento por un precio de 30-39 euros.

Casa de San Martín. Este bonito hotel rural es un antiguo caserón de piedra con estilo rústico que está situado en San Martín de Solana.

– Casas Rurales Pirineo. Situado en la bellísima localidad de Aínsa se encuentra esta viviendas de turismo rural con capacidad de hasta 54 personas por un precio de entre 20-29 euros por persona y noche.

Monasterio de Boltaña. Es un espectacular edificio situado a orillas del Ara que se remonta al siglo XVI. Ofrece unos servicios propios de un hotel de lujo, con spa y exclusivo restaurante.

3. Indispensables del lugar para el viajero

Cascada Cola de Caballo. Este mágico lugar te ofrecerá una maravillosa estampa natural en pleno corazón del valle de Ordesa. El circo del Soaso desemboca en esta imponente cascada que está flanqueada por el bellísimo pico Monte Perdido. A nuestro alrededor podremos contemplar las verdes praderas con vacas pastando, escuchar el ruido del agua cayendo en este espectacular salto y respirar el limpio aire de la montaña.

Cascada de Sorrosal. Se encuentra situada en el barranco que lleva su nombre y a tan solo 5 minutos de la pequeña localidad de Broto. Esta espectacular cascada es un afluente del río Ara y ofrece unas vistas inigualables desde su misma base, que resulta de muy fácil acceso. Los más valientes pueden ascender a través de la vía ferrata hasta la parte superior y realizar un descenso en rapel.

– Cañón de Añisclo. Es el más espectacular de los valles que nacen en el macizo de Monte Perdido debido a su fisonomía agreste y a su enorme riqueza botánica. Este se formó mediante el trabajo constante y prolongado del río Bellos, que fue excavando en el terreno calizo las formas que hoy tiene. Desde el collado de Añisclo y las vecinas Tres Marías hasta llegar a unirse con el valle del Río Aso, ofrece unas formas labradas en piedra que son un auténtico espectáculo.

– Aínsa. Según numerosos rankings es uno de los pueblos más bellos de España y de  obligada visita en tu ruta por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Debes pasear por sus hermosas callejuelas empedradas, descubrir sus plazas y monumentos, como su iglesia de Santa María o las inigualables vistas que ofrece del embalse Mediano.

4. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

 

– Historia

Si algo caracteriza la historia de la zona de los Altos Valles del Sobrarbe es su carácter aislado hasta hace relativamente poco tiempo. A esto se le añade una geografía muy accidentada, que ha permitido que se conserven intactos parajes únicos, con una diversidad, tradiciones y arquitectura de gran valor. El hombre ha formado parte de este enclave desde el Paleolítico Superior, aproximadamente entre el 40.000 y 10.000 a. C. Será a finales del siglo XVIII cuando la zona comienza a suscitar interés para científicos e investigadores, dando lugar a la llegada de viajeros en busca de esa romántica idea de la naturaleza salvaje. Todo ello contribuyó a la creación del “pirineísmo” y se pusieron las bases para que los investigadores Lucien Briet y Pedro Pidal lograran el nacimiento, en agosto de 1918, de uno de los primeros Parques Nacionales que existen, el Valle de Ordesa.

Será en 1966 cuando se declarará Parque Nacional de Ordesa y las Reservas Nacionales de Caza de Viñamala y Los Circos, motivado por la necesidad de asegurar la riqueza cinegética que existía en la cordillera. En el año 1977 es incluido en el Programa MaB (Hombre y Biosfera) perteneciente a la Unesco dentro de la Reserva de “Ordesa-Viñanala” lo que coincide con la Reserva de Caza de Viñamala y el Parque Nacional del Valle de Ordesa. El último hito del parque se marcó en 1982, cuando se amplía la denominación bajo el nombre de Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

– Geología y morfología

Este parque pertenece a la unidad fisiográfica del macizo de Monte Perdido, que está considerada, con sus 3.355 metros, una de las montañas calcáreas de mayor altura de toda Europa. En su paisaje, llama mucho la atención su sucesión de agujas, crestas, cañones y profundos valles. Además, se puede apreciar un claro equilibrio entre las zonas aplanadas, producidas por procesos erosivos periglaciares, y las más abruptas, que están ocasionadas por acción glaciar.

Por otro lado, hay que resaltar que este macizo no puede desglosarse de forma aislada, ya que conforma un conjunto indisoluble. Así, los fuertes empujes que se produjeron desde el Macizo Central Francés hacia la Meseta española, tuvieron una función de topes de prensa, de manera que produjeron un desplazamiento de los materiales hercinianos. De esta forma, se produjo el levantamiento de la cordillera pirenaica tal y como la conocemos hoy, pero también dio lugar a la fracturación y el recubrimiento de los restos que quedaron del macizo herciniano.

– Flora y fauna

La enorme riqueza paisajística que ofrece este parque abarca más de 1.300 especies completamente diferentes y si ampliamos a su Zona Periférica de Protección, esta cifra se amplía a unas 2.450 especies, o lo que es lo mismo, la mitad de toda la flora que existe en el Pirineo aragonés. Entre las más representativas podemos destacar el Calaminhtha grandiflora o el zapatito de Venus, sin olvidar el amplio número de endemismos, como son el Androsace pyrenaica, catalogado en peligro de extinción.

En cuanto a fauna, podemos encontrar una amplísima muestra ligada a los hábitats predominantes en el parque, el alpino y subalpino. Se han encontrado 65 aves de nidificación, 32 mamíferos, 8 reptiles, 6 anfibios y 2 peces. Entre todos ellos, podemos destacar varias parejas de quebrantahuesos, buitres leonados, águilas reales, así como truchas y tritón de los Pirineos. En las zonas intermedias se aprecian marmotas, sarrios o bucardos, que son una subespecie endémica de la cabra montés. Y por último, en las zonas más elevadas, son visibles los gorriones, lagópodos alpinos o el acentor.

– Etnografía

El ser humano siempre ha tenido presencia en esta naturaleza hostil a la vez que espléndida. A lo largo de los siglos estas tierras han sido testigo de ritos, tradiciones y fiestas populares que han hecho posible una trayectoria cultural y artística de gran sabiduría popular. Costumbres que, en algunos casos, han desaparecido, pero en otros han evolucionado desde fechas precristianas hasta nuestros días. Destacan las ricas danzas de la antigüedad como los “paloteaos” del valle del Broto, “el cascabillo” de Buerba o las danzas de salón, de origen francés. Pero también destacan los personajes y figuras alegóricas que se han creado en la zona, como los “trangas”, “onsos” o las jóvenes “madamas” que traen la primavera.

Además, este rincón ofrece al visitante una gran variedad de leyendas y creencias de todo tipo, desde presencia de brujas con sus aquelarres, muy extendido en el Pirineo, amuletos para proteger los pueblos, así como lugares de la naturaleza considerados mágicos, como el antiguo fresno de Buerba, muy respetado por los vecinos.

– Añisclo

Este hermoso y angosto valle está atravesado por el río Bellós, que corre a la par de sus imponentes murallas rocosas. Si nos situamos en la parte superior, podremos contemplar unas vistas realmente inolvidables, y es que se puede apreciar con claridad cómo una fuerte fractura cizalla las enormes moles de piedra caliza en medio de suaves y verdes pastos.

– Escuaín

Este valle ofrece grandes diferencias con sus vecinos Ordesa y Añisclo, con su formidable diaclasa que se puede apreciar abierta en la montaña. Su fisonomía especial se debe a la erosión kárstica y el modelado glaciar cuaternario. Configuran este macizo en su solana los circos, simas, barrancos o lapiaces. La armonía entre el ser humano y la naturaleza ha dotado a este valle de una grandeza, dignidad y originalidad únicas.

– Ordesa

Llegamos a Ordesa, el valle que desde 1918 cuenta con la categoría de Parque Nacional. Este cuenta con una gran singularidad geológica, con distintos relieves y formas propias marcados por su naturaleza calcárea, que lo han forjado con majestuosidad y enorme belleza. Tiene una forma abierta y espaciosa y por él discurre el río Arazas hasta llegar a su punto de confluencia en el Ara. Además, su actividad erosiva, influida por los cursos fluviales, ofrece un origen glaciar con perfil en U.

– Pineta

Resulta espectacular contemplar las Paredes de Pineta sobre doce kilómetros del valle, estas majestuosas vistas nos ofrecen en su umbría muros estriados en los que se aprecian sus estratos apilados desordenadamente, eso sí, solo en apariencia. Mientras, en la solana destacan sus praderas apacibles y sus frondosos y bellos bosques. Además, su vida se intensifica en el altiplano de Marboré, situado debajo del macizo, con su glaciar y morrenas que llenan de vida el río Cinca.

 

– Monte Perdido

Impresas en el propio macizo se encuentran su historia y majestuosidad. Y es que, con su posición central pirenaica y su altitud, ilustra de una forma muy clara los episodios más importantes de la orogénesis pirenaica. También es punto de importantes cambios climáticos que han condicionado los diferentes medios biológicos, que son únicos en este macizo y una explicación de su biodiversidad.

– Valle Bujaruelo

Este valle despoblado, situado en el nacimiento del río Ara y al nordeste del de Ordesa, nos ofrece un paisaje de enorme valor paisajístico y natural. Podrás acceder desde el pueblo de Torla, en el desvío que existe por el Puente de los Navarros, hasta alcanzar este enclave rodeado por inmensas murallas esculpidas en la piedra. Desde la posterior pradera de San Nicolás de Bujaruelo, podrás comenzar numerosas rutas por los macizos de Tendeñera, Monte Perdido o Vignemale.

5. Rutas y paseos para viajeros

 

– Circo de Soaso-Cola de Caballo

Esta hermosa ruta de 2’30 horas y un desnivel de 550 metros, te llevará por la Pradera de Ordesa, las Cascadas del Estrecho y la zona del bosque de las hayas hasta las Gradas de Soaso. Aquí contemplarás cómo el río se descuelga en escalones y discurre hasta el Circo de Soaso. Siguiendo el trayecto podrás encontrar, en la cabecera del valle, la famosa cascada Cola de Caballo. Podrás regresar por este mismo sendero.

– Circo de Cotatuero

De 1’30 horas y un desnivel de 350 metros, iniciamos este trayecto en la pradera, por el camino de Soaso, la Virgen del Pilar y cogiendo el desvío a la izquierda. A través de un bosque de abetos blancos y un sendero en zigzag, llegarás hasta el puente del circo lateral de Cotatuero, desde donde contemplar la espectacular cascada de 200 metros de caída. Puedes regresar por el mismo camino o por Racón o Canarellos, mediante rutas circulares.

– Faja de Pelay

Partimos de la Pradera de Ordesa, cruzamos el río Arazas por el puente que atraviesa la Senda de los Cazadores hasta el hermoso mirador de Calcigarruego. Desde aquí enlazaremos con el sendero de la faja Pelay, que se cuelga de las cornisas del valle más meridionales. Concluimos en el circo de Soaso, para regresar por el sendero del descenso del Valle de Ordesa.

– Valle de Bujaruelo

Este espectacular valle, surcado por el río Ara te ofrecerá una panorámica con empinadas cumbres como el Pico de Otal o el Macizo del Vignemale, así como bosques de abetos y hayas, descensos de barrancos como el Cebollar… Puedes realizar la ruta del Puente de los Navarros hasta San Nicolás de Bujaruelo de unas 4 horas y 45 minutos, con un desnivel de 490 metros atravesando en ruta circular el Paso de la Escala, el Puente de Santa Elena y San Nicolás de Bujaruelo.

– Brecha de Rolando

Es un lugar mágico situado entre los picos Bazillac y el Carso. A sus 2.807 metros de altitud permite abrir el canal fronterizo que separa Francia de España. Antaño estaba frecuentado por contrabandistas y hoy son los excursionistas los que lo atraviesan. Cuenta con unas impresionantes dimensiones, 10 m de alto y 40 m de ancho.

Fotografía montaña Pirineos @pippermint

La Brecha de Rolando y el Casco || by @pippermint (Instagram) #travesiapirenaica #Pirineos #Pyrénées #Pyrenees

– Cañón de Añisclo

Este accidentado cañón surcado por el río Bellós se prolonga a lo largo de 25 kilómetros. Ofrece una altitud mínima de 700 metros y máxima de 3.022 m en la Punta de las Olas. Podrás atravesarlos desde el Circo Añisclo hasta la unión con el valle de Aso. El recorrido ofrece toboganes y cascadas de agua en Fuenblanca y una bajada por el barranco de Aso de gran riqueza paisajística.

– Gargantas de Escuaín

En esta ruta de 2’5 kilómetros y 1’30 horas, disfrutarás de inolvidables vistas en esta espectacular garganta. En Escuaín debes contemplar los miradores de O Castiello y la Garganta del Río Yaga antes de iniciar la excursión. Se inicia a un kilómetro de la localidad, con un descenso por el río Yaga y avanzando por su cauce hasta llegar a los pies de la cascada.

6. Ascensiones y rutas

– Ascensión Monte Perdido

Es el punto más elevado del Parque Nacional y el tercero del Pirineo con 3.355 metros. Está integrado en el macizo Las Tres Sorores o Treserols, junto con el Cilindro y Soum de Ramond.

Ascensión Monte Perdido desde Goriz. Su ascensión se realiza desde el refugio de Góriz tras superar el Pequeño Lago Helado y ascender por el tramo La Escupidera, de notable peligro. En su cara norte podrás contemplar sus dos glaciares suspendidos en el valle de Pineta. La norte del  Monte Perdido es una clásica pirineista de todo el macizo, para su ascensión se necesita ser una alpinista experimentado. 

Ascensión a Monte Perdido

Vista del Monte Perdido desde el Lago Helado.

– Taillón

Conocido como Punta Negra, es una de las cumbres consideradas más fáciles, con sus 3.000 metros. Se encuentra en el llamado circo de Gavarnie en su parte superior. Sube desde la Brecha de Rolando, pasando por la Falsa Brecha y al Dedo, desde donde podrás continuar hasta la cima de una forma relativamente sencilla.

– Cilindro de Marboré

Este pico de 3.328 metros de altitud, limita con el Circo Gavarnie. También forma parte de las tres mayores cumbres, Tres Sorores, situándose en la zona más noroccidental de todas ellas. Destaca la ruta que parte desde la pradera del Valle de Ordesa, continúa por el Refugio de Góriz y asciende por la ruta Monte Perdido. Tras llegar al Lago Helado podrás desviarte por la izquierda hasta alcanzar la cima.

GR11

Este sendero de gran recorrido te permitirá en su etapa 14 atravesar de Bujaruelo a Góriz en la llamada travesía Pirenaica. En 6 horas y 20’8 kilómetros podrás descender por el valle de Bujaruelo a través de la estrecha Garganta de los Navarros para entrar en el bellísimo Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Posteriormente, remontarás el hermoso valle de Ordesa hasta alcanzar el refugio de Góriz.

– Alta Ruta de los Perdidos

Este espectacular recorrido circular rodea la zona del macizo Monte Perdido y el Vignemale. Podrás contemplar en esta ruta la cara norte de estas dos imponentes montañas, así como de sus glaciares y los encantadores valles que posee. En sus tres modalidades atravesarás el puerto de Bujaruelo, la Brecha de Rolando, el Collado del Arrablo y el de Anisclo, la Horquete de Oulettes y el Puerto de los Mulos.

7. Otras actividades en el Parque

 

– Barranquismo

En los distintos niveles posibles, podrás disfrutar de espectaculares descensos por barrancos, recorrer profundas gargantas esculpidas por el agua, descender por impresionantes toboganes naturales y cascadas o saltar por pozas. Una aventura fascinante cargada de adrenalina y emoción que podrás practicar entre amigos, familia o por libre.

– Senderismo

Existen multitud de maravillosas excursiones de diferentes niveles de dificultad por los cuatro valles más bellos del parque, por Ordesa, Añisclo, Escuaín o Pineta.

– Escalada

Es otro de los grandes alicientes del parque, con sus picos especialmente idóneos para este deporte de aventura. Tendrás la oportunidad de escalar en roca o en hielo en zonas como el Tozal del Mallo, Gallinero o Fraucata, donde disfrutarás de vistas espectaculares en uno de los lugares de mayor biodiversidad de España.

– BTT

Son muchas las rutas que puedes realizar en este parque, con distintos niveles de dificultad y modalidades en familia, travesías, medioambientales, rutas panorámicas, enduro… Además, pueden ser desde dos horas, un día entero o incluso, varios días.

– Esquí de montaña

Podrás disfrutar de cursos de esquí de montaña en este bellísimo parque, así como rutas guiadas, travesías o ascensos. Los cursos incluyen transportes, seguros e instructores titulados que te permitirán disfrutar de deportes de nieve con la mayor seguridad y en función de tu nivel y forma física.

– Piragua

Si prefieres una aventura en el agua podrás disfrutar de piraguas individuales, dobles, bautismo en kayak, descensos en aguas bravas y distintas modalidades y grados de dificultad.

– 4×4

Tendrás la posibilidad de realizar espectaculares rutas en 4×4 que te ofrecerán inolvidables panorámicas del parque. Por ejemplo, la ruta de los Miradores que incluye los del Cañón de Añisclo, Glaciar del Monte Perdido, Valle de Pineta y Ordesa.

8. Pueblos del Parque

 

– Torla

Esta localidad es la puerta de acceso al valle de Ordesa y a la conocida y hermosa ruta Cola de Caballo. Es un bello pueblo rodeado de empinados picos que superan los 2.000 metros y situado al margen derecho del río Ara. Sus hermosas callejuelas de piedra, sus balcones de flores y su iglesia del siglo XVI, forman una imagen idílica digna de postal.

– Broto

Si seguimos río abajo 20 kilómetros llegamos a la bellísima Broto, que da nombre a su propio valle. Descubre su casco histórico de arquitectura tradicional y casas de piedra como la Casa del Valle o la antigua cárcel. Si cruzamos el río Ara disfrutaremos de unas vistas inigualables y a pocos minutos de la localidad encontraremos la bellísima cascada de Sorrosal, de 80 metros de caída con pozas azul celeste.

Fotografía de montaña en los Pirineos / @marcopooloo

La Cascada de Sorrosal en Broto. Lugar ideal para iniciarse a las alturas en su #ferrata || by @marcopooloo (Instagram) #travesiapirenaica #Pirineos #Pyrénées #Pyrenees #outdoor #aventura #adventure #montaña #ordesa

– Oto

Solo tenemos que avanzar un par de kilómetros para llegar a este precioso pueblo de particular encanto. Su arquitectura tradicional está magníficamente conservada y pasear por sus callejuelas serán una auténtica delicia. Cuenta con una torre defensiva, la Casa Don Jorge, perteneciente al siglo XVI y la torre de la iglesia.

– Buesa

Regresaremos hasta Broto para reanudar la nacional 260 y tomamos el desvío hacia la localidad de Buesa. Una vez aquí, disfruta de su carácter tranquilo y sus hermosas vistas, con una panorámica completa del valle, ya que se sitúa en su parte alta, que lo convierte en un pueblo mirador.

– Sarvisé

Este pequeño pueblo se encuentra presidido por una bellísima iglesia de estilo románico que te dejará fascinado. Además, al llegar te llamará la atención la presencia de esbeltos y estilizados caballos, debido a que es un magnífico lugar para realizar rutas a caballo a lo largo del valle de Broto. Si continúas por una estrecha carretera alcanzarás el conocido Valle del Vió y el Cañón de Añisclo así como la localidad cercana de Poza de Chate, un rinconcito idóneo para darnos un buen baño en sus aguas cristalinas.

– Fiscal

En este pueblo haremos una parada para contemplar las preciosas vistas que nos ofrece el puente sobre el río Ara, que presiden el paisaje con una soberbia presencia. Cruzando este alcanzaremos su casco histórico, con sus bellísimas casas, su ermita de San Salvador, su torre Fiscal o el Batán de Lacort entre otros muchos atractivos dignos de contemplar.

– Boltaña

Antes de llegar al siguiente pueblo podemos disfrutar del mirador de Jánovas, un auténtico balcón con vistas al río Ara y al pueblo abandonado de Jánovas. Después llegamos a Boltaña, uno de los pueblos más bellos de todo el parque. Podrás pasear por su casco histórico magníficamente conservado, sus bellísimas casas señoriales construidas en piedra, sus plazas y callejuelas. No olvides ascender a las ruinas del Castillo de los Condes de Sobrarbe para disfruta de una panorámica perfecta.

–  Aínsa

Estamos casi al final del trayecto, en uno de los pueblos más visitados del parque y considerado como uno de los más bonitos de España. Recorre sus callejuelas, pasea por su casco histórico amurallado, contempla sus iglesias como Santa María o la Cruz Cubierta, visita su plaza mayor y su castillo. Además, podrás observar desde sus miradores las vistas del embalse de Mediano.

9. Información de interés

 

– Oficina de Turismo

Podrás contactar para cualquier consulta con las oficinas de Turismo situadas en varias localidades: Fanlo: 974 48 61 52, Torla, 974 48 63 78, Bielsa: 974 50 10 00, Broto: 974 48 64 13 – 974 48 64 13.

– Refugios

En el parque podrás acceder al Refugio de Góriz, con acceso para 72 plazas en donde dispones de todos los servicios como duchas, inodoros, bar, servicio de comidas, agua corriente, chimeneas, taquillas, teléfono, sistema de comunicación para socorro. El teléfono de contacto es 974 34 12 01.

– Acceso

La entrada al parque es completamente libre y en función de la zona que se quiera visitar se puede realizar desde diferentes puntos como Torla, Escalona, Tella, Escuaín o Biesla.

Para acceder al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido el acceso

– Desde Huesca se realiza mediante Torla hasta el Valle.

– En la zona de Escuaín y Tella para acceder al Valle de Escuaín.

– Desde Escalona hasta alcanzar el Cañón de Añisclo

– Desde la localidad de Biesla para llegar al Valle de Pineta.

Por su parte, las carreteras que dan acceso al parque son la N-260 entre las localidades de Sabiñánigo y Torla y mediante la A-138 entre Barbastro y Francia. Desde ambas podrás acceder a todos los puntos previamente señalados.

– Transportes

Si viajas en autobús existen diferentes servicios que te darán acceso al parque desde:

– Torla. A través del Servicio de transportes Torla-La Pradera de Ordesa, con horario Torla- Pradera: 6:00 a 19:00 y Pradera- Torla: 6:30 a 22:00. El servicio opera desde el 1 de julio hasta el 14 de septiembre.

– Bielsa. Puedes acceder en los autocares Bergua (Aínsa) con teléfono 974 50 00 97 o a partir del servicio de taxis Capra 4×4: 626 608 066.

– Broto. Existe solamente acceso a través de diferentes taxis que operan en la zona. Taxi 4X4:  974 33 72 09, Radio Taxi: 630 418 918.