Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

1. Introducción: Selva de Irati

2. Puesta a punto

– Cuándo ir

– Cómo llegar

– Qué ver

– Dónde dormir

3. Indispensables del lugar para el viajero

4. Selva de Irati. Patrimonio Natural

– Historia

– Geología y morfología

– Etnografía

– Reserva Natural de Mendilatz

– Reserva Natural de Tristuibartea

– Reserva Integral de Lizardoia

5. Rutas y paseos para viajeros

– Ermita de la Virgen de las Nieves

– Cascada del Cubo

– Sierra de Abodi

6. Ascensiones y rutas

7. Otras actividades en el Parque

8. Pueblos del Parque

9. Información de interés

1. Introducción

Con más de 18.000 hectáreas la Selva de Irati es el segundo bosque de hayedo más grande de Europa y el mejor conservado. Se sitúa en Navarra, pero su extensión atraviesa los Pirineos Atlánticos de Sola y Baja Navarra hasta legar al suroeste de Francia. Si buscas bellos y frondosos paisajes, este lugar es de cita obligatoria, ya que desde que pongas un pie en este paraje natural protegido te sentirás como en un mismísimo cuento de hadas y gnomos. Un lugar en el que echarás a volar tu imaginación y serás capaz de conectar de manera especial con la naturaleza dada su riqueza de flora y fauna.

Entre la abundancia de hayas también podrás disfrutar de la belleza de los abetos, pinos, robles, pastizales, los tejos, los avellanos, los servales, arándanos, el narciso de los poetas, la campanilla de invierno y otras especies acidófilas. Además, al tratarse de una Zona Especial de Protección de Aves, el cantar de distintas especies de aves será la banda sonora de tu paseo. Debes saber que en Irati se encuentran la Reserva Integral de Lizarboia y las Reservas Naturales de Mendilatz y Tristuibartea.

En cuanto a la fauna el Bosque de Irati alberga en sus entrañas un sinfín de especies de vertebrados e invertebrados. Gracias a la riqueza de su flora abundan especies de insectos xilógagos como la Rosalía o el ciervo volante, alimentos de los pájaros carpinteros en la escala evolutiva. Los mamíferos que puedes encontrar en estado natural por esta gran reserva van desde el jabalí, al ciervo y distintas especies de murciélagos, hasta el conocido topillo rojo, tejones, y ardillas. Sin duda, un paseo en el que mires a donde mires podrás disfrutar de una experiencia sinigual.

2. Puesta a punto: Selva de Irati

– Cuándo ir

Debido a la riqueza paisajística existente, cualquier época del año es buena para visitar este emplazamiento natural al norte del país. Sin embargo, el otoño es la estación por excelencia, ya que es la que ofrece un colorido distinto y exquisito a los ojos de quién la visita. Pues a principios de noviembre es, sin duda, el mejor momento para apreciar la explosión de colores amarillo intenso, rojo y marrón cálido. Un espectáculo cromático en toda regla.

– Cómo llegar

Para acceder a este magnífico lugar existen dos posibilidades. Por un lado, se puede llegar desde el pueblo de Ochagavía, el más grande del Valle Salazar. Desde allí debes tomar la carretera NA-2012 con dirección al Santuario de la Virgen de Musquilda. Esta iglesia del siglo XII se encuentra en lo alto desde donde puedes parar y contemplar Ochagavía en todo su esplendor.

Después de un parón para estirar las piernas, sigue la carretera hasta el Paso de Tapla, punto de partida de numerosas rutas de senderismo y de bicicleta de montaña. A unos dos kilómetros está el mirador de Goñiburu, donde podrás visualizar las montañas limítrofes del Valle del Roncal y la Cordillera Pirenaica.

La carretera empieza a descender hasta llegar por fin a la ermita de la Virgen de las Nieves. Los vehículos llegan hasta aquí y hay que pagar la tasa de mantenimiento de la selva que oscila entre 1 y 5 euros. Solo podrás acceder al Parque a pie o en bicicleta.

La otra ruta de acceso parte de Orbaizeta dirección las ruinas de la Real Fábrica de Armas. Existe un desvío señalizado antes de llegar a la misma que conduce al Embalse de Irabia, muy cerquita de la frontera francesa. Ambas rutas de acceso están situadas a una hora más o menos en coche desde Pamplona

– Qué ver

La visita a la Selva de Irati es para dedicarle al menos un día completo para poder apreciar con calma cada una de las maravillas que posee en su interior. Para los amantes del deporte, hay numerosas rutas para realizar con tu bicicleta. Si por el contrario quieres ir de senderismo hay infinitos caminos que te adentrarán en este mágico bosque.

Lo que vas a ver son las distintas especies salvajes de animales que campan a sus anchas por las inmensidades de este Parque Natural Protegido, enclavadas en su hogar. Adentrarse en el bosque te hará volar y soñar despierto, a medida que avances comprobarás que cada vez la selva se espesa con gracia atrapándote en sus entrañas. Si miras al suelo, al pie de los árboles o en medio del camino, podrás diferenciar distintas especies de setas y hongos, seguro que si miras bien algún gnomo verás asomar el hocico también.

Además, el embalse de Irabia y el río Irati le dan un toque de digno escenario de película. Podrás remojarte en él o simplemente contemplar su inmensidad y las distintas especies de anfibios que se asoman a sus orillas. Pequeños seres inofensivos, perfecto ejemplo del crecimiento de la vida cuando las condiciones son óptimas y respetadas por el medio ambiente.

Las posibilidades son infinitas, desde visitar los pueblos enclavados en Irati hasta realizar caminos y senderos que los hay de todas las dificultades posibles y de distintas longitudes. Rutas a medida de cada visitante: para niños, mayores, adultos, deportistas… Todos ellos bien señalizados tanto por mapa como por balizamiento cada ciertos metros, para que perderse no sea una opción.

– Dónde dormir

Debido a su extensión hay mucha oferta de alojamiento rural en la zona. Los pueblos cercanos no suelen estar masificados de establecimientos, pero todos son acogedores y con los servicios básicos para pasar unos días totalmente cómodos y, sin duda, en un lugar excepcional dada su riqueza ambiental.

El alojamiento es variado, pero prácticamente todos están construidos en piedra y mimetizados con el entorno, digno de cualquier pueblo de siglos pasados donde el cemento existía bien poco. Además es todo un lujo dormitar en estos lugares, pues dada la calidad de la piedra aisla de las inclemencias climatológicas. De esta manera, en invierno guardará el calor interior y en verano son de ambiente fresco.

Ochagavía es uno de los pueblos que cuenta con una exquisita oferta de alojamiento rural. Está relativamente cerca de las distintas rutas y a una hora de Pamplona, capital de Navarra. El precio depende de la temporada, pero oscila entre los 20 y los 30 euros por noche. Suelen ser casas rurales completas, con varias habitaciones, ideal para grupos, aunque también hay algunas que pueden reservarse para un número reducido de personas.

La mayoría de las casas rurales de Ochagavía se encuentran dentro del núcleo urbano. No obstante, para aquellos que quieran perderse y pasar unas vacaciones completamente aislados también hay algunas situadas a las afueras, en el camino que conduce a la Selva de Irati. A gusto del visitante.

Otras zonas cercanas a la Selva de Irati que cuentan con una amplia oferta de alojamiento son: Jaurrieta, Olaldea, Hiriberri, Saragüeta, Orbaizeta, Auritz-Burguete, Izalzu, Aria, Sarries, Abaurrea Baja, Garralda, Ezcaroz, Oronz, y Ustés.

Como alternativa al alojamiento rural, muchos mochileros o peregrinos, algunos de paso en su camino hacia Santiago, deciden hospedarse en hostales. Los hostales normalmente cuentan con habitaciones para compartir. Se alquila la cama en una habitación compartida con literas, baño compartido, cocina común e instancias como terrazas o salas de lectura. También cuentan con un cuarto con lavadora para quien la necesite.

 

Selva de Irati

Descubre la Selva de Irati en todo su esplendor

 

3. Indispensables del lugar para el viajero

Irati es una de las zonas de Navarra con mayor riqueza, no solo ambiental, sino cultural y arqueológica. En los alrededores de la Selva de Irati hay varias visitas que sorprenden cada día a quienes las visitan. A continuación, podrás ver un listado de aquellas atracciones turísticas más relevantes:

– Casas de Irati. También conocidas como las Casas del Rey, datan del siglo XVIII y se encuentran a unos 100 metros de distancia de la Ermita de Nuestra Señora de Las Nieves. Durante muchos años fueron el refugio de los guardas de esta selva. Sin embargo, en la actualidad se han remodelado y actualmente se encuentra el Centro de Interpretación de la Selva de Irati.

Azpegi. La zona de Azpegi cuenta con dos grandes atractivos: la estación megalítica de Azpegi y la torre romana de Urkulu.

La torre romana de Urkulu se encuentra en el término de Orbaizeta. Identificada en 1976 por el arqueólogo Jean Luc Tobie esta torre trofeo romana se erigió en el siglo I a.C con el fin de rememorar la conquista de Aquitania y delimitar los nuevos territorios conquistados. La torre presenta una forma de trono cónica con una base de casi 20 metros de diámetro y casi 4 metros de altura. El espesor es de unos 3 metros de grosor y en su interior aguardan los restos del trabajo de cantería original.

A pocos metros aún se pueden visualizar los restos de un fuerte construido a finales del siglo XVIII, durante la Guerra de la Convención en donde Francia y España se enfrentaron en 1793. Además en las laderas del monte Urkulu hay varios restos prehistóricos como cromlechs o dólmenes.

En cuanto a los monumentos megalíticos, construcciones hechas con grandes bloques de piedra por los hombres prehistóricos, se encuentran en la zona de Azpegi. Su naturaleza es de gran importancia y cuenta también con varios monumentos aislados. Para llegar a ellos hay que partir de la fábrica de Orbaizeta, dejando atrás los desvíos de Nabala y Txangoa, unos 2 kilómetros. La ruta circular tiene una distancia total de unos 5 kilómetros y en ella puedes apreciar como los distintos yacimientos arqueológicos se erigen sobre las laderas de las montañas. Todo un espectáculo.

La fábrica de armas de Orbaizeta. Situada en el Valle de Aezkoa tuvo una intensa actividad durante 100 años, entre 1784 y 1884. Durante esos años produjo la munición para las guerras, incluso cañones llegó a confeccionar. Pero a partir de mitad de siglo comenzó a producir hierro de calidad, que luego era vendido y transformado en las fábricas de Oviedo y Trubia. Fue el auge de los altos tornos lo que provocó el cierre de esta fábrica. En 2007 fue declarada bien de interés cultural.

Su proximidad a la frontera hizo que sufriera numerosos ataques por las tropas contrarias, saqueos e incendios. Actualmente se puede apreciar como la vegetación se ha adueñado por completo del lugar. Al tratarse de un enclave que se encuentra en ruinas hay que prestar especial atención y caminar con cuidado. Cuenta con paneles de información y la visita es gratuita y al aire libre.

4. Selva de Irati. Patrimonio Natural

– Historia

Por encontrarse lindando con la frontera francesa, este emplazamiento natural siempre ha sido objeto de litigios entre España y Francia. Sin embargo, debido también a su lejanía durante mucho tiempo de las ambiciones económicas que ofrecía. Los lugareños se abastecían de los recursos naturales para su uso personal como la madera, la carne a través de la caza o frutas por recolección.

Tras el siglo XVIII, las guerras en Europa adquirieron una mayor importancia y ambos países (Francia y España) vieron en la Selva de Irati de Navarra una gran reserva maderera para la construcción de barcos. Debido a que muchas zonas son escarpadas, talaban los árboles y los transportaban río abajo, haciéndolos flotar. Construyeron algunos embalses para poder hacer crecer el caudal del río en verano, serrerías, talleres y lugares de defensa de la zona, como las Casas de Irati. Actualmente, la tala de árboles es totalmente controlada y se compagina con la reforestación de la zona para que el impacto sea menor.

El bosque de Irati es un nido de leyendas, el mito de Basajaun es quizá el más conocido. Basajaun lo describen como un ser alto con largos cabellos y una fuerza digna de un superhéroe. Suele caminar erguido con un palo como bastón, pero su agilidad supera la de los ciervos. Si el visitante escucha la llamada de este guardián aseguran que no hay que huir de él, ni tampoco enfrentarse a él, simplemente seguir el curso de su mensaje y este cuidará de todo aquel que cuide el bosque.

– Geología y morfología

Irati se sitúa en el extremo occidental de los Pirineos en una cordillera que los geólogos estiman que surgió alrededor del fondo del océano hace ya 80 millones de años, tras el choque de la placa tectónica ibérica con la euroasiática. Esta se debió introducir bajo la placa ibérica provocando así el levantamiento y pliegue de la tierra en unos 3.000 metros de alto.

Se conoce que su composición comprende una cubierta de roca sedimentaria posiblemente de las Era Secundaria y Terciaria, situadas entre los afloramientos de la Era Primaria del macizo de Alduides y la zona Axial. Debido a la erosión de tantos millones de años, el paisaje que se ha labrado es totalmente distinto a sus orígenes a los pies del Monte Orhi, repartido este entre el naciente de los ríos Erobi e Irati.

Al tratarse de una zona que recibe altas precipitaciones hace que estas sean retenidas y depuradas por el bosque evitando así la inminente erosión del paso del tiempo, almacenando así el agua para el uso y disfrute de los seres vivos.

La formación geológica característica es el Flysch. Los Flysch son facies rocosas de origen sedimentario que se componen por una alternancia rítmica de capas de rocas duras como la caliza, la pizarra o las areniscas, intercaladas con otras rocas de origen más blando como las margas y arcillas. El Flysch está plegado por el empuje de las placas y afloran por toda la región.

– Etnografía

Entre las costumbres y tradiciones más arraigadas están las Makaradas de Zuberoa, en la época de los carnavales; o los Pastorales, de género teatral tradicional. Estos se representan en verano en euskera suletino, un dialecto. Otra festividad tiene lugar el 15 de agosto con la fiesta de la Alpargatina en la localidad de Meule que rememora la época dorada del lugar por la producción de alpargatas.

Durante el año también se celebran varias ferias de ganado y agroalimentarias, como es el caso de la fiesta Orhipean en la localidad de Salazar, cuyo atractivo también es la exhibición del baile tradicional de los danzantes de Muskilda. La época del año con más ferias es verano, debido a su clima agradable.

– Reserva Natural de Mendilatz

​Situado en el Monte La Cuestión, en la zona aezkoana de la Selva de Irati, cuenta con 119 hectáreas de roca caliza y una alta pluviosidad. Los hayedos de esta zona se caracterizan por alcanzar más de 35 metros de altura, que debido a situarse en un terreno bastante abrupto de difícil acceso, ha provocado que su explotación haya sido prácticamente nula.

– Reserva Natural de Tristuibartea

​También conocida como la Reserva Natural de Ariztibarrena, con una superficie de 55 hectáreas está situada entre Hiriberri y Villanueva. En la cara norte del Monte Pettuberro y limitado al oeste por el río Irati, la composición de este bosque es de robles en las zonas más bajas y hayas en las partes más altas. El estado de conservación es fabuloso y la biodiversidad impresionante.

– Reserva Integral de Lizardoia

​También situada en el Monte de La Cuestión, esta Reserva Natural se encuentra entre Las Casas de Irati y el embalse de Irabia. Sus 64 hectáreas se componen principalmente de abetos y hayas. Además, 20 de sus hectáreas es un bosque intacto de hayas de más de 40 metros de altura. Al alzar la vista te sentirás verdaderamente pequeño ante tal inmensidad de la naturaleza.

 

Travesia-pirenaica-Selva-Irati-by-Philippe-Basset

La selva de Irati en todo su esplendor

5. Rutas y paseos para viajeros

– Ermita de la Virgen de las Nieves

La Ermita de la Virgen de las Nieves, cerca del embalse de Irabia, es una de las rutas más emblemáticas de la Selva de Irati. De construcción moderna (1954) este enclave es uno de los puntos de partida de rutas de senderismo en la Selva de Irati. El camino está señalizado como SLNA61A y pertenece a la red de caminos de Ochagavía.

Este es un camino circular bastante corto, de unos 2 kilómetros con una altitud entre los 800 y los 900 metros, por lo que el desnivel es imperceptible. Las vistas son espectaculares, pues alrededor de la ermita, que se sitúa en una colina no existen árboles, lo que permite una panorámica espectacular de la Selva de Irati y toda su magnitud.

– Cascada del Cubo

A unos 500 metros de la Ermita de la Virgen de Las Nieves están las conocidas Cascadas del Cubo. Estas cascadas están provocadas por el fuerte desnivel existente y el descenso de las aguas del río Urbeltza. El sendero es lineal y parte de las conocidas Casas de Irati. Bordeando el río Urbeltza se llega a la zona de Austegia, donde por medio de un camino serpenteante entre abetos se llega a las cascadas.

– Sierra de Abodi

​El sendero de la Sierra de Abodi es otra de las rutas por antonomasia. El camino es circular y atraviesa los pastizales de la montaña. Las vistas, sin duda, son espectaculares, ya que dan a la Selva de Irati, al Valle de Salazar y el Pico de Ori. Todo un lujo para la contemplación del caminante. El punto de partida se sitúa en El Paso de Tapla.

Desde ahí se sube hasta los Altos del Abodi hasta llegar al paso de las Alforjas. En este punto del recorrido se enlaza con la conocida Senda Pirenaica y metros después se llega al menhir de Arrizabala. Se aconseja no realizar este sendero si las condiciones climatológicas son desfavorables, como por ejemplo niebla, nieve o lluvia, puede ser bastante peligroso.

6. Ascensiones y rutas

En la Selva de Irati y su entorno existen un sinfín de caminos y ascensiones a las diferentes cimas de las montañas integradas en este gran paraje natural. El Pico de Ori, el Pico de Urkulu, el GR 11 y GR 12 son los más emblemáticos y más enriquecidos para realizar.

– El pico de Ori

La duración de este sendero es de unas dos horas y media aproximadamente. Se recomienda realizarlo entre primavera y otoño, evitando el invierno por la crudeza del clima, y aunque se trate de épocas con temperaturas más elevadas que las de invierno, se recomienda igualmente ir equipado con botas y ropa de abrigo.

El monte Ori se alza sobre los 2.000 metros de altura al borde de la frontera francesa. La montaña es de fácil acceso y las vistas sobre la Selva de Irati son impresionantes. Para llegar al punto de inicio del camino debes salir de Ochagavía dirección el Alto de Larrau. Este camino navarro es bastante herboso y contrasta con el precipicio que cae de manera vertiginosa hacia Francia y sobre el que es fácil presenciar el vuelo majestuoso de buitres y alimoches.

– Pico de Urkulu.

La ascensión a esta montaña se puede realizar desde varios puntos, aunque la preferida por los senderistas es la que parte del collado y fuente de Azpegui. Para llegar al punto de inicio hay que atravesar Orbaizeta hasta la fábrica de armas a 4 kilómetros, desde ahí hay que continuar por el camino asfaltado otros tres kilómetros hasta la fuente de Azpegui, donde podrás dejar el coche.

A partir de ahí tendrás que abrirte paso entre la maleza por el camino ascendente de la ladera. En cuanto llegues a la cruz, deberás subir por la derecha hasta la cima de Urkulu. El camino no tiene pérdida y está señalizado. En lo alto se encuentra la torre romana anteriormente mencionada y unas vistas que no dejarán igual. Este recorrido es de unos 3 kilómetros y pese a que el primer tramo cuenta con una pendiente considerable, después es bastante cómodo el camino.

– GR 11 (Gran Senda Pirenaica)

Se corresponde con la etapa 5 de la gran senda pirenaica: Auritz/Burguete – Hiriberri/Villanueva de Aezkoa. Este recorrido se puede realizar en ambos sentidos. Como su propio nombre indica, se trata de un gran sendero, en concreto unos 800 kilómetros desde el Mar Cantábrico en el Cabo de Higuer hasta el Mediterráneo con el cabo de Creus.

Se encuentra señalizada en su totalidad por marcas rojas y blancas y discurre por los pueblos que tienen refugios y albergues varios para que los senderistas realicen los descansos oportunos. La belleza del camino hace que el esfuerzo merezca la pena.

– GR 12.

Este sendero transcurre entre Azpegi y Iturzaeta, pero se le conoce como el Sendero de Euskal Herria. Esta ruta es la más deportiva de todas, se inicia en la costa y tiene un desnivel considerable. El recorrido total es de unos 200 kilómetros.

7. Otras actividades en el Parque

– Micología.

En la zona de Salazar de la Selva de Irati la práctica de recogida y clasificación de hongos está permitida y de una manera controlada existe la posibilidad de recolectar las distintas especies que crecen en el bosque. Los permisos diarios oscilan entre los 8 y los 80 euros, según la temporada y se pueden adquirir en Las Casas de Irati, al principio del camino.

– Esquí nórdico.

En Abodi existen unos 28 kilómetros de pistas de nieve para los amantes de este deporte. El recorrido se encuentra balizado entre Abodi e Irati y cuenta con varios circuitos. También cuenta con 14 kilómetros destinados a paseos con raquetas. El centro se sitúa en Larrau a más de 1.300 metros de altitud.

– BTT

El centro “BTT Irati” se sitúa entre dos valles: Zuberoa y Salazar, que comparten la selva de Irati, extendiéndose a los valles de Cize y Aezkoa. En él encontrarás 16 rutas BTT de diferentes dificultades y durezas, con más de 400 kilómetros ciclables.

8. Pueblos del Parque

– Ochagavía

Considerado como el pueblo más bonito de los Pirineos Navarros. En el atardecer la luz del sol resalta las fachadas de este encantador lugar a la orilla del río Anduña. Los pinos y las hayas rodean el pueblo, cuya primera referencia data del siglo XI. Las casas son de piedra y por sus calles podrás ver escudos nobiliarios, bellas balconadas y ventanas adornadas con flores.

– Valle de Aezkoa: Aribe, Orbaizeta.

El singular relieve de este valle está dominado por un sinuoso entramado de barrancos y montañas. Aribe es uno de los pueblos menos poblados del país, en censo de 2014 tan solo eran 44 sus habitantes. Pero que esto no te engañe, este pequeño pueblo cuenta con todas las comodidades y servicios. Destaca su puente románico y los viejos baños termales.

En Orbaizeta se encuentra la antigua fábrica de armas. Es un pueblo pequeño del siglo XIII y cuyas actividades están relacionadas con la naturaleza, el senderismo y las rutas a caballo por las grandes extensiones de bosque que protegen este lugar.

Pays de Cize y Pays de Soule son dos pueblos en el limite de la frontera entre Francia y España. Por estos pueblos transcurre la ruta del camino de Santiago y muy cerca se encuentra Roncesvalles. Un lugar sin igual.

9. Información de interés

La Oficina de Información y Turismo por excelencia es la del Valle de Salazar, que se encuentra situada en el Centro de Interpretación de la Naturaleza en el pueblo de Ochagavía. Está abierta todo el año y el número de teléfono es: 948 89 06 41. E-mail: oit.ochagavia@navarra.es

Además, en temporada alta, también existe un punto de información en la Selva de Irati, en la ermita Virgen de las Nieves.
También en las Casas de Irati existe otro punto de información. Abierto en temporada alta, y en temporada media los fines de semana.

Otro de los puntos de información está antes de llegar al Valle de Salazar, el de Arrazola, cuyo acceso es por Orbaizeta. A 1 km del barrio de Larraun, camino al embalse, existe otro punto que está abierto en temporada alta, y en temporada media los fines de semana.
imagen

Opt In Image
Guía para hacer la Senda Pirenaica

¡Descárgate gratis! la guía rápida con todo lo que debes saber antes de acometer la Senda Pirenaica-GR11