Si eres un ciclista empedernido, seguro nunca paras de pedalear, pero cuando llega el invierno y quieres seguir disfrutando de pasear en bicicleta por el Pirineo, llegan las lluvias, inclemencias del tiempo, y hay que lidiar con ello. Y es que la lluvia se considera uno de los peores enemigos para los ciclistas. Además de causar uno que otro catarro, también ocasionan caídas, golpes y accidentes. Eso sí, los verdaderos ciclistas no dejarán de hacer sus rutas aunque esté lloviendo.

Un aspecto primordial, que siempre se debe recordar es que el terreno estará lleno de barro, fastidioso siempre, es común que salpique, que se pegue a nuestras ruedas evitando hasta su movimiento —esto lo experimentaremos mucho más en terrenos arcillosos—. Para evitar tener una mala experiencia es importante seguir ciertos consejos:

El equipo a utilizar debe constar de:

  • Un impermeable, que se debe colocar encima de la ropa térmica, para que no se moje.
  • Se debe recordar el uso de guantes.
  • El uso del culotte, ya sea de forma corta o larga. Recuerda que al usar uno corto se puede aplicar vaselina entre las piernas y las rodillas para repeler el agua.
  • Usar una manga de cuello para el rostro, el cual servirá mientras no se empape mucho, sino, hay que desecharlo.
  • Es importante el uso de gafas y casco. Son imprescindibles por ser medidas de prevención. Las gafas además de evitar salpicaduras en los ojos de barro u otros objetos, nos facilitarán confort en estos días de lluvia.
  • Ropa seca, la cual es importante para después de finalizar la actividad.

La preparación de la bicicleta, debe constar de los siguientes aspectos:

  • El guardabarros delantero evitará que el fango salte a nuestro rostro. Existen partidarios y detractores a su uso, pero sin duda nos protegerá del barro.
  • No se debe olvidar la importancia de los frenos de disco, los cuales se encargaran de que las frenadas sean seguras.
  • La cadena de la bici podemos lubricarla antes de iniciar la actividad, con un lubricante denso, que debe ser especial para el invierno o de lo contrario la lluvia se lo llevará muy fácil.
  • Los amortiguadores pueden tener protectores a base de neopreno, para evitar el barro. También es válida la utilización de materiales plásticos o cualquier clase de aislante parecido a ellos.
  • Después terminar el recorrido y salir de la lluvia se debe dar una engrasada de calidad a la bicicleta.

 

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook