Antes de salir

La Ruta te pondrá a prueba, tanto física como psíquicamente. Si, esto puede ser duro, pero eso es exactamente lo que hace de ello una aventura, no tiene que ser una dura experiencia si contamos con la preparación y es adecuadamente planificada. La ruta puede ser una experiencia altamente gratificante y segura, depende de ti.

Empieza diciéndote esto ¿dónde estamos?. Sigue a tu corazón pero con los pies en el suelo —hoy, que no mañana—. Todavía recuerdo nuestra aventura en el verano del "99", en la que a cuestas con nuestra mochila —y literalmente la teníamos que arrastrar— nadie nos sacaba de nuestra idea de, en un trekking de una semana ir ascendiendo a los principales tresmiles del Pirineo. La montaña terminó por ponernos en nuestro sitio y en esa ocasión al segundo día de marcha ya estábamos pensando en volver a casa —con el rabo entre las piernas, por cierto—. No estábamos preparados… —ayer, que no hoy—.

Se realista sobre tus condiciones y necesidades —también las de tu grupo—. No quiere decir que no seas capaz, quizás aún no dispongas de la experiencia necesaria. Pregúntate —y se dur@—: si nunca he hecho senderismo antes, ¿estoy realmente preparad@ para meterme con mi mochila una semana en la montaña?. Si mi forma esta lejos de la ideal, ¿podré sortear adecuadamente esos collados que rondan los 3.000 metros de altura y esos desniveles que asustan?, ¿son mis objetivos demasiado ambiciosos?, ¿es mi equipamiento el adecuado para las inclemencias y el tiempo que voy a encontrar?, ¿para el estado de la ruta?...

Pero tranquil@...

Primero, elige una ruta a tu medida, identifica la región a la que vas a ir, el Pirineo es muy extenso, y tendrás la posibilidad de elegir desde las suaves y boscosas montañas del Pirineo Occidental —aptas para todos los públicos—, a las más agrestes e indómitas zonas del Pirineo Central —reservadas en determinadas épocas a los montañeros más avezados—.

Segundo, pregúntate, ¿es esta la época más adecuada para ir aquí o allá?. El éxito de tu aventura va a depender de ello, planifica con cabeza. ¿Crees que meterte con un mochilón de 15 kilos, en invierno, hundiéndote hasta las rodillas, rezando por la estabilidad de la nieve, fue la más brillante de las ideas?, quizás hubieras disfrutado más esos días recorriendo los coloridos hayedos de Quinto Real en el Pirineo Navarro. Pero… esta misma pregunta en verano…¿qué me dices entonces?

Por último, documéntate y estudia la ruta. Consulta guías y mapas que te darán información práctica sobre lo que te vas a encontrar en el terreno, dificultad de la ruta, desnivel, todo ello lo hará mucho más sencillo. Pero también como planificarla de la mejor forma, con lugares de entrada y salida a la montaña, dónde dormir, cómo me aprovisionaré, etc. Una vez que te has planteado hasta dónde quieres llegar, cuanto tiempo vas a estar en la montaña, cómo de preparad@ estás y has estudiado la ruta; déjame ser optimista. El Gr 11 recorre la cordillera de los Pirineos de cabo a rabo. Créeme, que esto son muchos kilómetros… ¿realmente piensas que no va a ver unos cuantos —sino muchísimos— que no supongan un reto realista a tu estado y experiencia actual? —he dicho actual, porque realmente creo que tarde o temprano recorrerás el último metro de esta ruta, es cuestión de tiempo y de que adquieras la destreza y experiencia necesaria—. Disfruta del camino —tu ruta—.


¿Estoy preparado?

¿cuándo ir?





Licencia de Creative Commons
travesiapirenaica by travesiapirenaica is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.