Travesía-pirenaica-otoño-hayedo2

La humedad condensaba en su mejilla, si no era escupida. Niebla. A la que avanzaba al trote se preguntaba por esa satisfacción: cuando el andar se hace crujido...