El recorrido hacia el Pico Pacino es un subida muy fácil, aunque curiosa, y se centra en el Valle de Tena. Desde este pico podrás ver maravillosos paisajes que contendrán, entre otros, a la Sierra de la Partacua, los Picos del Infierno o la Foratata.

La subida es realmente apetecible y nada complicada, con un desnivel moderado que se va haciendo menos acusado con la altura.

Para poder llegar tendrás que partir de Huesca, desde donde tendrás que acceder a la A-23 hasta Nueno. Una vez allí, tendrás que seguir a Sabiñanigo por la N-330, para después desviarnos hacia Sallent de Gallego y Biescas por la N-260. Tras pasar por aquí, tendrás que dirigirte a Francia por la A-136, pasando el túnel de la Escarrilla y la bifurcación hacia Sallent de Gallego. Podrás ver una pequeña salida a la izquierda que termina en un pequeño aparcamiento. Este será el comienzo.

La ruta en general posee una conservación fuera de lo común, con un ancho muy respetable. Varios minutos después podrás ver una salida hacia el Pico. Tendremos que seguir esta senda hasta poder empezar a ver las primeras hayas que nos irán rodeando. Una vez pasado este pequeño bosque podremos observar como una chimenea de equilibrio va transportando agua hasta el precioso Embalse de Escarra con su correspondiente estación hidroeléctrica.

Poco tiempo después empezarán a rodearnos las hayas de nuevo, y nos deberemos asegurar de ir a través de una ruta zigzagueante hasta el Embalse de Escarra. Una vez en el collado solo deberemos tomar el desvío hacia la izquierda que nos llevará directamente hacia arriba. Este es el punto más exigente, pues el desnivel irá en aumento. Poco después ya nos encontraremos en la cima, desde donde podremos ver una gran vista sobre Sallent de Gallego.

 

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook