martes, enero 26, 2021
Inicio Blog

Cómo elegir unos crampones apropiados a tu actividad

0
Cómo elegir unos crampones apropiados a tu actividad / Foto: @leiregoitia_ (Instagram)
Cómo elegir unos crampones apropiados a tu actividad / Foto: @leiregoitia_ (Instagram)

¿Cómo escoger unos crampones apropiados a mi actividad? ¿qué tipos de crampones existen? ¿cuáles se ajustan mejor a mi bota? ¿cómo cuidarlos?. Estas son algunas de las preguntas que trataremos de resolver a continuación.

Si estás pensando en adquirir tus primeros crampones, quizás estés pensando que se trata de un artilugio muy técnico reservado solamente al alpinismo de dificultad. Esto no es así, o no necesariamente. Los primeros crampones, o más bien sus ancestros, datan de hace más de 2.000 años. Si bien, fue en el siglo XX, en los Alpes Occidentales, cuando su uso específico para actividades de montaña dio origen a los grandes avances y al crampón que conocemos hoy en día. En 1909, Henry Grivel, por encargo del ingeniero inglés Oscar Eckenstein, fabricaría los primeros crampones modernos (un modelo de 10 puntas dispuestas en la planta) y que proporcionaban ventajas antideportivas para los más puristas. Posteriormente, en 1929, su hijo Laurent añadiría las dos puntas frontales que supusieron una innovación clave en la conquista de los Alpes.

Volviendo al presente, los crampones son un elemento de seguridad y forman parte del equipo básico de montaña en invierno y del resto de estaciones, si se van a recorrer pendientes de nieve dura o helada, cuando las suelas de las botas no agarran. La mejor manera de escoger adecuadamente unos crampones será conocer la finalidad, pues actualmente los fabricantes se han encargado de diseñar modelos específicos a los diferentes usos en montaña. Al final del artículo veremos en concreto los crampones más indicados según la finalidad, pero antes, vamos a conocer la herramienta.

En este video de la Escuela Española de Alta Montaña, se explica cómo elegir y ponerse correctamente unos crampones.

Materiales y peso

Los crampones están fabricados principalmente de dos materiales, acero de diferentes tipos y/o aluminio.

  • Acero: se recomienda para alpinismo en general porque garantiza resistencia y durabilidad en terrenos nevados, helados y mixtos.
  • Aluminio: tiene la gran ventaja de la ligereza pero es mucho menos resistente y se desgasta rápidamente. Los crampones de este material están concebidos para un uso ocasional y se dirigen a esquiadores de montaña y excusionistas. Están pensados para la nieve y para ir dentro de la mochila. Desde luego, no están destinados para una vía que incluya secciones de roca ni escalada en hielo.

Existen modelos híbridos que combinan una parte trasera de aluminio (ligera) con una parte delantera de acero (resistente).

Partes de un crampón

Los crampones están formados por una parte trasera y una parte delantera, donde se sitúan las puntas, unidas por un puente de unión, un sistema de fijaciones y “opcionalmente” unos antizuecos.

Sistema de unión

El sistema de unión es regulable para adaptarse al tamaño de la bota. Los más habituales consisten en una barra metálica, un sistema de railes tipo caja (prácticamente desaparecido), o un cordino Dyneema en los sistemas de unión más flexibles (esquí). El tornillo que servía para regular la longitud, hace tiempo que fue sustituido por otros mecanismos más eficaces tipo pasador. Según el sistema de unión entre la parte trasera y la parte delantera, los crampones se pueden clasificar como:

  • Articulados: Se usan para esquí y montaña en general. Son los que mejor se adaptan a una bota flexible pero que colocados en una suela rígida, funcionan casi tan bien como unos crampones rígidos o semirrigidos.
Crampón articulado / Modelo semiautomático STALKER de CAMP.
  • Semirigidos: Se usan para montaña en general pero también para terrenos técnicos, desde camintas sobre nieve, hasta escaladas en hielo. La preferencia por la consistencia semirrigida ha aumentado y parecen haber sustituido en la mayoría de casos a los modelos rígidos. Posibilitan cierta flexibilidad que les permite adaptarse a cualquier tipo de bota rígida y en terrenos mixtos, funcionan mejor que unos rígidos.
Crampón semirígido / Modelo semiautomático Alpinist Combi de Salewa.
  • Rígidos: están diseñados para la escalada técnica en hielo y para ser usados con botas muy rígidas. Su mayor rigidez proporciona mejor soporte y menor gasto de energía. Este modelo tipo caja está prácticamente extinguido.
Crampón rígido / Modelo automático Rambo 4 de Grivel.

Puntas

Normalmente los crampones traen 12 puntas para los modelos de alpinismo clásico, 10 en los modelos más ligeros de esquí y 14 en los más técnicos para escalada en hielo. En los modelos de 12 puntas, 10 puntas se distribuyen en la planta de la bota, siguiendo el contorno, y evitando así el efecto rail que provocan las puntas alineadas. En la puntera de la bota, se colocan de manera frontal las otras dos puntas. De los dos partes que forman el crampón, 4 puntas se sitúan en la parte trasera y el resto en la parte delantera, dependiendo del modelo.

Las puntas delanteras del crampón se utilizan para pendientes fuertes, donde no es posible apoyar todo el pie en el suelo. Los modelos técnicos, además de las dos puntas frontales, cuentan con una segunda fila de puntas secundarias que apuntan hacia adelante. Son ideales para corredores invernales y avanzar de frente a la pared por pendientes moderadas y fuertes, y escalada en hielo y mixto. En los modelos más técnicos, las puntas frontales son verticales en vez de horizontales, imitando la punta de un piolet y en algunos, las dos puntas se sustituyen por una sola punta que permite insertarla dentro de una grieta.

Este tipo de crampones tecnicos, permiten reemplazar, ajustar o reconfigurar las puntas.

Sobre nieve las puntas horizontales trabajan mejor, ofreciendo mayor resistencia que las puntas verticales.

Fijaciones

El sistema de fijación es lo que permitirá que el crampón permanezca adherido a la bota y no se salga. Hay tres tipos de fijaciones: correas, automáticos y semiautomáticos.

  • Correas o universal: este tipo de fijaciones son las más versátiles, ya que permiten fijar los crampones a cualquier tipo de bota. En la parte delantera suelen incorporar una fijación plástica. Este sistema no es tan preciso y resulta un poco más difícil de ajustar.
  • Automáticos: solo sirven con botas que además de tener reborde en la parte trasera, tengan reborde en la parte delantera. Este tipo de fijaciones aparecen en los modelos más técnicos y en los modelos ultraligeros dedicados al esquí de montaña, donde resultan ideales. El crampón se fija a la parte delantera mediante una puntera de alambre y una talonera en la parte trasera. Son fáciles de colocar y muy precisos, pero es fundamental que se ajusten perfectamente a nuestra bota. Antes de comprar unos crampones, probarlos con las botas que se van a utilizar y revisar con el tiempo el desgaste del cerco. Estos crampones incorporan un anillo-tobillera para no perderlos en caso de que se suelten.
  • Semiautomáticos o hibridos: igual que en los modelos automáticos, incorporan una talonera en la parte trasera. La parte delantera se ajusta mediante correas y una pieza plástica. Están indicados para botas rígidas y semirigidas con reborde en la parte trasera. Son fáciles de colocar. Igual que con los automáticos es fundamental comprobar que la bota se adapte perfectamente al crampón y que la bota disponga de este reborde.
Modelo Vasak de Petzl. Izquierda: con talonera y opcionalmente con fijación automática delantera. Derecha: modelo de correas.

Antizuecos / Antiboots

Son dos piezas de goma que se colocan en la suela del crampón, que impiden que la nieve se acumule formando zuecos y así las puntas puedan penetrar en la nieve. De esta forma, el alpinista no tiene que estar golpeando constantemente el crampón y se reduce el riesgo de caídas, especialmente en las bajadas.

En montaña en general, es imprescindible que siempre uses crampones con antizuecos. Si no los traen, seguramente puedas comprarlos aparte o fabricarlos tu mismo.

En el caso de los Leopard de Petzl el antizueco se vende por separado.

Orientación del marco

Hay dos opciones de orientación del marco: vertical y horizontal. Los marcos horizontales se han vuelto más comunes porque ofrecen mejor flexión al caminar y casi todas las prestaciones de un marco vertical.

Los crampones orientados verticalmente, de tipo caja, resultan más rígidos y se usan básicamente con botas de plástico y botas muy rigidas para escalada de cascadas de hielo. En la actualidad, han sido reemplazados en la mayoría de casos por los marcos horizontales.

Ajuste del crampón

El rendimiento y seguridad de los crampones dependerá de la compatibilidad con la bota, pues el tipo de calzado determina el resto de las opciones disponibles. Conocer si la suela es rígida, semirígida o flexible determinará en gran medida el tipo de crampón y el tipo de fijación. Las suelas rígidas ofrecen mejor ajuste que las suelas flexibles.

Unas botas muy fléxibles tipo zapatilla no están diseñadas para caminar con crampones. En todo caso, las botas más flexibles irán mejor con un crampón articulado que se adapte a la pisada y fijaciones de correas. El tipo de bota que puedes usar en verano, normalmente no llevará el reborde para una fijación trasera y a no ser que tengas más de unos crampones, la única opción serán los de correas.

Presta atención a la punta y el talón, comprueba que se ajusten perféctamente a los ribetes y que las puntas frontales sobresalgan 2-2,5cms. Practica en casa o en un lugar cómodo el modo de colocarlos y recuerda que hay un crampón para cada pie. Si al colocarte unos crampones de correas sin atarlas, el crampón se sostiene al levantar el pie, es que están bien regulados. En los automáticos y semiautomáticos, las taloneras suelen incorporar una rosca de ajuste micrométrico.

Fíjate en que la barra que regula la longitud del crampón no sobresalga por detrás, caso de un pie muy pequeño, lo que podría provocar enganchones y tropezones, pero que tampoco quede haste el tope de su longitud. Deberían sobrar al menos un par de muescas.

A la hora de colocar unos crampones de correas comprueba que la hebilla queda por el exterior, eso significa que son del pie correcto. Elimina las revueltas de la cinta plana, pásala por la hebilla de delante de fuera a dentro y por la de atrás de dentro a fuera. Rodea la bota por delante y ajusta con el cierre rápido. Comprueba que no sobra demasiada cinta y córtala o enróllala para que no provoque enganchones. Recuerda que los crampones son lo último en colocar. Primero se colocan las polainas y cubrebotas, y después el crampón.

Los mejores crampones son los que están destinados al tipo de actividad que vayas a realizar. A la hora de comprar unos crampones, pruébalos con las botas que vayas a utilizar y si usas más de un par, pruébalos con todas. Cualquier crampón no vale para cualquier bota.

Mantenimiento de los crampones

Pon a secar los crampones después de cada salida y pasales un trapo para retirar toda la humedad antes de guardarlos, envueltos en una tela.

Lubrica las partes móviles. Comprueba que los tornillos y tuercas están bien apretados y aflójalos para que el crampón descanse, si no los vas a usar en mucho tiempo.

Afila sus puntas manualmente con una lima fina de metal. Solamente por el canto. Las puntas que más se desgastan son las de delante. No las afiles excesivamente, solamente si vas a realizar rutas técnicas de hielo, y si son de aluminio doble cuidado, están concebidos para nieve y se desgastarán rapidamente.

Sustituye las correas si ves que están desgastadas. Igual con el resto de piezas, si es que eso es posible. Antes de salir de casa, examina los crampones y comprueba que estén en buen estado.

Escoger unos crampones de acuerdo a mi actividad

Bueno, pues ya conocemos todas las características de un crampón pero ahora llega el turno de escoger los que mejor se adapten a nuestra actividad. Los fabricantes han diseñado modelos específicos para cada uso en montaña y esto es fantástico, pero complica tomar una decisión, aunque tranquilo, no será tan difícil.

Aquí cada uno podrá tener sus preferencias por una u otra marca y encontrar unos crampones equivalentes pero por simplificar, nos hemos fijado en la marca Petzl. Una marca conocida por todos de reputada experiencia y calidad en sus productos.

Minicrampones y Suelas antideslizantes

Sirven para cuando no hace falta usar crampones. Para aproximaciones por terrenos fáciles, correr por nieve o salir a por el pan en Madrid después de la borrasca Filomena. No sustituyen a unos crampones de verdad. En otras marcas, los minicrampones aparecen con una forma más parecida a la de un crampón tradicional.

Suela antideslizante SPIKY PLUS de Petzl

Suelas antideslizantes Spiky Plus

Las suelas antideslizantes Spiky Plus pueden colocarse en cualquier tipo de calzado para aumentar la tracción en las superficies heladas y resbaladizas. Disponibles en diferentes tallas: Talla 1 (hasta 41), Talla 2 (42 a 45) y Talla 3 (46 en adelante).


Crampones ultraligeros

Diseñados para el esquí de montaña y progresión por nieve. Si lo que estás buscando son unos crampones para usar en nieve cuando vas a hacer esquí de montaña y que ocupen y pesen muy poco dentro de la mochila, este tipo de crampones fabricados en aluminio serán la mejor opción. También serán una opción ideal para un uso muy ocasional, como una travesía en verano tipo vuelta al Aneto, en la que viajarán durante 3 días dentro de la mochila para ser usados 10 minutos. Cuidado en este tipo de travesías con usarlos en los tramos de rocas que a veces se suceden entre un nevero y el siguiente. Si no piensas quitártelos, quizás deberías pensar en un modelo más clásico para montaña en general.

Modelos LEOPARD LLF y LEOPARD FL de Petzl: crampones ultraligeros de 10 puntas gracias a su fabricación con aluminio. Destinados para esquí de montaña y progresión por nieve. El sistema de unión flexible de las partes delantera y trasera CORD-TEC les proporciona una gran compacidad durante el transporte. La diferencia está en el tipo de fijaciones.

LEOPARD LLF / LEOPARD FL

LEOPARD LLF: con fijaciones LEVERLOCK FIL. Para botas con reborde delantero y trasero.

LEOPARD FL: con fijaciones FLEX LOCK. Para utilizar con botas para marcha y aproximación, sin reborde delantero ni trasero.


Modelo híbrido

Con parte delantera de acero y parte trasera de aluminio, para las aproximaciones y el esquí por terreno glaciar.

Modelo IRVIS® HYBRID de Petzl

Modelo híbrido de aluminio y acero: Irvis Hybrid.

Los crampones IRVIS HYBRID tienen una parte delantera de acero y una parte trasera de aluminio que les proporciona una excelente relación prestaciones/tecnicidad/peso y la posibilidad de cramponear en hielo. El sistema de unión flexible de las partes delantera y trasera CORD-TEC les proporciona una gran compacidad durante el transporte. El sistema de fijación LEVERLOCK UNIVERSEL permite adaptarse a cualquier puntera de bota. Crampones de 10 puntas con ANTISNOW y bolsa de transporte incluidos.


Crampones ligeros de esquí

Crampones para los que buscan algo más resistente y duradero que permita cramponear el hielo.

Modelo IRVIS de Petzl: Crampones de 10 puntas, ligeros y compactos, para recorridos por nieve y esquí de montaña. Fabricados en acero con un grosor reducido.

Modelo IRVIS con Fijaciones LEVERLOCK UNIVERSEL / Fijaciones FLEXLOCK.

LEVERLOCK UNIVERSEL: para botas con o sin reborde delantero y reborde trasero.

FLEXLOCK: para botas sin rebordes.


Alpinismo clásico en general:

Crampones de 12 puntas para alpinismo clásico, terreno glaciar y corredores de nieve. Este tipo de crampones se fabrican en acero por lo que son más resistentes que los que hemos visto anteriormente y también algo más pesados dependiendo de las fijaciones, entre 770g y 892g para el siguiente modelo de petzl. Un sistema de correas te servirá también para usar con las botas de verano, tenlo en cuenta si no estas dispuesto a caminar con unas botas toscas de invierno para usar los crampones un ratito.

Modelo VASAK de Petzl

Modelo VASAK con Fijaciones LEVERLOCK UNIVERSEL / Fijaciones FLEXLOCK.

LEVERLOCK UNIVERSEL: para botas con o sin reborde delantero y reborde trasero.

FLEXLOCK:para botas sin rebordes.


Alpinismo técnico

Si todo lo anterior se te queda corto y practicas rutas de dificultad con grandes resaltes de hielo, cascadas verticales y mixtos que quitan la respiración, necesitarás unos crampones de alpinismo técnico. Este tipo de crampones son más rígidos, de 12-14 puntas, con puntas frontales en forma de T y un dibujo que simula al de la hoja un piolet, para penetrar en hielo duro y terrenos mixtos. Son algo más pesados que los modelos anteriores (810g-840g) si comparamos el mismo modelo de fijaciones. En este tipo de crampones, las fijaciones automáticas y semiautomáticas se imponen.

Modelo SARKEN de Petzl

Crampón para alpinismo técnico SARKEN.

Crampones SARKEN para alpinismo técnico, con fijación LEVERLOCK UNIVERSEL. Las puntas frontales en forma de T permiten una buena penetración en hielo duro y un buen confort en terreno mixto, a la vez que ofrecen una buena estabilidad en nieve.


Escalada en hielo

Si lo tuyo es la escalada de cascadas de hielo necesitarás unos crampones especialmente diseñados para hielo, de 14 puntas. Igual que en los modelos técnicos, se imponen las fijaciones automáticas y semiautomáticas. Aparte de un diseño de puntas frontales y secundarias especialmente pensado para las distintas formas del hielo, este tipo de crampones permiten sustituir las puntas frontales prolongando la vida util del crampon y permitiendo variar la forma a punta asimétrica o convertirlos en monopunta.

Modelo LYNX de Petzl

Crampón para escalada en hielo y mixto: LYNX.

Los crampones LYNX son un modelo polivalente para escalada en hielo y mixto. Con puntas frontales modulares (monopunta corta/larga, bipunta o bipunta asimétrica), se adaptan a cualquier recorrido difícil, desde corredores de nieve hasta escalada en hielo y mixto. Son compatibles con la mayoría de botas de montañas, con o sin reborde delantero, gracias a las fijaciones LEVERLOCK UNIVERSEL. La vida útil de los crampones se puede prolongar reemplazando las puntas frontales.


Escalada en hielo, mixto y dry tooling

Modelo DART de Petzl

Crampón para escalada en hielo, mixto y drytooling: DART.

Técnicos y ligeros, los crampones DART están diseñados para la escalada en hielo, el mixto y el dry tooling. Con puntas frontales modulares (monopunta corta/larga, bipunta o bipunta asimétrica), se adaptan a cualquier recorrido difícil, desde corredores de nieve hasta dry tooling. Los apoyos son estables, con cualquier tipo de relieve de hielo (en forma de coliflor, pétalos…), gracias a las medias puntas laterales. La disposición de las puntas permite gancheos precisos y eficaces. La vida útil de los crampones se puede prolongar reemplazando las puntas frontales o los bloques delanteros.


Crampones monopunta para atornillar a la bota

D-LYNX



Crampones monopunta para atornillar a la bota: D-LYNX.

El atornillado de los crampones monopunta D-LYNX, directamente en las botas, permite una considerable reducción del peso y ganar en rigidez. La forma y el ángulo de las puntas se han diseñado para los expertos del dry tooling, del mixto y de la escalada en hielo. El D-LYNX proporciona más precisión de pegada gracias a la regulación de su punta frontal delante/detrás.

LEE TAMBIÉN:


Usar zapatillas de trekking en el Camino de Santiago

0
Camino de Santiago / Foto: Jorge Luis Ojeda
Camino de Santiago / Foto: Jorge Luis Ojeda

Elegir el calzado adecuado es probablemente la decisión más importante que tendrás que tomar antes de hacer un peregrinaje al Camino de Santiago. Es bastante fácil remediar fallos en cosas como una mochila de tamaño inadecuado, un pantalón incómodo, o un pesado par de bastones de trekking. Pero no puedes equivocarte en tu calzado, y seguro que te estás haciendo esta pregunta, ¿llevo unas botas o unas zapatillas de trekking?

(TE PUEDE INTERESAR: Cómo elegir tu calzado de senderismo)

Si te equivocas en la elección del calzado, seguramente te verás obligado a luchar contra las ampollas, la fatiga del pie y posiblemente las lesiones que te obligarían a detenerte, o directamente a abandonar el camino.

(TE PUEDE INTERESAR: ¿Cuáles son las lesiones y problemas físicos más comunes entre senderistas y cicloturistas en una ruta por etapas?)

Botas gore-tex vs Zapatillas de trekking

Como los neumáticos de un coche, tu calzado y bastones de trekking son las únicas piezas de equipo que entran en contacto con el camino real. Dependerás fuertemente de tu calzado durante muchos kilómetros para proporcionarte el agarre, tracción, comodidad y protección que necesitas. Escoger el par de zapatos equivocado para tus pies puede fácilmente provocar la vuelta temprana a casa.

Dadas las condiciones del camino, no se recomienda ninguna opción que sea una bota de caña alta y/o que tenga Gore-Tex. ¿Por qué? Las botas son demasiado pesadas, no respiran bien y no son necesarias para un camino simple y no técnico como los que se encuentran en las rutas de Santiago. Las botas también son más propensas a causar ampollas y otros problemas en los pies.

Esta es una opinión compartida por muchos excursionistas del Camino, así como por la gran mayoría de los caminantes en senderos de características similares.

Entonces, ¿por qué no se recomiendan el calzado con Gore-Tex (GTX)? Porque, el GTX empapará tus pies de adentro hacia afuera. GTX atrapará el calor en tu zapatilla o bota en días calurosos, causando que sudes a través de los calcetines.

Eso sí, todo va a depender de la época del año en la que acometamos el Camino. En el caso de afrontarlo fuera de la época estival, en temporada más lluviosa, si tiene sentido escoger un calzado ligero que disponga de alguna fibra impermeable como el Gore-Tex. Nos evitará estar todos los días con los pies empapados por la lluvia, los charcos o el barro.

Consejos para encontrar tus zapatillas de trekking en el Camino de Santiago

Lo mejor es echar un vistazo a algunos datos importantes sobre las muchas rutas del Camino de Santiago antes de empezar:

Es un camino no técnico que consiste en asfalto, hormigón, caminos de tierra y una sola pista. No se requiere escarbar, ni salirse fuera del camino, ni escalar.

Las estaciones importan. La temperatura diaria y el clima variarán mucho dependiendo de cuándo se camine. El clima será razonablemente cálido en los meses de verano, y muy húmedo en los meses de invierno. Sin embargo, debes esperar lluvia durante todo el año.

La mayoría de los excursionistas recorren entre 15 y 30 kilómetros al día, por lo que un calzado con comodidad para todo el día es muy importante.

En los días más largos y calurosos, tus pies se hincharán y tu piel se deshidratará. Es importante recordar esto cuando se piensa en el tamaño y el ajuste.

Muchos excursionistas llevarán una mochila con un peso base de 5-10 kilos. Recuerda que caminar con una mochila más liviana hará que tu experiencia en el sendero sea mucho más cómoda y agradable.

A menudo se dice que 1 kilo en los pies es igual a 10 kilos en la espalda. Por esta razón y muchas otras, te sugeriría ir con zapatillas de treking que son más ligeras, para andar por el sendero en vez de botas pesadas.

La experiencia importa. No salgas de casa sin entrenar con el calzado de tu elección, haciendo al menos 5 caminatas largas con ellos.

Nada supera el entrenamiento y la forma física. No importa cuánto tiempo y dinero gastes en la compra del equipo perfecto. Si no estás en forma física y mentalmente, tus probabilidades de completar una caminata de peregrinación en el Camino de Santiago bajarán dramáticamente.

Las mejores zapatillas de trekking para el Camino de Santiago

Seguramente te interese averiguar en este punto, lo que debes buscar. Ahora que hemos descartado algunas opciones, aquí hay otros criterios en los que debes fijarte a la hora de seleccionar tus zapatillas de trekking.

  • Que pese poco: debe tratarse de un calzado lo más ligero posible
  • Transpirables: deben dejar que los pies respiren y se sequen rápidamente
  • Protección de los pies, delantera: Encuentra un modelo que pueda proteger tus pies del sendero rocoso con una placa de goma y/o un amplio cojín interior.
  • Caída inferior: Lo más recomendable es una caída de 4-8mm para la estabilidad
  • En forma: preferirás zapatillas con una caja de dedos en forma de pie y sin saltos en el talón o en el medio del pie.
  • Pero sin duda, te recomendamos probarte varias zapatillas y elegir el que se ajuste a la forma de tu pie.
  • Duradero: El calzado debe ser capaz de soportar más de 1.000 kilómetros andados por par.
  • Cómodo: Sin puntos calientes o puntos de frotamiento, con una parte superior interior casi sin costuras
  • Estable: No necesariamente con plantillas o soporte incorporado, pero no te recomendamos los calzado estrechos o endebles cuando tengas que llevar además una mochila.
  • Drenaje (para el verano): Con las tormentas y la lluvia, necesitarás que los zapatos se drenen y se sequen rápidamente.
  • Impermeabilidad (para épocas lluviosas): como hemos comentado anteriormente unas zapatillas provistas de textil impermeable como Gore-Tex son adecuadas para temporadas de lluvia y mal tiempo , en las que, aunque nuestros pies se sobrecalentarán más y tendrán menos transpiración, sino fuera por la capacidad impermeable del calzado estaríamos todo el día mojados.
  • Adaptabilidad: Es importante poder probarse los zapatos para ver qué es lo que mejor se ajusta a tu pie.

Ya sea que seas una persona experimentada en actividades al aire libre o alguien a quien le gusta ir a los senderos locales de vez en cuando, lo último que quieres son pies doloridos y ampollados.

Analizando estos criterios te presentamos una selección de las mejores zapatillas de trekking para hacer el Camino de Santiago:


Cómo preparar el café perfecto en el aire libre: 6 maneras propias del mejor de los baristas

0
Cómo hacer un café en el aire libre. Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona
Cómo hacer un café en el aire libre. Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona

Uno de los mejores momentos del camping, o cuando estamos en el outdoor, es cuando paramos después de una larga jornada de actividad, cuando entras al calor de la tienda de campaña o reposas al abrigo de un refugio de montaña. Reponer fueras es primordial, y un café caliente sabe mejor que un plato “estrella Michelin” en estos momentos. Según el peso que puedas cargar a la espalda, tus gustos o el tiempo que puedas destinar a la preparación del café puedes optar por diversas formas de prepararlo. A continuación te presentamos cómo lo prepararía el mejor de los baristas.


Aeropress.

AeroPress Coffee Maker
AeroPress Coffee Maker

El sistema Aeropress Coffee Maker (Haz click para comprar) es una de las maneras más novedosas para elaborar café. Estas cafeteras están ganando cada vez más adeptos entre aquellas personas exigentes con el café. Procedimiento: Primero hay que enjuagar un poco el filtro de la cafetera con agua caliente. Después, hay que añadir el café molido. Al café hay que mezclarle la mitad del agua, y reposar unos 45 segundos. Cuando pase ese tiempo y el café suelte sus aromas es cuando hay que verter el resto del agua, hasta llenar la cafetera. Ahora hay que poner la tapa a la cafetera, y voltearla con un movimiento suave, y ponerla encima de la taza. Poco a poco, se debe presionar el pistón hasta que la taza se llene. Aunque parezca que el proceso es elaborado, es muy sencillo, y todas las cafeteras Aeropress suelen incluir unas instrucciones para no fallar en ninguno de los pasos.


Cafetera Italiana, una manera clásica de hacer un café express al aire libre.

La clásica cafetera italiana / Foto: Kevin Schmid
La clásica cafetera italiana / Foto: Kevin Schmid

El uso de una cafetera italiana es una buena forma de elaborar el mejor espresso. Esta clásica y elegante cafetera, la italiana, se ha utilizado tradicionalmente y de forma amplia en las casas. Para utilizar en el aire libre, en el camping o en nuestras salidas con al furgoneta, podemos utilizar una cafetera de 1 o dos tazas, un tamaño reducido que nos facilitará su transporte. Para calentarla un hornillo de montaña. Procedimiento: Cogemos el paquetito de café molido, rellenamos el filtro con el café molido, llenamos de agua la parte inferior de la cafetera hasta el “tornillito”, cerramos la cafetera y la colocamos sobre el fuego. En el momento que sube el agua a la parte de arriba, ya tenemos nuestro café listo para servir Oír ese gorgoteo cuando ya termina de salir el café y su olor, es puro delicia, y aún no hemos saboreado la taza de café.


Café de puchero 

Café de puchero / Foto: Ezra Comeau Jeffrey
Café de puchero / Foto: Ezra Comeau Jeffrey

El café vaquero o de puchero (ver para comprar) consiste en elaborar el café en una olla llena de agua. Procedimiento: Llenamos la olla con agua fría, y añadimos los granos de café enteros o un café molido grueso. Hay que calentar e ir mezclando poco a poco hasta que los aromas del café se mezclen con el agua. No obstante, recuerda no hervir el agua, ya que este error puede provocar que el café sepa a quemado. Una vez de que el café haya reposado fuera del fuego tendrás que retirar los granos del café. Para ello, puedes apartarlos utilizando un cuchara, o retirarlos con mayor facilidad mediante el uso de un colador.


Cafetera de émbolo.

Café a la francesa de émbolo / Foto: Benjamin Davidson (CC-BY-2.0)
Café a la francesa de émbolo / Foto: Benjamin Davidson (CC-BY-2.0)

Este tipo de café se elabora mediante el uso de la cafetera conocida como la cafetera francesa (Haz click para comprar), la prensa francesa, o la cafetera de émbolo. Esta técnica es muy apta para aquellos amantes del café que disfruten con una buena taza de café de calidad. Para que la preparación sea exitosa, se recomienda el uso del café molido grueso. Procedimiento: Lo primero que hay que hacer es echar el café molido a la basa del recipiente. Se estima que hay que echar una cucharada sopera de café para preparar entre 100 y 120 mililitros. Después, hay que agregar el agua caliente, sin que esté hirviendo. Como ya mencionamos anteriormente, el agua demasiado caliente puede provocar un aroma a quemado. Hay que mezclar el agua con el café con cuidado y calma. Una vez que esté mezclado, es hora de usar el émbolo. Esta pieza sirve para separarlos restos de café de la bebida. Se debe apretar el pistón cuidadosamente hasta el fondo, y servir el café inmediatamente.


Método pour-over o café vertido

Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.
Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.

El método para hacer café llamado pour-over o café vertido, es ideal para aquellos que vayan de acampada en solitario. Además, el material necesario para preparar el café es ligero y muy fácil de transportar. El único artículo necesario es un tipo de filtro (ver para comprar), que hoy en día puede ser de papel o metálico, para que se pueda usar a diario. Claro que hay todo un kit para los más aderezados baristas, pero con un filtro e ingenio puedes prepararte un café. Procedimiento: Antes de verter el café conviene humedecer un poco el filtro. Después, se debe añadir el café molido. Cuando tengas en el filtro suficiente café, tendrás que añadir el agua caliente poco a poco. Así hidratarás el café, y éste liberará los gases necesarios para dar un buen sabor al agua. Espera a que se filtre el agua, y tendrás el café listo. El inconveniente de este sistema es que para preparar café para un grupo, hay que repetir el proceso varias veces.


Café instantáneo o soluble.

Café soluble / Foto: Clem Onojeghuo
Café soluble / Foto: Clem Onojeghuo

El uso de café soluble es la manera más sencilla y más rápida de preparar un café cuando estás de acampada. Hay que seguir tres pasos básicos para su elaboración: calentar el agua, verter el café a tu gusto, y mezclarlo hasta que se deshaga. La rehidratación del café hará que el agua se vuelva marrón, y que sepa a café. Sin embargo, su sabor es uno de los mayores inconvenientes de este tipo de café. Al ser un producto procesado su sabor puede que no resulte de lo más agradable. No obstante, es muy fácil de transportar. Puedes llevar un bote en tu mochila, o para aligerar aún más, puedes llevar los sobres que tienen la cantidad necesaria para un café. Incluso muchas de las veces estos sobres incluyen leche deshidratada, con lo que tendrás tu café con leche en un minuto.


¿El octavo continente? La preocupante Isla de Basura del Pacífico

0
Isla de basura del pacifico
Isla de basura del pacifico

La Isla de Basura del Pacífico es una enorme isla flotante de plástico, de más o menos 3 veces el tamaño de Francia y que, además, está creciendo a una velocidad preocupante.

Se trata de una gran colección de residuos marinos acumulados en el Océano Pacífico Norte. Estos escombros son basura que termina en el océano, los mares y otras grandes masas de agua como ríos o lagos.

Para muchos estudiosos del asunto, más que una Isla, algo físico, es más una mancha, un conjunto de deshechos acumulados en el agua que, además, están a varias profundidades.

(TE PUEDE INTERESAR: El problema del plástico en el medio ambiente)

Esta enorme isla flotante de plástico está entre California y Hawai contiene al menos 79.000 toneladas de plástico desechado cubriendo un área de alrededor de 1,6 millones de kilómetros cuadrados en total.

En realidad, nadie sabe cuántos escombros componen el Gran Parche de Basura del Pacífico. Además, como no toda la basura flota en la superficie, hace que todavía sea más imposible que se pueda acabar con ella. Como los escombros más densos pueden hundirse centímetros o incluso varios metros bajo la superficie, hacen que el área del vórtice sea casi imposible de medir.

¿De dónde ha salido toda esta basura?

Se cree que el 80 por ciento del plástico en el océano proviene de fuentes terrestres, y el 20 por ciento restante de barcos y otras fuentes marinas. Sin embargo, estos porcentajes varían según la zona.

Un estudio reciente descubrió que las redes de pesca sintéticas constituían casi la mitad de la masa del Gran Parche de Basura del Pacífico, debido en gran parte a la dinámica de las corrientes oceánicas y al aumento de la actividad pesquera en el Océano Pacífico.

Es cierto que muchos tipos diferentes de basura entran en el océano, pero los plásticos constituyen la mayoría de los desechos marinos por dos razones. En primer lugar, la durabilidad, el bajo coste y la maleabilidad del plástico hacen que se utilice cada vez más en productos de consumo e industriales.

En segundo lugar, los productos plásticos no se biodegradan, sino que se descomponen en piezas más pequeñas.

En el océano, el sol descompone estos plásticos en trozos cada vez más pequeños, un proceso conocido como fotodegradación. La mayoría de estos desechos provienen de bolsas de plástico, tapas de botellas, botellas de agua de plástico y vasos fabricados con espuma de poliestireno.

Un peligro medioambiental que afecta a todos

Los desechos que van a parar al mar son tremendamente dañinos para la vida marina. Por ejemplo, las tortugas bobas a menudo confunden las bolsas de plástico con medusas, su comida favorita. Los albatros confunden los gránulos de resina plástica con huevos de peces y con ellos alimentan a los polluelos, que mueren de hambre o de rotura de órganos.

Las focas y otros mamíferos marinos están especialmente en riesgo. Al dejar redes de pesca de plástico abandonadas, desechadas en gran parte debido a las inclemencias del tiempo y a la pesca ilegal, estos quedan atrapados. Las focas y otros mamíferos a menudo se ahogan en estas redes olvidadas, un fenómeno conocido como “pesca fantasma”.

Los desechos marinos también pueden alterar las cadenas alimentarias marinas en el Pacífico Norte. A medida que los microplásticos y otros desechos se acumulan en la superficie del océano o cerca de ella, impiden que la luz solar llegue al plancton y las algas que hay debajo.

Las algas y el plancton son los autótrofos más comunes, o productores, en la red alimentaria marina. Los autótrofos son organismos que pueden producir sus propios nutrientes a partir del carbono y la luz solar.

Si las comunidades de algas y plancton están amenazadas, toda la red alimentaria puede sufrir cambios.

Los animales que se alimentan de algas y plancton, como los peces y las tortugas, tendrán menos comida. Si las poblaciones de esos animales disminuyen, habrá menos alimento para los depredadores del otro extremo como el atún, los tiburones y las ballenas.

Con el tiempo y a nivel material, esto provoca para los humanos, entre otras muchas cosas, que el marisco se hace menos disponible y más caro en las tiendas.

Pero estos peligros se ven agravados por el hecho de que los plásticos se filtran y absorben contaminantes nocivos.

A medida que los plásticos se descomponen por foto-degradación, se filtran colorantes y productos químicos, como el bisfenol A (BPA), que se han vinculado a problemas ambientales y de salud. Además, los plásticos también pueden absorber contaminantes, como los PCB, del agua de mar. Y estos químicos pueden entrar en nuestra cadena alimenticia cuando son consumidos por la vida marina.

¿Tiene solución la Isla de Basura del Pacífico?

Debido a que la Gran Isla de Basura del Pacífico está tan lejos de la costa de cualquier país, ninguna nación se responsabiliza o parece estar cerca de proporcionar los fondos para limpiar este desastre. Charles Moore es el hombre que descubrió el vórtice, y dice que limpiar el parche de basura “llevaría a la bancarrota a cualquier país” que lo intentara. Menudos augurios.

Por suerte, muchas personas y organizaciones internacionales se dedican a evitar que el parche de basura del Pacífico siga creciendo.

Pero limpiar los desechos marinos no es tan fácil como parece. Muchos microplásticos son del mismo tamaño que los pequeños animales marinos, por lo que las redes diseñadas para recoger la basura también atraparían a estas criaturas.

Incluso si se pudieran diseñar redes que sólo atraparan basura, el tamaño de los océanos hace que este trabajo requiera demasiado tiempo para considerarlo.

El Programa de Desechos Marinos de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera ha estimado que 67 barcos tardarían un año para limpiar menos del uno por ciento de la basura que hay en el Océano Pacífico Norte.

Muchas expediciones han viajado a través de la Isla de Basura del Pacífico. Charles Moore, quien descubrió el parche en 1997, sigue concienciando a través de su propia organización medioambiental, la Fundación de Investigación Marina Algalita.

Durante una expedición en 2014, Moore y su equipo utilizaron aviones teledirigidos, para evaluar desde arriba la extensión de la basura de abajo. Los aviones no tripulados determinaron que hay 100 veces más plástico en peso que el que se había medido anteriormente.

Todo este plástico flotante de la Gran Isla de Basura del Pacífico inspiró al explorador de National Geographic, David de Rothschild, y a su equipo de Adventure Ecology a crear un gran catamarán hecho de botellas de plástico: el Plastiki.

El Plastiki mostró la fuerza y la durabilidad de los plásticos, las formas creativas en que pueden ser reutilizados, y la amenaza que representan para el medio ambiente cuando no se descomponen.

En 2010, la tripulación navegó con éxito el Plastiki desde San Francisco, California, a Sydney, Australia.

Los científicos y los exploradores están de acuerdo en que limitar o eliminar el uso de plásticos desechables y aumentar el uso de recursos biodegradables será la mejor manera de limpiar el Gran Parche de Basura del Pacífico.

Hay organizaciones como la Coalición contra la Contaminación del Plástico y la Fundación Océanos de Plástico que están utilizando las redes sociales y otras acciones directas para apoyar a los individuos, fabricantes y empresas en su transición de los plásticos tóxicos y desechables a los materiales biodegradables o reutilizables.

Guía definitiva sobre Packraft: Aprende cómo no limitar tus viajes como mochilero a la tierra

0
Campamento de packrafting en Alaska. Foto: Paxson Woelber (unsplash)
Campamento de packrafting en Alaska. Foto: Paxson Woelber (unsplash)

El Packraft es una nueva modalidad embarcación que está ganando popularidad y es que permite descender ríos y navegar por embalses y fiordos.

Y es que presentan varias ventajas frente a los kayaks y canoas, que son súper pesadas y voluminosas, lo que las hace completamente impracticables para cualquier tipo de viaje por tierra.

Los Packraft por otro lado, son compactos e inflables, diseñados para ser llevados en la espalda de una persona que debe trasportarlo largas distancias.

Tampoco te creas que son juguetes de piscina

Se trata de embarcaciones serias, hechas para soportar el azote violento de ramas, rocas afiladas, agua a mucha presión y cualquier otra cosa que la naturaleza te ponga en el camino (acuático).

Hay un amplio espectro de diferentes diseños de embarcaciones, hechas para todo tipo de aventuras. Desde lagos cristalinos hasta rápidos de clase V.

El mejor Packraft para ti dependerá de varios factores, como el tipo de lago, río, fiordo, etc. que quieras recorrer, de cuánto peso estés dispuesto a añadir a tu mochila y otras muchas cosas que vamos a tratar a continuación.

Tipos de Packraft

Existen varios tipos de Packraft: de caza/pesca, para bikerafting, de 2 o 3 personas, para aguas bravas, abiertos/con cubierta/autovaciables, ultraligeros o de tipo canoa.

A continuación vamos a englobarlos en 2 subtipos, para que veas más claramente cuál sería el más conveniente para ti, dependiendo de la actividad que quieras llevar a cabo. Entonces, diferenciaremos entre:

Packraft para aguas tranquilas

Algunos Packraft están hechos para aguas más tranquilas y calmadas. Hay modelos que pueden soportar hasta rápidos de clase III, pero generalmente, estos Packraft están diseñados para una experiencia más relajada en el agua.

Los Packraft para aguas tranquilas se parecen más a los botes de remos y menos a los kayaks. A menudo tienen bordes redondeados y carecen de la estabilidad de sus homólogos de aguas bravas. Tienen un diseño de bote abierto comparado con la construcción cerrada de un kayak.

Lo que les falta en rendimiento, estos lo compensan con creces gracias a la portabilidad.

Son significativamente más livianos que las embarcaciones de aguas bravas y se comprimen a un tamaño más pequeño, lo que los convierte en la opción preferida de la mayoría de los mochileros.

Los Packraft de crucero son también típicamente mucho más baratos que los modelos para aguas bravas, lo que los hace ideales para los principiantes que se inician en este deporte.

Packraft de aguas bravas

Los Packraft de aguas bravas están hechas para navegar por los rápidos. Como serán objeto de más abusos, naturalmente tienen que ser mucho más duraderas que los de aguas tranquilas.

El diseño de los modelos para aguas bravas es generalmente más complejo, con refuerzos que los packrafts de crucero. Las balsas de aguas bravas a menudo tienen cubiertas modeladas como kayaks de casco duro también. Debido al diseño más cerrado, necesitarás un lugar designado para guardar tu equipo.

La construcción duradera y las características adicionales hacen que los Packraft de aguas bravas sean más pesados, aunque muchas de ellas son lo suficientemente portátiles como para llevarlas en tu espalda. Pueden pesar entre 3 y 5 kilos a lo sumo, lo que los hace menos ideales para viajes largos de mochila.

Sin embargo, si te diriges en busca de rápidos remotos, las embarcaciones de aguas bravas son mucho más portátiles que los kayaks inflables o de casco duro.

Consejos para tu salida en Packraft

Busca siempre el packraft más ligero

Esto se reduce a la comodidad y a la capacidad de empaquetado. Vas a ir de excursión y llevar esta cosa en la espalda, potencialmente para largas distancias. También ten en cuenta que el packrafting requiere más equipo que la propia balsa (remo, víveres, etc.).

Los mochileros con una aventura de aguas tranquilas en mente deben apuntar a balsas de alrededor de 1 kilo. Las balsas de aguas bravas comenzarán en los 3 kilos, como mínimo. Puedes esperar que el equipo completo para hacer packrafting agregue entre 3 y 5 kilos a tu mochila.

Apuesta por la durabilidad como una de las características más importantes

Incluso en los lagos tranquilos, las balsas entrarán en contacto con aristas, ramas, rocas, etc. Sacrificar la durabilidad significa arriesgarse a hacer trabajos de reparación apresurados en medio de la nada, o peor aún, un final anticipado de tu viaje.

“Denier” es la unidad usada para medir el grosor de la tela. Los tubos de calidad y la tela del suelo estarán recubiertos y hechos de, como mínimo, 70 D y pueden llegar hasta 840 D.

La maniobrabilidad en el agua

Si quieres que tu packraft sea lo suficientemente ancho para la estabilidad, pero también lo suficientemente estrecho para una hidrodinámica suave y una mínima resistencia al agua; los de vela ligera son famosos por su resistencia y por ser lo más fácil de maniobrar dentro del agua.

Autobalanceo y cantidad de trabajo manual que implica

Algunos packraft vienen con agujeros o respiraderos para dejar que el agua fluya libremente dentro y fuera del piso de la balsa. Esto evita que el agua quede atrapada dentro y te obligue a sacarla manualmente.

No te preocupes, esos agujeros no te harán hundirte. Recuerda, a diferencia de un packraft de piso cerrado, sus pontones inflados lo mantienen a flote. Pero prepárate para tener constantemente el suelo y los pies mojados.

La capacidad de carga que no debes sobrepasar para mantener el packraft a flote

Debes considerar lo pesado que eres y lo pesado que es tu equipo. La mayoría de las packrafts pueden cargar fácilmente casi 100 kilos y algunas hasta varios cientos. Esto se llama “capacidad de carga” o “peso máximo”.

Haz todos los cálculos que necesites para ir ligero en equipaje y mantenerte por encima del agua, por lo que más quieras.

El tamaño con el que queda al plegarlo

Los packrafts están diseñados para ser prácticos, empaquetables, portátiles, dispositivos de maniobra de agua que puedes llevar a casi cualquier lugar.

Estos inflables son lo suficientemente fuertes como para navegar por ríos o lagos de montaña bulliciosos y al mismo tiempo se comprimen lo suficiente como para caber en tu mochila.

Se enrollan de manera similar a un saco de dormir, los hay con algunas compresiones tan pequeñas como un rollo de toallas de papel o incluso una botella de agua.

Sergi Mingote fallece tras sufrir un accidente en el k2 invernal

0
Sergi Mingote al descender del K2
Sergi Mingote al descender del K2

Esta tarde conocíamos la noticia a través de la Revista Desnivel: el accidente mortal de Sergi Mingote al descender del C1 en el K2 invernal. Hace poco pudimos hablar con él en esta entrevista que publicamos hace un par de meses, y quedamos en volver a hablar a la vuelta. Con cima o sin cima, esta es la noticia de la que no queríamos hablar. Apenas fue un breve espacio de tiempo el que charlamos, pero la huella que dejó en nosotros fue profunda, como una pisada en nieve virgen tras una gran nevada. Te marchaste demasiado pronto, aún no era el momento, pero al menos fue haciendo  lo que te gustaba. Te echaremos de menos.

9 ascensiones invernales en los Pirineos a “tresmiles fáciles”

0
Parte final de la ascensión invernal a Monte Perdido / Foto: Eduardo Azcona
Parte final de la ascensión invernal a Monte Perdido / Foto: Eduardo Azcona

Desde el Orhi hasta el Canigó, de finales de otoño hasta comienzos del verano, el Pirineo ofrece 300 kilómetros ininterrumpidos de picos nevados. La cantidad de rutas que se pueden recorrer es inagotable y caer en la tentación de determinar las 9 mejores ascensiones invernales, simplemente una quimera. Sin embargo, estas 9 propuestas que os traemos, podemos decir que se encuentran entre las mejores ascensiones invernales “fáciles” a tresmiles en los Pirineos para iniciarse en la alta montaña. Y entre ellas, no podían faltar las cimas más reputadas: Aneto, Monte Perdido, Vignemale, Punta Alta o Perdiguero, entre otras.

Las rutas descritas siguen de forma aproximada las vías “normales” de ascenso en verano. Estas rutas presentan a veces los tramos más expuestos en la propia aproximación, en lugares que durante el verano pueden pasar desapercibidos, como una ladera inclinada. En ocasiones, es preferible abandonar la traza por la que va la ruta en verano y acometer la subida por lugares menos expuestos a las avalanchas.

Recuerda que aunque técnicamente no sean las más complicadas, exigen un nivel físico elevado y mucha experiencia en montaña invernal, y en el uso del piolet, crampones y cuerda en algunos casos. En esta época la montaña muestra su lado más salvaje y hasta las rutas más fáciles pueden convertirse en una aventura emocionante y peligrosa.

No comiences ninguna de estas rutas sin conocer las recomendaciones para practicar montaña invernal de forma segura. Fórmate en las técnicas de montaña, contrata un guía si es necesario, practica las técnicas de autodetención y aprende como actuar ante una avalancha.

1. Garmo Negro (3.051m)

Vertiente Este del Argualas y el Garmo Negro.

El Garmo Negro (3.051m), es el pico más alto de los que dominan el Balneario de Panticosa y uno de los tresmiles más asequibles del Pirineo. Su ascensión se realiza en el día y puede ser perfecto para iniciarse en la alta montaña invernal, si ya se han hecho otras de menor altitud.

El punto de partida es el Balneario de Panticosa, donde se puede hacer noche en el refugio Casa de Piedra. La ruta de subida, de unos 1.500m de desnivel positivo, sigue aproximadamente la ruta habitual por la que suben cientos de personas en verano y que en esa época no tiene ninguna dificultad técnica. En invierno, con nieve dura, será necesario el uso de piolet y crampones, como en cualquier ruta a esta altitud. La pendiente máxima oscila entre 35º y 40º.


2. Vignemale (3.298m)

Vignemale desde el Refugio Oulettés / Foto: Eduardo Azcona
Vignemale desde el Refugio Oulettes de Gaube/ Foto: Eduardo Azcona

El Gran Vignemale o Pique Lonque, es con sus 3.298 metros la cima más alta del Pirineo Francés. Es un macizo incomparable dentro de la cadena pirenaica pese a la reducida dimensión de este. La pared norte parece sacada de algún lugar de los Alpes y su vertiente Este, cuenta con el único glaciar con lengua del Pirineo. La ascensión se puede realizar desde España o desde Francia.

Las rutas por la vertiente española son técnica y físicamente complicadas, y exigen preparación y experiencia en subidas invernales. Son rutas que se salen del objetivo de este artículo y que deberán acometerse solamente por montañeros experimentados. El punto de partida es San Nicolas de Bujaruelo y se necesitan dos días para el ascenso-descenso. La primera opción es por el Corredor de la Moskowa (AD-). En esta ruta encontraremos pendientes de 50º y trepadas de grado III. El corredor acaba en el collado Lady Lyster, al Este del pico Cerbillona y para llegar al Pique Lonque, aún faltará atravesar el glaciar y acometer los últimos metros de mixto (I+). La segunda opción por el corredor de Cerbillona (PD+) tampoco es sencilla. Se trata de un corredor de gran envergadura, con 1.000m de desnivel y que acaba al norte del pico Cerbillona.

La subida desde la vertiente francesa no es tan técnica, aunque no está exenta de dificultad. También se necesitan al menos dos jornadas. La ruta desde el embalse de Ossoue, la ruta más corta en verano, se ve afectada por el cierre de la carretera.

Desde Pont d’Espagne, la ruta asciende primero al refugio Oulettes de Gaube y luego por la Hourquette d’Ossoue al refugio de Baysellance, donde se puede hacer noche. La ruta continúa hasta la base del glaciar, donde enlaza con la ruta del Barrage d’Ossoue, después de atravear una ladera bastante inclinada y expuesta. Durante la aproximación por uno u otro lado habrá que extremar las precauciones ante el posible riesgo de aludes y no iniciar la marcha si así se recomienda. El ascenso a través del glaciar es sencillo y solo en la parte final encontraremos dificultades que dependerán del estado de la nieve. Pendientes de 45º y mixto (I+).

Una alternativa al Gran Vignemale es el Petit Vignemale (3.032m), mucho más asequible que su hermano mayor. Es el primer pico de los que conforman la impresionante muralla de la cara norte. Se asciende sin especiales dificultades desde la Hourquette d’Ossoue (2.734m), entre el refugio de Oulettes de Gaube y el refugio de Baysellance.

Otra alternativa asequible desde el valle de Ossoue son el Gran Tapou (3.150m) y el Pico del Medio / du Milieu (3.130m).


3. Taillón (3.144m)

Cara Norte del Taillón / Foto: Jean-Baptiste Bellet [CC BY 2.0]

La subida invernal al Taillón (3.144 metros) desde San Nicolás de Bujaruelo es larga, más de 20 kilómetros en total, pero con una dificultad técnica relativamente baja. Si estás físicamente bien preparado, pero no tienes experiencia en alta montaña, esta es una buena opción para iniciarse. Siempre en compañía de alguien más experimentado y habiendo hecho previamente otros picos de menor importancia. Una vez ganado el Puerto de Bujaruelo, el recorrido transcurre bajo la imponente cara norte del Taillón hasta llegar al refugio de la Brèche de Roland / Les Serradets. Es buen lugar para pernoctar, pero aún permanece cerrado por las obras de remodelación. La reapertura está prevista a lo largo del 2021.

Desde el refugio se ve la famosa Brecha de Rolando, a la que nos dirgimos por una pendiente inclinada pero sin excesivo riesgo de caídas. Superada la brecha, el camino flanquea por la vertiente sur la gran muralla de la punta Bazillac, hasta la falsa brecha. Esta travesía inclinada es lo más delicado de esta ruta. El acceso a la cima es amplio y sin complicaciones, salvo las propias del invierno.


4. Monte Perdido

Desde Pineta, la mole del Monte Perdido es abrumadora.

El Monte Perdido (3.355m), en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, no necesita presentaciones. La subida invernal, siguiendo la vía normal por el valle de Ordesa y el refugio de Góriz, no presenta dificultades serias hasta el final. El último tramo de la ascensión por La Escupidera tiene dificultad técnica, y es uno de los puntos negros del Pirineo. La pendiente ronda los 45º y suele permanecer helada hasta principios del verano. El nombre le viene porque en caso de caída te escupe hacia un cortado. Si a esto se le une, ser una de las cimas más visitadas, en muchos casos por gente mal preparada y con escasa experiencia, el cocktail resulta explosivo.

En condiciones invernales, lo más habitual es empezar el recorrido en el Parking de Ordesa / Pradera de Ordesa. La primera jornada de aproximación hasta el refugio de Góriz, puede ser relativamente placentera si la nieve lo permite. El camino recorre el valle de Ordesa pasando por algunos lugares tan espectaculares como el mirador sobre la cascada de Arripas, las cascadas de la Cueva y el Estrecho, las Gradas de Soaso, la Cola de Caballo y las Clavijas de Soaso, que en invierno es preferible evitar, alargando media hora la llegada al refugio.

La cima se ataca al día siguiente, y aunque el desnivel es de poco más de 1.100m, exige estar preparado fisicamente, sobre todo si se quiere volver al coche el mismo día. En el último tramo de la ascensión se encuentra la famosa escupidera (45º), de la que ya hemos hablado, y que supone el punto clave de la ascensión.

La ruta desde el valle de Pineta no se recomienda en invierno por el enorme riesgo de avalanchas en el balcón de Pineta.


5. Pico Perdiguero (3.222m)

Sobre la arista cimera del Perdiguero.

Esta importante cima de 3.222 metros está situada en el Parque Natural Posets-Maladeta. Pese a que la dificultad técnica del terreno no es elevada, es necesario saber manejar el piolet y los crampones, elementos de seguridad imprescindibles en este tipo de ascensiones. La ruta desde el valle de Benasque comienza en el puente de Lliterola (1.600m). El inicio del recorrido transcurre por un sendero entre bosque que no tarda en desaparecer. El itinerario continúa adentrándose en el valle de Lliterola, bajo la atenta mirada del Pico Perdigueret, siempre por la ladera derecha, de orientación sur. Es importante no subir por la otra, ya que al final algunos cortados terminan por cerrar el paso. Una vez alcanzado el ibón de Lliterola, lo más sencillo es subir por la pala de la izquierda hasta alcanzar la cresta cimera.


6. Aneto (3.404m)

Aneto / Daniel Maldonado (Flickr)
Aneto / Daniel Maldonado (Flickr)

El techo de los Pirineos, con sus 3.404 metros, es sin duda una de las cumbres más visitadas y más prestigiosas de toda la cadena pirenaica. Se encuentra dentro del Parque Natural Posets-Maladeta, en el corazón de los Montes Malditos. Sus interminables aristas graníticas en las que se encuentran la mayor concentración de tresmiles, los glaciares que aún se conservan y el peso de la historia, hacen de ella la cumbre suprema del Pirineismo.

La ruta más fácil y transitada discurre por la vertiente norte, por el Portillón Superior, y es la misma que la que se utiliza en verano. Si bien, los amantes del esquí de travesía preferirán utilizar para el descenso la ruta por el valle de Barrancs, que se ha convertido en una clásica del esquí de montaña con sus 1.400m de bajada hasta el Plan d’Aigualluts, y que suele ser esquiable hasta junio.

Desde el refugio de la Renclusa se sube en dirección sur al Portillón Superior, para descender al glaciar del Aneto, el cual se atraviesa sin mayores dificultades hasta situarse bajo el pico del Aneto. En el último tramo hasta la antecima, la pendiente aumenta sin llegar a plantear problemas serios si se está bien equipado. Una vez allí tan solo faltan unos últimos metros para alcanzar la cima, en medio, el Paso de Mahoma (F). En verano, se trata de un paso horizontal sobre bloques de unos 15 metros, con muy buenos agarres, pero que puede impresionar por la caída que tiene a ambos lados. En invierno es lo mismo pero con frío, guantes, crampones y cubierto de nieve y hielo.


7. Tuc de Molières (3.009m)

Pic de Mulleres / Foto: Andreube [CC0]
Tuc de Molières / Foto: Andreube [CC0]

El Tuc de Molières (3.009m), en el límite entre Huesca y Lleida es una opción perfecta para iniciarse en este tipo de ascensiones y lograr nuestro primer tresmil invernal. Las dos principales vías de acceso transcurren desde la Besurta y desde el Hospital de Vielha, junto a la boca sur del túnel.

La forma más sencilla de alcanzar la cima es por la vertiente occidental, desde la Besurta. Russel, tras su conquista en 1.879, afirmaba que se podía llegar hasta su cima montado en burro. En invierno llevar piolet y crampones.

Desde la Besurta, la ruta se dirige al Plan d’Aigualluts y continúa por el valle de la Escaleta y los ibones de la Escaleta (2.330m) por un itinerario evidente. Prosigue en dirección sur pasando por los ibones de Mulleres y continúa hacia el collado entre la Tuca de Ixalenques y el Tuc de Molières. Mucho antes de alcanzar el collado, nos desviaremos hacia la izquierda para alcanzar la cima por pendientes fáciles.

La ruta desde el túnel de Vielha es más complicada, pues atraviesa una zona bastante inclinada hasta el collado de Mulleres y supera una cresta aérea de bloques (PD en conjunto).


8. Punta Alta de Comalesbienes (3.014m)

Punta Alta de Comalesbienes / Foto: @sonialabrador55 (Instagram)
Punta Alta de Comalesbienes / Foto: @sonialabrador55 (Instagram)

La Punta Alta de Comalesbienes es el punto culminante del nucleo de cumbres al Este del embalse de Cavallers. El punto de partida se sitúa en una de las curvas de la pista que llevan al embalse, pero que en invierno, a causa de la nieve, suele permancer cortada. Si encontramos nieve desde abajo, la subida por el barranco de Comalesbienes hasta el Pas de l’Oso, ya presenta bastante inclinación. Después la pendiente disminuye y el valle se abre en la cuenca lacustre en la que se asientan los Estanys de Comalesbienes. La subida se pone seria (45º-50) para alcanzar el colladito justo a la izquierda de la Punta Alta, que la une con el Pic de Comalesbienes. La cresta para alcanzar la cima no es dificil pero es bastante airosa y está prohibido resbalar.

El descenso más rápido es por el mismo itinerario. Si se quiere poner el broche a esta ruta, se puede descender hacia el valle de Colieto y pasar la noche en el refugio Ventosa y Calvell. El primer tramo de bajada desde la cima, siguiendo la cresta que cae hacia el norte, es el más delicado, y vendrá bien un segundo piolet. Después la cresta se vuelve más ancha y menos expuesta hasta el coll Arenos. A partir de aquí la pendiente decrece hasta alcanzar el fondo del valle de Colieto, que seguiremos por terreno horizontal hasta el refugio Joan Ventosa i Calvell para pasar allí la noche. El descenso al embalse a Cavallers es evidente y sin dificultades.


9. Pica d’Estats (3.143m)

Vertiente sur de la Pica d’Estats. / Foto: Seruba [CC BY-SA 3.0]

La Pica d’Estats es el techo de Cataluña y eso ya es motivo suficiente para querer alcanzar su cima. De todos los macizos pirenaicos en los que se concentran los tresmiles, este es el más oriental y también el más apartado. La subida a la Pica d’Estats se suele hacer principalmente por dos vías; desde el sur por la Vallferrera y desde norte por el refugio Etang du Pinet.

En la vertientel sur, el punto de referencia es el refugio de Vallferrera, al que se accede si la nieve lo permite por una pista de 11 kms desde Àreu y un paseo de 15 minutos.

Desde el refugio, el itinerario flanquea hacia la izquierda las pendientes del Pic d’Areste para introducirse en el barranco de Sotllo. El camino asciende por el lado izquierdo, a media ladera, hasta el Plans de Sotllo. A continuanción se supera otro escalón por el lado izquierdo (margen derecha del barranco) para alcanzar el Estany de Sotllo y posteriormente el Estany d’Estats. La pendiente se inclina considerablemente a partir de aquí para ganar el Port de Sotllo, en el tramo más duro de todo el recorrido. Para alcanzar la cima, la ruta normal desciende un centenar de metros por la vertiente norte para ascender a continuación al Este, hacia el Montcalm, y girar luego al sur, hacia el Pic Verdaguer y la Pica d’Estats.

Desde la vertiente norte la subida comienza a tan solo 1.200m, en L’Artigue. En la primera jornada en la que se suele dividir la ruta, se sube hasta el refugio del Etang du Pinet (2.250m). Al día siguiente se remonta el barranco de la Cometa d’Estats hasta el Etang d’Estats y se sigue a la izquierda (E) al Etang de Montcalm. De aquí se vuelve a girar al sur remontando la ladera hasta el Col de la Coumette, donde se enlaza con el itinerario del Port de Sotllo a unos 2.900 metros de altura, muy cerca ya de la Pica d’Estats (3.143m).

TE PUEDE INTERESAR:

>> Los ‘tresmiles’ del Pirineo

>> 7 ascensiones y rutas en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

>> Picos Solitarios en los Pirineos: Los Valles Occidentales

Entrenamiento para deportes de montaña y alpinismo

0
Entrenamiento para la montaña / Foto: Sheshan R.
Entrenamiento para la montaña / Foto: Sheshan R.

Para la práctica de senderismo, montañismo o alpinismo estar física y mentalmente preparado, no sólo es de gran ayuda para poder llegar más lejos, sino que además puede ser un factor de seguridad y supervivencia; a continuación algunas recomendaciones sobre el entrenamiento para montaña

Las sugerencias de entrenamiento que aquí exponemos no son aptas para todas las personas, dependiendo de tu condición física y médica, puede que necesites el seguimiento de un médico, entrenador profesional, para un plan de entrenamiento orientado a tu salud, tipo de cuerpo y necesidades.

(TE PUEDE INTERESAR: Los mejores libros sobre entrenamiento en deportes de montaña)

También recuerda que con cualquier programa de entrenamiento que utilices:

  • Empieza gradualmente
  • No continúes con alta intensidad si tienes algún dolor prolongado. Detén y hazte un chequeo si sientes que puedes tener alguna lesión.
  • Asegúrate de beber mucho líquido (agua o mezcla isotónica) antes, durante y después de sus sesiones.

Planificación: Cuándo empezar el entrenamiento, y resumen del calendario de entrenamiento.

Una de las preguntas más importantes a la hora de idear un plan de entrenamiento es cuándo empezar. ¿Es demasiado pronto? (¡nunca es demasiado pronto!) ¿Será ya demasiado tarde? Lo ideal es que entrenáramos todo el año y planificáramos un pico de intensidad en este entrenamiento un poco antes de nuestra actividad objetivo. Sin embargo, factores como el trabajo, la familia y la simple falta de motivación pueden hacer que el entrenamiento y el mantenimiento de un alto nivel de forma física durante todo el año sea casi imposible para la mayoría de nosotros.

Si elaboras un calendario con un plan concreto de entrenamiento, no sólo será más fácil que mantengas la disciplina y cumplas tus propósitos, sino que también te ayudará a definir un plan adecuado a tus expectativas y condición física actual.

(TE PUEDE INTERESAR: Beneficios de llevar un diario de entrenamiento)

Un período de cuatro o cinco meses de programa entrenamiento permite un enfoque gradual y estructurado del entrenamiento, pero no es tan largo como para que la mayoría de la gente se estanque en una meseta en su progreso y/o toque fondo en su fuerza, resistencia e interés en el programa.

Plan general de entrenamiento de seis meses para un gran objetivo de montaña

  • 1er y segundo mes: Vuelta al gimnasio, comienza a establecer la base para el entrenamiento con pesas; añada el cardio con el trail-running y la btt.
  • Tercer mes: Deberías ver algún progreso con respecto a la fuerza y la resistencia, el progreso en cardio debería estar llegando.
  • Cuarto mes: Ahora te sientes bien y tu fuerza y resistencia son sólidas. Puedes hacer un trabajo muy intenso cardiovascular y en las actividades de senderismo y/o escalada.
  • Quinto mes: Sigues viendo resultados físicos y productos de tu entrenamiento, a la vez que aumentas la intensidad para llegar a tu momento cumbre en el corto plazo.
  • Sesto mes: Éste debería ser el momento de alcanzar el pico y comenzar a disminuir tu entrenamiento con pesas mientras mantienes un alto nivel de actividad cardiovascular hasta que prepares tus maletas y pongas rumbo a tu objetivo.
  • Objetivo, ¡a triunfar!: ¡Recoge los beneficios de todo tu duro entrenamiento y cumple tu objetivo!

(TE PUEDE INTERESAR: Diario de actividades montañeras.)

Ejemplo de programa semanal.

Diseñaremos nuestro programa semanal en función del mes en el que nos encontremos del plan general, y de las ocupaciones que tengamos los diferentes días de la semana. Sé realista y adapta el programa de entrenamiento a tu vida, la familia, tus ocupaciones, el trabajo.

(hacemos referencia a ejercicios de Grupo 1 y Grupo 2, así como a actividades en el exterior, que se desarrollan más adelante).

  • Lunes – Gimnasio: Grupo 1
  • Martes – Gimnasio: Grupo 2
  • Miércoles – día de descanso
  • Jueves – Gimnasio: Grupo 1
  • Viernes – Gimnasio: Grupo 2
  • Sábado – ¿Exterior?
  • Domingo – Exterior/resistencia

Se recomienda destinar algunos minutos (o hasta una hora) del día a realizar un tipo de entrenamiento, dejando después un día de margen para descansar o bien para realizar ejercicios de estiramiento o de baja intensidad, lo cual —está científicamente demostrado— estimula la recuperación muscular y ayuda a mejorar la flexibilidad.


Actividades exteriores: Actividades para cuando puedas salir a entrenar.

Trataremos de simular los desafíos físicos que se encontrará nuestro cuerpo cuando desarrolle la actividad en la montaña.

Aquí hay una lista de actividades que puedes hacer en el exterior para salvarte del desánimo del entrenamiento en el gimnasio:

  • Senderismo (también urbano): Cuesta arriba, con una mochila puesta, durante unas horas cada vez. Caminar es algo que ya hacemos naturalmente, no obstante que al ser esta la principal acción física durante el montañismo o senderismo, este tipo de ejercicio resulta también una buena forma de ir entrenando para ampliar nuestras capacidades. Puedes buscar alguna pista o parque local, y diseñar trayectos cada vez más largos, buscando un ritmo cada vez más firme e ir probando primero sin mochila, y después llevando cargamentos cada vez más pesados, recuerda que este será un factor importante. Gradualmente también puedes incrementar el nivel de desafío buscando trayectos empinados o a través de diversos tipos de terreno. (TE PUEDE INTERESAR: Entrenamiento para senderismo: ejercicios)
  • Raquetas o senderismo en la nieve: Si vives cerca de la nieve, haz rutas en raquetas. De nuevo cuesta arriba, preferiblemente con una mochila de tamaño moderado.
  • Escaleras: Corriendo o caminando. En muchas ciudades o entornos urbanos será lo más semejante que tendremos de la ascensión a una montaña. Si puedes encontrar tramos largos será un terreno ideal para el entrenamiento. Ponte tu mochila y sube y baja varias veces. Puedes aumentar gradualmente las repeticiones, incrementar el peso de tu mochila y disminuir el tiempo de la repetición.
  • Trail running: Si se puede correr por senderos y, lo que es más importante, añadir rampas importantes, se logrará un desarrollo muscular y cardiovascular muy relevante.
  • Bicicleta de montaña: La mtb es un excelente entrenamiento cardiovascular, aeróbico y muscular.
  • Escalar: Alguna forma de escalada o alpinismo como preparación para una escalada mayor es absolutamente necesaria. Los beneficios no son sólo físicos sino también mentales. (TE PUEDE INTERESAR: Por qué debes incluir el entrenamiento de fuerza en tu rutina de entrenamientos para escalada)
  • Esquí: El esquí de travesía o montaña son excelentes formas de conseguir un poco de kilometraje en subida y divertirse mientras lo haces. El movimiento de ascensión con pieles de foca es muy ergonómico y trabaja la mayoría de los mismos músculos que el senderismo cuesta arriba. (TE PUEDE INTERESAR: Entrenamiento para el esquí de travesía)

Las siguientes actividades son buenas para el tono físico y la salud en general pero no se recomiendan como actividades de entrenamiento independientes:

  • Nadar: Los principales beneficios de la natación son el acondicionamiento aeróbico y cardiovascular.
  • Correr por la carretera: También tiene buenos beneficios para el acondicionamiento aeróbico y cardiovascular, pero correr por la carretera, a menos que se mezcle con otros ejercicios, produce un entrenamiento físico muy específico.

Equilibrar cualquier tipo de actividad con otras formas de entrenamiento muscular es clave para lograr una buena condición física muscular. El entrenamiento para poder cargar con mochilas, más o menos pesadas, pensando en el objetivo que tengamos entre manos, es clave.


Interior: Ejercicios de gimnasio para la semana de trabajo y cuando no puedas salir.

Si tienes la determinación de volverte un buen montañero, también será de utilidad que busques cualquier pretexto para fortalecer tu condición física; por ejemplo sustituyendo el coche por la bici en los casos que te sea posible, usar las escaleras y no el ascensor, y demás actividades por el estilo.

De igual forma resulta de gran utilidad realizar ejercicios para incrementar la fuerza, particularmente en aquellas partes del cuerpo que consideras tienen mayor debilidad; así como también la capacidad de recuperación del cuerpo; en este sentido un gimnasio local o una unidad de entrenamiento en casa, serán de gran ayuda. Aquí hay una lista de los ejercicios para el gimnasio.

(TE PUEDE INTERESAR: ejercicios sin salir de casa para mantener la forma)

Grupo 1:

  • Banco de pesas o Bench Press (posición horizontal)
  • Press inclinado (banco de pesas posición inclinada)
  • Press Declinado (prensa en una banca declinada)
  • Flys: Ejercicios de pecho, puedes utilizar una maquina tipo Nautilus
  • Fondos en paralelas (dips), podemos intensificarlo con la asistencia de peso.
  • Extensiones de tríceps: sentados extensión sobre la cabeza utilizando mancuernas
  • Tríceps con polea: de pie extendemos triceps empujando desde el nivel de la cara hasta el nivel de la cintura.
  • Abdominales: Usando una máquina o banco de abdominales, puede ser inclinado.
  • Levantamiento de piernas: Levanta las piernas ya sea dobladas o estiradas hasta el nivel de la cintura.
  • Repeticiones, de pie con asistencia de peso (mancuernas) nos ponemos de “puntillas”.

Grupo 2:

  • Pull-Ups: trabajamos con nuestro propio peso (la asistencia de peso está bien) y nos levantamos sobre barra fija.
  • Pull-Ups sentados tumbado: igualmente levantamos nuestro propio peso empujándolo para arriba sobre la barra ancha fija.
  • Pull-Ups sentados con un brazo.
  • Mancuernas: El levantamiento de pesas más básico que se ha inventado.
  • Levantamiento básico, también con pesas barra.
  • De pie con mancuernas, típico encogimiento de hombros.
  • Levantamiento de hombros: De pie con mancuernas, levantando los brazos a la altura de los hombros.
  • En máquina, sentados y tirando hacia el pecho (machine rows)
  • Sit ups: ejercicio de abdominales de alta intensidad
  • Sentadillas (usando peso libre o una máquina).

Otros:

  • Ejercicios de cuádriceps e isquiotibiales
  • Saltos: Empieza con saltos regulares y añade peso a medida que aumenta la fuerza.
  • Máquina de agarre (Grip Machine): Puede ser útil para la escalada en hielo y en roca, fortaleciendo el agarren y los antebrazos.

Cardio:

  • Máquina de escaleras (Steppers)
  • Cinta de correr en la inclinación

Todas las sesiones de gimnasio deben comenzar con un calentamiento cardiovascular de algún tipo para que la sangre fluya, los músculos se relajen, y el cuerpo en general esté listo para aumentar la intensidad. Luego pasa a la sesión de entrenamiento con pesas, y en días alternos haz los ejercicios del Grupo 1 y del Grupo 2. Después del entrenamiento con pesas, haz una sesión de cardio más larga que la sangres fluya por el cuerpo. El estiramiento después de un entrenamiento es siempre una buena idea. El estiramiento de los grupos de músculos en los que acabas de trabajar y, además, de los grupos de músculos antagonistas puede ayudar a prevenir el dolor en los días siguientes.

Pesos y repeticiones: La escalada y el montañismo requieren mucha más resistencia que la propia fuerza. No vamos a hablar de cantidad de peso que se debe usar, ni la estrategia sobre series y repeticiones, pero diremos que, como regla general, se debe usar menos peso y hacer más series y repeticiones que las que incluiríamos en un programa típico de entrenamiento con pesas. Nuestro objetivo aquí es mejorar la aptitud física general, la resistencia y conseguir rendimiento en tiempos prolongados, en lugar de la propia fuerza, la potencia explosiva o la construcción de masa muscular.


Por tipo de entrenamiento

Entrenamiento cardiovascular / Foto: Jenny Hill
Entrenamiento cardiovascular / Foto: Jenny Hill

Ahora bien, considera que existen diferentes ejercicios y tipos de entrenamiento, aquí algunas recomendaciones particulares para aficionados a los deportes de montaña.

Cardiovascular

Este tipo de ejercicio están destinados a fortalecer la capacidad de tu corazón, incrementando así tu resistencia y capacidad de recuperación; se sugiere al menos un par de días a la semana.

En este tipo se encuadran aquellas actividades aeróbicas, tales como caminar, trotar, hacer spinning, bicicleta o nadar; y para que te aporten mayores resultados, busca llevar el cuerpo a un buen grado de fatiga, pero sin llegar tampoco a sentirte exhausto; en este sentido algún gadget para monitorear tu actividad cardíaca te será de utilidad para llevar un mejor control.

También te puede ser de utilidad ir añadiendo gradualmente algún peso; por ejemplo, apretar la resistencia de los pedales en la bici, o trotar con un par de pequeñas pesas en las manos.

De resistencia

Otros dos días de la semana puedes destinarlos a realizar ejercicios de resistencia, buscando de igual forma ir incrementando la intensidad —y ligeramente el tiempo— de forma gradual.

En este sentido ejercicios como sentadillas y planchas, pueden formar parte de tu rutina, aunque también te recomendamos aquí algunos otros especialmente destinados para diversas actividades en outdoors.

Para incrementar la fuerza

  • Tipo escalador

En posición boca abajo como cuando se hace una plancha, pero manteniendo los brazos rectos, levantamos una pierna manteniendo la rodilla sin llegar a tocar la superficie, y tras hacer ligeras flexiones, cambiamos de un sólo movimiento para levantar la otra rodilla y nos apoyamos con el pie que teníamos levantado, y así varias secuencias intercaladas cada 30 segundos.

Este tipo de ejercicios permitirán fortalecer piernas, brazos, así como espalda y la columna vertebral, y podemos colocar algún peso en los pies para incrementar el nivel de desafío.

  • Planchas con antebrazos

Este tipo de ejercicios son similares a las planchas normales, aunque se debe tratar de mantener por más tiempo la posición para ejercer fuerza en glúteos y abdomen; y como su nombre lo dice, en vez de las palmas de las manos, nos debemos apoyar sobre el piso con los codos y antebrazos.

Con esta clase de actividades fortaleceremos hombros, piernas, brazos y columna, aunque para añadir dureza e incrementar la fuerza y equilibrio, también podemos utilizar una pelota de ejercicios.

Para mejorar el balance

  • Sentadillas con salto

Posicionándonos como si fuéramos a realizar una sentadilla, hacemos un ligero salto estirando las piernas y levantando los brazos durante el tiempo que estamos en el aire; lo importante es tratar de mantener la posición con el pecho erguido y buscando un suave aterrizaje amortiguado por los pies.

  • Sentadillas con salto de altura

Este tipo de ejercicios es similar al anterior, aunque en vez de saltar y caer en nuestra misma posición, podemos saltar al piso desde un banco de gimnasio; en este sentido un manta para yoga en el suelo, nos ayudará para hacer más suave el aterrizaje. Tras cada salto hay que repetir y tratar de mantener secuencias de al menos 30 segundos; igual manteniendo el pecho erguido y sosteniéndonos las manos.

Entrenamiento mental

Aunque el ejercicio físico es sólo una parte del entrenamiento, la preparación mental también se vuelve un factor de gran ayuda para el desarrollo en outdoors.

En este sentido te puede ser de gran utilidad documentarte sobre diversas cosas que te resultará de utilidad saber para volverte un buen senderista; apps que te pueden ser de gran utilidad para no perderte y explorar nuevas rutas, sobre como descifrar el clima, o sobre como utilizar las herramientas de montaña, entre muchos otros conocimientos que te pueden ser de utilidad para salir a la montaña.

Asimismo puedes investigar más sobre el tema a través de documentales o libros de senderismo y exploración, nunca estará de más conocer trucos y recomendaciones básicas de supervivencia, lo cual te puede sacar de muchos aprietos.

Manteniendo la constancia en el entrenamiento, verás que en poco tiempo podrás incrementar tus capacidades y así ampliar también tus horizontes para llegar cada vez más lejos y más alto.


Una nota rápida sobre la dieta

Hay innumerables recursos a los que referirse cuando se trata de elaborar un plan de nutrición y alimentación adecuado para tu objetivo. No es necesario que cambies mucho en lo que respecta a la dieta cuando entres en período de entrenamiento serio, excepto para utilizar una bebida de recuperación/electrolitos y aumentar el consumo de proteínas después del ejercicio. Si la intensidad es muy elevada, también aumentaremos el consumo de alimentos más energéticos. Ante todo lleva siempre una dieta equilibrada.

Justo antes de dirigirte a las montañas y en preparación para quemar toneladas de calorías con una ingesta mínima, puedes comer alimentos grasos y muy energéticos para acumular reservas. Aunque es tentador, no lo hagas con demasiada anticipación, no sea que comprometas tu entrenamiento y/o lo quemes antes de que llegue el momento de tu viaje.


Entrenamiento para alta montaña y trekking en altitud

¿Qué se necesita para prepararse adecuadamente para rendir en alta montaña, en las grandes cordilleras del mundo, ya sea una ascensión en los andes o un trekking en altura en el Himalaya?

La realidad es que una adecuada preparación y rendimiento físico en los días y meses previos a la actividad es absolutamente necesaria si se espera hacerlo bien, de manera segura y divertirse en la montaña.

Alcanzar la cima en una ruta de altura es una de las cosas más gratificantes que pueden existir, una vez que llegas arriba, la vista, el ambiente y el sentido de haberlo logrado, crean recuerdos que se mantendrán para toda la vida. Y esto solo se consigue a través del esfuerzo y el trabajo duro, eligiendo el equipo adecuado, y con un entrenamiento de meses. Así debe ser tu preparación para un trekking en altitud.

¿Cómo identificar y tratar el mal de altura? ¿Cómo prepararnos?. El mal de altura, también conocido como mal de montaña, es la manera como reacciona el cuerpo precisamente a las alturas. Para sufrir este mal no es necesario estar en la más elevada de las cumbres: en algunos casos se podrán tener los síntomas sólo con estar a unos 2.000 metros sobre el nivel del mar. (TE PUEDE INTERESAR: Cómo prepararnos para el mal de altura)

Montaña invernal de forma segura

0

La práctica de actividades deportivas de montaña en invierno, ya sea senderismo, raquetas de nieve, esquí o alpinismo, entraña una serie añadida de riesgos que debemos conocer.

Una correcta preparación de la ruta, una equipación adecuada, conocimiento del medio, de las técnicas de seguridad y haberlas prácticado, son fundamentales para minimizar los riesgos. Siempre es mejor preparase para la peor de las situaciones y no necesitarlo, que verte envuelto en una y descubrir que no estabas preparado.

Un grupo de montañeros se reune para acordar un plan alternativo.

Recomendaciones generales

  1. PREPARACIÓN
    1. Planifica el recorrido: la distancia, el desnivel, el horario, la dificultad técnica, el nivel de compromiso, la orientación, las vías de escape.
    2. Escoge una actividad adecuada para el nivel del grupo.
    3. Consulta el parte meteorológico, el estado de la nieve, el riesgo de aludes.
    4. Infórmate sobre las condiciones del recorrido escogido.
    5. Averigua el estado de las carreteras, algunas se cierran durante varios meses.
    6. Informa a algun contacto del itinerario elegido y de la hora aproximada de regreso.
    7. Evita salir en solitario.
    8. Piensa un plan B.
    9. Contrata un guía.
  2. EL EQUIPO
    1. Equípate para la ruta con el material individual adecuado: botas, ropa de abrigo, guantes, impermeable, gafas de ventisca…
    2. Si es necesario lleva piolet, crampones, cuerda, casco, arnés, etc.
    3. Lleva también un pequeño equipo de emergencias: botiquín, manta térmica, silbato…
    4. Teléfono móvil.
    5. Mapa, GPS
    6. Y si la situación lo requiere: sonda, arva y pala y práctica antes como utilizarlo.
  3. DURANTE LA ACTIVIDAD
    1. Comienza temprano, en invierno los días son muy cortos.
    2. Comprueba que vas cumpliendo con el horario previsto.
    3. Da la vuelta, hay que saber renunciar.
    4. Presta atención a la evolución del tiempo.
    5. Observa el terreno, el estado de la nieve, la posibilad de aludes.
  4. EL ENTORNO Y OTRA GENTE
    1. Respeta el lugar en el que te encuentras.
    2. Otros montañeros pueden compartir el mismo itinerario que tú. Ten especial cuidado con los que se encuentran por debajo.
    3. Respeta a los que te adelantan y ten paciencia con los que van delante tuya.
  5. EN CASO DE ACCIDENTE
    1. Proteger – Pedir socorro – Socorrer.
    2. Aprende las señales convencionales en caso de accidentes:
      1. Pedir socorro: de pie, inmovil, con los dos brazos levantados.
      2. No necesitamos nada: de pie, inmovil, un brazo levantado.

LEE TAMBIÉN:

Avalanchas: consejos básicos de seguridad para la montaña invernal.

Autodetención, una técnica de seguridad fundamental en montaña.

Las mejores películas de Montaña y Aventura en Netflix

0
The Dawn Wall
The Dawn Wall

Últimamente Netflix se ha vuelto muy conocido por su amplia biblioteca llena de viejos programas de televisión, películas clásicas, y contenido original de muy buena calidad.

Además, y por suerte para nosotros, este servicio de streaming se ha convertido recientemente en una gran salida para las películas de montaña y aventuras al aire libre.

Una mirada y como siempre algo de scroll en tu menú de inicio te mostrará que está repleta de todo tipo de películas de montaña, de bicicleta y de esquí, de aventuras y retos en valles, montañas o perdidos en cualquier lugar de la naturaleza.

Estas series, películas, reportajes o documentales sin duda te inducen a la adrenalina, cuenta historias fascinantes de viajes y películas sobre exploradores que viajan a los rincones más remotos del planeta para llenar los espacios en blanco del mapa.

Esta lista de las mejores películas de Montaña Aventura en Netflix tiene mucho más a parte de las películas de montañismo, incluyendo algunas de las mejores obras que este género tiene para ofrecer.

Aquí están algunas de las películas, reportajes o documentales con historias de aventuras o en la montaña que puedes encontrar en Netflix ahora mismo.

Las mejores películas, reportajes o documentales de Montaña y Aventura en Netflix

100 días de soledad

100 días de soledad ofrece una colección de imágenes impresionantes del fotógrafo José Díaz, que articula sus pensamientos de una manera que invita a la reflexión.

En los primeros minutos de la película, el fotógrafo español José Díaz sueña como si ya se estuviera arrepintiendo del viaje que le espera al embarcarse en una aventura en una remota montaña.

Describe cómo se separa de su familia, con una voz casi ceremonial, pero con un toque de miedo.

Para apasionados de la montaña, pero también de la fotografía y de los lugares bellos que guarda la naturaleza.

Mountain

Un viaje cinematográfico de sonido e imágenes a través de la naturaleza que explora la belleza de un mundo que parece a veces hasta superior.

Con los avances en la tecnología actuales, aventurarse a la cima de una montaña es una hazaña mucho más fácil que hace varios años. Y aunque la película tiene un enfoque inequívocamente romántico de las montañas, no rehúye de echar una mirada crítica al pensamiento colonial que sustentó las primeras hazañas montañeras y que continúa en una forma diferente hoy en día.

Se trata de una película rica en ideas, ya que se fija en personajes que vagan por mundos vacíos, buscando ideales imposibles. Esta vez, la revelación se desliza en la película con resultados desgarradores.

El guión de Robert Macfarlane se combina con la fotografía de Renan Ozturk para crear un ensayo discursivo cuya escala épica y visuales realmente impresionantes compensan un documental carente de sustancia real más allá de conocer las montañas más impresionantes del mundo a través de imágenes que te dejarán la boca abierta y una buena reflexión de acompañamiento.

The Dawn Wall

Ya hablamos recientemente de esta película, concretamente en el post 11 películas y documentales de montaña y alpinismo que tienes que ver, en el que te introducíamos esta obra basada en una historia de 2015, cuando los escaladores americanos Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson cautivaron al mundo con su esfuerzo por escalar una pared de roca de 1.000 metros en Yosemite.

La pareja vivió en el acantilado vertical durante semanas, encendiendo un gran revuelo de atención de los medios de comunicación mundiales

El resultado es una película atractiva y reflexiva sobre la locura de afrontar una tarea tan complicada, con momentos no aptos para espectadores con problemas de vértigo.

Magical Andes

Desde Argentina a Colombia, este impresionante documental sigue a cinco personajes que comparten su profunda conexión con las majestuosas montañas de Sudamérica.

Serie documental de 6 partes que muestra el paisaje y la gente que vive en las regiones montañosas de los Andes desde el extremo sur de Sudamérica a través de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

Una forma inmejorable de conocer el estilo de vida de los pueblos andinos y de entender su vínculo con las montañas.

El ascenso

Turno para una comedia ligera francesa. “¡Por ti, podría escalar el Everest!” Son las palabras que Sammy dedica con todo su amor a Nadia, lo que le empuja a dejar su barrio para dirigirse a escalar los míticos 8848 metros que hacen del Everest el techo del mundo.

Una partida que emocionó a sus amigos, luego a todo el barrio y finalmente a Francia entera, que siguió con emoción las hazañas de este joven ordinario pero enamorado.

Al final, la película esconde un mensaje de esperanza: depende de cada uno de nosotros inventar nuestro propio futuro, porque todo es posible.

La película tiene el mérito de situarse de forma inesperada, lejos de las comedias habituales, ya que este desafío se nos presenta en primer lugar como uno básicamente emocional, al que nos aferramos cada vez más firme y genuinamente, por como construye su argumento con tenacidad

El declive (Jusqu’au déclin)

Esta película del director Patrice Laliberté es un thriller de supervivencia de alto calibre, que te deja sin aliento e inspirado en el despiadado invierno de Quebec. Este es ante todo un excelente ejemplo de una película de género de éxito.

Co-escrito por Nicolas Krief, Charles Dionne y el director, la trama es minimalista, pero cautivadora en su implacable despliegue.

El guión es muy hábil en su escenario de dramatismo ardiente. A medida que nos familiarizamos con las particularidades de la vida en este campo autónomo, descubrimos de paso los temperamentos de cada persona.

Sobrevivir es el Reto

Para muchos, la nueva serie interactiva de Netflix con Bear Grylls a.k.a “El Último Superviviente”, es como salir de aventura con él.

A lo largo de los capítulos, la trama se detiene para que tomes una decisión que afectará de forma definitiva a lo que Bear acabe haciendo.

¿Tomarás tu/su próxima decisión basándote en el sentido común? ¿Lo dejas todo, te inclinas hacia lo absurdo y haces lo que te parezca más tonto? Es improbable que la vida real te haya puesto en esta situación. Esa vertiginosa surrealidad te hace sentir desconectado del orden habitual de causa y efecto, y convierte a esta serie en una obra maestra que no puedes perderte.

El límite infinito

Este documental destaca el avance en los deportes de adaptación de Jean Maggi, quien poco después de nacer, contrajo una enfermedad por la que nunca pudo caminar.

Desde entonces sólo se ha propuesto una cosa: superar todos los límites para “vivir de pie”. Cuando llegó a la ruta más alta del Himalaya con su bicicleta adaptada, marcó un verdadero hito mundial.

Este documental producido por Juan José Campanella registra las epopeyas más conmovedoras del hombre que se convirtió en un inspirador sin límites.

El ritual

Un grupo de amigos se reúne después de mucho tiempo para planear unas vacaciones.

Finalmente deciden ir de excursión a Suecia (Norte de Europa). Cuando uno de ellos se lesiona, no tienen más remedio que atravesar el bosque para llegar al albergue un par de horas antes de lo previsto. Se fastidia un poco el plan, pero no es para tanto, ¿verdad?

El caso es que durante la noche se produce una fuerte tormenta, y les toca pasarla en una espeluznante casa abandonada. Lo que les espera son cosas que nunca esperarían de este supuesto viaje de unión, que acaba convirtiéndose en una auténtica locura llena de terror psicológico y suspense.

Portada: imagen del documental “The Dawn Wall”

Federarse en montaña

0

Llegan los primeros días del nuevo año y es tiempo de volver a federarse en montaña. Las razones para hacerlo, aparte de contar con un seguro deportivo en caso accidentes, son varias. Las veremos más adelante, porque no nos engañemos, el tema de discusión en todo grupo de aficionados a la montaña que se repite año tras año, es ni más ni menos el de los rescates. Y la pregunta es…

¿Son gratis los rescates en accidentes de montaña en España?

La primera sentencia que obligaba a pagar un rescate en España fue en 2018 y aunque ciértamente, los rescates que se acaban cobrando son escasos, estos han dejado de ser noticia.

En primer lugar, la ley establece “la obligación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de auxiliar y proteger a las personas […] que se encuentren en situación de peligro por cualquier causa” y que dicho de otra forma, implica la gratuidad del mismo.

No obstante, desde hace varios años son varias las comunidades autónomas (Cataluña, Navarra, Asturias, País Vasco, Cantabria y Castilla y León) que han realizado modificaciones a la ley, distintas en cada caso, y que consisten basicamente en imponer una tasa en determinadas situaciones. Principalmente por imprudencias, negligencias y cosas del estilo que generan cierta confusión entre la comunidad montañera.

A este respecto, las comunidades autónomas tienen las competencias en materia de rescate y salvamento, y muchas de ellas tienen sus propios cuerpos, los cuales se complementan con los del estado (guardia civil). Es en el caso de acudir al rescate los medios autonómicos, cuando la posibilidad del cobro de dicha tasa existe.

Por otro lado, tengamos en cuenta que el número de emergencias 112, el único sitio al que debemos llamar y el único con la capacidad de coordinar las emergencias en cada comunidad autónoma, es el que decide a quien envía en ese momento para esa situación concreta.

En cualquier caso, el seguro de accidentes no es la única razón por la que federarse en montaña y como comentábamos al inicio, los motivos son varios. Desde la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) nos animan a hacerlo con 15 razones que recogemos a continuación.

15 Razones para federarte en montaña:

  1. Disfrutarás de la montaña.
  2. Practicarás deporte seguro.
  3. Participaras de las actividades FEDME.
  4. Tendrás precios preferentes en refugios de montaña.
  5. Tendrás ofertas exclusivas.
  6. Participarás en los premios FEDME.
  7. Tendrás información fiable de los senderos homologados en “misendafedme.es”.
  8. Accederás al conocimiento más avanzado.
  9. Seguirás la actualidad de la montaña en canalfedme.es.
  10. Contribuirás a la preparación de nuestros deportistas.
  11. Harás posible la red de senderos homologados GR®, PR® Y SL®.
  12. Nos ayudarás a desarrollar el montañismo inclusivo.
  13. Contribuirás a mejorar los deportes de montaña.
  14. Nos ayudarás a hacer más seguros los deportes de montaña.
  15. Nos ayudarás a traer los grandes eventos internacionales a España.

Cómo elegir la talla de tu calzado de montaña

0

Elegir bien la talla de tu calzado montaña, depende de varios detalles que debes considerar. Desde la elección y colocación de los calcetines, hasta el espacio del pie dentro de la bota, o la manera de atarlas. Estos son aspectos necesarios para caminar lo más cómodo posible y poder ir de trekking sin ningún inconveniente.

Continúa leyendo, a continuación te ofrecemos algunos consejos para encontrar un calzado de montaña de la talla perfecta.

¿Qué considerar al evaluar la talla de tu calzado de montaña?

1. Prueba las botas al final del día

Debes saber que… durante una caminata los pies se hincharán un poco, por lo que es necesario que las botas tengan una cierta holgura, para que no te quede muy ajustado y te produzcan ampollas por el roce.

El final de la tarde puede ser el mejor momento del día para probarte unas botas de montaña. Lo más normal es que tus pies estén ligeramente hinchados después de las actividades del día y se encuentren en su momento de mayor dilatación.

Ten en cuenta a la hora de probar la talla de tu calzado de montaña, de usar los mismos calcetines que usarías para una excursión. De esta forma, podrás testearlo en unas condiciones más parecidas a la realidad.

2. Verifica que sobra espacio en la punta del calzado

La forma más simple de comprobar que la talla del calzado de montaña es el correcto, es extraer la plantilla y colocar tu pie encima de ella. Comprueba que tu talón está bien colocado sobre la parte trasera de la plantilla y luego verifica que haya un espacio de un dedo (de la mano) entre la punta de tu pie y la punta de la plantilla, ni más ni menos.

3. Verifica que sobra espacio en la parte de atrás de la bota

Después de comprobar que sobra un espacio en la punta del dedo, es necesario verificar que el ajuste del calzado es apropiado. Para ello, afloja los cordones de la bota e introduce el pie, de modo que la punta del pie toque la punta de la bota. En esta posición, con la bota suelta, tu pie sobre el suelo y la pierna en perpendicular, introduce un dedo entre el talón de tu pie y el calzado. El dedo debería caber fácilmente, sin que sobre más espacio.

El calzado no debe quedar muy ajustado. Con la bota desabrochada, un dedo debe caber pefectamente.

4. Comprueba que el calzado no queda demasiado ajustado

Para probar el ajuste del calzado de montaña, echa el talón hacia atrás de forma que no haya espacio entre tu talón y la bota. Luego, coloca la lengüeta en la posición correcta y ajusta los cordones tirando de ellos, comenzando por la puntera y hasta arriba.

Evita ajustar los cordones en exceso. Las fijaciones por las que pasan los cordones no deben quedar muy juntas, sino en su posición natural. Ata los cordones hasta arriba, pues la idea es comprobar cómo te quedarán las botas en condiciones similares a las de uso.

5. Prueba las dos botas

Nuestro cuerpo no es simétrico y es normal tener un pie ligeramente mayor que el otro. También puede ocurrir que haya algún defecto de fabricación o que notemos diferente sensación en un pie y en otro. Por eso, siempre debes probar las dos botas.

6. Camina un poco con el calzado

Después de ajustar y colocarte las botas, como se ha explicado, ponte de pie y mantente atento a las sensaciones de tus pies. Desde el primer momento, debes sentir que el calzado se ajusta a la forma de tu pie y, sobre todo, mucha comodidad.

Un calzado de montaña debe ser cómodo desde el primer momento. Quizás hayas escuchado decir que los zapatos “hay que domarlos”. Si tu calzado de montaña no te parece cómodo desde el primer día, no lo compres, no te resultará cómodo cuando estés caminando. Obviamente, cuando lo hayas usado varios días, este perderá algo de rigidez y ganará algo de comodidad.

7. No te apresures

La sensación de confort que deben producir unas botas de montaña es personal. Unas botas que resulten confortables para alguien, no necesariamente te lo parecerán a ti y viceversa.

La talla de tu calzado de montaña es un factor fundamental para la elección de un calzado correcto. Tómate el tiempo que necesites para la compra de unas botas de montaña apropiadas para ti. 

Si compras el calzado de montaña de manera online, ¿sabes cómo medir la talla correcta de tu calzado de montaña?

Ahora bien, ¿qué pasa si decides adquirir un calzado de montaña a través de internet? ¿Cómo puedes medir su talla correctamente? El proceso es bastante simple y se basa en medir el tamaño del pie.

Coloca una hoja de papel en el suelo, junto a la pared. Coloca tu pie sobre ella de forma que tu talón y la hoja estén en contacto con la pared. Con un lápiz perpendicular al suelo, marca sobre la hoja hasta dónde llega el punto de mayor longitud del pie.

Ten en cuenta también, para asegurarte de que el calzado tendrá la talla apropiada, de usar calcetines gruesos en el momento de tomar la medida y de hacerlo al final del día, cuando los pies están más hinchados.

Repite este procedimiento con ambos pies y toma como referencia la medida más larga.

Mide el extremo de la hoja hasta la marca de lápiz. Esa medida será la talla de un calzado ajustado. A esa medida, suma la medida del ancho de 1 dedo (1,5-2 centímetros) para que el calzado te quede cómodo.

Una vez tengamos la medida de tu pie en centímetros, solo nos falta convertirla a una escala europea. Para ello, podemos consultar la tabla de equivalencias de la web del fabricante y escoger en este caso el formato español/europeo.

Cómo esquiar en nieve virgen

0
Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Mauro Paillex
Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Mauro Paillex

Pocos pueden disfrutar de un día de esquí en nieve virgen. Por un lado, porque esta práctica exige un nivel técnico bastante elevado. Aparte del nivel técnico también exige un elevado conocimiento de la montaña. Cuando haya nevado recientemente y la nieve se encuentre en polvo, el riesgo de aludes aumenta. La nieve no suele estar asentada, por lo que conviene estar atento. Si eres bastante inexperto en la materia, nunca está de sobra pedir consejo a un experto. Si aparte de pedir consejo puedes salir con él o ella, será mejor para tu seguridad.

Por otro lado, porque la mayoría de las estaciones de esquí optan por pisar la nieve con las máquinas. Si ves que en un futuro podrás probar lo que es esquiar en nieve virgen, te recomendamos seguir leyendo el siguiente artículo, ya que se darán unas pautas para la correcta ejecución de los movimientos sobre los esquís en nieve virgen. Recuerda siempre que la técnica en nieve en polvo es distinta a la técnica en nieve dura o pisada. Los gestos técnicos esenciales a tener en cuenta son cinco, y se explicarán más adelante.


Consejos básicos para esquiar en nieve en polvo.

No obstante, conviene tener unas nociones básicas antes de salir a esquiar a nieve virgen. Estos son algunos de esos consejos:

  • Cuidado con las avalanchas. Si la nieve no está asentada aún, el riesgo de avalanchas aumenta. Estate atento a la previsión de nieve. En todo momento, evita zonas propicias para que haya avalanchas. Pide consejo sin ningún miedo.
  • Elige bien el tipo de esquí. La nieve en polvo puede ser de dos tipos: nieve en polvo con fondo, o sin fondo. Cuando llegues a tocar nieve dura que se encuentra bajo el polvo es recomendable usar esquís 5 o 10 centímetros más pequeños que tu altura. Sin embargo, si no tocas ningún fondo, deberás elegir esquís más largos para poder mantener el equilibrio. Los esquís de freeride son muy recomendables.
  • Ve a una velocidad adecuada. No existe una velocidad previamente establecida. Tú debes elegir la tuya. Nunca te olvides de tus limitaciones técnicas, y esquía con la mayor seguridad posible.
  • Visualiza el terreno. Muchas veces la nieve en polvo se puede encontrar fuera de las pistas. Estos terrenos suelen ser más salvajes y complejos, por lo que siempre debes estar atento. Concéntrate y analiza el terreno por dónde estás esquiando. Así, podrás realizar los giros con menor urgencia y mayor seguridad.
  • Mantente equilibrado y centrado. Si te mantienes en la posición adecuada, los esquí no se hundirán ni por delante ni por detrás. Asegúrate de que los esquís son los adecuados para ti, y los tienes bien regulados.

5 gestos técnicos a tener en cuenta

Levantar el pie interior

Cuando vayas a realizar un viraje, es importante levantar el pie que se encuentra en el interior. Por ejemplo, si vas a girar hacia la derecha, deberás levantar el pie derecho. Aligerar el pie interior es importante porque esto ayudará a que podamos volcar el peso del cuerpo al pie exterior, y así mantener el equilibrio con mayor facilidad.

En nieve en polvo es importante realizar bien este movimiento, ya que los movimientos laterales son constantes para así evitar hundirse en la nieve. Con el pie exterior bien fijado en la nieve, el giro podrá ser exitoso.

Cuanto más rápido sea el movimiento lateral más corto será el giro. Para ayudar a mejorar el movimiento, es recomendable girar un poco el tobillo de la pierna que se encuentra en el interior. El movimiento consiste en querer tocar la nieve con el exterior del pie. Esto hará mantener el punto de gravedad más abajo. Realizar estos movimientos correctamente, facilitarán los giros considerablemente.

Preparación física para el comienzo de temporada de esquí / Foto: Leonard Cotte
Juntar los pies. / Foto: Leonard Cotte

Juntar los pies

Al esquiar en nieve en polvo los dos pies deben estar bastante juntos para que trabajen de forma simultánea y al mismo nivel. Gracias a ello, podrás disfrutar de las siguientes ventajas:

  • Con los esquís acercados será más difícil que te hundas, y así te mantendrás en superficie. Sin embargo, no te preocupes si te hundes un poco, ya que es lo normal al tener una nieve tan ligera bajo los pies.
  • Con los pies juntos podrás mantener el equilibrio con mayor facilidad. Así podrán trabajar con mayor independencia. Es decir, uno se podrá mantener flexionada, mientras la otra se encuentra menos doblada.

Resistir y no empujar con las piernas

Uno puede pensar que con cuanta mayor firmeza se pise la nieve, más fácil será realizar los giros. Sin embargo, esto no es cierto. Cuando la nieve se acumula bajo los esquís hay que dejar de presionar, para que la propia nieve sea la que te empuje a superficie. La sensación puede llegar a ser parecida a la de una cama elástica. Siempre debes esquiar con los tobillos, las rodillas y la cadera ligeramente flexionados para crear el efecto de aligeramiento. Así, la fatiga será menor.

Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Willem de Meyer
Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Willem de Meyer

Flexionar las articulaciones

Durante la práctica de esquí en nieve en polvo siempre se deben tener las articulaciones en un modo dinámico, pero ligeramente flexionados. Esto hará que sea más fácil mantener ambos pies a la misma altura. Los tobillos, las rodillas y la cadera deben estar flexionados para que los giros y la transición entre giros sea más cómoda. Además, con las articulaciones flexionadas el cuerpo asimilará mejor los botes y golpes que uno pueda recibir.

Utilizar los palos adecuadamente

Los palos son esenciales para poder realizar los giros cuando esquías en nieve en polvo. Al esquiar en nieve en polvo, los palos siempre deben mirando hacia la cuesta abajo. Cuanto en los giros metas los palos en la nieve, no dejes que el brazo vaya hacia atrás. Deja ir al palo, pero manteniendo el brazo firme.

Si sigues estrictamente estas nociones básicas para esquiar en nieve virgen, seguro que la actividad será satisfactoria. Recuerda esquiar con tranquilidad para que puedas disfrutar lo máximo posible.


Consejos para viajar a la nieve con niños

0
consejos para viajar a la nieve con niños
consejos para viajar a la nieve con niños

Nieve. ¿A quién no le gusta ir a la nieve? El invierno es una temporada llena de diversión y de aventuras para los niños. Imagínate, si para ti puede ser emocionante ir a esquiar pues para ellos lo es mucho más. Además, como ya hemos comentado en varios ocasiones, el aire libre y las actividades en montaña son muy beneficiosas para el cuerpo y el cerebro, incluso para el desarrollo, así que, viajar a la nieve con niños puede ser un plan perfecto.

Eso sí, debes tener en cuenta que estás viajando con niños y que ellos no van a tener las mismas necesidades que un adulto. Por eso os vamos a dejar aquí algunos tips que os pueden resultar interesantes a la hora de afrontar ese tipo de viajes.

TE PUEDE INTERESAR: Esquiar con niños en el Pirineo aragonés»


7 Tips para ir a la nieve con niños

Cada niño es un mundo y tu seguramente conozcas mejor que nosotros al tuyo pero esto te va a servir. Además, esperamos poder motivarte y quitarte ese miedo a “todo lo que le pueda pasar” en la nieve.

1. Deja que salga fuera

Deja que salga fuera / Foto: Nathan Wolfe
Deja que salga fuera / Foto: Nathan Wolfe

El entorno y el clima te puede preocupar pero deja que salga y juegue al aire fresco. No te preocupes por el frío, el frío en sí no le va a enfermar. Lo que debes evitar son los cambios bruscos de temperatura. Intenta ir a sitios que sigan una buena “regulación climática”, es decir, a sitios que no tengan la calefacción muy alta; ya que ese cambio de forma continua sí que le puede perjudicar, pero jugar no.

Y, por otro lado, lo que sí debes controlar es que no pase mucho tiempo con ropa húmeda o mojada. Nosotros recomendamos que le compres prendas diseñadas para la nieve (que protejan del agua y no calen, que sean térmicas, etc.). Y, además, que vayas verificando que no estén mojadas, ya que estar mucho tiempo con ropa en ese estado también los puede enfermar.

Llevar ropa de recambio con niños es importante, vayas o no a la nieve, pero en este caso más.

2. Haz que beba agua frecuentemente

Se va a encontrar en un entorno frío, pero debe hidratarse igual o más que en uno caluroso. Piensa que va a estar en continuo movimiento, porque la nieve es algo que motiva y que mueve a lo niños, y aunque él no tenga sensación de sed se puede deshidratar si no bebe agua o si expulsa muchos minerales.

3. Vístelos en capas

Es muy importante mantener el cuerpo de los peques caliente, por eso te recomendamos que los vistas con capas. Y no solamente debes poner varias en el cuerpo, también en la zona de las manos y de los pies. Además de lo que ya hemos comentado anteriormente: las capas exteriores deben ser impermeables para que la humedad no cale en el cuerpo.

Y llegados a este punto, creemos que es relevante comentar que debes tener cuidado con las prendas largas como pueden ser las bufandas. Pueden representar un peligro: engancharse en algún lado y crearles un problema, por ejemplo. Si te interesa que tengan el cuello protegido lo mejor es comprar una braga.

4. Servicio de lavandería o secado cerca

No es esencial pero puede jugar un papel importante en tu viaje a la nieve con niños.

Como hemos comentado anteriormente, deberás llevar ropa de repuesto suficiente: sobre todo calcetines, guantes y gorros (que son las tres prendas que más expuestas van a estar). Pero más allá de esto, lo ideal es que te asegures de quitarle las prendas húmedas y dejarlas secar para tenerlas listas al día siguiente. Por ese motivo si eliges un hotel o apartamento que tengo servicio de lavandería podrás usar la secadora para tener siempre listas las prendas que necesita.

5. Llevar cremas

Muy pocas veces se habla de lo importante que es proteger la piel en un entorno frío y de nieve.

Las cremas hidratantes son vitales porque el frío reseca mucho la piel y puede causar problemas de picor e incluso de agrietamiento. Y, por otro lado, la protección solar también es fundamental. El reflejo del sol en la nieve es una de las causas más habituales de quemaduras en los viajes a la nieve, así que que no se te olvide una buena protección solar.

6. Cómo tratar los posibles problemas de la piel

No será complicado que ciertas partes de su cuerpo se enrojezcan por el frío. Le puede ocurrir en los pies, en las manos o en la cara. Si le ocurre eso, y siente molestias, debes calentar su piel poco a poco. Calienta toallas con agua tibia y déjalas unos 10 minutos sobre su piel; de esta forma se irá calentando la zona y no sentirá un contraste muy intenso.

Lo que nunca debes hacer es lavar de forma directa esas zonas con agua caliente ya que el contraste de temperatura es mayor cuando la piel está en esa situación y sentirá el calor mucho más, de forma intensa.

7. Cuidado con las bebidas calientes

Vais a ir a sitios en los que seguramente te sirvan este tipo de bebidas y eso quiere decir que la probabilidad de que tu peque se queme, o de que se derrame el líquido encima, es mayor. Por ese motivo, intenta controlar más, durante esos días, qué bebe o qué no e intenta esperar a que se le enfríe para dárselo.

Dicho esto, esperamos que con estos consejos disfrutes mucho más de un viaje a la nieve con niños y pierdas ciertos miedos. Es muy importante que tengas cuidado de aspectos como los que hemos descrito anteriormente, pero también es importante que dejes que descubra qué es la nieve, qué puede provocar en él o ella y en definitiva que dejes que investigue y descubra. Le ayudará en su desarrollo.


5 consejos de seguridad para esquiar en familia

Vístelos en capas/ Foto: Erik Odiin
Vístelos en capas/ Foto: Erik Odiin

¿Vas a esquiar en familia?, ¿quieres disfrutar de unos días inolvidables en la montaña? Ahora que estamos en plena temporada, vamos a darte unos consejos de seguridad para que tú y los tuyos toméis todas las medidas necesarias para evitar riesgos en la nieve.

1. Planifica bien las actividades a realizar y piensa en alternativas. 

La planificación es esencial. No es lo mismo ir con los niños a la zona infantil de la estación -que está perfectamente acondicionada y acotada para ellos- que salir fuera de pistas con los esquís o con raquetas. Ni hacer snow, esquí de travesía o de fondo. Debéis tener siempre un plan B en la cabeza por si la meteorología o cualquier otra circunstancia os obligan a cambiar de planes. Y es muy conveniente suscribir un seguro de esquí para familias, para disfrutar de la montaña con la tranquilidad de sentirse protegido.

2. Selecciona bien el equipo y la ropa. 

Eso incluye todo el material de esquí o snow (tablas, botas, fijaciones y bastones), que deben estar en perfecto estado para garantizar tanto la comodidad como la seguridad en la nieve; además de la ropa y los accesorios (desde el anorak o los pantalones hasta las imprescindibles gafas, la crema solar o la mochila).

3. Equipa bien tu mochila. 

¿Has pensado en qué mochila vas a llevar?, ¿y qué vas a meter en ella? Deberías incluir siempre agua y frutos secos, que te ayudarán a reponer fuerzas siempre que lo necesites sin necesidad de buscar un bar o restaurante en las pistas, además de tu móvil bien cargado. Y, si vas con niños, no olvides llevar algo especial para ellos (zumos, batidos, unas chocolatinas) que les aportarán toda la energía que necesitan para disfrutar del ejercicio en la montaña.

4. Haz caso a los carteles informativos y las indicaciones del personal de la estación. 

Es fundamental fijarse en los carteles de las estaciones, no sólo en los que indican el color de cada pista sino los que alertan de cualquier posible riesgo. Están allí por vuestra seguridad. Léelos todos y sabrás si hay un acceso cerrado en alguna zona de la estación o cuál es el riesgo de aludes y la previsión meteorológica. ¡Y haz caso siempre a cualquier indicación de los trabajadores de la estación. Se trata de garantizar tu seguridad, la de tu familia y la de todos los usuarios de las pistas.

5. Actúa con prudencia. 

Hay que seleccionar siempre la actividad a realizar según nuestra capacidad y preparación. Consulta siempre la previsión meteorológica y recuerda que el tiempo en montaña puede cambiar de forma repentina y un cielo soleado puede cubrirse de nubes rápidamente y pasar a ser un día helador y con ventisca. ¡Debéis estar preparados para cualquier inclemencia! Informad a otras personas de vuestros planes y horarios para que puedan alertar si os retrasáis.


LEE TAMBIÉN:


Cómo limpiar una mochila de montaña

0
Cómo limpiar una mochila de montaña / Foto: Blaise Vonlanthen
Cómo limpiar una mochila de montaña / Foto: Blaise Vonlanthen

La mochila es un de los objetos más importantes a la hora de ir de excursión, ir a acampar o aventurarse en cualquier viaje. No solo sirve para almacenar el equipo e insumos, sino que puede ayudar como soporte en los descansos.

LEE TAMBIÉN: Las mejores mochilas de montaña y senderismo»

Sin embargo, cuando terminamos nuestras aventuras queda sucia, llena de residuos y manchas que a la larga afectan a su vida útil y durabilidad.

A continuación te mostramos una serie de consejos que te servirán para saber cómo limpiar y mantener a tu compañera de viajes por muchos años.


¿Qué puede dañarla?

Las mochilas necesitan de limpieza no solo por estética, sino por protección. Los residuos de comidas, líquidos como café o bebidas energizantes, el sudor de quien la carga y la tierra pueden dañar su tejido.

También sucede que los desperdicios que guardas en ella pueden atascarse en los cierres, evitando que estos funcionen como deberían. Lo mismo sucede con los bolsillos exteriores, las correas y los cinturones.

Pese a que están diseñadas para ese tipo de aventuras, con el desgaste del día a día, cualquier cosa puede dañarla.


¿A mano o lavadora?

Lavar una mochila tiene su ciencia. Lo principal es leer la etiqueta para conocer a qué atenerse. Algunas pueden lavarse en la lavadoras, mientras que otras solo admitirán la limpieza manual.

En ambos casos necesitarás:

  • Un detergente sin aroma o especial para limpiar el tipo de tela de tu mochila.
  • Agua tibia o fría.
  • Un lugar para tenderla que no esté expuesto a los rayos del sol.
  • Antes de comenzar, siempre es recomendable lavar por separado las correas o cinturones, así como ciertos bolsillos accesorios.

Atento con las lavadoras

Si se trata de una lavadora debes:

  • En primera instancia, vaciarla y verificar que no haya rastros de detergentes distintos al que usarás.
  • Revisar tu mochila hasta en las zonas más recónditas (esquinas, costuras) y extraer todos los objetos que puedan dañar la lavadora. Puedes valerte de una aspiradora y así eliminarás hasta la arena que pueda tener.
  • Si ves que la tela de la mochila es muy delicada, usa bolsas de lavanderías.
  • No utilices suavizantes. En muchos casos, ciertos compuestos químicos dañan el tipo de tela de tu mochila.
  • Usa el ciclo suave con agua fría. El agua caliente suele dañar los colores.

Lavado manual

Necesita más esfuerzo, pero estarás más en contacto con tu mochila.

  • Puedes usar una bañera o fregadero grande, dependiendo del tamaño de la mochila.
  • Usa agua tibia o fría.
  • En el caso de las manchas, lo idea es utilizar una esponja o un cepillo de dientes usado.
  • Como hay algunas mochilas a las que no se les puede sumergir por completo en agua, un trapo mojado puede ser útil.
  • No frotes demasiado con el cepillo o esponja en las zonas de estampados.
  • Los cierres necesitan una limpieza especial: dedícate a limpiarlos con delicadeza, evitando mojarlos del todo debido a que algunos son sensibles al agua; además no deben ser frotados con mucha dureza.

Cuando vayas a secarla, tanto en lavado manual como en lavadoras, lo recomendable es colocarla boca abajo para que el agua corra. Siempre evitar la exposición directa al sol.


Recomendaciones

La limpieza de la mochila no debe ser siempre tan profunda. Una forma de mantenerla siempre impecable y alargar su vida útil, es utilizando un trapo húmedo después de utilizarla.

No dejes que la arena se acumule, pues esta puede erosionar las telas de la mochila.

Cuando la estés utilizando, no la arrastres o pases por sitios que puedan dañar la tela. Por último, si dentro de tu equipaje llevas algún objeto que tenga filo, lo ideal es embalar; esto sirve para palos, sartenes u equipo metálico en general.


Fundas de vivac para montaña

0
Fundas vivac para montaña / Foto: Rolf Steinmann [Public domain] vía Wikimedia Commons
Fundas vivac para montaña / Foto: Rolf Steinmann [Public domain] vía Wikimedia Commons

Las fundas de vivac para montaña no son solo meros elementos para emergencias, sino que se han convertido en elementos para vivir experiencias inolvidables bajo las estrellas. Cada vez son más los montañeros que pasan más de un día en la montaña realizando largas rutas tanto en invierno como en verano, ya sea caminando o en bicicleta. Para esos montañeros, las fundas de vivac son compañeros imprescindibles para la ruta.

¿No sabes qué son estas fundas? Son un tipo de fundas que cubren los sacos de dormir, y que están preparados para dormir a la intemperie, sin necesidad de una tienda de campaña. Las suelen utilizar los montañeros que disfruten durmiendo bajo las estrellas, pero también son muy útiles para situaciones de emergencia. Y es que en la montaña uno nunca sabe cuando cambiará la situación meteorológica. Si te pilla una tormenta con fuertes lluvias y fuertes vientos, y una bajada de temperaturas considerable, puede que la funda de vivac sea tu único cobijo.

Como ocurre en la ropa técnica de montaña los tejidos de las fundas están especialmente preparados para hacer frente al frío. Y es que con una temperatura de 0 grados y vientos d 50 kilómetros hora, la temperatura del cuerpo desciende a los -8 grados. En esa situación sin la protección de una funda poco aguantaremos sin tener una hipotermia. Es cierto que las ropas son cada vez son más resistentes al frío y la lluvia, pero después de un rato mojándose todas las prendas se humedecen y pierden cualidades para calentar adecuadamente el cuerpo. Las fundas de vivac suelen tener la siguiente composición.


Composición de las fundas de vivac.

Cuando uno va a comprar una funda de vivac se da cuenta que los precios varían mucho. Esto se debe a que se emplean diversos materiales para la fabricación de las fundas.

Las fundas más económicas suelen estar elaboradas de plástico o silicona. Éstas son ideales para situaciones de emergencia, ya que son económicas. Por un precio más que razonable tendrás una funda de buena calidad y fácil de transportar (Haz click para ver). El inconveniente de las fundas más económicas es que sus materiales no son nada transpirables. Si pasas bastante tiempo dentro de ella, tiende a condensarse y mojarse por dentro.

Fundas vivac para montaña / Foto: Jean Baptiste D. [CC-BY-SA-2.0] via Wikimedia Commons
Fundas vivac para montaña / Foto: Jean Baptiste D. [CC-BY-SA-2.0] via Wikimedia Commons

En el caso de que tengas ya planeado dormir bajo las estrellas, si que merece hacer una inversión mayor, y comprarse una funda de vivac con mejores prestaciones (Haz click para ver). La calidad de los buenos materiales suele verse reflejado en los precios. Estas fundas aportan impermeabilidad, pero también muy buena transpirabilidad. En consecuencia, si el interior de la funda se moja, el secado será más rápido. Es habitual encontrarse con membranas Gore-Tex en este tipo de fundas.

El diseño de las fundas de vivac suele estar compuesto por dos niveles de tela:

  • La capa interior de la funda suele estar fabricada con un nailon duradero que aporta impermeabilidad a la funda. Es un material parecido al piso de las tiendas de campaña.
  • La capa exterior suele estar compuesta por un tejido denominado nylon ripstop. Es habitual que esté fabricada con una membrana impermeable y transpirable como el Gore-Tex.


Principales funcionalidades de las fundas de vivac.

Las fundas de vivac están pensadas para aquellos aventureros que no quieran dormir siempre bajo la comodidad de un refugio. Son ideales para los montañeros que vayan a pasar largas jornadas en las montañas, y que quieran dormir donde les plazca bajo las estrellas. Y es que estas fundas cumplen principalmente dos funciones:

  • Mantener seco el saco de dormir.
  • Aumentar la capacidad de calentamiento del saco.

Para mejorar la comodidad, las fundas de vivac suelen tener muchas cremalleras. Gracias a ellas, se puede variar la ventilación de la funda. Además, también dan la posibilidad de que saques las manos para cocinar u ordenar el equipamiento mientras está protegido por la funda. Además, podrás variar en el tamaño de la apertura de la cabeza. Podrás estrecharlo hasta crear un pequeño orificio por donde salga la nariz para respirar, o mantenerlo totalmente abierto en situaciones que no haga frío.


Preguntas frecuentes acerca de las fundas.

Estas fundas son materiales relativamente nuevos en el campo amateur del montañismo, por lo que circulan muchas preguntas frecuentes entre los montañeros. A continuación responderemos algunas de ellas:

  • Muchos se preguntan cómo circula el aire dentro de la funda. Cuando el tejido es transpirable e impermeable el vapor producido por el calor del cuerpo es expulsado fuera de la tela. Además, gracias a las diversas cremalleras que tienen estas fundas la ventilación manual es muy sencilla.
  • Algunos dudan de la impermeabilidad de estas fundas. Siempre que la funda esté fabricada con una membrana de calidad como el Gore-Tex la sensación bajo la lluvia solamente llegará a ser un poco pegajosa, pero nunca llegarás a estar empapado.
  • Si eres muy minimalista y procuras siempre llevar el menor peso dentro de tu mochila, puedes optar por dormir directamente dentro de la funda. Sin embargo, hazlo solamente en situaciones cálidas.

Modelos recomendables.

A continuación, os describiremos dos modelos de funda de vivac recomendables diferentes entre sí. El primero será un modelo económico e ideal para situaciones de emergencia, y el segundo será un modelo más sofisticado:

  • Shayson Saco de Emergencia (Haz click para ver): es una funda especialmente diseñada para hacer frente a situaciones inesperadas y de emergencia. Para ello, es muy ligera y pesa poco más de 100 gramos. Tiene 213 centímetros de largo. Es una funda ideal para llevar por si acaso dentro de la mochila. Lo podrás conseguir por el sorprendente precio de 30 euros.
  • Black Diamond Spotlight Bivy (Haz click para ver): esta funda es más sofisticada y tiene mejores prestaciones. En consecuencia, su peso es más elevado, y también lo es su precio. Pesa poco más de 500 gramos, y cuesta cerca de los 200 euros. Es totalmente impermeable y muy transpirable. Además, es muy espacioso ya que tiene 234 centímetros de largo.

Diario de actividades montañeras.

0

Tener un diario de nuestras actividades montañeras, es una bonita forma de conservar los recuerdos de nuestras salidas o de planificar las siguientes, aunque también puede ser una motivación para salir más o entrenar mejor. La manera de hacerlo es personal y puede ser un blog, un registro de las salidas que vamos realizando al cabo del año, o lo que cada uno prefiera. Cada cual decide la suya.

Una de estas personas que lleva un registro de las salidas que realiza cada año, es Juan Andrés Zudaire “Txanan”. Un montañero navarro, aficionado a patear incansablemente las pequeñas montañas cercanas a su casa, el Pirineo, o donde surja, si se tercia la ocasión. Nunca le ha gustado correr, pero tiene fama de no parar, y bien merecida, los que alguna vez hemos compartido salidas con él, damos fé de ello.

Hola Txanan (@txanote), ¿qué tal?, antes me comentabas que fue a partir de una lesión de espalda cuando comenzaste a salir al monte de forma recurrente ¿fue este el inicio de tu afición por el monte?

Hola, sí que me gustaba el monte, lo que pasa que tenía otras prioridades. Al verme limitado físicamente fui cogiendo más afición y cada año va a más.

Subiendo a la Trinidad de Iturgoyen un 25 de diciembre, como todos los años.

Y cuéntanos, ¿cómo es este diario de salidas montañeras que comenzaste justo ahora, hace dos años?

Es muy sencillo, o eso creo yo. Es un Excel donde tengo puesto el año dividido en meses y días. Entonces cada monte o ruta lo tengo apuntado en un color distinto y con su altitud, así cuando hago una salida le pongo el color correspondiente al día que realizo la actividad. Así tengo anotado el día que hago la actividad, el desnivel, las veces que la he hecho y al final el total del año.

O sea que cada año vuelves a poner el contador a cero. ¿Qué tal se ha dado el 2.020?, ¿has cumplido con el objetivo?

Yo creo que me ha ido bien, la verdad. Contando los meses que se ha tenido que parar por la pandemia y alguna temporada parado por temas físicos, por lo antes dicho, he superado al año 2019. Así que estoy satisfecho por lo realizado.

El año pasado fueron casi 60.000m de desnivel positivo y en este año de la pandemia, cerca de 70.000m. En cualquier caso, superar la cifra del año pasado es una motivación, un reto para el año que comienza. ¿Te has marcado alguna cifra para este 2.021?

Es que realmente yo no me marco cifra. Lo de la cifra fue más el primer año. Yo lo veo más como tener apuntado qué haces en un año y ver la evolución, si superas el anterior y si te quedas satisfecho contigo mismo.

Volviendo al diario, hay algunos montes que repites todo el año, cualquier día entre semana. Por ejemplo, a Montejurra, has subido este año 43 veces.

Al final lo de repetir tantas veces un mismo monte es por cercanía. Cuando tienes un rato te pones las zapatillas y para arriba. Este año a Montejurra* he subido 43 veces y a San Millán* 62 veces. No me parecen unas cifras muy llamativas ya que gente de la zona sube bastante más que yo, pero aun así, estoy satisfecho.

* Montejurra y San Millán son dos montes cercanos a Estella-Lizarra (Navarra). Montejurra tiene una altitud de 1.045m y un desnivel de algo más de 600m, mientras que San Millan, tiene una altura de 672m y un desnivel acumulado de casi 300m.

Tras completar “Los Tres Grandes / Hiru Haundiak” de la zona: Montejurra, Belástegui y Monjardín.

Hay otros, los más lejanos, que dejas para el verano y fines de semana. ¿Llevas también algún tipo de listado con los montes a los que ya has subido?

El listado es el mismo tanto para lo que hago de contínuo, como para los que hago una vez. Lo bueno de hacer este listado es que vas anotando todos los montes que haces, así el día de mañana, podré recurrir a él para saber si he hecho tal o cual monte.

En verano, en el pico de los Monjes (2.349m), con el Midi d’Ossau en el centro de la fotografía.

Las malas lenguas dicen que “el empujón” para comenzar a anotar las salidas, surgió de fiesta, en una Nochevieja. ¿Cómo fue?

Jeje, cuantos propósitos y aventuras se habrán hecho después de una comida, cena o juerga. Que voy a contar si casi todo el mundo se habrá visto envuelto en algo parecido. Fue muy fácil, la verdad, me preguntaron a ver si podia subir una vez a la semana a Montejurra desde casa y hacer 30.000m. Así que dije que sí y que ya lo apuntaría para no tener problemas de contabilidad. Y claro, un amigo tiene que dar el visto bueno al final de año.

Cómo montar un rocódromo casero.

0

Montar un rocódromo en casa, no es algo que esté reservado para los más “pros” de la escalada. Tener un pequeño espacio para entrenar, o pasar un rato con los más pequeños, es fácil de construir y puede hacerse sin gastar mucho dinero. Todo dependerá del espacio y del nivel profesional que queramos conseguir.

El tipo de rocódromo dependerá en gran medida del espacio del que dispongamos, un espacio interior como una buhardilla, un garaje, o como el caso que vamos a explicar, una pared exterior de bloques de hormigón.

En el caso de rocódromos interiores, lo más habitual es montar las presas sobre paneles de madera que permitan cambiar la inclinación de la pared, variando así la dificultad. Los podéis hacer vosotros mismos, aunque si buscáis algo para los “peques”, se venden kits con piezas incluidas.

En el caso de rocódromos exteriores, la opción mas barata consiste en pegar piedras naturales con algún producto como la sika 31. La mejor opción, sin embargo, es comprar un kit de presas de escalada que pueda ser atornillado a la pared. De esta manera se podrán intercambiar y el rocódromo estará siempre vivo. Las piedras pegadas en cambio, estarán siempre en la misma posción y terminará por resultarnos monótono y, salvo que queráis completar alguna zona, o montar un rocódromo en la calle, no es lo más recomendable. De todos modos, explicaremos brevemente el montaje de un rocódromo con piedras naturales.

ROCÓDROMO CON PIEDRAS NATURALES

No es la mejor opción, pero si la más barata.

Materiales:

Montaje:

Escoger piedras rugosas preferiblemente y evitar las de tipo pizarra y otras igual de frágiles. Elegir los lugares de la pared y limpiarlos bien de pintura, polvo, etc. Picarlos ligeramente para mejorar el agarre del producto. No mezclar todo el contenido de la Sika 31. Se seca muy rápido. Truco: poner unos clavos en la pared que soporten las piedras, para que estas se sequen en la posción deseada.

ROCÓDROMO CON PRESAS DE ESCALADA

La mejor opción. Las hay con multitud de formas, son de tacto agradable y lo principal, se pueden intercambiar de sitio.

Materiales:

Montaje:

1. Escoger el lugar en el que colocar las presas siguiendo algún tipo de estrategia. Por colores, o todas revueltas… reservando las pequeñas para los pies. Es mejor densificar la pared, que forzar siempre los mismos movimientos.

2. Taladrar los agujeros en la parte central de los bloques, en la zona hueca, donde no hay tabique. Podéis taladrar directamente, o hacer una cata con una broca más fina por si encontráis algun bloque macizo.

3. Repetir la operación de taladrar 9-10 veces, para aprovechar a continuación todo el cartucho de anclaje químico. A modo orientativo, se necesita un cartucho de 300ml por cada nueve tamices.

4. Limpiar el agujero de polvo y presentar el tamiz.

5. Rellenarlo completamente con el anclaje químico. Si el agujero presenta algun desperfecto, podéis añadir una pequeña cantidad al orificio antes de introducir el tamiz. Tened en cuenta antes de rellenar los tamices, de desperdiciar una pequeña cantidad del producto, hasta que comience a salir gris claro homogéneo.

6. Introducir la hembra metálica hasta el fondo. No debe sobresalir de la pared, para que la presa quede enrasada y luego no se gire al cargar peso.

7. Dejar secar 24 horas.

8. Retirar con una navaja todo el plástico que sobresalga de la pared.

9. Colocar las presas.

10. Escalar!!

Alta Ruta Panticosa-Wallon en esquís de travesía

0
Alta Ruta Panticosa-Wallon. Vignemale al fondo.
Alta Ruta Panticosa-Wallon. Vignemale al fondo.

Los Pirineos ofrecen una gran variedad de rutas y travesías para los aficionados al esquí durante el invierno, y a principios de primavera. Es entonces, entre marzo y abril, cuando se recomienda realizar la ruta que describiremos a continuación: la Alta Ruta Panticosa-Wallon. En esas fechas la temperatura suele ser más agradable, y la nieve suele estar más asentada. Esta ruta es sencilla técnicamente hablando, pero requiere un estado de forma digno, ya que la travesías se completa en dos días. Sin embargo, si tienes más días para disfrutar de la montaña, las variantes que este recorrido ofrece son infinitas. Podrás alargar la travesía yendo hacia Respumoso u Oulettes de Gaube por ejemplo. Sin embargo, si tienes dos días seguidos libres cálzate los esquís, y aventúrate a realizar esta ruta, no sin antes leer las indicaciones que de daremos a continuación. Cabe mencionar que estas indicaciones son orientativas, y que es muy recomendable que lleves un GPS a mano con el track grabado, para que no te pierdas durante el recorrido.

Etapa 1.

La primera jornada de la ruta parte desde el Balneario de Panticosa, y finaliza en el Refugio de Wallon. Este refugio se sitúa a 1.865 metros de altitud, y suele estar abierto todos los días menos los meses de diciembre y enero. La primera etapa tienes más de 17 kilómetros, y se estima que se puede completar entre 5 o 7 horas. Aunque no presente dificultades técnicas considerables, es cierto que los 1.400 metros de desnivel positivo cansan, y mucho además. La ruta, como ya especificaremos a continuación, tiene dos subidas y dos bajadas evidentes. La jornada comienza superando una ladera bastante inclinada hacia el Pico Bacías. La primera subida del día es de unos 5 kilómetros, y llega a su fin en el Puerto Viejo de Brazato. En este collado hay que dejar a la izquierda la ruta normal que sube al Pico Bacías. Desde el collado comienza el descenso hacia el Valle de Ara, bajos los pies del emblemático Vignemale, que es uno de esos picos de más de 3.000 metros que no hay que dejar sin subir. Sin embargo, nosotros seguiremos por el precioso descenso por amplias palas de nieve. Cuando estés a unos 2.150 metros de altitud puedes tomar una variante que puede ser muy práctica cuando no haya mucha nieve al fondo del valle. Sin tener que bajar hasta el fondo y tener que subir de nuevo, se puede coger una vía diagonal sin una dificultad excesiva. Sin embargo, este camino puede resultar un tanto peligroso si la nieve está inestable. En este tramo tendrás que superar un corredor de bastante inclinación, pero que se puede subir a pie, sin necesidad de emplear técnicas de escalada. Una vez cruces el corredor y llegues al altiplano, deberás seguir ascendiendo por la nieve hacia el Col de Arratille. Durante la subida te cubrirá las espaldas la imponente Cara Noroeste del Vignemale. Una vertiente de esta montaña que no es muy conocida por muchos montañeros. Unas vistas que sin duda merecen la pena. Una vez coronado el puerto podrás disfrutar del segundo descenso del día hacia el Refugio de Wallon. Durante el descenso estarás en tierras francesas. El descenso es suave y cómodo, que intercala zonas de descenso con zonas llanas. Es probable que en el fondo del valle debas portear los esquís por la escasez de nieve. Con los esquís a la espalda superaras el último repecho para llegar al Refugio de Wallon. Las vistas desde el refugio son estupendas, y podrás divisar el objetivo del segundo día: el Puerto de Marcadau.

Etapa 2.

La segunda jornada es algo más corta, pero los más de 1.200 metros de desnivel positivos sumados al cansancio del día anterior no lo hacen menos dura. La jornada comienza con el primer objetivo del día a la vista. El Col de Marcadau es un collado situado a 2.541 metros de altitud. La subida al puerto es bastante larga pero tendida, y puede llevar unas dos horas. El itinerario comienza por un camino llano que conduce al fondo del valle. Es entonces cuando aparecen las primeras rampas. Sin embargo, no son muy inclinadas, y se superan con cierta facilidad. Al coronar el puerto volverás a estar en Aragón. El descenso comienza por una amplia pala en dirección al Ibón de Bramatuero Bajo. La pala desemboca en un corredor que gana inclinación, y desciende por el Barranco de la Canal. Este tramo es muy concurrido por los montañeros, por lo que el descenso puede resultar un tanto incómodo por culpa de las visibles huellas. Una vez que acabe el corredor, hay que caminar hacia la izquierda trazando una diagonal hasta llegar al lago. Allí acaba el descenso,y se deben poner las pieles de foca de nuevo para afrontar la subida al Collado Xuans, a 2.757 metros. La subida es bastante tendida, pero se suele hacer larga, ya que son alrededor de 600 metros de desnivel los que hay que superar. Durante el ascenso tendrás la Peña Xuans de frente; el paso está justo hacia la izquierda. En el collado, podrás observar la primera cima de los Dientes de Batanes. Es muy recomendable subir a ella, ya que las vistas son fantásticas. Tras superar una pala suave, y una sencilla arista, estarás en la cima del Diente Occidental de Batanes a 2.875 metros. El descenso hasta el Balneario de Panticosa es muy directo y divertido. El primer tramo del descenso se hace por la cara oeste de la montaña. Tras descender unos 100 metros, se debe buscar un paso hacia la vertiente oeste. Durante este tramo estarás esquiando bajos los Dientes de Batanes. El descenso hay que realizarlo teniendo una tendencia diagonal hacia la izquierda, para poder encontrar el camino que subiste la víspera hacia el Pico Bacías. Desde allí, la ruta no tiene pérdida y rápidamente estarás en el aparcamiento del Balneario de Panticosa.

Consejos para que hagas las mejores fotografías en la nieve

0
Mejores fotografías de esquí / Foto: Jorg Angeli
Mejores fotografías de esquí / Foto: Jorg Angeli

Paisajes totalmente nevados, bosques, montañas, prados con un manto blanco. La escena es preciosa y digna de fotografiar. Cuando salgas a esquiar nunca sobra un móvil o una cámara de fotos para inmortalizar el precioso escenario. Con poco se pueden hacer magníficas fotografías. Sin embargo, las mejores fotos se pueden realizar siempre y cuando sigas unas pautas. Si sigues los consejos que ves a continuación, podrás recordar tus días de esquí con las mejores fotografías.

LEE TAMBIÉN: Fotografía creativa para viajes y salidas al outdoor»

Nunca olvides la posición del sol

Un paisaje nevado con el cielo azul, y el sol brillando no se ve en muchas ocasiones durante el invierno. Si el tiempo acompaña, el sol puede ser tanto tu aliado como tu mayor rival. En caso de que el sol esté detrás del objeto que vayas a fotografiar, seguro que el resultado no te va a convencer. El sujeto aparecerá seguramente muy  oscuro. Por lo tanto, recuerda que buenas fotos a contraluz son difíciles de hacer. Sin embargo, si el sol da al fotógrafo por la espalda, servirá como iluminación. No hay mejor iluminación que la natural. Así la fotografía tendrá un brillo único.

Cómo elegir las tablas de esquí de travesía / Foto: Flo Maderebner

Nunca olvides la posición del sol / Foto: Flo Maderebner

Cuidado con las sombras

Si estás sacando fotos en un día de sol, recuerda revisarlas para que no aparezca tu sombra en ellas. Vigila que tu sombra no se cuele en el plano.

Los efectos de especiales son tus aliados

Muchas de las cámaras que actualmente están en el mercado ofrecen prestaciones que facilitan sacar unas muy buenas fotos en situaciones complejas. Si posees una cámara bastante potente, experimenta con ella antes de salir a la nieve. Tómate tu tiempo en casa, e identifica las ventajas que te ofrece. Algunas cámaras son capaces de identificar la situación de la escena; por ejemplo, pueden que la foto se está haciendo en movimiento. Además, también ofrecen la posibilidad de enfocar y desenfocar lo que a uno le apetezca. El uso del enfoque y desenfoque dan unos resultados muy interesantes.

Ten en cuenta la regla de los tercios

Una buena composición de la fotografía puede mejorar considerablemente el resultado. Debes imaginar tres líneas verticales y otras tres líneas horizontales en la pantalla de tu cámara o móvil, y tienes que encajar en esas franjas los objetos que deseas fotografiar. Si los protagonistas de la foto son tus amigos asegúrate de que estén bien centrados en el plano. Por otro lado, asegúrate de que en el fondo o en las esquinas de la imagen no aparezca ningún elemento que pueda entorpecer. Ten en cuenta que en los cruces de esas líneas, desplazados del centro de la fotografía, es dónde se centra la atención visual. Juega con ello. 

Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Mauro Paillex
Aprovecha las líneas en la nieve / Foto: Mauro Paillex

Aprovecha las líneas en la nieve

El ojo del que ve una fotografía se guía mediante las líneas que aparecen en ella. Por lo tanto, aprovecha los cables de telesilla de alguna estación de esquí, o las líneas que dibujan los esquís en la nieve, para dirigir la mirada al sujeto más importante de la composición. Además, las líneas que dibujan los esquiadores de por sí son muy bonitas. Si estás acompañado, pide a tu amigo que realice varios virajes en la nieve, para así marcar unas perfectas y preciosas eses. Si estos virajes se realizan en nieve en polvo que sea virgen, el resultado será aún más espectacular.

Experimenta con ángulos diferentes

No siempre saques fotografías desde el ángulo tradicional. Experimenta, y prueba nuevos puntos de vista. Puedes hacer uso de un palo para realizar selfies para poder sacar fotos desde un ángulo picado. Sin embargo, las fotos sacadas a ras del suelo nunca suelen defraudar. Este ángulo suele dar mucha sensación de acción. Por lo tanto, pide a tu amigo que realice un viraje frente a la cámara. Así, se verá perfectamente el movimiento del esquiador, y además la nieve por los aires dará un toque más espectacular a la imagen.

Experimenta con ángulos diferentes / Foto: Lucas Favre
Experimenta con ángulos diferentes / Foto: Lucas Favre

Acércate al sujeto

Las cámaras de los teléfonos móviles enfocan desde una corta distancia. Esto no da ningún problema si el sujeto a fotografiar no se mueve; sin embargo, si está en acción tendrás que sacar a relucir todas tus habilidades. Sin lugar a dudas, pide al esquiador que quieras fotografiar que se acerque, ya que el resultado será mejor.

Haz uso del modo ráfaga

Si tu cámara tiene esta prestación, no lo dudes y aprovéchala. Así podrás fotografiar todos los movimientos. Cuando tengas un rato libre podrás elegir la mejor imagen sin mayor complicación.

Prueba diferentes filtros

Hoy en día, existen muchos teléfonos móviles que permiten editar las fotografías mediante el uso de los filtros. Así podrás manipular a tu gusto el brillo, y los contrastes y la saturación de los colores. Experimenta y prueba todos los filtros que tengas a mano. Snapseed, Fotor y VSCO son unas aplicaciones que te proporcionarán muchos filtros para editar las imágenes. Recuerda que el cuanto más blanca aparezca la nieve, y más azul el cielo, la foto será más espectacular.

Utiliza filtros. Fotografía esquí / Foto: Carina Tysvaer
Utiliza filtros. Fotografía esquí / Foto: Carina Tysvaer

Dispara en bruto

El disparo en bruto o formato RAW hará que la calidad de la imagen mejore considerablemente. En consecuencia, los detalles de los contrastes y colores se notarán más durante la edición. Sin embargo, existe un inconveniente, ya que la alta calidad de las fotografías hace que sean más pesada y ocupen más espacio.

Estate atento al atardecer y salida del sol.

Aunque ya de por sí un paisaje nevado es espectacular, es aún más bonito durante el atardecer. Si te encuentras en la montaña durante ese corto periodo de tiempo, merecerá la pena parar por un instante para sacar una bonita fotografía. Cuando el sol empieza a esconderse tras las montañas, es cuando hay que aprovechar para inmortalizar la escena. Tendrás la luz natural suficiente como para hacer notar todos los colores de la montaña con una gran calidad.

Saca fotos sin miedo

Nunca olvides que no tienes que pagar a nadie por sacar fotografías. Haz tantas fotos como quieras, y ya cuando estés tranquilo y con tiempo harás la selección de las mejores. Uno nunca puede saber qué foto es la mejor hasta examinarla a fondo.


Rutas verdes y turismo de naturaleza en Vitoria-Gasteiz

0
Vitoria Gasteiz. Centro interpretación Ataria. Foto: Eduardo Azcona
Vitoria Gasteiz. Centro interpretación Ataria. Foto: Eduardo Azcona

Alzando la mirada sobre la balsa de Salburua, y los cañizos que rodean al humedal, te percatas de que estás en la propia ciudad. “¿Y esto aquí?”, te preguntas. Salburua es uno de los ecosistemas naturales que conforman el anillo verde de Vitoria-Gasteiz; la naturaleza que abraza a la ciudad y que le da oxígeno como si fuera un pulmón, verde éste. Vitoria-Gasteiz es una de las ciudades más verdes de Europa, la Green Capital, con un Casco Viejo medieval totalmente peatonal y lleno de historia, dentro de un entramado natural que le da vida, y que representa un sinfín de posibilidades para el  visitante ávido de aventuras en el outdoor.  Sin olvidar los alrededores de la Llanada Alavesa, donde se sitúa la ciudad, cuando las laderas se empinan hacia los Montes de Vitoria, la cima del Gorbeia, la sierra de Entzia o el Aizkorri, y que representan un terreno de juego espectacular para los que busquen actividades al aire libre más exigentes.

Cuando en 2012 Vitoria se convirtió en ‘green capital‘ de Europa —en 2019 se le sumó el de ‘global green city‘—, culminaban los esfuerzos de más de treinta años de iniciativas y proyectos, de respeto y compromiso con el medio ambiente y de políticas de desarrollo sostenible. Vitoria-Gasteiz es un modelo de ciudad verde, y eso lo disfrutan hoy día a día los vecinos y vecinas, y los visitantes que llegan atraídos tanto por su oferta histórica, cultural y gastronómica como por los tesoros naturales de la capital verde y sus alrededores. Puedes descubrir las joyas naturales del entramado urbano a golpe de pedal.

Vía Verde del Vasco Navarro, ramal del Santuario de Estíbaliz. Foto: Eduardo Azcona
Vía Verde del Vasco Navarro, ramal del Santuario de Estíbaliz. Foto: Eduardo Azcona

La ciudad se encuentra enclavada en un entorno ambiental privilegiado. Y eso lo saben en VG Sport, “Intentamos promocionar el destino de Álava como un terreno de juego ideal para practicar actividades al aire libre y de naturaleza, pivotando desde la capital, fomentando la actividad económica de las empresas y generar nuevas oportunidades para ellas”, Gustavo Alegria nos cuenta como la asociación agrupa a empresas de turismo en todas sus facetas. “Aquí tienen cabida todos, por qué no va a formar parte la empresa de autobuses que se encarga de transportar las bicicletas en la vía verde del Vasco-Navarro, o el catering que prepara los almuerzos o la empresa que se ha especializado en prepararte el café al aire libre”.  Los enclaves naturales surgen de la propia urbe, y favorecen el disfrute gracias a un sinfín de actividades y experiencias en pleno aire libre.  Como la observación de avesbirding— en los propios parques urbanos de la Florida o de San Juan de Arriaga, o en parques periurbanos como las lagunas de Salburua. Puedes partir del Centro de Interpretación de los Humedales de Salburua, Ataria, y visitar las lagunas rodeadas de prados húmedos, choperas y un pequeño robledal, verás aves acuáticas a lo largo de todo el año. Además, Vitoria-Gazteiz cuenta con una extensa red de carriles bicibidegorris— de más de 135km, que se complementa con el Anillo Verde perimetral que permite circunvalar la ciudad en un disfrute total para los amantes de las dos ruedas, con alternativas muy interesantes para realizar en familia con los más pequeños. Los más exigentes pueden acometer la Gran Ruta que recorre la Llanada Alavesa uniendo otros itinerarios como el Vasco-Navarro, la vuelta al embalse de Ullibarri o el Camino de Santiago. Y si lo tuyo son los deportes acuáticos, el kayak, el windsurf, el Embalse Ullíbarri-Gamboa a 25 minutos de la ciudad será parada obligatoria. También podrás realizar vuelos en globo o parapente, ir al bosque natural de Armentia —en el propio anillo verde— y realizar un paseo reparador que termine con una sesión de yoga. Y si lo tuyo es ir a pie y practicar senderismo o marcha nórdica, el Anillo Verde dispone de más de 90 km de sendas, con las campas adehesadas de Olarizu y el Jardín Botánico, lo Humedales de Salburua o el bosque de Armentia.

Anillo Verde: un abrazo natural a la ciudad

El Anillo Verde es un corredor eco-recreativo que enlaza parques periurbanos. Surge en los años 90 como modo de restaurar la periferia de Vitoria-Gasteiz y hoy es reconocido por su alto valor ecológico y también por ser un lugar para el ocio, el paseo y la realización de actividades al aire libre. Puede recorrerse íntegramente en un itinerario circular de más de 30 km, la Vuelta al Anillo Verde, o quedarnos en alguno de sus parques y disfrutar de alguna actividad. Se han creado productos estructurados como Walking&Running o de Nordic Walking, que buscan fomentar la actividad deportiva en estos entornos, así como otras actividades como la btt o actividades ecuestres o de turismo familiar. Asimismo su alto valor natural y paisajístico se ha utilizado para su interpretación en educación ambiental, con huertas ecológicas, observación de aves y el Centro de Interpretación de Ataria o la Casa de la Dehesa de Olarizu. Como podéis imaginar es un lugar o lugares ideales para disfrutar con los más pequeños, a la vez que se forman en el respeto y protección del medio ambiente. (Ver el folleto de espacios naturales del Anillo Verde)

Vitoria Gasteiz_Humedales de Salburua. Foto: Eduardo Azcona
Vitoria Gasteiz_Humedales de Salburua. Foto: Eduardo Azcona
Anillo Verde, Vitoria-Gasteiz. Imagen: vitoria-gasteiz.org
Anillo Verde, Vitoria-Gasteiz. Imagen: vitoria-gasteiz.org

Situado a tan solo 3 km del centro, un paseo a través del bosque natural de Armentia te aleja en un instante de la ciudad. Puedes comenzar un paseo en el parque de la Florida para seguir por el paseo de La Senda, que recorre las principales mansiones de principios del s XX y luego dirigirte a la basílica románica de San Prudencio.  Y ahora ir adentrándote en el bosque por uno de los caminos preparados. En una ruta de 4,5 km y 1 hora de duración recorrerás entre árboles este reducto natural, acercándonos a los Montes de Vitoria, para volver en nuestro caminar, y salir de vuelta a la ciudad. Un paseo ideal para los más pequeños.

Salburua es uno de los humedales más valiosos del País Vasco, al pie de la urbe, con una gran variedad de aves acuáticas, ciervos, y donde habitan especies en peligro de extinción como el visón europeo y la rana ágil. En su día se drenó para utilizar las tierras en cultivo, ahora recuperado es un oasis natural. En el epicentro se encuentra el Centro de Interpretación de la Naturaleza Ataria. Podemos recorrer todo el perímetro, y merece la pena hacerlo sin prisa, disfrutando de todos sus vericuetos. Podremos realizar dos rutas o perdernos con los prismáticos y “echar la tarde” viendo aves. Hay dos miradores en lugares estratégicos donde se pueden observar aves acuáticas y ciervos. La Ruta 1 nos llevará en 2,4 km (40 min) a recorrer la Balsa de Arcaute, Los observatorios ornitológicos, el Bosque de Arcaute y los prados húmedos y La laguna de Larregana. La Ruta 2, en 4km (1 hora) discurre por la Balsa de Betoño, La chopera , Balsa de Duranzarra o Las campas de Salburua). Ambas rutas por caminos firmes, para todos los públicos, incluso a prueba de carritos y sillas de ruedas.

Vitoria-Gasteiz. Humedales de Salburua. Foto: Eduardo Azcona
Vitoria-Gasteiz. Humedales de Salburua. Foto: Eduardo Azcona

A los pies del cerro de Olárizu, se extienden campas adehesadas con una magnífica panorámica de la ciudad. Aquí se ubica el Jardín Botánico de Olarizu o las Huertas ecológicas, donde se realizan actividades relacionadas con la horticultura ecológica, la jardinería y la fruticultura. Un paseo urbano de 4km  (1 hora) recorre los lugares más interesantes.

Embalse de Ullibarri Gamboa: agua y vida para los alaveses.

En la península de San Juan (Punta San Juan) el aire arrecia, escupiendo alguna gota de agua, mientras el café caliente atempera el cuerpo. Los chicos de Amatter Café manejan el hornillo y todo el instrumental de filtro y goteo, como si de alquimia cafetera se tratara. Al frente unas vistas espectaculares de la Isla de Zuaza.

Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.
Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.
Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.
Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.

Llegar a la punta de San Juan puede ser una preciosa excursión familiar (ver track). Partiendo del vial antes de llegar a la presa del embalse, luego pista, por la que accederemos al puente pasarela de la presa. El camino pasa a pista y vamos siguiendo la ruta verde del embalse, con cuidado de dejarla para coger la senda (a izquierda) que asciende a la península de San Juan.

El embalse de Ullibarri Gamboa podemos decir que es la costa de Alava, con playas interiores reconocidas con bandera azul como la de Landa o Garaio. Esta superficie de agua es lugar de esparcimiento para los alaveses,  en la que se puede desde practicar actividades acuáticas como kayak, remo, windsurf o paddel surf, a otros deportes en las orillas, como el senderismo o la btt. Existe una ruta que circunvala al embalse, la Vuelta al Embalse de Ullíbarri-Gamboa (ver track), un recorrido circular de 44 km y 100m de desnivel que podemos realizar en unas 5h a pie. Atravesaremos pasarelas, disfrutaremos de panorámicas espectaculares en el perimetral del embalse. Existe una ruta familiar más corta de 13 km y 25 m de desnivel, que recorre en aproximadamente 1 hora y media a pie la parte sur del embalse y que se conoce como la Vuelta al humedal de las colas del embalse (ver track). Ambas rutas se pueden realizar tanto a pie como en btt.

En bicicleta: anillo, vía verde, una Gran Ruta e incontables kilómetros de carril bici

Btt en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona
Btt en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona

Vitoria-Gasteiz , La Llanada Alavesa, se encuentran en una zona llana surcada por una red de itinerarios y rutas para cicloturistas y amantes de la btt —en tan sólo 15 minutos podemos esta bajo un hayedo espectacular en los Montes de Vitoria—. La Vuelta al Anillo Verde (30km) rodea a la ciudad, accesible desde cualquier punto, y enlace con otras rutas como la vía verde del Vasco Navarro, la Colada de Peña Betoño, los Montes de Vitoria, etc, es un itinerario ideal para recorrer en bicicleta, por tramos o íntegramente. De dificultad media-baja, es muy interesante para realizar en familia, aunque también será la delicia de los deportistas más exigentes. Transitaremos por zonas forestales en los parques de Zabalgana y Armentia, por zonas más urbanas en los barrios periféricos de la ciudad, por lugares de interés natural y cultural. Puedes seguir la dirección contraria a las agujas del reloj, y recorrer los parques de Salburua, Zadorra, Zabalgana, Armentia, Olarizu y volver a Salburua.

Antigua estación de Aberasturi en la Vía Verde del Vasco Navarro. Foto: Eduardo Azcona
Antigua estación de Aberasturi en la Vía Verde del Vasco Navarro. Foto: Eduardo Azcona

La Vía Verde del Ferrocarril Vasco-Navarro recorre el antiguo trazado del tren de vía estrecha que unía Estella-Lizarra con Bergara pasando por Vitoria-Gasteiz, el llamado “el trenico”. Esta vía verde, con sus 123,5 km recuperados, nos llevará a recorrer un trazado sugerente a través de la Llanada Alavesa, la Montaña Alavesa y Tierra Estella, entre llanos de cereal y montañas, gargantas y ríos. En dirección Bergara, la vía atraviesa la Llanada alavesa entre paisajes agrícolas para cruzar un puente sobre el río Zadorra, una pasarela y un paso inferior a la autovía, así llegamos a Durana y la vía continuará por carril-bici hasta el antiguo apeadero de Retana. Ésta etapa en ligero ascenso, en las inmediaciones del Embalse Ullíbarri-Gamboa, nos llevará hasta el puerto de Arlabán, en el límite de Álava y Gipuzkoa. Hacia el Sur de Gasteiz, dirección Estella-Lizarra, la vía atraviesa la parte oriental de la Llanada Alavesa, podremos acercarnos al Santuario de Nuestra Señora de Estíbaliz, con su apeadero. Iremos alcanzando los pueblos de Otazu, Aberásturi y Andollu, a medida que nos adentramos en la parte más rural de la Llanada. Nos toparemos con el GR 38 “Ruta del Vino y el Pescado”. En las proximidades de Gauna compartiremos trazado con el GR 25 “Vuelta a la Llanada Alavesa”. En ascenso más pronunciado continuaremos hasta el Túnel de Laminaria. Este suele ser punto en el que volveremos hacia la capital alavesa o en el que los más intrépidos continuarán camino de Estella. El Túnel actualmente no se encuentra transitable, por lo que deberemos ascender por las montañas hasta el Puerto de Gereñu y de ahí acceder a Maestu. Los que continúen hacia Lizarra atravesarán parajes de gran interés natural, como el Parque Natural de Izki, descendiendo suavemente hasta Santa Cruz de Campezo. Antes de llegar a Acedo atravesaremos el destacable viaducto de Arquijas y el túnel de Acedo. Luego discurriremos paralelos al río Ega a la que nos acercamos a la monumental y jacobea Estella-Lizarra.  Su dificultad medio/baja convierten a la Vía Verde del Vasco-Navarro en una ruta ideal para hacer en familia, a pie o en bicicleta.

Apeadero del Vasco Navarro en el Santuario de Estíbaliz. Foto: Eduardo Azcona
Apeadero del Vasco Navarro en el Santuario de Estíbaliz. Foto: Eduardo Azcona

Quien quiera recorrer la Llanada Alavesa en toda su extensión, que coja la bicicleta de montaña y unas alforjas y que siga las marcas de la Gran Ruta con ganas de descubrir rincones maravillosos. Partiendo del Centro de Interpretación de Ataria podemos comenzar esta ruta cicloturista circular que aprovecha el trazado de otras rutas para proponernos 117 km de aventura; Anillo Verde, trazado  del  antiguo  Ferrocarril  Vasco-Navarro,  Vuelta al Embalse  de  Ullibarri-Gamboa, Camino Real de las Postas, Camino de Santiago y, de nuevo, Vía Verde del Vasco-Navarro con el ramal de Estíbaliz. Una ruta para todo tipo de público que podemos realizar en 2 o tres días, como mejor nos convenga, aprovechando las localidades intermedias de Maturana, Narbaiza, Araia, y Agurain-Salvatierra.

A pie: una llanada rodeada de montañas

Una Llanada rodeada de montañas, un sinfín de posibilidades para el senderista y montañero, que podrá elegir el grado de dificultad y exigencia que se mejor se le adapte. Vitoria-Gasteiz está rodeada de espacios naturales como los Parques Naturales de Gorbeia, Aizkorri Aratz e Izki. Alcanzar la cima del Gorbeia, con 1482 metros de altitud, y contemplar la Cruz, es referencia del montañismo vasco. También popular entre las ascensiones de la zona es la del Aizkorri (1523 m), con su ermita en la cima rocosa, una atalaya vertiginosa sobre la vertiente N. Para realizar excursiones a pie, el Parque Natural de Izki es una fiesta para los sentidos. El río Izki corre a través de un bosque de Quercus pyrenaica, el mayor de Europa, bordeado de montañas, con la cota más alta en el Monte Kapildui (1176 m).

Senderismo en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona
Senderismo en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa. Foto: Eduardo Azcona

La zona está recorrida por Grandes rutas como el Camino de Santiago del interior, recuperado en 1994, que atraviesa Gipuzkoa y Álava en 7 etapas (días) en un paisaje heterogéneo que te llevará desde la costa y bosques húmedos a llanadas interminables, como la que rodea a la ciudad de Vitoria-Gasteiz. En la época romana fue uno de los ejes de comunicación del norte peninsular. Otra ruta que atraviesa la Llanada Alavesa es el GR 38, Ruta del Vino y del Pescado, que atraviesa Euskadi de sur a norte, utilizada antaño por arrieros, su calzada alberga todavía el aroma de las mercancías que por ella circulaban. De los puertos de la costa, de Bermeo , Ondarroa y Lekeito partían los carreteros con las mulas cargadas de pescado fresco y en salazón rumbo al interior, y volvían de vuelta con trigo, sal, vinagre y vino. Otra gran ruta que surca la Llanada es la del Camino Ignaciano. El embalse de Ullibarri Gamboa como hemos reseñado antes, es un lugar ideal para hacer senderismo con los más pequeños, los más ávidos podrán realizar la Vuelta al Embalse integra y disfrutar del perimetral de este corazón natural. El Anillo Verde es transitado a diario por los vecinos vitorianos en una rutina saludable, quién no se calza las zapatillas para hacer running o marcha nórdica. Ambas actividades están ganando año tras año más adeptos.

Maridaje gastro cultural en la Llanada Alavesa.

Una inmersión en la naturaleza y el aire libre que rodea a la ciudad de Vitoria-Gasteiz no sería completa si no disfrutamos de la cultura e historia del lugar. Isabel Mellén, de Álava Medieval, nos descubre las Pinturas de Gazeo y Alaitza. Sobre el ábside de ambos templos contemplamos las pinturas que durante siglos quedaron ocultas bajo una capa de cal, hoy joyas de la pintura medieval de todo el País Vasco. Con ojos novatos tratamos de descifrar las enigmáticas figuras laicas sobre el techo del templo de Alaitza. Una visita al Santuario de Nuestra Señora de Estíbaliz, completa el recorrido. 3 joyas del románico que pueden hacerse en bicicleta para completar de manera magistral el maridaje de cultura y deporte en la Llanada Alavesa. El día puede finalizar con el regreso a la capital para descansar, con la obligada visita a la Catedral de Santa María y el casco antiguo de Vitoria-Gasteiz, que nos teletransportará a la Vitoria medieval, entenderemos como fue creciendo la ciudad, un pequeño poblado al principio, para luego ir sucesivamente ampliándose, ya a los pies de la Catedral. La visita al templo se completa con una visita 3D, ataviados con unas gafas de realidad virtual, veremos como va variando la ciudad medieval y su muralla, a medida que la Catedral va cogiendo protagonismo.

Pinturas medievales en la Iglesia de Alaitza, Alava. Foto: Eduardo Azcona
Pinturas medievales en la Iglesia de Alaitza, Alava. Foto: Eduardo Azcona

Y si de una inmersión completa estamos hablando, no nos olvidaremos de la gastronomía del lugar. Uagalur nos presenta una muestra de productos locales, hortalizas, carnes, legumbres, vino, queso, aceite, artesanía…, gracias a los cuales bucearemos en platos —como los que hemos probado hoy gracias al Bar Toloño— que nos hablarán de lo natural, de lo tradicional y, al final, de la historia del lugar.

Viajar al extranjero: ¿Qué restricciones puedo encontrarme y en qué países? ¿Cómo evitar imprevistos?

0
Tours de Aventura en la naturaleza. Pico Ciucaș, Rumanía/ Foto: David Marcu (Unsplash)
Tours de Aventura en la naturaleza. Pico Ciucaș, Rumanía/ Foto: David Marcu (Unsplash)

Las restricciones que muchos países están poniendo dentro de sus fronteras, con confinamientos más o menos estrictos, están también afectando, como es obvio, a las medidas restrictivas a la entrada de viajeros desde países. Con la primera ola del coronavirus muchos países cerraron las fronteras a los pasajeros procedentes de otros países o les obligaron a periodos de cuarentena a la llegada. Desde entonces esta medida se ha ido suavizando en función del devenir momentáneo de la pandemia.

Pero a medida que los viajes comienzan a aumentar, varios países están aceptando a los viajeros de nuevo, aunque con varias nuevas restricciones, como una prueba COVID-19 negativa tomada antes de la salida. Algunos países han hecho la transición a un modelo que permite a los visitantes saltarse la cuarentena con una prueba de COVID-19 negativa. Durante la pandemia del coronavirus, este aspecto ha alterado los planes de viaje de muchos ciudadanos españoles.

¿A qué país podré viajar? ¿Con qué tipo de restricciones me encontraré con motivo del coronavirus? A estos aspectos se une que para poder viajar, la mayoría de países —incluso para trasladarnos a las islas— están ya pidiendo una PCR negativa para poder entrar en el territorio. En base a esta necesidad, los seguros de viajes han lanzado ya productos que incluyen un PCR gratis y coberturas COVID-19. La PCR para viajar es ya una obligación si quieres salir de las fronteras. A continuación trataremos de responder a todas estas cuestiones.

PCR para viajar.

Tenemos que ser conscientes que las exigencias sanitarias son cambiantes y que las respectivas autoridades sanitarias de cada país actualizan constantemente la información y las exigencias en función de la evolución de la pandemia. Debemos informarnos antes de partir a otro país, o contratar un viaje, de todos los condicionantes por causa del COVID-19. Se aconseja consultar las webs del país de destino para conocer las exigencias sanitarias para los pasajeros a su llegada al país, así como consultar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España con la información actualizada de cada país (ver http://www.exteriores.gob.es).

Muchos países requieren pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) negativas tomadas dentro de un cierto tiempo —generalmente 72 horas— antes de la salida. En el caso de España a partir del 23 de noviembre 2020 se exige test COVID-19 para poder entrar en el país. “Exigencia de una prueba diagnóstica de infección activa SARSCoV-2 con resultado negativo realizada en las 72 horas previas a la llegada”, y ello acreditado según las especificaciones concretas que marca la normativa.

Si necesita una prueba de coronavirus para viajar, tal vez se pregunte dónde puede conseguirla, qué tipo de prueba necesitará hacer, cuánto tiempo tardará en conseguir una cita (y esperar los resultados) y cuánto costará.

Los seguros de viaje frente al nuevo panorama fruto del Covid-19

Desde muchas aseguradoras han visto la necesidad de completar su oferta de seguros con nuevos productos que tengan en cuenta las nuevas exigencias, miedos y problemas que puede encontrarse el viajero antes de contratar cualquier servicio o plantearse el mismo hecho de salir de la frontera de su país, o simplemente moverse dentro de su territorio.

Al viajero le surgen muchas dudas.

  • ¿Necesitaré una prueba PCR negativa?
  • De obtener una PCR positiva, ¿podré anular el viaje?
  • De ser diagnosticado durante el viaje, quién me cubrirá la asistencia médica y hospitalaria por COVID?
  • ¿Es momento para plantearme viajar?

Viajar en tiempos de COVID-19 es posible, informándote de antemano y cubriéndote de imprevistos con una protección adecuada. Ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si incluye un test PCR antes del viaje, mucho mejor, ya que como hemos hablado anteriormente ya es requisito imprescindible para acceder a muchos destinos.
  • Que cubra la cancelación en caso de resultar positivo a COVID-19. De esta manera recuperarás los gastos que hayas tenido.
  • Ten en cuenta los gastos derivados de prueba PCR durante el viaje, caso de tener síntomas: gasto de la propia prueba, prolongación de estancia por COVID-19, gastos médicos, repatriación, gastos por aislamiento, etc.

Para recopilar estos aspectos nos hemos fijado en los nuevos seguros de viajes y especialmente en el seguro de viaje Totaltravel passport que incluye gratis la prueba PCR, aspecto que en otros cosas no hemos encontrado.

Pico Ciucaș, Rumanía/ Foto: David Marcu (Unsplash)

La mejor ropa de montaña. Comparativa & guía de compra

0
La mejor ropa de montaña / Foto: Charlie Hammond
La mejor ropa de montaña / Foto: Charlie Hammond

La elección de la ropa de montaña es uno de los primeros aspectos a tener en cuenta cuando se decide practicar actividades al aire libre. Está especialmente diseñada para que quien las use pueda soportar la inclemencia del tiempo que debe afrontar en su actividad. Escoge ropa cómoda que permita el libre movimiento, anteponiendo lo anterior ante cualquier rasgo estético. Si es verdad que en la actualidad la ropa para el senderismo o montaña tiende a ser más colorida y más ajustada a los criterios de moda vigentes, pero antepón ante todo las características técnicas de la misma a otros criterios estéticos —lo agradecerás—. Los factores climáticos son uno de los factores determinantes para decidir el modelo y tipo de tela de la ropa que se va a usar. Lo primero de todo debes conocer el lugar al que vas a ir: terreno, climatología,  época.

Camisetas, chaquetas y forros. Tres capas parte superior.

Ropa de montaña. Chaqueta. / Foto: Kal Loftus
Ropa de montaña. Chaqueta. / Foto: Kal Loftus

Cuando se trata de las camisetas o tops, existen muchos tipos de telas ligeras y capas térmicas. La consideración del tipo de clima y el tipo de actividad son muy importantes para poder escoger estas prendas, debido a que, según el tipo de clima necesitarás más de una camiseta y chaqueta para mantener lejos la humedad y guardar el calor corporal. Nos superpondremos diferentes capas de ropa, el llamado método de las tres capas (ver artículo). En función de las condiciones prescindiremos de alguna de las capas de ropa. Los tipos de capas que puedes escoger son los siguientes:

  • Camiseta con base layer. La HH LIFA Crew puede ser una buena opción. La utilizaremos como la capa más interior, en contacto con el cuerpo. 
  • Sujetador deportivo. En el caso de las mujeres es de gran importancia la elección de un buen top deportivo. Esta prenda influirá en tu rendimiento. Debe ser cómodo y ofrecer sujeción sin oprimir en exceso. Debemos tener en cuenta, que con un uso moderado, son prendas con importante desgaste y se recomienda renovar cada año. La elección será un modelo de alto impacto para deporte aeróbico, como el NIKE W NP Classic Swoosh Bra. 
  • Otras camisetas técnicas para senderismo. Podrán ser de manga corta, que podremos utilizarlas en verano o climas calurosos. Vendrían a ser camisetas tipo a la ALPINE TS SS de Miller (haz click aquí para ver).
  • Forros polares. Será nuestra capa intermedia: transpirable, de gramage en función de las condiciones climáticas y nivel de actividad. De tejido Polartec 100g, el  HH Daybreaker 1/2 Zip Fleece (comprar en amazon desde 75,69 euros), puede ser una opción para ambiente frescos en nivel medio de actividad. 
  • Chaleco. Ofrece comodidad de movimiento además de mantener la temperatura corporal. Puede ser un complemento a la capa intermedia. Los hay de diferentes tejidos y pueden funcionar bien como cortavientos. En ese caso considera que lo permitirá una optima evacuación del sudor. Algunos como el Chaleco TRANGOWOLD Otal de Duck Down, podemos utilizarlo en actividades invernales. 
  • Chaqueta soft-shell. Estas chaquetas tienen un tejido de membrana 
    soft-shell, que se caracterizan por su impermeabilidad y transpirabilidad. Puede acudir a la Izas Makalu, de muy buena relación calidad precio. 
  • Chubasquero/Chaqueta. La última de las capas, la que nos aportará la impermeabilidad, además de resguardarnos de inclemencias como el viento. Deberá contener una membrana que le confiera impermeabilidad a la vez que transpirabilidad. Existen tecnologías como el Gore-tex entre otras. El abanico de precios es muy alto. Desde 137 euros como la MILLET Regenjacke Fitz Roy 2.5L , a 273 euros como la The North Face M Chakal, o la Arc’teryx Beta AR por 466 euros.

Pantalones y ropa interior

Ropa de montaña. Pantalones / Foto: Kal Loftus
Ropa de montaña. Pantalones / Foto: Kal Loftus

Para las prendas inferiores tienes diversas opciones que van desde leggins hasta pantalones cortos, para esta elección debe considerarse el tipo de clima y la caminata que harás, ya que en ocasiones serán necesarios un par de pantalones para guardar calor. Los tipos de fondos que puedes usar para senderismo son los siguientes:

  • Ropa interior especial para actividades al aire libre. Tienes diferentes opciones en Helly Hansen (ver en amazon). Para condiciones muy frías y cuando utilizamos un pantalón impermeable (capa exterior). Nos ofrecerán también confort a la hora de dormir. 
  • Pantalones impermeables. Al igual que hablamos de las chaquetas dispondrán de una membrana que les confiera impermeabilidad y transpirabilidad. Podemos encontrar los Berghaus Gore Tex Paclite Shell (Haz click para comprar en Amazon).

Calzado

Ropa de montaña. Calzado / Foto: Nicole Nessi
Ropa de montaña. Calzado / Foto: Nicole Nessi

Podríamos decir que el calzado es el artículo más importante para practicar este deporte debido a la protección y el soporte de le da a pies y tobillos. Para encontrar el calzado de montaña más adecuado, tienes múltiples opciones para elegir, como son: botas de montaña, zapatillas de trekking, para correr y sandalias especiales. Los diferentes zapatos que puedes elegir son los siguientes:

  • Calzado ligero para excursiones. Si el terreno nos lo permite, podemos optar por un calzado ligero. En el mercado existen zapatillas que brindan ligereza a la vez que seguridad y agarre. La marca Salomon se ha especializado en este tipo de calzado. Un ejemplo es su modelo  XA PRO 3D GTX (haz click para comprarla en Amazon).
  • Botas semirígidas para terrenos dífíciles.  Cuando el terreno se complica el calzado nos debe proveer robustez y resistencia. Además cuando nos movemos en media o alta montaña, podemos necesitar crampones, con lo que nuestro calzado nos debe permitir su acople. En este tipo de botas tenemos a la BESTARD SPIDER K, recomendada para travesías en media montaña.   
  • Botas rígidas para alpinismo y alta montaña. Nos movemos por terreno helado en ambiente invernal. La bota nos debe proveer confort frente al frío además de agarre y robustez. Las botas serán semicramponable y cramponables. Es un reto aunar todo ello y mantener cierta ligereza. La Sportiva Nepal Evo Gtx (ver en Amazon) es el modelo más utilizado entre alpinistas experimentados por su versatilidad en ambientes de alta montaña extrema.
  • Sandalias de senderismo. Tanto para momentos de descanso como para excursiones en ambiente de baja montaña. Este artículo no puede faltar en tu mochila. Por su robustez y sujeción destacan las COLUMBIA SANTIAM 3 STRAP, ideales para excursiones en verano por terreno irregular. 

Lo más importante sobre la elección del calzado es que éste tenga un buen soporte y que brinde seguridad y protección a los pies de las rocas, como también, que garanticen una buena tracción en terrenos tanto húmedos como secos.

Otros complementos:

  • Polainas. Otro indispensable si andamos por nieve o terreno mojado. En el mercado existen un sinfín de modelos, una buena elección pueden ser las MILLET ALPINE GAITERS GTX, unas polainas de Gore-tex.

Accesorios y complementos

Algunos artículos son necesarios para la protección contra el sol o el frío. Para los climas fríos es importante llevar guantes y un gorro, y para los climas más calientes son necesarios gorra o sombrero y gafas de sol.

Los tipos de tela a tener en cuenta para la ropa de montaña

Existen distintos tipos de tela que son ideales para este deporte, por esta razón aquí te dejamos algunas de ellas:

  • Aislante. Esto se refiere a la capacidad que tiene una tela para mantener el calor, mientras mejor sea la tela aislante más guardará el calor corporal. Estas pueden ser lana, forro polar, sintéticos o plumón ya que son excelentes aislantes.
  • Wicking. Cuando hablamos de ropa para outdoor, puede decirse que este es uno de los mejores tegidos, ya que extrae el sudor del cuerpo moviéndolo a la parte exterior de la misma, evitando la humedad y el frío. En caso de que se moje, ésta se secará rápidamente, lo que garantiza la protección contra malos olores y la molesta sensación pegajosa.
  • Impermeable. Las telas impermeables son las mejores para climas extremos, no permiten el paso de la lluvia a través de la misma. Podemos considerar que sea impermeable a la vez de transpirable, por otro lado puede ser un tejido que confiera “corta vientos” a la prenda. En el mercado existen membranas y tecnologías como el Gore-Tex, que proveen a la prenda de impermeabilidad a la vez que transpirablidad —imprescindible para que no nos calemos con nuestro propio sudor—.
  • Protección contra el sol. Este tipo de telas que se usan para actividades al aire libre, normalmente vienen con una protección contra los rayos UV.  Permite bloquear lo rayos solares generando un efecto de protección y frescura.
  • Transpirable. Que las telas sean transpirables es importante para cualquiera de las capas de ropa, ya que si no tienen la transpirabilidad, estas no evacuarán el sudor y la humedad del cuerpo, terminando completamente mojadas debido al sudor propio.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a fecha 17-09-2020.

Cómo caminar en la nieve

0
Como caminar en la nieve / Foto: Todd Diemer
Como caminar en la nieve / Foto: Todd Diemer

El senderismo en zonas nevadas es una experiencia magnífica, pero que también implica diversos riesgos; aquí te explicaremos desde cero, las recomendaciones básicas que debes tener en cuenta sobre cómo caminar en la nieve, consideraciones importantes para principiantes, pero que también pueden ser de utilidad para afinar detalles si ya cuentas con cierta experiencia.

El equipo básico

A continuación algunos elementos esenciales del equipo que debes conocer; además de la indumentaria, te recomendamos comprar primero las botas de nieve que mejor se ajusten a tus pies, considerando no sólo la talla, sino también la flexibilidad, el terreno y la cantidad de horas al día que las estarás usando; y en función de sus características, elegir los siguientes artículos básicos.

Las raquetas de nieve

Son un elemento de gran ayuda, particularmente para recorrer zonas de nieve que no tienen pendientes demasiado pronunciadas; son elementos que se adaptan a nuestro calzado y nos permiten “flotar” sobre la nieve para poder andar más fácil.

Es importante considerar su capacidad para soportar el peso, no sólo el corporal, sino que debes calcular también el peso en caso de cargar con mochila o demás equipo; unas raquetas demasiado pequeñas, pueden provocar que nos hundamos continuamente si no tienen el tamaño suficiente, o por el contrario, si son demasiado grandes para nuestro cuerpo, será complicado maniobrar.

También existen algunas más completas que son ajustables, lo cual resulta una opción más conveniente; y para empezar las de paseo o las de montaña, serán una alternativa más accesible que las de competición, ya que en este caso se requieren mayores habilidades.

Sólo ten presente que así como resulta mala idea usarlas en pendientes pronunciadas, también es un riesgo no tomar las previsiones debidas sobre nieve dura.

Las raquetas de nieve / Foto: Greg Rakozy
Las raquetas de nieve / Foto: Greg Rakozy

Crampones

Los crampones son unos elementos con puntas metálicas, los cuales se adhieren a la parte inferior de las botas de nieve, y se utilizan para un mejor agarre, particularmente en zonas de nieve dura o donde se tienen pendientes pronunciadas, incluso verticales.

Han venido desarrollándose desde hace más de un siglo, y para encontrar el tipo que mejor se adapte a tus necesidades es importante determinar que tipo de recorrido piensas realizar.

Mientras más pronunciada o escarpada sea la pendiente, será de mayor utilidad tener picos más puntiagudos que se puedan clavar mejor en el hielo, aunque también existen puntas en “T” o monopunta, que te servirán para escaladas mixtas. En todo caso se debe combinar su uso con un piolet.

Piolet

Claro que los bastones de esquí también son de utilidad para mantener el equilibrio, pero no pueden sustituir en situaciones más complicadas al piolet. El piolet es un elemento indispensable que te aportará mayor seguridad.

El piolet no sólo se utiliza como una especie “de gancho” para ayudarnos a subir y mantener el equilibrio, sino que también resulta de gran utilidad en caso de caída o deslizamiento para sujetarnos con mayor rapidez y facilidad. El piolet de bastón es el más recomendado para secciones que no tienen pendientes demasiado pronunciadas, un piolet más técnico será más útil cuando la pendiente llega a ser mayor a 45º y un piolet de tracción será indispensable si escalaremos zonas con pendientes superiores a un ángulo de 70º.

Elementos de seguridad en alpinismo como el piolet y los crampones / Foto: Asoggetti
Elementos de seguridad en alpinismo como el piolet y los crampones / Foto: Asoggetti

Considera el clima

Es importante considerar las condiciones climáticas del lugar de acuerdo al momento en el que se realizará la actividad; generalmente entre primavera —ojo a principios de primavera, cuando existen aún acumulaciones de nieve importantes y la temperatura va subiendo— y verano existe menor riesgo de avalanchas, aunque este tipo de condiciones pueden cambiar de forma súbita, así que es mejor confirmar las condiciones locales del día.

Considera que una mañana muy fría, o al atardecer, la nieve suele estar más dura y hasta casi congelada, lo cual se puede volver también en un peligro que es importante tener en cuenta.

Formas de caminar sobre la nieve
Para saber como caminar en la nieve de forma segura, también te será de utilidad conocer algunas técnicas básicas:

Para subir

En ascensos ligeros, pero que se perciben un tanto resbaladizoas, la técnica del pato es de utilidad; es decir, abriendo las plantas del pie —como los pingüinos—, y dando pasos grandes apoyándonos primero en la parte interna del pie.

Para zonas más empinadas es de utilidad el paso americano, que es similar, aunque primero se extiende un pie para apoyarnos, y después se lanza el otro para llegar al lugar, de modo que el mayor esfuerzo corre en un pie a la vez, aunque si te cansas puedes intercambiarlos; y también será de ayuda el uso del piolet.

Si además de pronunciado, la nieve está dura, el estilo francés será más seguro; es decir con pasos cruzados y en zigzag, aunque en este caso las puntas de los pies deben apuntar ligeramente hacia la pendiente para tener un mayor contacto y agarre con el suelo; claro que en este caso también será esencial tanto los crampones como el piolet.

Para bajar

Si estás en condiciones de nieve suave, lo mejor será descender con los pies abiertos, aunque apoyándonos en los talones y manteniendo las puntas de los pies apuntando al cielo; pero esto se debe hacer con cuatela, en función de la práctica y lo pronunciado del terreno.
En caso de nieve firme, se tendrá que descender con ayuda de crampones y piolet, con los pies más abiertos un tanto al estilo pato, pero también flexionando las rodillas para equilibrar de mejor forma nuestro cuerpo; en caso de vértigo o inseguridad, lo mejor es concentrarse en la pendiente y cómo avanzar.

Recomendaciones finales

Será importante en todo caso permanecer atentos al terreno y mantener siempre los ojos bien abiertos; no bastará con enfocarnos en el siguiente paso, también será de utilidad considerar la ruta por delante para poder realizar los ajustes a tiempo; por ejemplo si estamos por abordar un descenso empinado, debemos colocarnos los crampones con antelación a él, una vez que nos lo encontremos ya estamos en zona de riesgo.

Recuerda también que en condiciones de nieve dura no se debe caminar de puntillas, es mejor tratar de apoyarnos con toda la planta del pie, o con alguno de los estilos antes mencionados.

Si no conoce el terreno lo mejor es acudir con guía u observar la progresión de personas con experiencia. No decidas explorar zonas desconocidas sin tener la experiencia suficiente, puedes encontrar precipicios, grietas u otras zonas de riesgo que puedan comprometer nuestra actividad, y desde luego nuestra salud e integridad física..

Ante cualquier duda consulta a los expertos, y opta por equipo de calidad para asegurar una mayor duración y eficiencia de tus herramientas, así como seguridad.

LEE TAMBIÉN:

Cómo elegir las tablas de esquí de travesía

0
Cómo elegir las tablas de esquí de travesía / Foto: Flo Maderebner
Cómo elegir las tablas de esquí de travesía / Foto: Flo Maderebner

Hoy en día los materiales y equipamientos para esquiar son cada vez más sofisticados y especializados. La especialización llega a tal punto que uno no puede irse de compras sin antes informarse. Además, la variedad de marcas, modelos y gamas también se ha extendido mucho. Es tu día de suerte, ya que te has topado con una sencilla guía que te facilitará considerablemente la elección de tus nuevas tablas de esquí de travesía. A continuación se especificarán diversos factores que influyen de una manera notable en la compra de los esquís de travesía.

Factores a tener en cuenta

Peso y prestaciones

Las tablas esquí de travesía que te vayas a comprar deben encontrar el equilibrio entre el peso y las prestaciones. En el esquí de travesía se utilizan los esquís tanto para ascender como para descender, por lo que algunas características son en consecuencia opuestas. Si queremos unas tablas con buenas prestaciones para los descensos, con una considerable longitud y anchura, las tablas ganarán también en peso por lo que caminar con ellas y el porteo resultará más pesado e incómodo. Si por lo contrario, nos compramos unos esquís ultraligeros que casi ni se notan al llevarlos, perderemos rendimiento en los descensos. Las mejores marcas se han dado cuenta de que existen estas limitaciones, por lo que han optado por hacer uso de dos estrategias para reducir las limitaciones:

  • El empleo de la fibra de carbono y de maderas ultraligeras en la fabricación de las tablas. Actualmente existen tablas para todo tipo de actividades que estén fabricadas por estos materiales ultraligeros. Así, los esquís serán muy ligeros sean cual sean sus dimensiones, y no perderán prestaciones para los descensos.
  • Opción de fabricar tablas de esquí más pequeñas de lo común. Esta estrategia se emplea para poder mejorar principalmente el rendimiento en los ascensos con los esquís. Los esquís más cortos y estrechos son más ligeros para transportar, y también son más maniobrables. Además, como son estrechos, la piel de foca tendrá menor fricción con la nieve y los pasos en los lugares más comprometidos serán más sencillos.
Tipo de esquí que practicamos / Foto: Giuliano Maderner
Tipo de esquí que practicamos / Foto: Giuliano Maderner

Tipo de esquí que practicamos

Antes de ir a comprar unos nuevos esquís, uno debe pararse a pensar en la actividad que realiza o realizará. Por querer, todos queremos tener las tablas que llevan nuestros ídolos, pero llevarlos calzados no nos convertirá en ellos. Sincérate, conoce tus límites, y así podrás elegir los esquís más adecuados.

Los esquís según la actividad que se realizará se dividen en tres categorías:

Tablas ultraligeras y de competición

Son los esquís que están principalmente dirigidos a los profesionales, expertos y competidores natos. La característica principal que las distingue, es que sus medidas están reducidas lo máximo posible, para así poder reducir el peso. En consecuencia, se acumula menos cansancio en las subidas tanto si las llevamos puestas o las llevamos en la espalda. Además, son una buena elección para escaladores que busquen aproximarse con los esquí, y luego portearlos en la espalda. El precio de este tipo de tablas es bastante alto, y sorprende porque su durabilidad es relativamente escasa. Son unos esquís muy finos, poco robustos, y tienden a desgastarse con bastante facilidad. Si lo que buscas es algo barato y que te dure, pasa al siguiente punto.

Tablas polivalentes

Si lo que quieres es tener un par de esquí para todas las actividades aquí las encontrarás. Los esquís que puedas encontrar en esta categoría son fieles a su nombre. Es una categoría en la que buscar, en caso de que seas aficionado al esquí sin que estés obsesionado con la competición. Entre las tablas polivalentes podrás hacerte con esquís que podrán servirte para pasear en los aledaños de las pistas de esquí, para pasar un día en estaciones de esquí, para salir de pistas para buscar nuevas laderas… Si eres aficionado al esquí en general sin que importe la modalidad específica encontrarás el par más adecuado en esta categoría. Además, la polivalencia también se traduce en la variedad en los precios. Existen muchas gamas y modelos que se adecuan a todos los bolsillos.

Tablas de freeride o de freetouring / Foto: Flo Maderebner
Tablas de freeride o de freetouring / Foto: Flo Maderebner

Tablas de freeride o de freetouring

Si cerca del lugar donde resides abunda la nieve en polvo durante la temporada de inviernos, lo que quieres es disfrutar de esa nieve virgen, estas tablas son tu elección. Requieren cierta experiencia, ya que su longitud y anchura hacen que no sean tan maniobrables en los ascensos. Además, al ser más robustos aumentan en el peso. Sin embargo, lo que sufras subiendo, lo disfrutarás en el descenso.

Nivel técnico

Una vez que ya sabes e que categorías se dividen los esquís vuelve a pensar en tus habilidades y capacidades técnicas. Ten en cuenta, que para practicar esquí de travesía debes estar preparado para esquiar en todo tipo de nieves. En caso de que te veas físicamente bastante justo, opta por unos esquís ligeros, para que no acumules mucho cansancio. Sin embargo, si ves que los descensos son tu punto flaco, opta por esquís más largos, y anchos ya que así aumentará tu estabilidad y seguridad en los descensos.

Talla

Una vez hayas filtrado los esquís que más se adecuen a tus características y a las de la actividad que vayas a realizar, la elección de las dimensiones o talla de los esquí resulta fácil. La diferencia en centímetros de los distintos esquís de una misma categoría es pequeña. Por lo tanto, recuerda: los esquís más cortos y estrechos son ligeros y facilitan el ascenso y su porteo. Por lo contrario, las tablas de esquí más largos serán más pesados, más difíciles de maniobrar en las subida, pero ganarás en estabilidad y seguridad en los descensos.

Compatibilidad con el resto del equipo

Procura encontrar una armonía entre todos los equipamientos que tengas. Si tienes unas botas y fijaciones de competición, no elijas unas tablas robustas y relativamente pesadas, ya que serán incompatibles. Tampoco tiene sentido tener fijaciones “pesadas” y apurar al máximo el peso de los esquís.