Puede que hayas visitado la playa y hayas visto a deportistas con un remo sobre una tabla de surf. Este deporte se llama Paddle Surf y comenzó a practicarse hace más de un lustro en la isla estadounidense de Hawaii.

Este deporte se originó en Waikiki, hace casi 70 años, debido a que los monitores de surf necesitaban vigilar y fotografiar a los alumnos que practicaban surf. Al estar de pie, era mucho más fácil observar al grupo entero y, por tanto, tenerlos más vigilados.

Poco después, ya en el siglo XXI, se empezó a usar este método como deporte de recreo y no como posición solo para monitores. Se utiliza especialmente cuando apenas hay olas y se hace necesaria una propulsión adicional.

Que no necesite de oleaje es realmente bueno, lo que permite que no solo se pueda practicar en océanos y mares, sino en ríos, lagos… Otra de las grandes ventajas es que es realmente fácil de aprender, o al menos mucho más fácil que el propio surf, lo que provoca un mayor interés por parte de los turistas menos experimentados.
El deporte es realmente versátil, tanto en actividades (podrás hacer circuitos, recorridos, travesías, relajantes paseos…) como en condición física (no hace falta que estés muy en forma para poder practicarlo). Además es muy bonito, ya que desde esa posición aventajada podrás navegar mientras observas el fondo marino.