El refugio de la Renclusa, a los pies del macizo de la Maladeta, es el último lugar “civilizado” para los que acometen la ascensión al techo de los Pirineos, el Aneto (3.404m). Situado en la vertiente norte del macizo, es también punto de partida para más de una veintena de puntas que sobrepasan la barrera de los 3000m, así como parada estratégica en travesías como la vuelta al Aneto, la variante GR11.5 o la Alta Ruta Pirenaica (ARP).

La construcción del refugio de la Renclusa fue impulsada por el Centre Excursionista de Catalunya y en agosto de 1916 quedó inaugurado. Desde entonces, la realidad de este y otros refugios ha cambiado mucho. La sociedad en la que vivimos y la mayor afluencia de montañeros hoy plantean una serie de retos medioambientales.

El pasado 6 de octubre pudimos ver en La2, un nuevo capítulo del Escarabajo Verde en el que nos mostraban las considerables dificultades que supone la gestión sostenible de una construcción como esta, la vida cotidiana del refugio, historias de personas que están de paso y la de unos guardas que han dedicado su vida en el.

A continuación os dejamos el video de este magnífico reportaje.



No Hay Más Artículos