El caminar, disfrutar de una excursión en el campo, tiene muchos beneficios, y muchos de los cuales puede que no tengamos en cuenta. La mayoría de las personas estarán de acuerdo en que una excursión de diez a veinte minutos al aire libre es una excelente manera de aclarar tus pensamientos y poner los problemas en perspectiva.

Otro de los beneficios del caminar, y que se subestima, es cuánto puede mejorar tu creatividad. Los estudios han demostrado que caminar una hora a la semana en un área natural puede tener una influencia positiva en la creatividad, dice James A. Swan, PhD, autor de Nature as Teacher and Healer. Normalmente, nuevas ideas, pensamientos y emociones salen a la superficie durante una caminata. Asegúrate de escribirlos inmediatamente después de tu paseo, o quizás registrarlos en un audio en el móvil, registra todos esos pensamientos.

Caminar te aleja de las multitudes. Los estudios han demostrado que el 80% de las personas aparcan su coche a menos de 200 m de su destino. Al recorrer esa distancia adicional se meterá rápidamente en áreas más tranquilas y menos perturbadas.

Muchas personas disfrutan escuchando música mientras caminan. Personalmente, no me gusta aislarme del entorno natural. Me parece que lo mejor es aprovechar todo el potencial y aumentar la conciencia sensual, especialmente si te encuentras en un entorno natural. Usa todos tus sentidos para obtener una mayor percepción de la naturaleza que te rodeo. Aprende a leer el campo con tus ojos, el lienzo más amplio pintado por los glaciares y la erosión, el impacto de los humanos y especialmente las huellas más antiguas de los mismos; la presencia de antiguas construcciones, muros, terrazas de antiguos campos, evolución de los bosques. Observa huellas de animales y sus señales, escucha e intenta identificar el canto de los pájaros, el tamborileo de los pájaros carpinteros, a las criaturas hurgando en la maleza, el susurro del viento a través de los árboles, las primeras flores y capullos de la primavera, formas y patrones en el nubes. Siente la forma y la textura de la corteza, las flores y las hojas.

Huela el aroma de la hierba recién cortada, el olor variable de las nuevas flores, el rico aroma de diferentes hongos, la madera en descomposición y el moho de las hojas, el aire cálido del sur y el aire frío y cortante del norte.

Una caminata es una bonita manera de compartir un tiempo valioso con familiares, amigos y colegas. En lugar de salir por tu cuenta, pide a alguien que te acompañe. Disfruta conjuntamente del rato en la naturaleza. La próxima vez que tengas una reunión, ¿por qué no la llevas al aire libre? Es posible que descubras que el aire fresco te ayudará a pensar de manera innovadora e aumentará tu creatividad.

Caminar y hacer senderismo es una manera de conocer gente maravillosa, tal vez incluso tu próximo compañero o compañera, y muchos clubes ofrecen caminatas especialmente para solteros, dueños de perros, entre otros.

Para aquellos que buscan mezclar el desafío físico con la diversión, la orientación es un deporte de participación ideal para jóvenes y mayores; un deporte de estrategia, que implica una combinación de lectura de mapas y habilidades para tomar decisiones. Hay niveles para todas las edades y habilidades.

Cierra los ojos un rato e imagina el aroma del romero salvaje y la salvia / Foto: Joshua Ness

Cierra los ojos un rato e imagina el aroma del romero salvaje y la salvia / Foto: Joshua Ness

Los viajes para realizar trekking se están convirtiendo en un modo de exploración de un lugar o país cada vez más popular. Realizar una ruta por un lugar te acerca más a las dimensiones humanas, culturales, históricas y naturales, más que cualquier otro modo de viaje. Cierra los ojos un rato e imagina el aroma del romero salvaje y la salvia que asaltan tus fosas nasales al pasar junto a estas hierbas en un sendero en Francia, o la frescura de un claro cubierto de musgo en un roble irlandés. Las aves y otros animales silvestres revolotean a tu alrededor, mientras todo el tiempo analizas todo lo que has leído sobre la historia y la cultura locales. Caminar cuesta arriba hasta un castillo o una ciudad te da una mayor apreciación de cómo podría haber sido la vida allí durante el período medieval, o por qué se eligió esa situación en primer lugar. ¿Y tu recompensa? Al llegar a un pequeño bar con sombra para almorzar, pedir una bebida fría, luego sentarse y leer detenidamente el menú de gastronomía del lugar con productos locales que has visto tu mismo en las huertas al inicio de tu excursión. Hay pocas experiencias mejores. Hablarás con los lugareños, sin duda será una experiencia inspiradora, que te hará crecer.

 

LEE TAMBIÉN: