La Garganta de Escuaín es uno de los lugares más emblemáticos pero también menos frecuentados del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, pero una excursión por esta joya escondida en los Pirineos de Huesca te permitirá reencontrarte con la madre naturaleza.

Por ella discurre el río Yaga, cuya cuenta nace en el Collado de Cuello Viceto y en el Circo de Gurrundué para, más adelante, desembocar en pozos profundos propios de las Gargantas de Escuaín.

A manera de información, podemos acotar que la formación de cavidades subterráneas en forma de “Y” fueron creadas por la acción kárstica del terreno.

Estas cavidades son comúnmente conocidas como el Sistema de las Fuentes de Escuaín, las cuales también resultan ser las segundas de mayor importancia en la comunidad de Aragón. 

También tiene hermosos valles donde confluyen flora y fauna que han dejado a más de uno sorprendidos. Es, sin que quepa la menor duda, uno de lugares del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que no debes olvidar en tu itinerario de viaje.

Gargantas de Escuaín / Foto: José María Sanchez Estévez (CC-BY-SA-3.0)
Gargantas de Escuaín / Foto: José María Sanchez Estévez (CC-BY-SA-3.0)

Como llegar

Llegar hasta el lugar de la excursión implica que debes tomar la carretera autónoma A-138 de Aínsa, con destino a Bielsa y Francia; más adelante, en Escalona específicamente nos desviamos hacia Fanlo, desde donde podrás ver carteles que indican qué camino coger para llegar hasta la Garganta de Escuaín.

Sigue los paneles que señalan la ruta y verás cómo en 40 minutos estarás cerca de la población para iniciar de esta aventura.

Ruta y excursión en las Gargantas de Escuaín

Desde la carretera que da acceso a Escuaín, específicamente a un kilómetro antes de llegar, es cuando realmente se da inicio a la travesía. Tras dejar aparcado el vehículo, sigue un panel que indica la dirección hacia el río Yaga.

Allí comienza el descenso. Tardarás al menos 30 minutos en llegar hasta el caudal del río, para luego remontar su cauce por lo menos 100 metros más. A partir de entonces, podrás contemplar la belleza del lugar.

Con mucho cuidado, sigue avanzando hasta la base de la cascada. Y a continuación la Garganta de Escuaín que, aunque pocos la conocen, ha sido admirada.

Otro punto de acceso está por la carretera de Revilla. Desde aquí hay una hora de ida y otra de retorno, definitivamente no te lo puedes perder.

No está de más que visites, antes o después de la excursión, la población de Escuaín, donde se encuentra un punto de información en el que podrás conseguir datos para tu próximo recorrido.

Durante el trayecto te encontrarás con miradores espectaculares como el de Tella, Revilla y hasta del mismo Escuaín.

Definitivamente que el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido te da la oportunidad de conocer un sin número de lugares que por sus paisajes y hermosos escenarios naturales te van a encantar.

No
dejes pasar la oportunidad en tus días libres de ir a una excursión
por la Garganta de Escuaín.