domingo, julio 24, 2022
InicioCampingSacos de dormirCómo guardar tu saco de dormir

Cómo guardar tu saco de dormir

Después de una ruta de varios días en montaña es necesario dedicarle el tiempo suficiente al cuidado de todos los objetos que llevaste a la actividad. Dentro de ellos, el saco de dormir es uno de los que requiere mayor atención a fin de no provocarle daños posteriores.

Cómo guardar el saco de dormir para transportarlo

El proceso para almacenar el saco de dormir para luego ser transportado es fundamental porque así se alcanza un volumen mínimo para facilitar su transporte. Además, si el material del saco son plumas o fibras, doblarlo siempre en el mismo sentido y con los mismos pliegues ocasiona que a la larga pierdan sus características.

Los pasos que se recomiendan para lograr almacenar el saco de dormir con el fin de proceder a transportarlo son los que se indican a continuación:

  • Lo primero es colocar el saco plano sobre la superficie ya sea dentro de la tienda de campaña o en el mismo refugio.
  • Luego de esto, hay que cerrar la cremallera y la protección que lleva.
  • Si está hinchado del uso de la noche le sacaremos el aire. Esto se hace para que después sea más fácil almacenarlo.
  • A continuación, se coge por los pies porque si se comienza por la parte de la cabeza se forma una gran bolsa de aire al final, lo que aumenta su volumen y dificulta meterlo en su bolsa.
  • Una vez guardado, para poderlo comprimir lo primero que se debe hacer es colocar las cintas de la manera correcta.
  • Luego se comprime de un lado primero, después por la parte contraria y así se puede obtener un volumen uniforme.
  • Dependiendo del tipo de saco, por ejemplo, de plumas, se puede almacenar en su bolsa sin enrollarlo, solo introduciéndolo con cierta presión en su envoltorio.
  • Lo que se debe evitar es mantener mucho tiempo el saco comprimido, ya que puede llegar a deformarse.

Cómo guardar el saco de dormir en casa

Después de la actividad y del transporte del saco, generalmente el saco suele venir comprimido. En entonces cuando procederemos según os siguientes pasos para guardar el saco de dormir en casa:

  • Lo primero es sacarlo de su funda y colocarlo en posición horizontal.
  • Luego, se abre de manera que se pueda eliminar toda la humedad producida por la transpiración. Le daremos la vuelta y se deja de esta forma el tiempo suficiente para que se ventile correctamente.
  • A continuación, lo puedes guardar dentro de una bolsa, que en ocasiones se incluye al adquirir el saco o en cualquier otra bolsa de algodón o malla. Incluso puede ser en una funda grande de almohada.
  • El saco deberá ser almacenado de forma más holgada que como lo transportamos en los días de la actividad, especialmente si el saco es de plumas.
  • En cualquier caso, lo importante es que el saco no se almacene ni comprimido ni hermético. Esto no es aconsejable porque en un envase hermético la condensación se acumula y puede generarse humedad, trayendo consigo la aparición de moho.

Consejos para el cuidado del saco de dormir durante la actividad o en el campamento

Es primordial que tu saco de dormir se mantenga limpio y seco mientras estás acampando, debido a que será tu abrigo mientras descansas. A continuación, se indican algunos consejos para que puedas cuidar el saco de dormir en el campamento:

  • Debes evitar meterte dentro del saco con la ropa sucia. También tienes que eliminar los restos de protector solar de la cara o el cuello para no ensuciar el saco. Esto se debe a que los aceites corporales y la suciedad con el tiempo le quitarán al saco de dormir sus propiedades aislantes o de transpiración.
  • Si se tiene que colocar el saco directamente sobre el suelo, es necesario que coloques primero algo que lo proteja como una esterilla.
  • Hay que cuidar los cierres o cremalleras del saco. Debes estar familiarizado con ellos para que cuando acampes los puedas utilizar en la oscuridad.
  • Airea el saco cada día que lo utilices. Para ello, hay que abrirlo desde adentro hacia afuera con el fin de conseguir evaporar toda la humedad que el mismo puede contener. No se recomienda ponerlo mucho tiempo al sol, porque los rayos solares pueden degradar la tela.
  • No se debe pisar o caminar sobre el saco de dormir, ya que se puede dañar. Del mismo modo, no se debe colocar cerca de alguna fogata o vela, puesto que una chispa puede alcanzarlo y deteriorarlo, o mucho peor, prenderlo.

Conclusión

El coste de un saco de dormir es alto y por ello se tiene que cuidar para que te acompañe por mucho tiempo en buen estado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

FUENTES: Seguridad Y Rescate / Made in Mountain

Artículo anteriorDurandarte
Artículo siguienteBoletín de Peligro de Aludes (BPA)
- Advertisment -

Más popular