Aquí resumimos los principales estándares y recomendaciones para elegir un saco de dormir ideal para esas salidas a la montaña, considerando los diferentes factores que debes tener en cuenta, además de incluir algunos tips que te pueden facilitar las cosas.

El mejor saco de dormir

Desde luego que no existe el saco de dormir perfecto, ya que la opción ideal varía de acuerdo a las características de la persona, así como también a los factores climáticos y del tipo de viaje; aunque aquí te hacemos un repaso de los factores esenciales a tener en cuenta para tratar de encontrar la mejor fórmula.

1. La temperatura

Uno de los puntos más importantes de un saco de dormir es su capacidad para mantenernos calientes (si hace frío) o frescos (si hace calor) durante la noche, lo cual no sólo es cuestión de comodidad, sino que puede ser incluso un tema de supervivencia.

Existen diferentes mediciones, algunos tipos de sacos de dormir pueden tener uno u otro estándar para definir esto, siendo los principales los siguientes:

Norma Europea 13537 (EN por sus siglas en inglés)


Este fue un método diseñado para poder medir de modo independiente el nivel de temperatura que permite conservar un modelo de saco de dormir, particularmente en condiciones específicas al interior de una cámara térmica, buscando replicar las condiciones ambientales.

Comfort.

Está determinado considerando la temperatura más baja que puede tener una mujer para pasar una noche de forma confortable; siendo la media, la sensación térmica de una mujer de 25 años, 60 kg de peso y 1.6 m de altura. Es decir, protege bien estando a unos -2º C.

Lower limit.

Este indicador se refiere a los mismos términos del tipo “Comfort”, aunque en función de la sensación de un hombre de la misma edad, 70 kg y 1.73 m de altura. En términos genéricos, representa una resistencia para pasar bien la noche, aún teniendo unos -8.1º C en el exterior.

Extreme.

Este tipo de sacos de dormir no se recomiendan para una salida en condiciones normales, pues podría ser demasiado pesada para la ocasión, aunque están diseñadas para que una mujer de las mismas condiciones medias, no sufra de hipotermia, aún estando a unos -26,3º C.

Upper Limit.

También existe otro tipo que no siempre se considera en algunos modelos, pero que equivale a la temperatura más alta que un hombre promedio puede pasar sin tener sudoración y calor, aún teniendo la capucha, cierres y brazos fuera del saco.

Cabe puntualizar que estos estándares son sólo recomendaciones aproximadas, ya que las sensaciones pueden variar mucho de una persona a otra, así que lo mejor es irte familiarizando gradualmente con el tipo de protección que podría ser adecuada para ti; aunque claro, siempre será un problema más fácil de resolver, tener algo de calor, que pasar demasiado frío.

The North Face Gold Kazoo - Saco de dormir, color naranja/gris, regular
  • Almohadillas anticompresión para mejores prestaciones de aislamiento
  • Capucha de estructura preformada para más calidez y confort
  • Cuello anticorrientes, que aporta más confort e impide que se pierda el calor
  • Incluye lazos para acoplar el saco a una esterilla o colchoneta
  • Bolsa de compresión y saco de almacenamiento incluidos
Mountain Hardwear Phantom Spark - Sacos de Dormir - Rojo Modelo Derecha 2018
  • Aislamiento de 800 rellenos de Q-Shield Down - Mantiene el calor, incluso en condiciones húmedas y es muy ligero.

Sistema de temporadas

Este es otro indicador de temperatura, que busca definir un estándar de acuerdo a la época del año:

Verano.

Se refiere a modelos que permiten mantenerte fresco y dormir confortable a temperaturas de 0º C o más.

3-season.

Este sistema, diseñado para ser eficiente en la mayor parte del año, está diseñado para proteger bien de entre -12º a 0º C.

Invierno.

En este caso es aquí donde se tiene una mayor protección, resultando eficiente para temperaturas de menos de -12ºC.

Sistema de temporadas / Foto: Scott Goodwill
Sistema de temporadas / Foto: Scott Goodwill

2. Aislamiento

Otro factor importante a tener en cuenta, es el material o materiales que componen nuestro saco de dormir, siendo los principales los siguientes:

Plumas.

Los sacos de dormir de plumas de pato y de ganso, son las comunes, en promedio resultan más caras, aunque muchos las prefieren por ser muy ligeras y capaces de reducirse a pequeños espacios.

También son muy cómodas particularmente en condiciones secas y con mucho frío, no obstante implican ciertos inconvenientes éticos por el maltrato animal, aunque para esto también se han realizado esfuerzos por presentar alternativas más socialmente responsables.

Sintéticos

Este tipo de sacos de dormir son normalmente de polyester, y destacan por ser más económicas, así como también hipoalergénicas, además de que te pueden mantener aislado incluso si se llegan a mojar.

De igual forma también se secan también más rápido y en promedio suelen tener una mayor duración; aunque pueden llegar a variar mucho la comodidad, dependiendo de la calidad de los materiales y el proceso de fabricación.

3. Tipo y tamaño

De igual forma resulta conveniente verificar antes otros factores, como son el peso y dimensiones del producto.

Más aún, si practicas senderismo, y puedes llegar a pasar varias horas caminando con mochila y saco de dormir, resultará conveniente buscar alternativas ligeras y que ocupen el menor espacio posible cuando estén guardadas.

Aunque también importan sus dimensiones extendidas, ya que algo demasiado apretado podría resultar incómodo para dormir, más aún si eres de los que se mueve mucho de noche, y en cambio algo demasiado holgado podría incrementar el frío y protegerte de forma escasa.

La mayoría de sacos de dormir, tienen esa característica forma tipo momia;  conviene verificar las medidas para hombros y cadera, las cuales se incluyen en la descripción de la mayoría de modelos.

También existen otros con forma rectangular, los cuales resultan convenientes para quienes suelen extenderse o mover mucho los pies mientras duermen. Tener en cuenta que este tipo de saco no es conveniente para ambientes fríos, ya que la perdida y mantenimiento del calor es mucho menor.

De igual forma existen algunos sacos de dormir para parejas, aunque también existen algunos modelos diseñados para ser individuales, y con opción de unirse para formar uno más grande que proteja a 2 personas, aunque en este caso debes asegurarte de tener las partes opuestas compatibles para un óptimo funcionamiento.

Accesorios

Tener en cuenta la capucha y el collarín también es importante, pues te resultará conveniente verificar que tengan la suficiente dimensión, de acuerdo al tipo de almohada que te es más cómoda para dormir; aunque claro que estos detalles también se pueden subsanar de forma externa.

Si sueles viajar a lugares cálidos, te recomendamos también aquellos modelos con cierre largo, de manera que puedas abrirlo lo suficiente para mayor frescura.

Asimismo, puede resultar conveniente que tu saco de dormir tenga algunas otras ventajas como bolsa para trasladarlo, cordones para hacer diferentes tipos de ajuste, bolsillos, almohadilla, o la protección que tienen algunos detrás del cierre para evitar que se escape el calor.

De igual forma te recomendamos verificar antes opiniones acerca del modelo de tu interés, además de informarte previamente de las condiciones climáticas para los días de aventura, y así poder asegurarte de elegir siempre la mejor opción.

LEE TAMBIÉN: