Ascensión a la Peña Gratal: mirador del Pirineo aragonés y de la Sierra de Guara

Pico el Gratal / Foto: McBodes [CC BY 3.0] Wikimedia Commons

Suscríbete a la newsletter, aires de altura en boletín semanal.

La Peña Gratal es un pico de escasa altura (1.567 m) que, por su ubicación, es un fantástico mirador del Pirineo aragonés, además de la Sierra de Guara y la comarca de La Hoya de Huesca. Te proponemos una ascensión por su cara norte, partiendo del embalse de Arguis y a través de un precioso bosque. Es una excursión fácil que se hace en alrededor de cuatro horas y en la que las vistas compensan cualquier esfuerzo. Partimos de una altura de 998 metros, así que hay que subir 827. En total recorreremos 13 kilómetros, a una velocidad media de 3,2 km/hora.

La ruta

Dejamos el coche en el aparcamiento de la Hospedería de Arguis (km 591 N-330). Atravesamos la presa hasta tomar la pista que va paralela al sur del embalse. Caminamos unos 25 minutos y dejamos atrás, sin cogerlo, un primer desvío hacia los Pozos de hielo de Las Calmas.

Un poco más adelante (a unos 6 minutos del primer desvío) nos encontramos en un cruce con otra pista. Debemos tomar el camino de la izquierda, hacia arriba, donde hay una nueva indicación hacia los Pozos de hielo de Las Calmas y conectaremos con el sendero del gasoducto, por el que seguimos hacia la Peña Gratal. Desde esta pista podemos ver ya, al fondo, el pico Royo y el pico La Pardina.

Al llegar a un giro muy pronunciado hacia la izquierda, abandonaremos la pista para tomar el sendero que sigue la línea recta del gasoducto. No hay pérdida, verás un cartel indicador de madera (‘Pico Gratal’). A partir de este momento, el sendero empieza a ser más empinado.

En el momento en que el sendero del gasoducto se endereza todavía más, nos desviaremos a la derecha. Verás un hito en el suelo que marca el arranque del camino entre un denso bosque de pinos, boj y erizones (una zona no apta para ir en pantalón corto). Una vez que sales del bosque hay que continuar hacia el sur hasta llegar al cruce con una pista, nos vamos hacia la izquierda durante unos metros hasta llegar a una nueva bifurcación, donde tomamos el camino de la derecha. Y así llegamos a un collado, desde donde vemos delante de nosotros la Peña Gratal.

Descendemos un poco, siguiendo de nuevo la línea del gasoducto. Pasaremos junto a una vieja fuente, en una caseta de ladrillos. Continuamos por una pista donde, tras la primera curva cerrada a la derecha, vemos un sendero a la izquierda. Este sendero nos lleva directamente a la falda de la Peña Gratal (también se puede continuar el ascenso por la pista, pero el recorrido es más largo). El sendero continúa casi en línea recta hasta la cima.

Una vez arriba, junto a la cruz de hierro de la cima, ya puedes disfrutar de las vistas. Desde allí hay una magnífica panorámica de los picos pirenaicos nevados: desde Peña Forca, a la izquierda, pasando por el Bisaurín, la Liena del Bozo, la Liena de la Garganta hasta los picos de Aspe y Tortiellas a la derecha. También verás, mucho más cerca, el monte Oroel. Y además de la espectacular panorámica del Pirineo, también tienes estupendas vistas de la comarca de La Hoya y de la Sierra de Guara y el pico del Águila.

El descenso lo hacemos por la línea del gasoducto, mucho más directo y también con más pendiente, aunque nos reserva todavía bonitos paisajes, con el Pirineo de fondo, hasta nuestro regreso al embalse de Arguis. Te dejamos con una fotogalería de la excursión, donde puedes ver todas las etapas del camino. 

No Comments Yet

Comments are closed