Puedes llegar en coche al Pico del Águila, el cual se ubica en Huesca.

Deberás recorrer la depresión de Arguis obligatoriamente si quieres llegar a este gran monumento natural, estando dicha depresión construida por un longevo pantano, estando repartidos por sus alrededores diferentes edificios dedicados principalmente al turismo: el Centro de Interpretación del Parque de la Sierra y los Cañones de Guara, por ejemplo. Si retoma el camino podrá llegar hasta la cumbre de lo que se denomina el Mesón Viejo, siendo este un pequeño albergue que sirvió durante muchos años como lugar de reposo para los numerosos viandantes.

Desde aquí deberá seguir por un sendero debidamente asfaltado que te llevará, ascendiendo, hasta estar recorriendo la preciosa cima de nuestro destino, donde podrás observar, además de las preciosas vistas, un repetidor de televisión —no podía ser todo maravilloso—.

Tras pararnos aquí, deberemos atravesar, rodeándola, la pequeña vaya que se encontrará a nuestra izquierda, divisando al otro lado lo que se conoce como La Cruz del Águila.

Desde el lugar tendremos muy buena panorámica: la Hoya de Huesca al sur, el maravilloso valle de Besué al este, Arguis y los picos de As Calmas en el oeste y, por último, una maravillosa imagen del Pirineo al norte. En primer plano y enumerando desde la derecha hasta la izquierda, podemos observar Canciás, Santa Orosia-Otúria, Monte Oroel y, por último, San Juan de la Peña.

En la lejanía podremos vislumbrar cumbres totalmente llenas de nieve, como la pequeña cordillera montañosa que va desde Navarra a la Ribagorza, por poner un ejemplo.