Es bien sabido que la diversidad de España hace que cada provincia sea un mundo nuevo, con su comida, su gente, sus paisajes… y no nos podemos olvidas de la propia historia. Todos los lugares rezuman historia por cada rincón, y si eres un amante de esta no te podrás perder la singular arquitectura del Monasterio de San Juan de la Peña.

Este edificio está ubicado en Santa Cruz de la Serós, junto a Jaca, en la provincia de Hueca. Es conocido por haber sido, durante toda la Edad Media, el monasterio más importante y principal de toda la provincia de Aragón. Circula una historia también que dice que el famoso Santo Grial estuvo descansando en este bonito paraje durante un largo periodo tras haber visitado otros diferentes lugares por toda la provincia durante los años 1071 a 1399.

El bonito Monasterio de San Juan de la Peña empezó a ser construido en el 1026, siendo el responsable de esto Sancho el Mayor, adaptándose el edificio a la típica forma benedictina tan característica del siglo XII. En los últimos años del siglo anterior, fue decorado a través de diferentes cenefas que representaban tanto fauna como personajes mitológicos. También están esculpidas diferentes escenas representativas de la Biblia, escenas que incluyen desde el anuncio a los pastores y la anunciación hasta el bautismo por parte del propio Juan el Bautista. Se incluyen escenas de tanto el nuevo como el antiguo Testamento. Todo esto fue tallado, esculpido y dibujado por el gran maestro Agüero, maestro que también es el autor de las alas que podrás ver en el claustro. En contraposición con todo esto, se asegura que a finales del siglo XII, pocos años después de su finalización, se inició el periodo de gran decadencia que sufrió esta construcción.

El panteón real conforma una de las partes clave de todo el edificio, pudiendo allí conocer toda la familia real del reino aragonés, enterrada bajo sus piedras durante muchos años. Todas las diferentes modificaciones que sufrió esta obra terminaron, según los historiadores, en una arquitectura proveniente del tardío siglo XVIII. Entre los famosos reyes que podemos encontrar aquí se encuentran Sancho Ramírez, Pedro I o incluso Ramiro I, además de sus respectivas familias cercanas.

Posiblemente lo que más destaca del monasterio es que recoge las diferencias de las épocas que han ido viendo, estando toda la historia de muchos siglos condensada en una construcción bella tanto por dentro como por fuera. Podrás acercarte a lo que fue Aragón a través de observar la historia que recoge cada centímetro del propio monasterio.



No Hay Más Artículos