Bosque de Muniellos: naturaleza virgen que te llenará de paz

Reserva Natural Integral de Muniellos / Foto: Tanja Freibott, (CC BY-SA 3.0) vía Wikimedia Commons

Suscríbete a la newsletter, aires de altura en boletín semanal.

Si quieres conocer el paraíso debes visitar Asturias, como bien lo decía un anuncio para incentivar el turismo de esta encantadora comunidad autónoma. Un pedacito de ese inmenso edén es la Reserva Natural Integral de Muenillos, el mayor robledal de España perteneciente al Parque de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, que abarca los montes de La Villiella, Valdebois y Muniellos, los cuales parecen sacados de un cuento de hadas por su impresionante belleza, ideal para los amantes del senderismo y la naturaleza que quieran pasar un día diferente.



Muniellos es de esos paisajes que quedan tatuados en tu memoria para siempre; de esas historias que le cuentas a tus hijos una y otra vez pero, ¿Cómo no hacerlo? Si en las tonalidades de sus inmensas montañas nos podemos perder; si la fauna que adorna la vista no hace reflexionar acerca de encontrar la felicidad en la simplicidad, mientras que el aire puro que respiramos en ese lugar no se compara con nada más. Tanto es así que aquí cohabitan especies como el oso, el jabalí, el lobo, el zorro y la nutria, los cuales se esconden del ojo humano durante el recorrido de casi 20 kilómetros de la ruta larga que realizan la mayoría de los visitantes, quienes piden un permiso con anticipación en el portal del Gobierno del Principado de Asturias para conocer estas tierras de pura naturaleza.

500 millones de años y un sinfín de historias tiene Muniellos, área que en la antiguedad fue patrimonio de los condes de Toreno, quienes talaban los árboles con la finalidad de usar la madera para la reparación de la Armada Invencible (Fuerza castrense liderada por el rey Felipe II, monarca que intentaba invadir a Inglaterra para apropiarse de sus tierras). Las guerras y el maltrato ambiental quedaron en el pasado para crear un oasis terrenal al que se puede acceder fácilmente en coche atravesando la despampanante Cordillera Cantábrica.

Visitar Muniellos te renovará las energías y te brindará una experiencia única si eres de esas personas que buscan la aventura dentro del senderismo. ¡No perdamos más el tiempo y comencemos este recorrido por esta reserva natural protegida por la Unesco desde el año 2000!

Pura vida en Muniellos

Las rutas que puedes realizar por Muniellos son impactantes, debido a que cuentan con una extensa fauna silvestre que te hará el camino de 20 kilómetros un poco menos pesado. Existen varios caminos que puedes efectuar en ocho horas, motivo por el que tienes que trasladarte temprano al punto de partida estipulado: la caseta de información en donde tendrás que presentar tu documentación para ser una de los pocos afortunados que visiten este lugar (Sólo se permite un máximo de 20 personas por día, al ser un territorio virgen protegido de la intervención humana).

Para visitar el bosque de Muniellos debes pedir un permiso ante el portal de Gobierno del Principado de Asturias en la opción que te indica la solicitud de este documento. Para hacerlo deberás ingresar tus datos personales como el nombre y el apellido, seguido de tu número de DNI. Posteriormente, deberás confirmar tu reserva entre un mes y dos semanas antes, así que no se te olvide revisar tu correo electrónico constantemente.

Referencia: muniellos.es

Un imponente sol baña estas montañas sagradas rodeadas por lagunas en las que puedes tomarte un descanso para apreciar las maravillas que la naturaleza tiene para ofrecer como la extensa flora de esta reserva natural que cuenta con los robles de albar más grandes de Europa, además de poseer preciosos robles rosados que dan una fresca bienvenida a los visitantes durante los meses de otoño y, otras especies como los fresnos, alisos, sauces, cladonia, entre muchas otras.

Las personas con movilidad reducida pueden visitar el Bosque de Muniellos sin problema alguno, ya que cuenta con una ruta adaptada de un poco más de 1 kilómetro en el que puede ver la inmensidad de la montaña desde lejos y oler el aire más puro de la Cordillera Cantábrica. ¡Lleva tu cámara para inmortalizar este recuerdo tan memorable!

Si eres principiante en esto del senderismo te recomendamos llevar ropa muy cómoda y una mochila poco pesada para comenzar el trayecto de la Ruta del Río Tablizas. Éste consta de unos 15 kilómetros ida y vuelta de un camino un poco irregular pero sencillo para esos amantes de la naturaleza que le gusta ir poco a poco para explorar todo lo que ésta nos brinda. Su punto más alto es de 1.238 metros, mientras que el más bajo es de 617 metros, así que tendrás una buena rutina de ejercicios en el caso de decidir hacer este trayecto.

Otra de las rutas que puedes realizar si estás en buenas condiciones físicas es la del Valle de la Degollada, donde predomina la presencia de altos robles que te harán sentir como si estuvieses en una película. El camino no es complicado, debido a que es prácticamente plano, pero en algunos tramos deberás cuidar la técnica de escalada para no resbalarte y, posteriormente, fracturarte el pie.

Después de caminar unos 3,7 kilómetros te encontrarás con la zona de Fonculebrera, la cual tiene una fuente donde puedes coger agua pura para obtener más energía, pero ésto depende de la época del año en la que visites al bosque, puesto que en verano, la corriente se suele secar por completo.

Por el cam. ino de Fonculebrera podremos apreciar la inmensidad y la fusión de los colores otoñales de la montaña, mientras ascendemos hacia Las Tres Cruces, bautizado así por las tres opciones que nos da para coger a la hora de continuar el senderismo: el corto, el largo o el que nos lleva hasta las impactantes lagunas de Muenillos.

El camino largo es que se empezó desde la caseta de información, mientras que el camino corto es el ideal para descender tras un trabajo físico de más de 10 kilómetros; pero si eres aventurero y estás en búsqueda de acción tienes que conocer las lagunas de Muenillos: La Laguna de la Isla (ubicada a tan sólo 1 kilómetro de distancia del punto de las Tres Cruces); La Laguna de Fonda y La Laguna Grande, cuyo acceso pasa desapercibido por muchos turistas despitados, ya que la niebla puede invisibilizar el paso por estas joyas naturales que están muy próximas entre si.

¡Vámonos por la ruta de la Candanosa!

Si eres amante del senderismo, la ruta de la Candanosa es ideal para ti. Con una duración aproximada de 5 horas, este camino te dará el privilegio de ver uno de los paisajes más bonitos de Asturias. Ésta comienza por la entrada del pueblo de Alguerdo, donde puedes apacar tu coche para empezar este maravilloso camino.

Los frondosos árboles de este bosque te acompañarán durante todo el trayecto, en el que puedes ir acompañado para que se haga más divertido. Aquí cohabitan los vibrantes colores de la flora que embellece el camino con el intenso verde de la cordillera, que te robará el aliento en segundos.

Anteriormente, era imposible el acceso a esta ruta, debido a que este bosque es un territorio que no cuenta con la intervención del ser humano y, por ende, hay zonas que no han sido limpiadas. Hace pocos, las autoridades hicieron una jornada de saneamiento que permitió la apertura de este camino poco frecuentado, pero igual de valioso que los demás.

Muy pocos se atreven a realizar la ruta por La Candanosa, debido a que está cubierta de maleza, pero la recompensa en cuanto a paisajes naturales se refiere, es inigualable. En esta ruta te toparás con el río Arroyo de Valcárcel, justamente al incio del recorrido, el cual está rodeado de casas pueblerinas llenas de encanto al ser construidas con piedras.

En la cima encontrarás un buzón de cumbre diseñado con una cruz y, de fondo, una de las vistas panorámicas más especiales que podrás observar en tu vida, tras haber subido más de 1.200 metros de altura. ¡Eres un crack!

¡Nos vamos en bici!

Si no logras obtener una reservación para el territorio protegido del bosque de Muniellos, no te preocupes, existen otras rutas que puedes hacer en bici. Éstas te darán una vista hacia estos hermosos valles sin necesidad de pasar por el trámite burocrático.

Uno de ellos es el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, el cual rodea las áreas protegidas del bosque. Aquí podrás respirar aire fresco mientras te distraes con tus nuevos amigos: las vacas y las cabras que hicieron de este lugar su hogar.

El parque, nombrado como Patrimonio Natural por el Gobierno Español en 2002, es una de las tantas joyas turísticas que Asturias tiene para ofrecer.

Deberás tener cuidado en tu recorrido de no molestar a los osos de este parque, puesto que puedes resultar herido si invades su espacio personal. Si quieres documentar la fauna que forma parte de la naturaleza, es recomendable que lo hagas con una distancia prudente.

El trayecto es de aproximadamente 5,5 kilómetros que se te harán una pasada con el camino en ascenso de este parque. Éste te hará valorar lo más simple de la vida: el olor a tierra, el cantar de los pájaros y la conexión con la naturaleza.

Sin contabilizar los caminos habilitados, el parque cuenta con 555 kilómetros de extensión que puedes ver incluso desde la carretera. ¡Algo único e irrepetible en la vida!

Esperamos que este artículo te haya ayudado a planificar tu viaje a Muniellos, un paraíso asturiano que todos deberían conocer, al menos, una vez en la vida. Recuerda que para más consejos, guías turísticas y recorridos, puedes lleer el contenido que sólo en Travesía Pirenaica tenemos para ti.

Reserva Natural Integral de Muniellos / Foto portada: Tanja Freibott, (CC BY-SA 3.0) vía Wikimedia Commons

--

¿Te ha gustado el artículo? Invítanos a un cafe. ☕ Tu contribución es esencial. Por qué apoyar a Travesía.

No Comments Yet

Comments are closed