Es muy posible que hayas soñado alguna vez con vivir en un inmenso castillo y, por qué nos vamos a engañar, puede que dicha fantasía no se llegue a cumplir. Sin embargo, siempre te queda ir al Castillo de Loarre, un precioso castillo de la época románica que está situado a 35 kilómetros de la capital oscense, con una ubicación sublime sobre la extensa y bonita Sierra de Loarre. Teniendo en cuenta dónde está situado, tiene unas vistas perfectas de la Hoya de Huesca y de todas las tierras agrícolas de las regiones circundantes.

Este edificio se asienta en un pequeño montículo rocoso, donde predomina la caliza, usando estos mismos para sustentar la base estructural del castillo. Esta logística de lo más particular permitía en su tiempo que fuera especialmente resistente, ya que no se podía acceder a él a través de un túnel. Es interesante saber que también está defendido por una gran muralla.

Fue construido hace mil años por el entonces rey Sancho III. Se suponía que su propósito era la organización de ofensivas contra la plaza musulmana más emblemática de la región, Bolea, que se encontraba a la vista. Sufrió varias etapas de mejora donde fue expandiéndose. Podemos ver esto en la visita, ya que el estado de conservación de toda la edificación es muy bueno. Esto es lo que le hace obtener el título de “El fuerte románico europeo con una mejor conservación”.

Un siglo después de su creación, en el XII, las fronteras se expandieron y, por tanto, perdió lo que iba a ser su propósito principal. Pasaron sin embargo tres siglos hasta que, en el XV, la gente que poblaba la base de este inmenso castillo reutilizaran sus materiales y se trasladasen hasta un cercano poblado, que ahora se conoce como Loarre.

Todos los días, este emblemático castillo atrae la atención de miles de visitantes de todo el mundo, ya que incluso fue el escenario de “El Reino de los Cielo”, película dirigida por Ridley Scott.

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook



No Hay Más Artículos