Cuerda de escalada: guía de compra y comparativa

Escalada y miedo / Foto: Brook Anderson

Junto con el dispositivo de seguridad, la cuerda de escalada es sin duda otra de las decisiones más importantes que el escalador, ya sea novato o profesional, debe afrontar a la hora de adquirir su material de escalada. En el corazón del vestuario de cada escalador siempre cuelga una cuerda, es un elemento básico y primordial. Para los escaladores novatos, comprar su primera cuerda de escalada puede resultar una decisión un tanto abrumadora porque desconocen cuáles son las características que estas deben tener o en qué deben fijarse a la hora de adquirir su nueva cuerda de escalada.

Este artículo es una guía de compra y comparativa de las cuerdas de escalada, si te encuentras ante una decisión de este tipo, te aseguramos que has venido al sitio adecuado y que conocerás todo lo que debes saber sobre las cuerdas de escalada cuando termines de leer esta guía. Utiliza nuestra guía para comprender mejor cómo se clasifican las cuerdas de escalada y cuál es el proceso de compra de estas. Antes de nada, debes saber que este artículo ha sido elaborado en función de la experiencia de diferentes escaladores y, tras un exhaustivo análisis al respecto, encontrarás diferentes opiniones basadas en la experiencia personal de los deportistas.

Las mejores cuerdas de escalada por su diámetro

Las cuerdas tienen diferentes correlaciones: el tipo de cuerda que tenga un gran diámetro se correlaciona con una mayor durabilidad, más peso y un manejo ligeramente inferior como, por ejemplo, atar nudos o deslizarse con el dispositivo de retención, entre otros. A la inversa, un tipo de cuerda que tenga un diámetro inferior será menos duradera, aunque más liviana y con un manejo excelente.

Si eres un escalador novato que nunca ha comprado una cuerda de escalada, te recomendamos que comiences a aprender la técnica de la escalada con una cuerda más gruesa y mediana, será un excelente punto de partida.

Recomendaciones de cuerda gruesa: 10.0mm -10.2mm

Las cuerdas más gruesas proporcionan una excelente durabilidad de la misma, sobre todo para aquellos tipos de escalada que causan un desgaste excesivo de la misma como, por ejemplo, los terrenos rocosos más complicados o esas caídas repetitivas de escalada deportiva dura o una cuerda superior, donde la cuerda se frota continuamente contra los anclajes superiores.

Sin embargo, los beneficios de la vida útil de cuerda gruesa tienen como efecto secundario, por otro lado, el peso adicional que implica cargar con una cuerda de un gran diámetro. Por lo tanto, se trata de una cuerda especial que deberá se utiliza por expertos que la necesiten en terrenos o caídas más complicadas.

Recomendaciones de cuerda media: 9.6mm -9.9mm

En este subapartado vamos a centrarnos en las cuerdas con un diámetro medio. Se trata de un tipo de cuerda más apropiada para el deporte de la escalada tradicional. El diámetro medio indica, como su propio nombre nos vaticina, que se va a beneficiar de la característica de durabilidad propias de cuerdas anchas, a la par que también se mantendrá en un peso relativamente cómodo para manejar y no demasiado pesado.

Muchos escaladores profesionales que se dedican a realizar un tipo de escala más tradicional escogen la cuerda de diámetro medio porque puede usarse en prácticamente cualquier disciplina de la escalada.

Recomendaciones de cuerdas delgadas: 8.9mm-9.6mm

Se trata del tipo de cuerda más ligera y rápida. Se trata de una cuerda que, en la escalada, es adecuada para los campos múltiples o las épicas alpinas de todos los días. Algunos escaladores del mundo deportivo intentan realizar las rutas de escalada más complicadas con una cuerda delgada debido a que tienen un peso muy ligero.

Sin embargo, a pesar de que son muy ligeras, como punto negativo de estas cuerdas encontramos que no son tan duraderas como las cuerdas más anchas y, por lo tanto, en términos generales, tienen una vida útil mucho más corta que las cuerdas de otros diámetros.

Todo lo que debes saber sobre la cuerda de escalada

En este apartado vamos a profundizar un poco más en los diferentes aspectos o información que debes conocer sobre las cuerdas de escalada y que te ayudarán a escoger el tipo de cuerda que comprar para realizar tu actividad de escalada.

Determinar la longitud óptima de tu cuerda

La longitud estándar de una cuerda de escalada es de 60 metros, pero las cuerdas de 70 metros son también cada vez más comunes en el mundo de la escalada. Los beneficios de la cuerda tradicional de 60 metros son que es más liviano, menos pesado y, generalmente, suficiente para la mayoría de las rutas de escalada. Por otro lado, también hay ciertas áreas o rutas seleccionadas donde será necesario utilizar una cuerda de 70 metros.

Una cuerda de escalada de 70 metros no solo le permite al deportista escalar más, sino que también es una gran ayuda en el rápel. Por ejemplo, si bien es posible que necesite dos cuerdas de 60 metros para realizar un rápel completo desde la parte superior de un lanzamiento, con una cuerda más grande solo se necesitará esa cuerda de 70 metros.

Por lo tanto, en términos generales, la cuerda de 60 metros es la estándar y adecuada para la mayoría de las rutas de escalada, aunque algunas áreas requerirán una cuerda de 70 metros. Si tienes alguna duda sobre una ruta en concreto, lo mejor es preguntarle a otro escalador que acostumbre a realizar rutas por la zona para saber en qué áreas concretas se necesita cada cuerda.

Marcas medias y cuerdas bi-patrón

Una marca intermedia en la cuerda ayuda a identificar el centro de la cuerda y, aunque a simple vista parezca que no tiene sentido, en la escalada es muy importante. Hay tres maneras de identificar el punto medio en una cuerda. En algunos casos, la marca media es aplicada por el propio fabricante, aunque la desventaja es que con el tiempo puede desgastarse y, consecuentemente, el escalador perder la referencia.

Por otro lado, las cuerdas de doble patrón lo ayudan a identificar donde se encuentra el punto medio de la misma: cuando el diseño o color de la cuerda cambia, se trata del punto medio. Por último, si no hay una marca intermedia, la última opción es que el escalador aplique el punto medio por sí mismo mediante un marcador de cuerda para este propósito.

Tratamiento en seco y recomendaciones

Un tratamiento en seco ayuda a evitar que la cuerda para trepar absorba agua. Esto es beneficioso para sortear los siguientes desafíos: cuando la cuerda se moja, su fuerza se reduce, es propensa a congelarse o se vuelve muy pesada.

Un tratamiento en seco puede ayudar a evitar que la suciedad ingrese a la funda de una cuerda, lo que aumentará su vida útil. Si bien el tratamiento en seco es beneficioso para proteger la cuerda y evitar la absorción del agua, no es necesario si se escala en un terreno seco o en dentro de un gimnasio.

Tipos de cuerda de escalada

Hay tres tipos de cuerdas: individual, doble y gemela.

  • Las cuerdas individuales son las cuerdas de escalada estándar que se usan en un gimnasio y que sirven, generalmente, para todo tipo de subidas. Suelen tener un ancho de 8.9mm a 10.2mm.
  • Las cuerdas dobles, como su propio nombre indica, cuentan con un sistema de dos cuerdas donde el escalador está amarrado a ambas y tiene diferentes clips para protegerlo en ambas cuerdas, lo que ayuda a mejorar la resistencia de la cuerda en rutas sinuosas o complicadas.
  • Las cuerdas gemelas también cuentan con un sistema de dos cuerdas, pero, en este caso, el escalador se sujeta a ambas cuerdas para escalar a cada pieza de protección. El uso de dos cuerdas permite un rápel más rápido, así como evita la posibilidad de que una cuerda se corte sobre un bordillo afilado.

No Comments Yet

Comments are closed