El quebrantahuesos es un ave de casi 3 metros de envergadura que sobrevuela los Pirineos con su imponente vuelo. Se distingue bien por su poblada barba negra bajo el pico, un contorno rojizo en los ojos y unas patas de un color cromado parecido al azul. Puede llegar a pesar 7kg, y su nombre proviene de su técnica para alimentarse: vuela alto con huesos de animales para después hacerlos caer contra una piedra y poder acceder a su interior, donde devoran el tuétano.

El quebrantahuesos es realmente especial, ya que es la única ave de todo nuestro planeta que consume huesos, y vive principalmente en las zonas más montañosas de los Pirineos, utilizando pequeños huecos como refugio para sus crías. Su época de celo es al principio del otoño y la puesta de los huevos durante todo el invierno.

El ciclo reproductor de esta especie alcanza los 6 meses, y la mortandad entre los polluelos que nacen es muy alta (de un 50%) ya que los polluelos más fuertes suelen devorar a los más débiles, continuando por tanto sus progenitores con la alimentación del superviviente.

Esta especie está en grave peligro de extinción debido a la deshonorable práctica de envenenamiento de cebos, lo que ha supuesto la mayor causa de muerte de toda la especie. También es un gran problema la escasez de alimento en general, lo que causa que su población se vea reducida.

Por suerte, numerosas organizaciones promueven y llevan a cabo la conservación de esta maravillosa especie con el objetivo de preservar una de las maravillas de nuestro país y del mundo.

Para ello se llevan a cabo numerosas charlas informativas y persecución sin descanso de los envenenadores, para así asegurar la preservación del quebrantahuesos.

 

LEE TAMBIÉN: