Como Vía Ferrata se conoce al conjunto de instalaciones artificiales que se han colocado en una pared rocosa o en un itinerario horizontal, para poder subir bajo cierta seguridad una ruta, sea de senderismo o de montañismo.    Sin embargo, hay que tener en cuenta que una caída de una vía ferrata puede ser muy peligrosa si no se siguen al pie de la letra las normas de seguridad. 

Los materiales que suelen usarse en las vías ferratas son clavos, pasamanos, cadenas, grapas, tirolinas y presas, entre otros. Las vías ferratas más clásicas se encuentran en los Alpes italianos, Francia, Suiza, Alemania y España.

En los lugares escarpados, sin la presencia del equipamiento propio de la vía ferrata, la progresión por ese sitio requeriría el conocimiento de técnicas de escalada con cuerda, propios del alpinismo.

Un poco de historia

La montaña Hoher Dachstein, en Austria, con sus 2.995 metros de altura, fue la que vio nacer la primera Vía Ferrata en 1843. Para 1869, también en Austria, se equipó una vía ferrata en el monte Grossglockner y en 1903 en Las Dolomitas.

Via Ferrata en Brenta / Foto: Justin Clements [CC-BY-2.0]
Via Ferrata en Brenta / Foto: Justin Clements [CC-BY-2.0]

Ya para fines del siglo XIX, muchas zona montañosas de Europa contaban con vías ferratas, pero el mayor auge de ellas surgió durante la guerra, ya que los soldados las utilizaban par llegar a los puestos de avanzada en las zonas de más difícil acceso de los Alpes.

Para el fin de las guerras, estos enclaves utilizados en su momento con fines militares, se convirtieron en senderos aprovechados por los aficionados al senderismo y al montañismo, dedicándose al tiempo de ocio y a la recreación.   

Entre estos caminos, antaño militares, destacan la Ferrata de las Trincheras en la Marmolada, la Ferrata Ivano Dibona, en el Monte Cristallo, el Camino de los Alpinos en las Dolomitas de Sesto y la Ferrata Lipella en Tofane.

Material básico para la vía Ferrata

Casco

Es imprescindible contar con un casco para protegerse de piedras y en caso de caídas, también protegerá a la cabeza de golpes. Debe ajustarse bien a la cabeza y tiene que verificarse que la correa de la barbilla se abra y cierre sin ningún problema. El casco debe estar homologado para alpinismo o escalada (UIAA / CE). En el mercado existen muchos modelos —muchos de ellos muy semejantes—, como referencias puedes tener el Petzl Helm Elios (Haz click para comprar) o el  Black Diamond Half Dome (desde 45,08 euros).

Black-Diamond-Half-Dome
Black-Diamond-Half-Dome

Arnés

Es recomendable que el arnés sea regulable en las piernas. Otra característica que sería bueno chequear es que sea fácil de colocar. Podemos combinarlo con uno de pecho (en niños obligatorio). Y si decíamos que en cuanto a cascos la variedad era enorme, más aún en arneses. Conviene tener un arnés de escalada multifunción completamente ajustable. El Black Diamond Momentum DS (desde 51,65 euros) es un arnés muy duradera utilizado en todo tipo de actividades desde la escalada deportiva al alpinismo y ferratas. 

Black Diamond Momentum DS
Black Diamond Momentum DS

Disipador

Este elemento debe estar especialmente homologado para vía ferrata: es lo que ayudará a amortiguar el golpe en caso de caídas. Inclusive existe la prohibición de transitar por algunas vías ferratas sin este artículo.

Primeramente, consistían en una cuerda que pasaba a través de una placa metálica con orificios, frenando de forma progresiva la caída.

Sin embargo, los avances tecnológicos han permitido desarrollar otros disipadores mucho más eficientes, dejando en desuso los más rudimentarios o “caseros”.

La mayoría de los disipadores que se consiguen en el mercado hoy en día son de cinta cosida, con un bucle que frente a una caída se va descosiendo progresivamente, frenando la misma. La desventaja es que sólo tienen un uso, pero han demostrado ser muy efectivos.

Todos tienen en común la cinta disipadora que combinan con brazos y mosquetones variados. Un modelo ultracompacto, ligero y con brazos elásticos es el Petzl Scorpio Vertigo Lanyard (Haz click para comprar), que asimismo dispone de un punto de anclaje para reposo. Otra marca referencia en disipadores es Edelrid, que dispone del modelo Vía Ferrata Kit one touch Edelrid (desde 84,85 euros), con mosquetones de máxima polivalencia, que facilitan la progresión.

Petzl Scorpio Vertigo Lanyard vía ferrata
Petzl Scorpio Vertigo Lanyard vía ferrata

Guantes

Aunque no es indispensable el uso de guantes en las vías ferratas, si es recomendable llevarlos, ya que protegerán las manos de ampollas, callos y otras heridas. El material de los guantes puede ser de cuero resistente. Hay modelos en el mercado desde 19,26 euros como los guantes Black Diamond Crag Half Finger (ver en Amazon)

Black Diamond Crag Half Finger
Black Diamond Crag Half Finger

Gafas y frontal

Los fuertes rayos solares de la alta montaña pueden hacer que el uso de gafas sea necesario. Igualmente, un frontal será particularmente útil en caso de recorrer vías ferratas con túneles o si se hace de noche. El modelo Black Diamond Spot Aluminium (Haz click para comprar) dispone de una intensidad de 300 lumenes y es muy utilizado en actividades de escalada y esquí de montaña.

Black Diamond Spot Aluminium
Black Diamond Spot Aluminium

Calzado

Se aconseja que el calzado que se use en la vía ferrata sea cómodo, de suela gruesa y que no resbale. No es recomendable usar modelos muy rígidos, como botas de alpinismo. Se pueden usar con más seguridad zapatillas de montaña. Algunas marcas de calzado disponen de modelos adaptados a la práctica de las ferratas, como puede ser La Sportiva Boulder X (ver para comprar), de utilidad en rutas de aproximación técnicas y en ferratas. 

La Sportiva Boulder X
La Sportiva Boulder X

Cuerda, alguna baga y descensor

Estos elementos son imprescindibles para rapelar o para asegurar a personas en pasos difíciles. Como descensor, se puede utilizar una cesta. Una tercera baga permitirá descansar y dará un poco más de seguridad en ciertos momentos. En cuanto a qué cuerda llevar, esto va a depender del tipo de ferrata y longitud. Para ferratas con “compromiso”, poco va a variar del equipo de una ruta clásica de alpinismo. Todo depende. Aquí por ejemplo te presentamos el modelo Beal Rando de Ø8 mm (ver modelo aquí). que puedes encontrarla en 20, 30 y 48m, ideal para asegurar en pasos complicados o para descolgarnos, para otro tipo de operaciones que puedan implicar un factor de caída deberemos utilizarla en doble. 

Beal Rando 8mm
Beal Rando 8mm

Progresión

Un conocido refrán usado por los aficionados a los deportes de montaña dice que “la prisa mata”: es posible aplicarlo al uso de las vías ferratas. Es necesario avanzar con calma y midiendo cada paso.

En general, para avanzar por las vías ferratas se usa el método de progresión en “Y”. Este  consiste en que los dos cabos de anclaje procedan de una misma cuerda que posee un extremo bífido, al que los mosquetones son acoplados. En el otro extremo de la cuerda está el disipador y se une al arnés.

Para iniciar la progresión, con los dos cabos de anclaje sujetos al cable de seguridad, se irán sorteando los anclajes fijos pasando los mosquetones de uno en uno. La idea es que siempre haya un mosquetón asegurado al cable y que se pueda realizar la progresión con uno de los cabos asegurado al cable en todo momento.

En cada tramo o distancia entre cada anclaje, sólo debe haber una persona y siempre habrá que mantener al menos una distancia de cuatro metros entre un escalador y otro.

Para descansar, es posible buscar un lugar al que anclarse. En este caso, será de utilidad la tercera baga. También es conveniente chequear que los otros escaladores se encuentren bien situados antes de ponerse a descansar.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a fecha 15/10/2018.