lunes, julio 25, 2022
InicioCulturaAvisos meteorológicos, alertas, BPA y algunas recomendaciones en montaña

Avisos meteorológicos, alertas, BPA y algunas recomendaciones en montaña

Uno de los mayores riesgos con los que nos encontramos los que practicamos actividades de montaña son las condiciones meteorológicas adversas. En ninguna otra parte como en la montaña, los fenómenos meteorológicos llegan a ser tan extremos y al mismo tiempo tan cambiantes.

Es por eso que, el montañero debe tener algunos conocimientos sobre meteorología, ser observador con la evolución del tiempo a lo largo del día, consultar la predicción más reciente y el boletín de peligro de aludes (BPA) si es el caso.

De esto último, de consultar la predicción meteorológica y el parte de aludes es de lo que vamos a hablar en este artículo, o más concretamente, de los avisos meteorológicos y el BPA.

Diferencias entre aviso meteorológico y alerta.

Suele ocurrir que con frecuencia se confunde el significado de aviso meteorológico y alerta, la diferencia es bastante sencilla.

Avisos meteorológicos: cuando hablamos de avisos meteorológicos, hay que referirse al Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Fenómenos Meteorológicos Adversos (Meteoalerta). Los avisos hacen referencia a un fenómeno meteorológico adverso concreto (lluvias, nevadas, vientos…) que puede afectar a España hasta un plazo máximo de 60 horas. Se clasifican por colores (verde, amarillo, naranja y rojo). Son objetivos, es decir, estan basados en valores umbrales establecidos con criterios climatológicos. Más adelante veremos algo más sobre estos valores umbrales. Los avisos meteorológicos los emite la AEMET y se pueden consultar en AEMET > El Tiempo > Predicción > Avisos meteorológicos.

Alertas: las alertas en cambio son decretadas por la administración (nacional, autonómica, insular y local) y aunque están relacionadas con los avisos, no siempre van de la mano. Las alertas no se basan en valores umbrales objetivos como los avisos, sino que se basan en el riesgo que suponen para la población. La AEMET pone este ejemplo, se puede emitir un aviso naranja por fuertes vientos a más de 1.400 metros de altura y la administración no decretar una alerta por entender que a esa altura no afecta a la población. Los diferentes estados de alerta son:

  • Estado de prealerta: se trata de un estado interno para advertir a todos los agentes implicados en la protección civil. No se hacen públicas por lo que no afectan a la población.
  • Estado de alerta: se informa a la población ante un determinado riesgo y se informa de una serie de recomendaciones concretas. Pueden ser por zonas o para todo el territorio nacional.
  • Estado de alerta máxima: es el nivel máximo de alerta. Suele llevar aparejado la toma de decisiones que afectan a la vida cotidiana de las personas.

Fenómenos meteorológicos a considerar en montaña

Aunque los fenómenos meteorológicos que dan lugar a los avisos son algunos más (costeros, polvo en suspensión…), los que nos interesan a nosotros, para el caso de las actividades en montaña y los deportes de aventura son los siguientes:

  • Lluvias
  • Nevadas
  • Vientos
  • Tormentas
  • Temperaturas máximas
  • Temperaturas mínimas
  • Aludes
  • Deshielos

Umbrales y niveles de aviso

Los umbrales se adoptan teniendo en cuenta la adversidad de las situaciones meteorológicas, por su carácter inusual desde el punto de vista climatológico, como por la potencial peligrosidad.

Para cada fenómeno se establecen tres umbrales específicos que dan lugar a cuatro niveles diferentes:

  • Nivel verde: no existe riesgo meteorológico.
  • Nivel amarillo: no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.
  • Nivel naranja: existe riesgo meteorológico imporante y con cierto grado de peligro para las actividades usuales.
  • Nivel rojo: riesgo meteorológico extremo y con un nivel de riesgo para la población muy alto.

De los 8 fenómenos meteorológicos que hemos considerado anteriormente, algunos tienen umbrales con carácter general (tormentas, aludes, deshielos), mientras que otros se han especificado para cada zona de aviso (lluvias, nevadas, vientos, temperaturas máximas y mínimas).

* Las zonas de aviso son unidades formadas por agregación de muncipios, lo más homogeneas posibles desde el punto de vista climatológico. Existen 183 zonas, lo que da un promedio de 3 o 4 zonas por provincia.

Para que se entienda mejor, vamos a ver un ejemplo con diferentes umbrales para un aviso por altas temperaturas. Por ejemplo, en el caso de la campiña sevillana se han establecido unos umbrales de 38, 40 y 44 grados para los avisos amarillo, naranja y rojo. En el caso del Pirineo oscense, los umbrales para esos mismos avisos son: 34, 37 y 40. Es decir, a 37ºC en el Pirineo oscense se emite un aviso naranja por altas temperaturas, mientras que a la misma tempertaura en Sevilla, ni tan siquiera hay aviso amarillo.

Otro ejemplo reciente que llama la atención lo vivimos este fin de semana pasado:

El domingo había activado un aviso rojo (nivel de riesgo extremo) en el centro de Navarra por acumulaciones de nieve de 25cms en 24 horas. Al mismo tiempo, en el Pirineo navarro, el aviso era naranja por acumulaciones de 35cms.

Umbrales y niveles de aviso con carácter general.

Tormentas

  • Nivel amarillo: Tormentas generalizadas con posibilidad de desarrollo de estructuras organizadas. Lluvias localmente fuertes y/o vientos localmente fuertes y/o granizo inferior a 2 cm. Dado el carácter de estos fenómenos existe la posibilidad de que se puedan producir tormentas de intensidad superior de forma puntual.
  • Nivel naranja: Tormentas muy organizadas y generalizadas. Es posible que se puedan registrar lluvias localmente muy fuertes y/o vientos localmente muy fuertes y/o granizo superior a 2 cm. También es posible la aparición de tornados.
  • Nivel rojo: Tormentas altamente organizadas. La probabilidad de lluvias localmente torrenciales y/o de vientos localmente muy fuertes y/o granizo superior a 2 cm es muy elevada. Es probable la aparición de tornados.

Aludes

  • Nivel amarillo: Índice 4 (fuerte) con nivel de salida por debajo de los 2100 metros o 5 (muy fuerte), con nivel de salida por encima de los 2100 metros.
  • Nivel naranja: Índice 5 (muy fuerte) con nivel de salida por debajo de los 2100 metros.
  • Nivel rojo: Situación excepcional de riesgo generalizado de nivel naranja que afecte a una amplia zona.

Deshielos (Castilla y León, Aragón, Navarra y La Rioja).

  • Nivel amarillo: cuando las condiciones de precipitación y ascenso de temperaturas, con anterior acumulación de nieve en cordilleras, así lo requieran, a criterio del predictor.
  • Nivel naranja: cuando las condiciones de precipitación y ascenso de temperaturas, con anterior acumulación de nieve en cordilleras, así lo requieran, a criterio del predictor.
  • Nivel rojo: cuando las condiciones de precipitación y ascenso de temperaturas, con anterior acumulación de nieve en cordilleras, así lo requieran, a criterio del predictor.

Umbrales y niveles de aviso por zonas.

Como ya hemos comentado, España se encuentra dividida actualmente en 183 zonas. Los umbrales correspondientes a cada una de ellas se pueden consultar en el Plan Meteoalerta, en el documento: umbrales y niveles de aviso.

Tomando como referencia las 9 áreas montañosas que propone la AEMET desde un punto de vista de la predicción meteorológica (Picos de Europa, Pirineo Navarro, Pirineo Aragonés, Pirineo Catalán, Ibérica Riojana, Ibérica Aragonesa, Guadarrama y Somosierra, Sierra de Gredos y Sierra Nevada) recogemos en la siguiente tabla los umbrales y niveles de aviso de las 22 zonas que componen estas 9 áreas.

Boletín de Peligro de Aludes.

Aunque no es exactamente una parte de la predicción meteorológica, la AEMET se encarga de elaborar el Boletín de Peligro de Aludes (BPA), una herramienta fundamental para la planificación de actividades y la gestión del riesgo cuando se acude a la montaña nevada. Para consultar el último boletín solo tenemos que entrar en el enlace anterior y descargar el archivo pdf de la zona de interes.

El peligro de aludes se valora utilizando una escala de cinco niveles, de uso común en todos los países de Europa.

  • Verde = Nivel 1 (Débil)
  • Amarillo = Nivel 2 (Limitado)
  • Naranja = Nivel 3 (Notable)
  • Rojo = Nivel 4 (Fuerte)
  • Rojo/Negro = Nivel 5 (Muy fuerte)
Escala Europea de Peligro de Aludes.

Recomendaciones finales:

En el Plan Meteoalerta se incluyen algunas recomendaciones genéricas para la población por nivel de aviso. En el caso de los deportes de montaña no hay existe una regla escrita y dependiendo del nivel de aviso para un determinado fenómeno, del grado de exposición de la actividad, del nivel del grupo y de otros condicionantes, el montañero, barranquista, espeleólogo… deberá evaluar el grado de peligrosidad asumible.

De forma general, tomando como base las recomendaciones del Plan Meteoalerta, podemos esperar lo siguiente:


• Verde: “No se espera que el tiempo cause impactos significativos, aunque pueden tener un carácter menor o local.”
• Amarillo: “Esté atento. Manténgase informado de la predicción meteorológica más actualizada. Algunas actividades al aire libre pueden verse alteradas.” Es el caso de actividades como el barranquismo o la espeleología cuando existe aviso amarillo por tormentas. La recomendación es dejarlas para otro día si no hay alguien del grupo capacitado para evaluar la situación (disponer del parte detallado de la zona, de las zonas de influencia, umbrales de precipitación, etc). También puede ser el caso de actividades como la escalada en el terreno de la alta montaña o los recorridos por crestas, cuando hay aviso por fuertes vientos, nevadas, tormentas…
• Naranja: “Esté preparado. Tome precauciones y manténgase informado de la predicción meteorológica más actualizada. Las actividades habituales y al aire libre pueden verse alteradas.” Dependerá del fenómeno meteorológico para el que se haya dado el aviso (lluvias, nevadas, vientos, tormentas, temperaturas, aludes, deshielos) y de la actividad que vayamos a realizar. En cualquier caso, si el aviso es naranja por lluvias o tormentas, descartaremos sin remedio las actividades acuaticas como el barranquismo. Para el caso del montañismo, si el aviso es por nevadas, lluvias, vientos, aludes… lo mejor será optar por un plan B, más acorde a las circustancias.
• Rojo: “Tome medidas preventivas y actúe según las indicaciones de las autoridades. Manténgase informado de la predicción meteorológica más actualizada. Las actividades habituales pueden verse gravemente alteradas. No viaje salvo que sea estrictamente necesario.” Igual que en el caso anterior, dependiendo del fenómeno para el que se haya dado el aviso y de la actividad a realizar, optaremos por suspenderla o realizar un plan B si no entraña ningún riesgo.

Y cuando hay peligro de aludes ¿es seguro realizar actividades en montaña?

Desde Montaña Segura se ha elaborado una herramienta, el «Planificador de Ruta», que pemite definir el grado de peligro asumido por el montañero en la actividad propuesta, en un día concreto. Así, el montañero puede reconducir su actividad cuando el grado de peligro sea excesivo o superior a la experiencia y formación del grupo.

Brevemente, el montañero debe disponer de la información meteorológica, el último BPA, el mapa ATES y el cuadro planificador de ruta.

* El mapa ATES es una cartografía que clasifica el terreno en función de su grado de exposición a los aludes. De Aragón están disponibles los macizos del Aneto, Posets e Infiernos y de Cataluña, la totalidad de macizos con riesgo de aludes.

- Advertisment -

Más popular