Nos acercamos a Ordesa, al Bosque de las Hayas.

 

En uno de los epicentros del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se encuentra este espléndido bosque, que en otoño adquiere una grandiosidad multicolor. Es además transito de uno de los recorridos más populares de toda la cordillera de los Pirineos.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte perdido se proclama como tal en 1918, inicialmente para el Valle de Ordesa, para luego ampliarse en 1982 a los otros tres valles, que además del de Ordesa, forman parte del Macizo de Monte Perdido: Valle o Cañon de Añisclo, las Gargantas de Escuaín y el Valle de Pineta. La flora, fauna y geología adquieren máxima expresión en estos valles. Este macizo calcáreo, con su máxima altura en Monte Perdido con sus 3.348 metros, es testigo y vestigio de la historia geológica de los Pirineos, en su riqueza estratificada, que la erosión ha hecho lienzo en pareces, cañones, profundos valles que dejan ver el pasado.

 

Bosque de las Hayas// Foto 'Ana y Paco Sancho' (Flickr)

Bosque de las Hayas// Foto ‘Ana y Paco Sancho’ (Flickr)

 

En este escenario se encuentra el Bosque de las Hayas de Ordesa. A él podemos acceder en un paseo, popular como hemos comentado, saliendo de la Pradera de Ordesa (a la que podemos acceder en coche; en los meses de verano y Semana Santa tendremos que coger autobús desde Torla, ya que la barrera de acceso se encuentra cerrada). El recorrido de dificultad media nos permitirá contemplar en todo su esplendor el Valle de Ordesa, transitaremos por el Bosque de Hayas para luego salir a los pastizales cercanos al Circo de Soaso, donde el agua cae desde el nivel superior en la famosa cascada Cola de Caballo.

 

Opt In Image
Revista especial Ordesa
¡Descárgate gratis! la revista especial Ordesa e inspira tu próxima escapada