camino-de-santiago-con-lluvia
Camino de Santiago / Pixabay

Camino de Santiago con lluvia

Debido a que el norte, y especialmente Galicia, es una zona lluviosa; será muy fácil que la lluvia te sorprenda en alguna parte de la peregrinación. Por lo tanto, debes prepararte para hacer una parte del Camino de Santiago con lluvia sin importar la época del año en la que tienes planificada esta experiencia.

Consejos para hacer el Camino de Santiago con lluvia

A continuación, las mejores recomendaciones sobre lo que puedes hacer en el Camino de Santiago con lluvia para protegerte del agua, así como a tus pertenencias. Es prácticamente inevitable que la lluvia te acompañe en alguno de los tramos del trayecto.

Uso del poncho o chaqueta chubasquera

Una de las mejores opciones para protegerse de la lluvia en el Camino de Santiago es el empleo de una chaqueta chubasquera impermeable y ligera. Existen varios modelos específicos para estas ocasiones, conocidos como tres cuartos, que evitan el paso del agua.

Si se selecciona una chaqueta que incluya la capucha, se conseguirá una mayor protección, y será mucho más cómodo si son del tipo enrollable en el cuello. El poncho tiene una desventaja y es su ineficiencia cuando el viento es fuerte.

Pantalones impermeables

A objeto de cubrir la parte inferior del cuerpo se pueden utilizar los pantalones impermeables. Existen varios tipos, con la única función de permitir la transpiración y proteger del agua. Tienes la posibilidad de elegir entre pantalones de pierna completa o media pierna. Generalmente, ambos vienen impermeabilizados en la parte delantera.

Botas adecuadas

Si no has decidido el tipo de calzado que vas a llevar al Camino de Santiago, las botas son la mejor elección para la lluvia. Además, ayudan a cuidar tus pies durante el trayecto, impidiendo que te salgan heridas y no sufras por caminar extenuantes jornadas. Para la lluvia se recomienda el uso de botas con cualquier tipo de sistema impermeable o repelente de humedad.

Pantalones de tejido técnico y secado rápido

Los pantalones cortos de tejido técnico y de secado rápido son otra de las opciones adecuadas para combatir la lluvia. El inconveniente es exponer las piernas a la lluvia, pero si el frío no es tan intenso pueden ser de gran ayuda, puesto que son prácticos y secan muy rápido.

Las polainas

Las polainas son unos accesorios de mucha utilidad para combatir el polvo en el Camino de Santiago y no ensuciarse con él. Cuando llueve también son de bastante ayuda, puesto que evitan que se mojen las botas, los calcetines y el pantalón por la parte inferior.

Gorra con visera

La gorra con visera es un complemento esencial en el verano, puesto que cubre del sol y evita la exposición solar prolongada. Sin embargo, será útil durante el invierno porque impedirá que la lluvia incida sobre el rostro de forma directa y moleste la visión. La función de la gorra con visera es brindar protección y si usas capucha, la misma se incrementará de forma considerable.

Funda para proteger la mochila

Otro valioso accesorio para que los peregrinos hagan el Camino de Santiago con lluvia es la funda para protección de la mochila. Sin embargo, tiene algunos inconvenientes, como se puede mojar por caer el agua entre la espalda y la mochila.

Actualmente, se encuentran diferentes soluciones. Una es adquirir una mochila más actualizada, porque ahora la mayoría vienen con estos puntos de contacto impermeables. Otra opción es el empleo de sprays impermeabilizantes sobre la mochila.

Si prefieres algo más económico, las bolsas comunes pueden proteger el interior de la mochila y los elementos que se encuentren allí. Según la normativa sanitaria, el uso de fundas para la mochila se recomienda para la prevención de la higiene.

Resguardarse de la lluvia

Aunque las lluvias fuertes muchas veces caen sin avisar, en muchos casos envían señales, como ponerse totalmente oscuro el cielo. De este modo, si llegas a ver que el cielo se está poniendo gris dirígete hasta algún lugar donde te puedas resguardar. Y, si por esta causa, debes disminuir los kilómetros que tienes planificados para esta etapa, tienes que intentar recuperarlos el próximo día.

Llevar unas bolsas de plástico

Un buen consejo es que lleves contigo bolsa de plástico. De esta manera, si comienza a llover puedes cubrir con ellas tus pertenencias de la lluvia. Y, en caso que ya te hayas mojado, puedes meter la ropa en las bolsas plásticas para impedir que se mezclen con la ropa seca.

Contemplar la lluvia en el Camino de Santiago

La lluvia en Galicia tiene un particular encanto. De modo que, si estás bien resguardado o estás suficientemente preparado para la lluvia, pude ser agradable detenerte a contemplar la misma caer. Y, con mayor razón, si estás recorriendo la última etapa del Camino de Santiago, o cuando ya has llegado hasta la Catedral.

Conclusión

Por medio de estos prácticos consejos podrás estar preparado para hacer el Camino de Santiago con lluvia, considerando que la misma puede sorprenderte en cualquier momento del recorrido. De esta manera, podrás vivir una experiencia grata al disfrutar la lluvia durante el viaje de peregrinación.

Publicaciones Similares