Muchas personas creen que esquiar es solo para divertirse, en realidad es mucho más que eso, puede ser un estilo de vida, y para otros es un deporte que se practica, que se vive y se disfruta a plenitud con el cuerpo, el corazón y el alma.

El esquí es un deporte que no se puede practicar en cualquier lugar donde haya nieve, ya que no solo importan las condiciones climáticas que se requieren, sino porque el lugar donde se lleve a cabo debe transmitir su encanto a los esquiadores.

Candanchú, en el Pirineo, es ese lugar mágico y perfecto para el esquí.

Candanchú es una ciudad de nieve, que se ubica en el municipio de Aísa, exactamente en los Pirineos de Aragón y lleva derritiendo los corazones de los turistas que llegan a él, desde el año 1928. Alrededor de la comunidad de Candanchú se encuentran el río Aragón y mas o menos a 1 kilómetro el Puerto de Somport, que tiene estrecho límite con el país vecino, Francia, y con la conocida estación de esquí de Astún.

Si decides ir a esquiar a Canadanchú, no dejes de visitar las ruinas, de lo que en la antiguedad, alguna vez fue el Hospital de Santa Cristina de Somport, instalaciones en las que puedes hospedarte, junto con los fieles peregrinos, que van con mucha regularidad al Camino de Santiago.

Candanchú es una zona, que es altamente recomendada, para cualquier tipo de esquiadores. Aquellos que se están iniciando, con niveles medios, o profesionales establecidos. Este lugar cuenta con más de diez pistas para de esquí, es el lugar perfecto para unas vacaciones familiares, donde, quienes sepan esquiar o no, puedan divertirse, y olvidarse un poco de la ciudad y de la rutina.

En Candanchú, se pueden encontrar todos los servicios de una gran estación de esquí, como lo son el mantenimiento y reparación de equipos, o en su defecto el alquiler de los mismo, lecciones para novatos en el mundo del esquí, y como dato curiosos se debe mencionar que en este lugar está la escuela de esquí más antigua y con mayor trayectoria de toda España.

Además de todo lo mencionado antes, existen guarderías para dejar a los más pequeños, cafeterías y todos los demás servicios que es seguro harán de tu visita una experiencia de nunca olvidad. Y como un plus, es una estación de esquí amplia, que cuenta con la capacidad de atender a todos sus visitantes, en cualquier época del año.

SI ya te decidiste y vas a visitar Candanchú, en cualquier momento del año, tienes que estar seguro de que el personal, y los habitantes de la localidad, te van esperarán con la mayor de las ansias.

Quienes decidan ir con hijos, familiares, amigos o acompañantes a quienes de verdad no les gusten los deportes de invierno, o no tengan habilidad para ellos, siempre habrá alguna diversión escondida, y totalmente distinta con la que podrán relajarse y disfrutar igual que los esquiadores de las tan deseadas vacaciones familiares.



No Hay Más Artículos