En invierno, el clima cambia radicalmente y podemos observar como las montañas, los pueblos, las ciudades, y las calles se pintan de blanco en tan solo minutos. En definitiva, un paisaje hermoso que es posible ver en solo algunas épocas del año y en algunos países del mundo.

Sin embargo, los hermosos copos de nieve que adornan las montañas y bosques, pueden a su vez resultar escalofriantes, no solo por lo que representan sino por cómo se originan y por lo que pueden ocasionar.

Cuando la temporada de invierno arrecia, debemos estar preparados para afrontar un clima crudo sin novedad alguna y afrontarlo de una manera divertida, amena y segura, bien sea en la montaña, en el vehículo, en un paseo o en casa. Por ello, es imprescindible seguir algunos consejos para sobrevivir a una tormenta de nieve. He aquí algunas recomendaciones.

Tormenta de nieve en un campamento

¿Estás preparado para afrontar una tormenta de nieve en un campamento? Todo excursionista debe conocer los requerimientos básicos para sobrevivir en estos casos: un equipo para cocinar, alimentos adecuados, señalización de emergencia y un buen combo de ropa de invierno, pues el excesivo frío puede causar hipotermia.

Una tienda de campaña  preparada para clima adverso sería lo más apropiado, de cuatro estaciones sería ideal, aunque las bajas temperaturas y los fuertes vientos, impedirían una cómoda entancia, por lo que seguramente, gestionar brevemente otro refugio más cálido, sería lo más conveniente.

En caso de que la tormenta de nieve nos llegue por sorpresa, puede ser de utilidad una pala de nieve que pudiese emplearse para hacer una cueva de nieve, y ponernos al resguardo en un vivac improvisado. Claro está que para hacerla, debes poseer los conocimientos básicos; una cueva en la nieve mal hecha tendrá gran riesgo de colapso y por ende, un peligro peor.

Tormenta de nieve en el coche

Ser sorprendido por una tormenta de nieve en el coche es peligroso. Sin embargo, como aficionados a la montaña, nos desplazamos en vehículo por lugares con riesgo de fuertes nevadas en época invernal. Asímismo el clima de montaña no suele avisar muchas veces y te puedes ver sorprendido por una fuerte tormenta de nieve en tu vehículo camino o de vuelta de una excursión, una jornada de esquí o tu salida fotográfica. En caso de ocurrirte, puedes detener el vehículo y esperar que llegue el quitanieves o el rescate. Se recomienda colgar telas u objetos llamativos para hacerte visible y facilitar que te encuentren. Mover el coche a intervalos, podría considerarse, pero con mucha cautela, así evitas que se tape el tubo de escape y te afecte el monóxido de carbono. Podemos salir al exterior, retirar la nieve y facilitar la salida de los gases al exterior.

Igualmente, debes mantenerte en movimiento, es decir, mover pies, manos, girar, etc., todo ello para que la sangre siga fluyendo y no caer en un estado de hipotermia.

En época invernal, incluye entre los indispensables que llevas en el coche, ropa de abrigo y alguna manta.

Tormenta de nieve en casa o en un refugio

Hay diversos tipos de tormentas de nieve y dependiendo de su intensidad pueden resultar peligrosas. Estando en un refugio, hay que tener previstos algunos recursos que nos permitirán afrontar de mejor modo este suceso.

Ante una gran tormenta, es muy probable que se suspenda el servicio eléctrico, por lo cual hay que prever algún tipo alternativo de calefacción que, con las medidas de precaución adecuadas, permitan aplacar un poco los afanes de la temperatura.

Es muy útil el empleo de fogones y chimeneas y si las usas constantemente, asegúrate de tener siempre a mano un buen fajo de leña que te permitan hacer una fogata, incluso cocinar los alimentos. El uso de lámparas de queroseno puede resultar un poco peligroso, por lo que se recomienda tenerlas fuera del alcance de los niños.

Las tuberías de agua también suelen correr riesgo de quedar heladas. Tenerlas aisladas para que no se vean afectadas con el cambio de clima es conveniente, pues en ocasiones, se congelan y hay un alto riesgo de que puedan explotar.

Mantener levemente abiertos los grifos es recomendable en estos casos, así como también lo es que todos sepan dónde se ubica la entrada principal de agua para cortarla en caso de que un tubo explote.

Permitir la entrada de luz durante las mañanas garantiza cierto calor. En la noche es mejor cubrir las ventanas para mantener el calor dentro del refugio. Asimismo, es recomendable ubicarse en una sola habitación para generar calor y cerrar el resto de los espacios de la casa.

La hidratación es imprescindible pese al frío, así como también una buena nutrición que garantice el calor del cuerpo. La ropa adecuada también es necesaria, un buen abrigo, te mantendrá aclimatado.

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook



No Hay Más Artículos