domingo, mayo 29, 2022
InicioMontañaSeguridadHipotermia en montaña

Hipotermia en montaña

Repasando la hemeroteca podemos ver que todos los años en España, la hipotermia está detrás de alguna de las victimas que se producen en montaña. Basta con teclear en Google las palabras adecuadas para darnos cuenta de que no estamos ante un caso aislado.

Fuera de nuestras montañas, seguramente todos recordéis el caso de los 21 corredores fallecidos durante el transcurso de una ultramaratón en China, en mayo de 2021. Una tragedia que pudo haberse evitado, en la que fueron a coincidir todas los ingredientes necesarios para que se produzca la hipotermia.

¿Qué es la hipotermia?

La hipotermia se define como la disminución de la temperatura corporal central (TCC), el nucleo interno del cuerpo, por debajo de 35°C. Se produce cuando el cuerpo pierde más calor del que es capaz de generar y en los casos más graves, puede ocasionar la muerte.

Mecanismos de perdida de calor corporal

El calor corporal se disipa de varias maneras:

  • Por radiación o cesión: se produce una perdida de energía o de calor irradiado entre el cuerpo y el medio u objetos más fríos. Suele ocasionarse por las superficies no protegidas como la cabeza y el cuello, por donde puede perderse hasta un 30% del calor corporal.
  • Por convección: fundamentalmente debida al viento. Igualmente es esencial no dejar piel al descubierto. Te puede interesar este otro artículo sobre la sensación térmica por frío o por efecto del viento.
  • Por conducción: al entrar en contacto con otro cuerpo frío. El agua es un excelente conductor, es decir, el calor corporal se pierde mucho más rápido en contacto con el agua fría que con el aire frío.
  • Por evaporación: a través del sudor y la respiración. Aumenta en condiciones climáticas secas y ventosas.

Principales causas de sufrir hipotermia en montaña

  1. Prolongada exposición a ambientes fríos: es más habitual la situación de sufrir hipotermia en un ambiente no demasiado frío pero con fuerte viento, ventisca, humedad, o llendo mal equipados, que en situaciones más obvias, con temperaturas extremadamente bajas, si es por un corto periodo de tiempo.
  2. Ropa inadecuada y superficie corporal no protegida: es de gran importancia escoger la vestimenta apropiada, cubrir la cabeza y el cuello y utilizar una correcta combinación del sistema de capas.
  3. Ropa mojada: el calor corporal se pierde mucho más rápido en contacto con el agua fría. El agua es un excelente conductor.
  4. Deshidratación: con frío intenso el cuerpo puede intentar librarse de líquidos mediante la orina. Es importante ingerir líquidos calientes o fríos, lo principal es hidratarse. Evitar alcohol, café, té y otro tipo de bebidas diuréticas. En este artículos te hablamos de la hidratación en montaña y de la importancia de las bebidas isotónicas.
  5. Falta de aporte energético: son recomendables los alimentos calóricos con alto contenido en azucares.
  6. Agotamiento.
  7. Imposibilidad de movimiento: la actividad física genera calor. Pueden ocurrir situaciones en las que resulte muy dificil o imposible moverse por haber sufrido un accidente, encontrarse en una situación precaria, etc

Grados de hipotermia y sus sintomas.

La Comisión Internacional para la Medicina de Emergencia de Montaña (ICAR MEDDCOM) y la Comisión médica de la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo (UIAA MEDDCOM), han establecido un método práctico basado en los signos clínicos y su relación con la temperatura corporal central que divide la hipotermia en cinco grados:

  • Hipotermia ligera: previo al Grado I de hipotermia, entre 35ºC y 37ºC, el sujeto empieza a experimentar sensación de frío y comienza a temblar. Si antes no se pone remedio y la temperatura disminuye por debajo de 36ºC, los sintomas continúan agravándose con temblores más intensos pero que aún somos capaces de controlar, piel fría, apatía, actitud negativa y perdida de coordinación motora. No somos capaces de realizar maniobras complejas con las manos como atarnos los cordones de las botas o manejar aparatos.
  • Grado I: la temperatura corporal central desciende entre 35 y 32°C. Los temblores se vuelven más intensos, imposibles de controlar, hay entumecimiento y la piel se torna de una coloración azul/gris. El individuo está confuso, lento, experimenta cambios de comportamiento (irracionales) y la coordinación motora empeora. Si la situación continúa agravándose, se produce una perdida progresiva del temblor, adormecimiento, falta de reflejos y dificultad para respirar.
  • Grado II: la temperatura corporal central desciende entre 32ºC y 28ºC. Estamos ante una emergencia médica dificilmente reversible sin los medios apropiados. La victima aún conserva signos vitales, se encuentra somnolienta, cesan los temblores y los reflejos son muy débiles. La confusión es total y puede sufrir alucinaciones. Se produce colapso circulatorio y no se palpa el pulso en la muñeca, aunque sí en el cuello.
  • Grado III: la temperatura corporal central desciende entre 28ºC y 24ºC. La victima está inconsciente, entra en coma y pueden surgir problemas graves de corazón, apnea y aparentar estar muerto. Alto peligro de muerte por alteraciones cardiorrespiratorias.
  • Grado IV: la temperatura corporal desciende entre 24ºC y 13,7ºC, la temperatura más baja registrada en un caso de reanimación con éxito. Ausencia de signos vitales, muerte aparente.
  • Grado V: la temperatura corporal central desciende por debajo de 13ºC. Muerte por hipotermia irreversible.

Procedimiento ante un caso de hipotermia

El primer objetivo consiste en evitar que esta situación llegue a producirse. Es importante que prestemos atención a los integrantes del grupo para identificar si es el caso, los primeros sintomas de hipotermia: temblores, fatiga…

En tal caso, hay que saber renunciar a la actividad. Continuar la actividad física genera calor, pero puede ser contraproducente si la fatiga es excesiva. Además, intentar razonar con una persona con sintomas de hipotermia puede ser complicado.

El procedimiento comienza por detener la pérdida de calor y llamar al 112. Lo primero que intentarermos será buscar un lugar resguardado a salvo del viento y la humedad. Siempre que sea posible, cambiaremos la ropa húmeda o mojada por ropa seca, y si no se dispone, escurriremos al máximo la ropa mojada. A continuación aumentaremos las prendas de abrigo sin olvidarnos de proteger la cabeza y el cuello, y mantendremos al sujeto aislado de las superficies más frías con lo que sea: mochilas, plásticos, una esterilla, etc.

Si la persona se encuentra en un estado leve de hipotermia y tolera la ingesta de alimentos, trataremos de suministrarle alguna bebida caliente o fría, lo importante es hidratarse. Repetiremos la operación cada 15 minutos hasta que se recupere la producción normal de orina. Evitaremos el alcohol, café, té y las bebidas diuréticas. Más tarde, podremos darle alimentos azucarados o con alto contenido energético.

Si todo lo anterior no es suficiente para recuperar la temperatura corporal, puede ser necesario el contacto piel con piel de alguien del grupo que se mantenga caliente, dentro de un saco de dormir o envuelto en una manta. Si tenemos la posibilidad de calentar agua, podemos colocar botellas de agua caliente envueltas en calcetines entre las axilas e ingles. Con esto hay que ser cuidadoso ya que se corre el peligro de shock por sobrecalentamiento.

En estados más avanzados, si la victima está inconsciente, no le daremos bebida alguna. Evitaremos moverlo o lo haremos suavemente para evitar envíar un chorro de sangre fría al corazón. En este estado, es necesario tratar a la victima en un hospital.


LEE TAMBIÉN:


- Advertisment -

Más popular