En la montaña uno nunca sabe cuándo puede producirse un accidente, o una pérdida de orientación ya que son muchos los factores que afectan al humano al realizar actividades en montaña. El cansancio, las prisas, las ganas de hacer deporte sin la experiencia precisa, pueden crear situaciones de peligro. Sin embargo, estas situaciones de riesgo pueden ser solucionadas tras una llamada a los servicios de emergencia. Por si acaso, nunca viene mal recordar el número de teléfono de los servicios de emergencia: 112

Precauciones previas

Sin embargo, antes de tener que llegar al límite de llamar para pedir un rescate conviene tomar unas precauciones previas. Por un lado, se recomienda planificar la ruta que se vaya a realizar. Así se podrán evitar desorientaciones, y uno podrá saber dónde se encuentra en cada momento. A parte de la planificación, conviene llevar herramientas que faciliten la orientación en la montaña; GPS, un mapa o una brújula. Sin embargo, estar perdido no es la única razón para llamar al 112. Los accidentes o lesiones son cada vez más frecuentes. Para evitar dichas situaciones uno debe tener una condición física adecuada. Además, es recomendable estar acompañado, y si estás acompañado por algún compañero experimentado será mejor para tu seguridad.

Aunque sigas estrictamente estos consejos puede que la situación se tuerza y tengas que llamar para pedir un rescate. ¿Con qué aparato llamarás? Con el móvil, ¿verdad? Cuando salgas a la montaña hay que prestar atención al móvil, siempre llevarlo operativo. En el siguiente artículo te explicamos cómo puedes utilizar el móvil en emergencias en montaña

El ahorro de la energía de la batería es fundamental, para tener el móvil preparado cuando la situación lo requiera. Los siguientes son algunos consejos para aprovechar al máximo la batería del teléfono móvil:

  • Utilizarlo solo cuando sea necesario. No hay que hacer llamadas innecesarias. Piensa siempre que el móvil te puede sacar de un apuro siempre y cuando lo tengas con batería.
  • Dejar el ocio a un lado. Si eres aficionado a la fotografía carga una cámara en la mochila y deja el móvil en el bolsillo. Además, procura compartir las imágenes y comentarios en las redes sociales una vez estés en casa. La mala conexión a internet que se suele tener en la montaña, hace que la autonomía de la batería se reduzca considerablemente.
  • Aprovecha los sistemas de ahorro de energía que proporcionan los móviles. Muchos dispositivos suelen tener una función de ahorro de energía. Ésta hace que las aplicaciones que no sean necesarias dejen de funcionar. Así, el uso de la energía se limita mucho. Si tu móvil no dispone de esta opción activa el modo avión. Así, se deshabilitarán todo tipo de conexiones.

Siguiendo estas pautas podrás tener el teléfono móvil en condiciones para cuando tengas que hacer una llamada en alguna situación de emergencia. Pero, ¿sabes cómo hacer dicha llamada?

Llamar a los servicios de emergencia.

En una llamada para pedir un rescate hay que seguir los pasos que explicaremos a continuación. Sin embargo, antes de pasar al estudio de los pasos conviene aclarar un mito: ¡NO se pueden hacer llamadas a los servicios de emergencia sin cobertura! Son muchos los que piensas que sin cobertura también se puede llamar al 112, pero esto no es cierto. Como sucede con las llamadas normales, las llamadas a los servicios de emergencia requieren una señal. Es cierto que el móvil puede aprovechar señales de otros dispositivos de otras compañías para realizar esta llamada, pero la cobertura es necesaria.

Por lo tanto, en caso de que no tengas cobertura conviene buscarla subiendo a lugares más altos y más abiertos de la montaña. Una vez que encuentres la señal necesaria podrás ponerte en contacto con los servicios de emergencia. Recuerda que la llamada es gratuita, se puede hacer sin tarjeta SIM, y se puede hacer la llamada con el móvil bloqueado. Esto sirve para que puedas realizar la llamada con un móvil que no sea el tuyo. Y es que puede ocurrir que el dueño del móvil sea quién haya tenido el percance y no pueda hacer la llamada. Una vez marcado el 112 conviene seguir unos pasos para que la llamada sea práctica y agilice el rescate:

  • Lo primero de todo es estar tranquilo. En el momento de pedir un rescate el nerviosismo solo complicará la situación. Si te encuentras con un grupo, es recomendable que haga la llamada aquella persona que ese encuentre en calma. Hay que dar indicaciones precisas para que los equipos de rescate lleguen lo antes posible. Meter prisa no hará que el rescate sea más rápido.
  • Una vez que contesten la llamada, lo primero que hay que hacer es identificarse. Se recomienda dar el nombre y apellidos, el colectivo al que perteneces, tu profesión…
  • En segundo lugar, se debe proporcionar información detallada acerca del lugar en el que te encuentres. Así se facilitará tu localización. Explica el trayecto que has realizado para llegar al punto dónde te encuentras. Detalla desde dónde has salido, por qué puntos significativos has pasado, etc. Es cierto que gracias a los satélites se te podrá geolocalizar, pero en lugares remotos la señal puede ser escasa, y el margen de error de unos kilómetros. Por lo tanto, da una descripción detallada del lugar, ya que los miembros del equipo de rescate suelen ser expertos que conocen bien el lugar.
  • Explica la situación. Detalla lo ocurrido, y el por qué de la llamada. Si hay algún herido explica lo que le ha ocurrido; si te encuentras desorientado, describe con todos los detalles el entorno que te rodea… 
  • Facilita tu posición. Hoy en día los móviles ofrecen servicios para poder saber las coordenadas. Si facilitas esa información la búsqueda será más sencilla.
  • Explica la situación meteorológica de la zona, para que el equipo de rescate lleve los materiales necesarios.
  • Si te encuentras con un grupo proporciona por si acaso un número de teléfono alternativo.
  • En caso de que tengas una emisora, proporciona el canal y el subtono. Así la comunicación será más sencilla.

LEE TAMBIÉN: