Estamos ante uno de los recorrido clásicos de Ordesa. La faja de las Flores es uno de las más increíbles miradores del Valle, ofrece a los visitantes una hermosa e impresionante panorámica de todo el escenario geológico y natural del Parque.

La ruta es difícil, ya que deberemos superar las clavijas al inicio y final de la faja y el recorrido supera más de 1,000 metros de desnivel. La propia Faja de las Flores tiene una longitud de 3 kilómetros.

Se puede acceder a ella bien por el Circo de Carriata o a través del de Cotatuero —recomendamos subir por las clavijas de Cotatuero, ya que acometerlas en descenso es más complicado—.

En ambos casos iniciaremos el recorrido en la Pradera de Ordesa. Camino de Cotatuero llegarás hasta la Virgen del Pilar para luego ascender por el denso bosque, donde se divisarán puntos emblemáticos como la Brecha de Rolando y las tan mencionadas y famosas clavijas.

Antes de llegar hasta donde se encuentran las clavijas discurriremos por bosque, el paso se vuelve más abrupto, tanto que a veces puedes pensar que el recorrido puede ser complicado.

Vistas desde la Faja de las Flores en Ordesa, cerca ya de la bajada hacia las clavijas de Cotatuero. / FOTO: ELENA NAVARRO @elrincondeandrea
Vistas desde la Faja de las Flores en Ordesa, cerca ya de la bajada hacia las clavijas de Cotatuero. / FOTO: ELENA NAVARRO @elrincondeandrea

Atravesar las Clavijas de Cotatuero se convertirá en una aventura. Cautela y seguridad al acometerlas para evitar resbalones. La travesía por esta parte del recorrido no dura mucho y termina justo al llegar a la cascada de Cotatuero; allí podrás descansar y reponer las energías gastadas.

El ascenso continúa con vistas a las Tres Soroes (Monte Perdido, Cilindro y Pico de Añisclo) y, tras atravesar con éxito una zona de rocas pulidas y erosionadas, se llega por fin a la Faja de las Flores, un balcón sorprendente que te deleitará por su vista. Caminaremos por la estrecha faja que serpentea en la pared.

Faja de las Flores / FOTO: RAMÓN @ramonsenderista
Faja de las Flores / FOTO: RAMÓN @ramonsenderista

Al finalizar la faja, llegaremos a los Llanos de Salarons, donde se encuentran las clavijas del mimos nombre. Las afrontaremos en dos tramos —existe un camino alternativo por la Grada de Faixeta. Se encuentra sin equipar pero puede ser más seguro que las clavijas en caso de lluvia—.

Solo nos queda el descenso de vuelta a la Pradera de Ordesa, el sendero zigzagea para llegar a ella. Se recomienda llevar contigo casco, arnés y un mosquetón.

Para acometer esta ruta se necesita la experiencia necesaria o realizarla bajo la supervisión de un guía.