Hacer el Camino de Santiago solo

hacer-el-camino-de-santiago-solo
Peregrinaje / Pixabay

Por varias razones, muchas personas tienen el sueño de algún día hacer el Camino a Santiago solo, sin embargo, no resulta tan fácil decidirse a emprender este viaje en solitario. Por ello, es necesario analizar y evaluar diversos aspectos a fin de poder obtener la motivación adecuada y animarse a realizar por su cuenta esta ruta de peregrinación.

Índice

Consejos para hacer el Camino de Santiago solo

Si estás considerando la posibilidad de hacer el Camino de Santiago solo, a continuación, encontrarás una serie de consejos para que los consideres y puedas tomar la decisión de peregrinar por tu propia cuenta y en solitario.

Considera la seguridad

Aunque en el Camino de Santiago la seguridad no suele ser un problema, hacer el recorrido solo puede ser un poco atemorizante. Por eso, las siguientes recomendaciones te ayudarán a lograr que vivas tu experiencia con mayor tranquilidad.

Si prefieres hacer la ruta solo, pero con la compañía de personas desconocidas, se recomienda que elijas recorrer uno de los caminos con mayor cantidad de peregrinos, como el Camino Francés o el Camino Portugués, los cuales reciben casi el 80% de los visitantes por año, por lo que son las mejores opciones.

Si decides viajar en verano encontrarás que hay muchos más peregrinos en el Camino. Por el contrario, si lo haces en diciembre, enero o febrero seguro verás un Camino mucho más solitario. Si lo que quieres es encontrarte con mucha gente, desde mayo hasta octubre será la mejor opción de fecha.

Busca información

Debido a que viajarás solo, es necesario que cuentes con la mayor información posible. Por ello, se recomienda que consigas algunas guías del Camino que vayas a realizar. De este modo, contarás siempre con datos que te resultarán de utilidad, como rutas, distancias, hospedajes, entre otros.

También te puedes dirigir a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago más cercana, donde te darán su asesoría sobre la ruta y buenas recomendaciones para que puedas vivir una experiencia única y aprendas cómo vivir el Camino.

Aprovecha cada instante a solas

En el Camino de Santiago, hay que disfrutar el trayecto al máximo y en cada momento. Para esto, también debes aprovechar las caminatas que hagas en solitario.

En estos instantes, es preciso que hables contigo, que medites sobre tu vida o también basta con que admires el lugar en el que estás caminando. Disfruta de la naturaleza, del paisaje, y de los sonidos que se escuchan.

De esta manera habrás conocido una de las motivaciones principales de muchos peregrinos para realizar el Camino de Santiago.

Haz amistades

Durante todo el trayecto encontrarás una cantidad considerable de personas que vienen de todo el mundo a peregrinar y muchos de ellos dispuestos a conocer nuevos amigos. Conversa con ellos e intercambia experiencias, con el fin de que cada día puedas hacer nuevas amistades con los caminantes.

En la mayoría de los casos de personas que comenzaron a hacer el Camino solas, finalizaron el trayecto en buena compañía.

Asume horarios diurnos

El horario más común entre los peregrinos es el de comenzar a caminar desde la madrugada y llegar al final de la etapa en el comienzo de la tarde. Es aconsejable que hagas lo posible por ajustarte a este horario.

Debes evitar caminar de noche porque seguir las indicaciones en la ruta puede ser difícil, aunque las mismas estén muy bien señalizadas.

Considera la amabilidad de la gente

El Camino de Santiago tiene como rasgo característico la disposición de la gente para ayudar a los peregrinos. Esto incluye a hospitaleros, lugareños y vecinos que irás conociendo en todo el recorrido.

Basta con identificarte como peregrino por tu mochila para que te ofrezcan su apoyo guiándote o recomendando lugares que visitar o sitios para comer.

Es conveniente que aproveches la amabilidad de esta gente y no solamente encontrarás la ayuda adecuada, sino que también podrás conocer personas especiales.

Regula tu ritmo

Cuando haces el Camino de Santiago solo, tú mismo debes encargarte de regular las fuerzas a fin de llegar al final de cada etapa con el menor cansancio posible y sin que la etapa se prolongue por demasiado tiempo.

Pregunta cualquier duda

Las diferentes rutas generalmente tienen señales claras y bien visibles, pero es posible descuidarse por un momento y perder el camino. Si te llegas a encontrar en este caso, lo más recomendable es que le preguntes a un peregrino, un policía o un vecino del lugar.

Lleva un móvil

Si estás haciendo la ruta de peregrinación solo, tienes que disponer de un dispositivo móvil que te permita resolver de manera rápida cualquier problema que se pudiese presentar, como accidentes o extravíos, entre otros.

Conclusión

La lectura de estos consejos seguramente te animará en algún momento a intentar hacer el Camino de Santiago solo. Si los tomas en cuenta al pie de la letra, tendrás la oportunidad de vivir una experiencia inolvidable en tu viaje de peregrinación en solitario.