martes, enero 24, 2023
InicioActualidad«The High Life», el día a día de una familia en un...

«The High Life», el día a día de una familia en un refugio en lo alto del valle de Chamonix

LA NUEVA HISTORIA DE PATAGONIA «THE HIGH LIFE» SIGUE EL DÍA A DÍA DE UNA FAMILIA EN UN REFUGIO EN LO ALTO DEL VALLE DE CHAMONIX


Enero 2023 – Esta semana, Patagonia presenta The High Life, un nuevo documental que aborda cómo es la vida con niños pequeños en Le Refuge de la Charpoua en los Alpes franceses.

Construido en 1904 a partir de tablones de pino transportados a las espaldas del Chamonix Alpine Sports Club, el histórico Refuge de la Charpoua es una parada fundamental para los montañeros que escalan los legendarios picos de Les Drus. A la cabaña, que sirve tanto de punto de partida como de llegada para muchas y fabulosas rutas de montaña y exigentes escaladas modernas, solo se puede acceder tras un largo ascenso a pie desde la estación de ferrocarril de Montenvers.

Esta es la última temporada de Le Refuge de la Charpoua, que es a la vez el refugio más antiguo y el más pequeño de Chamonix. Al finalizar este año, será derribado y reconstruido. La vieja estructura se ha visto comprometida por la madera podrida y, de todos modos, no duraría mucho. Es una reconstrucción necesaria. Pero también significa que es la última oportunidad de Cartier y su familia de escapar a su refugio.

Angustiosas escaleras de mano, travesías por glaciares y morrenas inestables forman parte del camino a la cabaña, que dista mucho de ser un paseo por el parque. En ningún caso se trata de un refugio para turistas, solo los escaladores más expertos y unos cuantos senderistas obstinados consiguen cruzar su umbral.

Hace ocho años, Sarah Cartier, una joven de Chamonix dispuesta a ser su propia jefa, decidió hacerse cargo de este puesto remoto por su cuenta. Desde mediados de junio hasta finales de agosto, ofrece alojamiento y comida a los escaladores, les proporciona información, está pendiente de su progreso y administra primeros auxilios en caso necesario. Sarah nunca se planteó abandonar su tarea como encargada del refugio ni renunciar a su familia.

Con el apoyo de su pareja, Noé, encontró la forma de adaptar su vida familiar a la alta montaña. «Tener niños aquí ha conllevado un cierto reajuste de las relaciones», explica Sarah. «Cuando algunos de los escaladores se enteran de que estoy criando a mis hijos aquí sola, admiten que escalar Les Drus tampoco es para tanto».

Sarah y los niños se levantan a las 6:45 cada mañana para preparar el desayuno de las 7 y ordenar cualquier desorden que haya quedado de las comidas de las 2 de la madrugada en el refugio. Luego comparten el café con excursionistas relajados u otras personas que han dormido en el refugio, ya de regreso de grandes objetivos de montaña. Después, todo el trabajo típico de un anfitrión: fregar los platos, hacer las camas, controlar las facturas y ponerse a cocinar para la cena. Sarah intenta hacer la mayoría de sus tareas por la mañana para que los niños puedan quedarse en la cabaña, ya sea por el tiempo o por seguridad, mientras mamá está preocupada. Y como muchas personas que trabajan con sus hijos a cuestas, Sarah suele encontrarse con Camille bien atada a ella.

Cuando hace buen tiempo, Sarah saca el corralito fuera. Cuando no, prepara una masa básica y ayuda a Armand a esculpir representaciones de los ruidos de tormenta que oyen fuera. ¿Qué aspecto tienen el viento y el granizo en forma de masa para monstruos? Tienes que visitar Charpoua para averiguarlo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
- Advertisment -

Más popular