Hoy volamos hasta el corazón del Himalaya para conocer de primera mano un trekking hasta el Campo Base del Everest y el valle de Gokyo. Nos cuenta su aventura Leire Iriarte, quién viajó allí con Prestige Adventure (una agencia local de trekking y expediciones). Leire ha querido respondernos a una pequeña entrevista en la que nos relata su aventura y nos revela algunos de los secretos de esta fantástica ruta entre las cumbres más altas del planeta, pero antes de nada, unos datos prácticos sobre el trekking.

BREVE INTRODUCCIÓN:

El trekking al Campo Base del Everest aún puede ser más espectacular si se combina con la ruta que asciende el valle de Gokyo. Este valle se ubica inmediatamente al oeste del valle del Everest (Valle del Khumbu) y está mucho menos explotado que su vecino más conocido del este. De hecho, el valle de Gokyo solo tiene un asentamiento permanente tradicional, el resto son pastos de verano que ahora atienden a los excursionistas que pasan.

La opción más interesante combina el trekking a lo alto del valle de Dudh Khosi con el valle del Khumbu a través del Cho La Pass, un collado a 5.360m que exige estar bien aclimatado. Quien desee ascender a un 6.000, tiene la oportunidad de combinar el trekking con la subida al Imja Tse/Island Peak (6.189m).

La manera más frecuente de realizar esta ruta es tomando un vuelo desde Kathmandú hasta Luckla y caminar después hasta Namche Bazaar (2 días a pie). Otra opción más exigente pero que permite conocer los pueblos rurales de las tierras altas de Nepal, es iniciar la ruta desde Jiri (8-9 días a pie hasta Namche).

Debido a la altitud, la manera en que se dividen las etapas esta bastante establecida. Un ascenso paulatino es algo que conviene respetar para conseguir una correcta aclimatación y no sufrir mal de altura.

Para la vuelta, si el tiempo no permite que salgan las avionetas de Lukla, las opciones son pagar un helicóptero que te saque (unos 500 $), o bien, seguir caminando otros tres días hasta donde puedas coger otro medio de transporte que te lleve a Kathmandú.

A la hora de planificar el viaje, es recomendable hacerlo con un guía local, y dejar tiempo de sobra para los imprevistos.

LA RUTA:

Lo más habitual es comenzar a caminar en Luckla, donde aterrizan las avionetas, y dirigirse a Namche Bazaar (2 días) haciendo parada en Phakding.

Phakding

Entre Phakding y Namche Bazaar.

Cerca de Namche Bazaar es posible divisar uno de los picos más hermosos de la tierra, el Ama Dablam (6.856m), que significa «Collar de la madre y de la perla». Más adelante, en Sanasa, la ruta de Gokyo se separa de la del Khumbu. Predominan los bosques de abedules y rododendros y se suceden las cascadas de agua, pero a medida que se gana altura, la roca toma el protagonismo.

Ama Dablam

Por encima de Machermo, el quinto día de trekking, aparece el frente del glaciar Ngozumpa, el más largo de Nepal y se divisan algunos picos como el Kangtega (6.782m) y el Cho Oyu (8.201m). Una vez en Goyko, un pequeño asentamiento a la orilla de un lago, si el tiempo lo permite, muchos excursionistas ascienden a Goyko Ri (5.483m) para disfrutar de las mejores vistas al amanecer sobre el Everest y el Lhotse de toda la región.

Foto tomada desde Gokio Ri hacia el Cholatse. Abajo Gokyo junto al lago.

La ruta hacia el valle del Khumbu continúa por el Cho La Pass (5.360m), el paso clave de este trekking. Aquí es recomendable ir acompañado por un guía. La nieve y el hielo pueden complicar el paso y es posible perderse con la niebla y la nieve. A esto hay que sumar el efecto de la altitud.

Una vez en el valle del Khumbu, la ruta sube por encima de Gorak shep en dirección al C.B del Everest. Aquí se presentan dos opciones (no excluyentes), la de dirigirse al Campo Base del Everest y ver la famosa cascada de hielo del Khumbu, y la preferida por la mayoría, la de ascender a Kala Pattar, un hombro al pie del Pumori desde el que se tienen unas vistas espectaculares en todas direcciones, incluyendo la cima del Everest, el Nuptse, el Pumori o el Ama Dablam.

Al amanecer, el Everest parece proyectar su sombra hacia el cielo.

La vuelta se realiza con cierta rapidez ya que en el descenso por el valle del Khumbu, ya no es necesario mantener el ritmo de aclimatación obligatorio de la subida.

Valle del Khumbu. A la izquierda el Ama Dablam.

En la bajada por el valle del Khumbu las panorámicas son de nuevo excepcionales. Si las nubes lo permiten podremos contemplar el Makalu (8.481m) y por supuesto, el Ama Dablam. El valle recupera la vida a medida que se pierde altura y aparecen los primeros bosques. Casi al final, antes de enlazar con la ruta de subida, se pasa Tengboche, donde hay un monasterio tibetano que se puede visitar.

Cultivos en terrazas.

PREGUNTAMOS A LEIRE IRIARTE POR SU EXPERIENCIA:

Leire Iriarte (Pamplona, 1981) lleva años vinculada a distintos aspectos del desarrollo sostenible. Recientemente acaba de terminar un libro titulado “Transitando la Matrix: Construyendo el cambio que queremos ver en el mundo” en el que presenta una visión humanista de los retos del siglo XXI. Sus andanzas montañeras comienzan en los Pirineos, después Alpes en bicicleta, Andes, India, Sureste asiatico, etc.

Leire, seguro que me dejo algo. ¿Qué encuentras en estos viajes, que no paras por casa?

Después de haber dado unas cuantas vueltas al globo y haber visitado varias de las esquinas del planeta, me he dado cuenta que los viajes ya no se miden en kilómetros. Supongo que hasta haber llegado a esta conclusión me ha motivado el querer exponerme a lo desconocido. Ahora creo que el viaje más exótico está en quedarte en el mismo sitio y poder apreciar lo que te rodea con una percepción renovada.

Viajar a Nepal es obligado si te apasionan las montañas. ¿Qué diferencia al Himalaya de otras cordilleras en las que has estado?

El Himalaya es majestuoso. La primera vez que vi el Everest en el trekking no podía creérmelo. Era una puntita negra, rodeada de picos blancos con glariares colgantes. Hasta llegar allí había que cruzar muchos valles. Las paredes son enormes; tan grandes que pierdes la perspectiva. Reina el silencio y la luz. Es un lugar donde comienza y se acaba la vida, todo al mismo tiempo. Esto lo hace único.

Hace poco estuviste en India, cerca de Nepal. ¿Son países tan diferentes?

Si y no. Ambos países son únicos. En ambos se combina la tradición hinduista y la budista. India ve nacer el Ganges y el Indo y Nepal aporta muchísimos afluentes. En India tienes la zona de Leh&Ladak, que es el pequeño Tibet indio, con un paisaje y una cultura increíbles. En Nepal tienes una diversidad tanto en la montaña como en la sociedad también muy enriquecedoras. En ambos te llevas muchas sorpresas ya que la forma de vivir es diametralmente opuesta a la nuestra. Son formas de entender la vida dignas de conocer.

Con este trekking tuve la oportunidad de visitar por primera vez Nepal. En el aeropuerto me esperaba Damber Parajuli, de Prestige Adventure, quien me trajo un collar de flores naranjas de bienvenida. La hospitalidad de este rincón del mundo es única.

¿Por qué elegiste esta ruta?

Porque me sedujo más que la del Annapurna, que era su competidora cercana. No estudié bien ninguna de las rutas antes de lanzarme a la aventura. La ruta del Everest es más inaccesible y creo que está menos transitada. Eso es probablemente lo que más me ayudó a decantarme por esta opción. No quería estar en un lugar abarrotado de gente.

La mejor época para hacer trekking en esta región es de marzo a mayo y de septiembre a diciembre. ¿Encontraste mucha gente en marzo?

No. Hasta Naamche, que son dos etapas desde Lukla ibas cruzándote de vez en cuando con alguien, especialmente en los puentes tibetanos, pero sin aglomeraciones ni la necesidad de tener que escuchar la conversación de ningún grupo. A partir de este punto, al adentrarme hacia Gokyo ya no había prácticamente nadie y caminaba prácticamente sola.

Antes de ir ¿Realizaste algún tipo de entrenamiento? ¿Hay que estar bien preparado físicamente?

No realicé ningún entrenamiento, aunque ya había cruzado la barrera de los 5000 m y mi cuerpo debió recordarlo. Si sabes andar en montaña no tienes problemas, solo necesitas escuchar lo que tu cuerpo te va diciendo. Cuanto mejor preparado vayas físicamente, mejor, pero en alta montaña las reglas las marca el terreno, no las puedes marcar tu. Las etapas están super marcadas por dos motivos: porque no hay alojamientos donde elegir y porque cada día solo puedes ganar cierta altura para que tu cuerpo se adapte bien.

¿Es exigente la ruta? longitud de las etapas, desniveles, tipo de camino, hielo, escalada…

No, no es exigente si te respetas y respetas el tiempo. Personalmente, solo “sufrí” un día, al pasar del Gokyo al valle del Khumbo, ya que decidí alargar un poco la etapa para no tener que pernoctar en un sitio lúgubre. Estaba a casi 5000 m y empezó a nevar. Aquellas horas de caminata se me hicieron eternas. Gracias a que mi guía me animó, que si no hubiese parado a mitad de camino y hubiese dormido allí. Hasta Namche el camino, aunque no es transitable por vehículos a motor es un camino bastante bien cuidado. El valle del Gokyo al estar más apartado solo tiene senderos, que se siguen bien, aunque hay que tener algo que te oriente. Encontré a varias personas que caminaban solas.

Tú contrataste un guía. ¿Por qué?

Porque quería ir sola pero segura. Mi guía fue un cielo y me hacía la vida más fácil. Al no conocer la ruta y no llevarla preparada, así me sentía mucho más segura. El peso lo llevé yo, pero él marcaba el camino.

¿Cómo esta el tema de los alojamientos?

No tuve ningún problema. En la ruta del Gokyo ningún problema, porque no había mucha gente y en el valle del Khumbo, aunque había más gente, tampoco resultó problemático. Tal vez en la temporada de otoño haya más gente y haya que reservar con antelación.

Y en cuanto a las precauciones sanitarias que hay que tener en cuenta. ¿Seguías algún tipo de regla?

Las vacunas necesarias hay que consultarlas con el médico, ya que dependen de lo que ya tengas puesto. Hay que potabilizar el agua o comprarla embotellada. Con la comida no tuve problema; en en todos los “hostels” hay algo para comer. El menú no es muy variado pero siempre encuentras una sopa y un arroz que te saben a gloria.

Ver de cerca estos gigantes debe ser increíble. ¿no es así?

Es increíble. Me quedé fascinada con el glaciar del Cho Oyú. Es el perfecto glaciar de un libro de texto con una lengua de kilómetros, morrenas simétricas y lagos escondidos según lo cruzas. Resulta sobrecogedor adentrarte en un paisaje así donde casi no hay ni pájaros. Solo hielo, roca, luz, silencio y alguna nube en constante evolución.

¿Cuál es tu próximo viaje?

Te lo cuento en el próximo post 😊. Me encantaría volver a Patagonia, rodear el Khailas, explorar Laos y tender la mano a los Andes en Colombia. No sé cuál será el elegido. Sea cual sea, lo visitaré con los ojos bien abiertos.

GUIA PRÁCTICA:

Mejor época del año: Septiembre-Diciembre y Marzo-Mayo

Duración del Trekking: 15 días + 1 día de aclimatación

Punto más elevado: 5.360m en Chola Pass (obligatorio), 5.357 en Gokyo Ri (opcional) y 5.643 en Kala Patthar (opcional).

Permisos necesarios: Visado para entrar a Nepal, que se puede hacer al llegar al aeropuerto de Kathmandú y permiso para hacer el trekking, que lo haces en el camino, antes de Namche.

Etapa 1: Lukla – Phakding

Altura inicio: 2.850m; Altura final: 2.610m; Desnivel acumulado: +150/-390; Distancia: 7kms.

Etapa 2 : Phakding – Namche Bazaar

Altura inicio: 2.610m; Altura final: 3.420m; Desnivel acumulado: +1.270m/-460m; Distancia: 11,8kms.

Etapa 3 : Namche Bazaar – Dole

Altura inicio: 3.420m; Altura final: 4.040m; Desnivel acumulado: +1.170m/-550m; Distancia: 12,1kms.

Etapa 4 : Dole – Machhermo

Altura inicio: 4.040m; Altura final: 4.410m; Desnivel acumulado: +540m/-170m; Distancia: 5,6kms.

Etapa 5 : Machhermo – Gokyo Lake

Altura inicio: 4.410m; Altura final: 4.750m; Desnivel acumulado: +430m/-90m; Distancia: 7,1kms.

Etapa 6 : Gokyo Lake – Gokyo Ri – Gokyo Lake

Altura inicio/fin: 4.750m; Altura Gokyo Ri: 5.357m; Desnivel acumulado: +607m/-607m; Distancia: 4,2kms.

Etapa 7 : Gokyo Lake – Tagnag

Altura inicio: 4.750m; Altura final: 4.680m; Desnivel acumulado: +150m/-220m; Distancia: 4,1kms.

Etapa 8 : Tagnag – Zongla (Chola Pass)

Altura inicio: 4.680m; Altura final: 4.830m; Desnivel acumulado: +830m/-680m; Distancia: 8,8kms.

Etapa 9 : Zongla – Lobuche

Altura inicio: 4.830m; Altura final: 4.920m; Desnivel acumulado: +220m/-130m; Distancia: 6,6kms.

Etapa 10 : Lobuche – Kala Patthar – Lobuche

Altura inicio/fin: 4.920m; Altura Kala Patthar: 5.643m; Desnivel acumulado: +980m/-980m; Distancia: 13,4kms.

Etapa 11 : Lobuche – Dingboche

Altura inicio: 4.920m; Altura final: 4.320m; Desnivel acumulado: +30m/-630m; Distancia: 8,2kms.

Etapa 12 : Dingboche – Tengboche Monastery

Altura inicio: 4.320m; Altura final: 3.860m; Desnivel acumulado: +180m/-640m; Distancia: 10,4kms.

Etapa 13 : Tengboche Monastery – Namche Bazaar

Altura inicio: 3.860m; Altura final: 3.420m; Desnivel acumulado: +460m/-900m; Distancia: 9,8kms.

Etapa 14 : Namche Bazaar – Phakding

Altura inicio: 3.420m; Altura final: 2.610m; Desnivel acumulado: +460m/-1.270m; Distancia: 11,8kms.

Etapa 15 : Phakding – Lukla

Altura inicio: 2.610m; Altura final: 2.850m; Desnivel acumulado: +390/-150; Distancia: 7kms.

 

LEE TAMBIÉN: