Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.




De aire deberían ser las nuevas pastillas, medicamentos y jarabes. Y es que, no cabe ninguna duda de que el aire libre es una de las mejores terapias/medicinas que nuestro cuerpo puede recibir. Una creencia que vive desde hace ya muchísimos años entre nosotrxs.

No es nuevo decir que el aire libre aporta muchos beneficios al cuerpo. Algunos grupos, como Outward Bound, han organizado durante años expediciones para poder disfrutar de esos beneficios psicológicos que ofrece un simple paseo por la montaña. Está demostrado por varios estudios que la ‘terapia de la montaña’ disminuye las dependencias, las depresiones y el uso de medicamentos. Es una realidad. No es nuevo el hecho de salir de casa, escaparte unos días, despejarte al aire libre y volver como nuevo. Sin embargo, aunque no es una primicia tampoco es algo que debemos olvidar.

Estudios nos ponen sobre aviso: la terapia en la montaña, más allá de ser una alternativa recomendable, es una opción viable para combatir dolencias, depresiones, trastornos de estrés postraumático e incluso para la demencia y las lesiones cerebrales. Afirman en él que tiene la misma eficacia que un medicamento. Lo novedoso de este estudio es que se han aportado argumentos de valor para la comunidad médica.

La terapia en la montaña como una alternativa médica

La terapia en la montaña como una alternativa médica / Foto (cc): Westboundary Photography Chris Gill

“La mayoría de personas se sienten más fuertes y saludables después de una dosis de aire libre” / Foto (cc): Westboundary Photography Chris Gill

“La mayoría de personas se sienten más fuertes y saludables después de una dosis de aire libre” dice Dacher Keltner (un psicólogo de la Universidad de California). Y no es una sensación. No te sientes mejor por haber desconectado. Realmente las personas se sienten mejor porque muchas de las plantas naturales de las que se han rodeado les ha estimulado ciertas hormonas que han provocado una disminución de los niveles de estrés y de las inflamaciones citoquinas (las responsables de enfermedades cardíacas, diabetes o depresión). Aunque también influyen otros factores en esa sensación de “sentirse bien”, como vamos a ver ahora.

1. Salir a la montaña ayuda a ver la vida con positividad.


Un reciente estudio demostró que pasar tiempo en la naturaleza afecta positivamente a no agobiarnos. Así como hacer senderismo ayuda a reducir los pensamientos negativos y obsesivos.

En el estudio compararon la actitud de dos grupos: los que andaban 90 minutos por la ciudad y los que andaban 90 por un entorno natural. Y los resultados fueron claros. Los que hacían una ruta por la montaña reportaron menos nivel de rumiación —pensamientos recurrentes y obsesivos, que nos intranquilizan—, así como redujeron la actividad neuronal de la corteza prefrontal —la asociada con las enfermedades mentales—.

Tenemos que tener en cuenta que hoy en día la mayor parte de espacios se encuentran urbanizados y que ese ambiente urbanizado está cada vez más conectado con la depresión y con otras enfermedades mentales. Nos encontramos continuamente llenos de distracciones y de un ritmo de vida estresante. Por lo que, disminuir esas distracciones son una ventaja para la salud mental.

2. La terapia en la montaña fomenta la capacidad de resolver problemas

La terapia en la montaña fomenta la capacidad de resolver problemas / Foto (cc): Austin Neill

La terapia en la montaña fomenta la capacidad de resolver problemas / Foto (cc): Austin Neill

La solución de los problemas de manera creativa puede ser mejorada si se desconecta de la tecnología y se vuelve a conectar con la naturaleza. Así lo podemos ver en un estudio de Ruth Ann Atchely y David L.Strayer.

Las conclusiones del estudio dicen que la tecnología, y el ruido de las zonas urbanas, hacen que estemos constantemente atentos a sonidos o a elementos visuales que no son importantes y eso perturba nuestras funciones cognitivas. Por ello, disfrutar en un entorno rural ayudará a reducir la fatiga mental y a pensar con mayor creatividad. Incluso a resolver los problemas del día a día de forma diferente.

3. El aire puro descontamina los pulmones

Y ya no solamente es que el aire sea puro y no esté contaminado por la polución, es que respirar aire limpio es una fuente de desintoxicación de todos los gases de la ciudad.

4. Consigue eliminar malos hábitos psicológicos


Según los científicos, el montañismo puede conseguir cambios psicológicos como la eliminación de las necesidades narcisistas o la descarga de la agresividad. También consigue una mejor integración social y sentir en nuestro cuerpo sensaciones pérdidas como: sensaciones de cuánto eramos niños.

5. El sol hará que disminuya la presión arterial de tu cuerpo

Algunos estudios recientes afirman que la exposición a rayos ultravioleta consigue que la presión arterial disminuya —en individuos sanos—. Algo esencial hoy en día si tenemos en el porcentaje de problemas cardiovasculares con los que cuenta la población.

6. La montaña te hace vivir más lentamente

6. La montaña te hace vivir más lentamente / Foto (cc): Andrej Chudy

La montaña te hace vivir más lentamente / Foto (cc): Andrej Chudy

No hace falta que tengas prisa. La ruta va a seguir ahí, los árboles también y el musgo y el olor a vegetación. Por lo que caminar por la montaña te hará sentir que no tienes prisa, que puedes vivir pausadamente y disfrutar del paisaje, de los colores, de las texturas…

Muchas personas hablan de la montaña como terapia. Es algo que desde hace años se está desarrollando, experimentando y estudiando, aunque parece que en los últimos años es cuando más la estamos necesitando. Por eso es importante potenciarlo. Visitar ciudades y conocer culturas es importante. Pero descubrir senderos, paisajes, lagos, animales y vegetación es algo que necesita nuestro cuerpo para sentirse bien. Y, como hemos visto, no lo necesita solamente por el hecho de desconectar —que también—, es por lo que le aporta a nuestro cuerpo el aire y las plantas que nos rodean.

Solamente podemos añadir que si aun no has probado los beneficios que el aire libre te puede aportar, es el momento. Es el momento de sentirte bien.

Lecturas recomendadas:

Fuentes:

No Hay Más Artículos