El descenso de la temperatura corporal, hasta el punto de llegar a la hipotermia, es un riesgo bastante serio que compromete la vida de la persona. Es por esto, que una vez planteada la amenaza, es lógico buscar métodos efectivos y rápidos para contrarrestarla.

Uno de ellos es la creencia de que el alcohol está en la capacidad de elevar la temperatura de un cuerpo. En especial, aquellas bebidas alcohólicas con una alta graduación. Creemos que beber alcohol calienta el cuerpo en “general”.

Así, en algunas culturas, en casos donde el frió es incontrolable, se tiende a beber para de algún modo contrarrestar las bajas temperaturas, sin embargo, se está cometiendo un grave error. En realidad, el alcohol no está en la capacidad de mantener la temperatura corporal, y mucho menos brindar la ayuda necesaria para enfrentarse a la hipotermia.

¿Por qué el alcohol nos da sensación de calor?

Antes de comprender los efectos negativos de las bebidas alcohólicas en una persona con hipotermia, es indispensable reconocer los motivos del problema. Los cuales parten, de una falsa sensación de calor. Entonces ¿por qué se produce la misma?

La respuesta se encuentra en que la sensación subjetiva del frió o del calor, depende de las terminaciones nerviosas ubicadas en la piel y que son sensibles a la temperatura como tal. Ellas son las responsables de la sensación de calor o frió.

El alcohol por su parte, es capaz de producir vasodilatación. La vasodilatación consiste en que los vasos sanguíneos aumenten su diámetro, esto con la finalidad de que la sangre fluya en mayor cantidad.
Cuando se toma alcohol, las arterias cutáneas se dilatan y por lo tanto llega más sangre a la piel. Lo que resulta en una piel que se calienta por el aumento del flujo sanguíneo, y al mismo tiempo estimula las terminaciones que son sensibles al calor.

No obstante, si bien se tiene esta sensación de calor, técnicamente, se trata de una meramente ficticia. Una persona se podrá sentir “caliente”, pero esto solo está ocurriendo en la piel, y no en el resto del cuerpo.

Peligros de mezclar bebidas alcohólicas con la hipotermia

Las bebidas alcohólicas a lo largo de la historia han ocasionado serios accidentes y todo tipo de inconvenientes, si no son ingeridas en el momento adecuado. Cuando el cuerpo presenta los síntomas tempranos de la hipotermia, esto no hace más que reafirmarse.

¿La razón? No se debe acudir a una acción que no hace más que brindar una sensación falsa al organismo sobre el calor. Si esto se hace, no se está más que engañando al cuerpo, y distrayéndole de las serias consecuencias que puede ocasionar un descenso de la temperatura drástico.

Beber alcohol, no ayudará a nadie a resistir el frio. Por lo que se debe comenzar a eliminar esta falsa creencia. Creencia que ha provocado incluso la muerte, al confiar erróneamente que con tan solo beber grandes cantidades del mismo se puede detener a la hipotermia.

Peligros de mezclar bebidas alcohólicas con la hipotermia

Peligros de mezclar bebidas alcohólicas con la hipotermia

Se estimula una falsa percepción de calor en el organismo

Las falsas sensaciones, generan un gran peligro en el cuerpo humano. No solo se está evadiendo de lo que de verdad está ocurriendo, sino que se incentiva a restarle importancia al asunto. Con las bebidas alcohólicas para aumentar el calor, es justamente lo que está ocurriendo.

Parte importante, de evitar que la temperatura corporal descienda hasta el nivel de la hipotermia, o que la misma aumente de gravedad, es lograr establecer la temperatura a un nivel normal con una serie de medidas para calentarse, como usar abrigos secos y calientes, o la ingesta de bebidas calientes.

Pero cuando se bebe alcohol y uno comienza a sentirse caliente rápidamente, se desestima que la hipotermia pueda hacer acto de presencia.

El cuerpo se expone a consecuencias extremas de la hipotermia





Si se toma algo con una alta graduación alcohólica, la sensación del calor irá a las mejillas o nariz en un primer momento. Porque el efecto vasodilatador del alcohol, hace que la sangre fluya a los capilares externos, es decir, piel “caliente” pero ¿qué ocurre con el resto del organismo si se sigue exponiendo al frió?

Lo que ocurre es que este queda por completo expuestos a la hipotermia. Incluyendo a los órganos vitales, lo que representa un importante y amenazante riesgo a la salud, que puede incluso terminar en una muerte por congelamiento.

Así, no se estaría hablando de un cuerpo que sufrirá consecuencias regulares de la hipotermia como lo son los temblores, los movimientos torpes o la falta de coordinación. Sino que de forma rápida se estaría enfrentado síntomas mucho más graves como una respiración superficial, músculos rígidos y un pulso inferior que puede terminar en la perdida de la conciencia.

Puede inducir a la inconsciencia

Cuando se bebe alcohol, sobre todo de una alta graduación, llegamos a un estado de relajación que puede terminar en la perdida de la conciencia como tal. Si una persona presenta síntomas de hipotermia, le puede sobrevenir una sensación de “ganas de dormir”, que potenciaremos con la ingestión de bebidas alcohólicas. Ello entraña un gran riesgo, ya que estaremos a merced de una situación que no controlaremos y no estaremos en estrategias de detener el avance del frío.

Es por ello, que hay que emplear medidas que realmente estén en la capacidad de aumentar el calor al cuerpo, como pueden ser ingerir bebidas calinentes o evitar ropas húmedas.

LEE TAMBIÉN:

 

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook



No Hay Más Artículos