Saber elegir la talla de tu calzado montaña que se ajuste a ti depende de varios detalles que debes considerar para que puedas hacer tus trekkings y escaladas sin ningún inconveniente. Desde saber colocar calcetines hasta dejar espacios en la parte superior de los dedos para poder calzarte apropiadamente, son aspectos necesarios para que puedas caminar con tu calzado de montaña lo más cómodo posible.

Te ofrecemos a continuación algunos consejos para encontrar un calzado de montaña de la talla perfecta.

¿Qué considerar al evaluar la talla de tu calzado de montaña?

1. Prueba las botas al final del día

Durante una caminata en la montaña, tus pies se hincharán un poco, por lo que es necesario que tu calzado de montaña tenga una cierta holgura para que no te queden muy ajustados ni te produzcan ampollas por el roce del zapato contra tu piel. 

Es normal que tus pies se hinchen ligeramente durante las actividades del día y al final de la tarde estarán en su mayor momento de dilatación. Aprovecha este momento para probar el calzado de montaña. 

Algo a considerar al momento de probar la talla de tu calzado de montaña es que debes usar calcetines gruesos, como los que usarías en una excursión. De esta forma, podrás testear los zapatos en unas condiciones más cercanas a la realidad.

2. Comprueba que la talla de tu calzado de montaña es correcta

El volumen de un pie, otra clave para un buen ajuste, debe ser evaluado en una tienda. También puedes medir la longitud de tu pie y usar las tablas de tamaño estándar para encontrar su tamaño.

Sin embargo, ya que un calzado que te quede muy ajustado puede, en el mejor de los casos, ocasionarte molestias en los pies  y, en el peor, provocar una caída, comprueba que el zapato tiene un tamaño apropiado con respecto a tu pie.

3. Verifica que sobra espacio en la punta del calzado

La forma más simple de comprobar que el tamaño del calzado de montaña es el correcto es extraer la plantilla y colocar tu pie encima de ella. Comprueba que tu talón está bien colocado sobre la parte trasera de la plantilla y luego verifica que haya un espacio de un dedo, ni más ni menos, entre la punta de tu pie y la punta de la plantilla. 

4. Verifica que sobra espacio en la parte de atrás del zapato

Después de comprobar que sobrará un espacio en la punta del dedo, es necesario verificar que el ajuste del calzado es apropiado. Para ello es necesario desatar los cordones, tirar de la lengüeta hacia adelante e insertar el pie en el calzado.

Luego, ajusta el calzado de montaña de modo que la punta de tu pie toque la punta del zapato. En esta posición, con tu pie sobre el suelo y tu pierna en posición perpendicular a tu pie, introduce un dedo entre el talón de tu pie y el calzado. Tu dedo debería caber fácilmente, sin que sobre más espacio.

Comprueba que el calzado no queda demasiado ajustado / Foto: Fidel Fernando
Comprueba que el calzado no queda demasiado ajustado / Foto: Fidel Fernando

5. Comprueba que el calzado no queda demasiado ajustado

Para probar el ajuste del calzado de montaña, echa el talón hacia atrás de forma que no haya espacio entre tu talón y el zapato. Luego, coloca la lengüeta en la posición correcta y ajuste los cordones, tirando de ellos de abajo hacia arriba.

Evita ajustar los cordones en exceso. Las asas por las que pasan los cordones no deben quedar muy unidas, sino en su posición natural. Ata los cordones hasta arriba, pues la idea es comprobar cómo te quedarán las botas en condiciones similares a las de uso.

6. Camina un poco con el calzado

Después de ponerte los dos calzados bien ajustados, ponte de pie y mantente atento a las sensaciones de tus pies. Desde el primer momento, debes sentir que el calzado se ajusta a la forma de tu pie y, sobre todo, mucha comodidad.

Es necesario en este momento insistir en que un calzado de montaña debe sentirse cómodo desde el primer momento. Quizás hayas escuchado decir que los zapatos “hay que domarlos”, pero en realidad eso es un mito: si tu calzado de montaña no te parece cómodo desde el primer día, no te resultarán cómodas cuando estés en un paseo o haciendo una excursión difícil.

7. No te apresures

La sensación de confort que debe producir tu calzado de montaña es personal. Los zapatos que resulten confortable para alguien más no necesariamente te lo parecerán a ti y viceversa. 

La talla de tu calzado de montaña es un factor fundamental para la elección de un calzado correcto. Tómate el tiempo que necesites para la compra de unos zapatos apropiados para ti. 

Si compras los calzados de montaña de manera online, ¿sabes cómo medir la talla correcta de tu calzado de montaña?

Ahora bien, ¿qué pasa si decides adquirir un calzado de montaña en línea? ¿Cómo puedes medir su talla correctamente? El proceso es bastante simple y se basará en lo que hemos discutido en el paso 1 del apartado anterior. Si lo consideras necesario, pide ayuda a otra persona. 

Coloca una hoja de papel A4 en el suelo, junto a la pared. Coloca tu pie sobre ella de forma que tu talón y la hoja estén en contacto con la pared. Con un lápiz perpendicular al suelo, marca sobre la hoja hasta dónde llega el dedo más largo de tu pie.

Repite este procedimiento con ambos pies y toma como referencia la medida más larga.

Mide el extremo de la hoja hasta la marca de lápiz. Esa medida será la talla de un zapato ajustado. A esa medida suma la medida del ancho de 1 dedo (será el equivalente a 1,5-2 centímetros) para que el calzado te quede cómodo. 

Ahora, tienes la medida de tu pie en centímetros. Es necesario convertirla a la medida de la talla de calzado. Para ello es necesario investigar en el sitio web del fabricante la tabla de equivalencia de tallas, con la que podrás convertir tu medida en centímetros en una talla en el formato español/europeo.

Aplica también otros 2 criterios discutidos en el apartado anterior para asegurarte de que el calzado tendrá la talla apropiada:

  • procura usar calcetines gruesos al momento de tomar la medida
  • toma la medida en la tarde/noche, cuando los pies estarán más hinchados.