domingo, julio 24, 2022
InicioMontañaCalzadoCómo atar el calzado de montaña

Cómo atar el calzado de montaña

Para practicar deportes de montaña, además de elegir el calzado más adecuado también se debe conocer la técnica correcta para lograr un buen ajuste del mismo mediante el atado. Así evitarás molestias y lesiones en el pie. A continuación te explicamos cómo atar el calzado de montaña de la manera adecuada.

Beneficios de atar correctamente el calzado de montaña

En primer lugar, es necesario que sepas cuáles son los principales beneficios que se obtienen al atar de la manera correcta el calzado de montaña:

  • Un atado bien realizado permite que la transpiración en el pie sea la adecuada en el momento de realizar un ascenso o un descenso y la misma va a depender de la intensidad de la actividad.
  • Con un calzado correctamente atado se puede obtener una mejor adherencia. De esta manera, es posible lograr un mayor control sobre el terreno por el que se está avanzando.
  • Otro factor importante que se logra con un buen atado es conseguir un equilibrio adecuado del peso que se está transportando.

Cómo atar el calzado de montaña

Antes de conocer el procedimiento para un buen atado, se debe considerar que el ajuste del calzado de montaña por medio de los cordones y su atado se debe hacer de forma diferente en las dos áreas que tiene el calzado. De esta manera es posible obtener más sujeción o más libertad de movimiento.

Estas dos áreas del calzado son:

  • La parte alta o caña, que se encarga de sujetar y proteger el tobillo de torceduras e impactos con piedras.
  • El empeine o puente, el que protege el empeine del pie y evita que el mismo quede flojo dentro del calzado.

A continuación enumeramos los pasos para atar el calzado de montaña de manera adecuada:

  • Lo primero que se tiene que hacer es comenzar con el tensado de la cordonera desde abajo hacia arriba.
  • Cuando se ha obtenido la misma intensidad para toda la parte del empeine, se debe comenzar con el apretado sobre la primera hebilla bloqueadora.
  • Desde este punto, la diferencia va a estar en si se tensa la parte de la caña o si se deja un poco floja. Esto se hará, de acuerdo a si el tramo es en ascenso o descenso.
  • En el caso de un ascenso se debe pasar el cordón con poca tensión, y al finalizar se hace el nudo. Así se logra que la lengüeta del calzado quede libre y se permitirá que la transpiración en toda la zona del pie sea mayor. Hay que considerar que en la subida siempre el esfuerzo será mayor que en el descenso.
  • En el caso del descenso es necesario que el pie quede bien compacto. Por ello, se debe apretar con fuerza desde la zona de bloqueo.
  • Si la hebilla no es de las que pueden bloquear, el truco consiste en pasar los cordones por ella de arriba hacia abajo. De este modo, es posible obtener una diferencia en la tensión entre la parte inferior y la parte superior del calzado.

Consejos para un ajuste adecuado del calzado de montaña

  • Se debe prestar atención a que las orejas de las cordoneras no queden tan largas. Para ello, se pueden pasar por delante de los cordones con el fin de evitar que se enganchen con ramas y puedan causar caídas.
  • Un error muy frecuente es pasar los cordones por detrás del talón. Con esto solo se puede conseguir causarle lesiones al tendón de Aquiles.
  • Si se siente algo de dolor y presión en cualquier área de los pies, generalmente ese es el indicio de la formación de una ampolla. Por lo tanto, hay que detenerse y reajustar el atado, aunque también se debe tratar esa zona con tiritas o bandas adhesivas.
  • Una buena idea es utilizar un par adicional de calcetines debajo de los habituales. Estos pueden ser calcetines de algodón, sin embargo, ellos absorben muy bien el sudor y se saturarán rápidamente, por lo que otra opción son los calcetines de nailon. Pero hay que hacerlo teniendo en cuenta que el calzado puede quedar más apretado y dejarle menos espacio para el movimiento de los pies.
  • Se recomienda siempre finalizar el atado del calzado de montaña con un nudo doble, ya que es la manera de asegurarse que no se desatarán mientras caminas. Dejar los cordones sueltos es una causa potencial de caídas.

Conclusiones

Conocer la manera correcta de atar el calzado de montaña es una de las medidas de seguridad más adecuadas, puesto que de esta forma se previene la aparición de las molestas ampollas y otras lesiones en el pie.

Además, el hecho de no llevar el calzado atado de la forma más conveniente, es una potencial causa de accidentes ocasionados por posibles tropiezos y caídas mientras se practican las actividades de montaña.

Quizás te puedan interesar también los siguientes artículos:

FUENTES: Seguridad Y Rescate / Made in Mountain

Artículo anteriorExcursión al valle de Otal desde Bujaruelo
Artículo siguienteMordok
- Advertisment -

Más popular