sábado, octubre 16, 2021
InicioTécnicaMontañaCómo preparar el café perfecto en el aire libre: 6 maneras propias...

Cómo preparar el café perfecto en el aire libre: 6 maneras propias del mejor de los baristas

Uno de los mejores momentos del camping, o cuando estamos en el outdoor, es cuando paramos después de una larga jornada de actividad, cuando entras al calor de la tienda de campaña o reposas al abrigo de un refugio de montaña. Reponer fueras es primordial, y un café caliente sabe mejor que un plato “estrella Michelin” en estos momentos. Según el peso que puedas cargar a la espalda, tus gustos o el tiempo que puedas destinar a la preparación del café puedes optar por diversas formas de prepararlo. A continuación te presentamos cómo lo prepararía el mejor de los baristas.


Aeropress.

AeroPress Coffee Maker
AeroPress Coffee Maker

El sistema Aeropress Coffee Maker (Haz click para comprar) es una de las maneras más novedosas para elaborar café. Estas cafeteras están ganando cada vez más adeptos entre aquellas personas exigentes con el café. Procedimiento: Primero hay que enjuagar un poco el filtro de la cafetera con agua caliente. Después, hay que añadir el café molido. Al café hay que mezclarle la mitad del agua, y reposar unos 45 segundos. Cuando pase ese tiempo y el café suelte sus aromas es cuando hay que verter el resto del agua, hasta llenar la cafetera. Ahora hay que poner la tapa a la cafetera, y voltearla con un movimiento suave, y ponerla encima de la taza. Poco a poco, se debe presionar el pistón hasta que la taza se llene. Aunque parezca que el proceso es elaborado, es muy sencillo, y todas las cafeteras Aeropress suelen incluir unas instrucciones para no fallar en ninguno de los pasos.


Cafetera Italiana, una manera clásica de hacer un café express al aire libre.

La clásica cafetera italiana / Foto: Kevin Schmid
La clásica cafetera italiana / Foto: Kevin Schmid

El uso de una cafetera italiana es una buena forma de elaborar el mejor espresso. Esta clásica y elegante cafetera, la italiana, se ha utilizado tradicionalmente y de forma amplia en las casas. Para utilizar en el aire libre, en el camping o en nuestras salidas con al furgoneta, podemos utilizar una cafetera de 1 o dos tazas, un tamaño reducido que nos facilitará su transporte. Para calentarla un hornillo de montaña. Procedimiento: Cogemos el paquetito de café molido, rellenamos el filtro con el café molido, llenamos de agua la parte inferior de la cafetera hasta el “tornillito”, cerramos la cafetera y la colocamos sobre el fuego. En el momento que sube el agua a la parte de arriba, ya tenemos nuestro café listo para servir Oír ese gorgoteo cuando ya termina de salir el café y su olor, es puro delicia, y aún no hemos saboreado la taza de café.


Café de puchero 

Café de puchero / Foto: Ezra Comeau Jeffrey
Café de puchero / Foto: Ezra Comeau Jeffrey

El café vaquero o de puchero (ver para comprar) consiste en elaborar el café en una olla llena de agua. Procedimiento: Llenamos la olla con agua fría, y añadimos los granos de café enteros o un café molido grueso. Hay que calentar e ir mezclando poco a poco hasta que los aromas del café se mezclen con el agua. No obstante, recuerda no hervir el agua, ya que este error puede provocar que el café sepa a quemado. Una vez de que el café haya reposado fuera del fuego tendrás que retirar los granos del café. Para ello, puedes apartarlos utilizando un cuchara, o retirarlos con mayor facilidad mediante el uso de un colador.


Cafetera de émbolo.

Café a la francesa de émbolo / Foto: Benjamin Davidson (CC-BY-2.0)
Café a la francesa de émbolo / Foto: Benjamin Davidson (CC-BY-2.0)

Este tipo de café se elabora mediante el uso de la cafetera conocida como la cafetera francesa (Haz click para comprar), la prensa francesa, o la cafetera de émbolo. Esta técnica es muy apta para aquellos amantes del café que disfruten con una buena taza de café de calidad. Para que la preparación sea exitosa, se recomienda el uso del café molido grueso. Procedimiento: Lo primero que hay que hacer es echar el café molido a la basa del recipiente. Se estima que hay que echar una cucharada sopera de café para preparar entre 100 y 120 mililitros. Después, hay que agregar el agua caliente, sin que esté hirviendo. Como ya mencionamos anteriormente, el agua demasiado caliente puede provocar un aroma a quemado. Hay que mezclar el agua con el café con cuidado y calma. Una vez que esté mezclado, es hora de usar el émbolo. Esta pieza sirve para separarlos restos de café de la bebida. Se debe apretar el pistón cuidadosamente hasta el fondo, y servir el café inmediatamente.


Método pour-over o café vertido

Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.
Amatter Coffee en el Embalse de Ullíbarri-Gamboa.

El método para hacer café llamado pour-over o café vertido, es ideal para aquellos que vayan de acampada en solitario. Además, el material necesario para preparar el café es ligero y muy fácil de transportar. El único artículo necesario es un tipo de filtro (ver para comprar), que hoy en día puede ser de papel o metálico, para que se pueda usar a diario. Claro que hay todo un kit para los más aderezados baristas, pero con un filtro e ingenio puedes prepararte un café. Procedimiento: Antes de verter el café conviene humedecer un poco el filtro. Después, se debe añadir el café molido. Cuando tengas en el filtro suficiente café, tendrás que añadir el agua caliente poco a poco. Así hidratarás el café, y éste liberará los gases necesarios para dar un buen sabor al agua. Espera a que se filtre el agua, y tendrás el café listo. El inconveniente de este sistema es que para preparar café para un grupo, hay que repetir el proceso varias veces.


Café instantáneo o soluble.

Café soluble / Foto: Clem Onojeghuo
Café soluble / Foto: Clem Onojeghuo

El uso de café soluble es la manera más sencilla y más rápida de preparar un café cuando estás de acampada. Hay que seguir tres pasos básicos para su elaboración: calentar el agua, verter el café a tu gusto, y mezclarlo hasta que se deshaga. La rehidratación del café hará que el agua se vuelva marrón, y que sepa a café. Sin embargo, su sabor es uno de los mayores inconvenientes de este tipo de café. Al ser un producto procesado su sabor puede que no resulte de lo más agradable. No obstante, es muy fácil de transportar. Puedes llevar un bote en tu mochila, o para aligerar aún más, puedes llevar los sobres que tienen la cantidad necesaria para un café. Incluso muchas de las veces estos sobres incluyen leche deshidratada, con lo que tendrás tu café con leche en un minuto.


- Advertisment -

Más popular