Paisajes totalmente nevados, bosques, montañas, prados con un manto blanco. La escena es preciosa y digna de fotografiar. Cuando salgas a esquiar nunca sobra un móvil o una cámara de fotos para inmortalizar el precioso escenario. Con poco se pueden hacer magníficas fotografías. Sin embargo, las mejores fotos se pueden realizar siempre y cuando sigas unas pautas. Si sigues los consejos que ves a continuación, podrás recordar tus días de esquí con las mejores fotografías.

Nunca olvides la posición del sol

Un paisaje nevado con el cielo azul, y el sol brillando no se ve en muchas ocasiones durante el invierno. Si el tiempo acompaña, el sol puede ser tanto tu aliado como tu mayor rival. En caso de que el sol esté detrás del objeto que vayas a fotografiar, seguro que el resultado no te va a convencer. El sujeto aparecerá seguramente muy  oscuro. Por lo tanto, recuerda que buenas fotos a contraluz son difíciles de hacer. Sin embargo, si el sol da al fotógrafo por la espalda, servirá como iluminación. No hay mejor iluminación que la natural. Así la fotografía tendrá un brillo único.

Cómo elegir las tablas de esquí de travesía / Foto: Flo Maderebner

Nunca olvides la posición del sol / Foto: Flo Maderebner

Cuidado con las sombras

Si estás sacando fotos en un día de sol, recuerda revisarlas para que no aparezca tu sombra en ellas. Vigila que tu sombra no se cuele en el plano.

Los efectos de especiales son tus aliados

Muchas de las cámaras que actualmente están en el mercado ofrecen prestaciones que facilitan sacar unas muy buenas fotos en situaciones complejas. Si posees una cámara bastante potente, experimenta con ella antes de salir a la nieve. Tómate tu tiempo en casa, e identifica las ventajas que te ofrece. Algunas cámaras son capaces de identificar la situación de la escena; por ejemplo, pueden que la foto se está haciendo en movimiento. Además, también ofrecen la posibilidad de enfocar y desenfocar lo que a uno le apetezca. El uso del enfoque y desenfoque dan unos resultados muy interesantes.

Ten en cuenta la regla de los tercios

Una buena composición de la fotografía puede mejorar considerablemente el resultado. Debes imaginar tres líneas verticales y otras tres líneas horizontales en la pantalla de tu cámara o móvil, y tienes que encajar en esas franjas los objetos que deseas fotografiar. Si los protagonistas de la foto son tus amigos asegúrate de que estén bien centrados en el plano. Por otro lado, asegúrate de que en el fondo o en las esquinas de la imagen no aparezca ningún elemento que pueda entorpecer. Ten en cuenta que en los cruces de esas líneas, desplazados del centro de la fotografía, es dónde se centra la atención visual. Juega con ello. 

Cómo esquiar en nieve virgen / Foto: Mauro Paillex
Aprovecha las líneas en la nieve / Foto: Mauro Paillex

Aprovecha las líneas en la nieve

El ojo del que ve una fotografía se guía mediante las líneas que aparecen en ella. Por lo tanto, aprovecha los cables de telesilla de alguna estación de esquí, o las líneas que dibujan los esquís en la nieve, para dirigir la mirada al sujeto más importante de la composición. Además, las líneas que dibujan los esquiadores de por sí son muy bonitas. Si estás acompañado, pide a tu amigo que realice varios virajes en la nieve, para así marcar unas perfectas y preciosas eses. Si estos virajes se realizan en nieve en polvo que sea virgen, el resultado será aún más espectacular.

Experimenta con ángulos diferentes

No siempre saques fotografías desde el ángulo tradicional. Experimenta, y prueba nuevos puntos de vista. Puedes hacer uso de un palo para realizar selfies para poder sacar fotos desde un ángulo picado. Sin embargo, las fotos sacadas a ras del suelo nunca suelen defraudar. Este ángulo suele dar mucha sensación de acción. Por lo tanto, pide a tu amigo que realice un viraje frente a la cámara. Así, se verá perfectamente el movimiento del esquiador, y además la nieve por los aires dará un toque más espectacular a la imagen.

Experimenta con ángulos diferentes / Foto: Lucas Favre
Experimenta con ángulos diferentes / Foto: Lucas Favre

Acércate al sujeto

Las cámaras de los teléfonos móviles enfocan desde una corta distancia. Esto no da ningún problema si el sujeto a fotografiar no se mueve; sin embargo, si está en acción tendrás que sacar a relucir todas tus habilidades. Sin lugar a dudas, pide al esquiador que quieras fotografiar que se acerque, ya que el resultado será mejor.

Haz uso del modo ráfaga

Si tu cámara tiene esta prestación, no lo dudes y aprovéchala. Así podrás fotografiar todos los movimientos. Cuando tengas un rato libre podrás elegir la mejor imagen sin mayor complicación.

Prueba diferentes filtros

Hoy en día, existen muchos teléfonos móviles que permiten editar las fotografías mediante el uso de los filtros. Así podrás manipular a tu gusto el brillo, y los contrastes y la saturación de los colores. Experimenta y prueba todos los filtros que tengas a mano. Snapseed, Fotor y VSCO son unas aplicaciones que te proporcionarán muchos filtros para editar las imágenes. Recuerda que el cuanto más blanca aparezca la nieve, y más azul el cielo, la foto será más espectacular.

Utiliza filtros. Fotografía esquí / Foto: Carina Tysvaer
Utiliza filtros. Fotografía esquí / Foto: Carina Tysvaer

Dispara en bruto

El disparo en bruto o formato RAW hará que la calidad de la imagen mejore considerablemente. En consecuencia, los detalles de los contrastes y colores se notarán más durante la edición. Sin embargo, existe un inconveniente, ya que la alta calidad de las fotografías hace que sean más pesada y ocupen más espacio.

Estate atento al atardecer y salida del sol.

Aunque ya de por sí un paisaje nevado es espectacular, es aún más bonito durante el atardecer. Si te encuentras en la montaña durante ese corto periodo de tiempo, merecerá la pena parar por un instante para sacar una bonita fotografía. Cuando el sol empieza a esconderse tras las montañas, es cuando hay que aprovechar para inmortalizar la escena. Tendrás la luz natural suficiente como para hacer notar todos los colores de la montaña con una gran calidad.

Saca fotos sin miedo

Nunca olvides que no tienes que pagar a nadie por sacar fotografías. Haz tantas fotos como quieras, y ya cuando estés tranquilo y con tiempo harás la selección de las mejores. Uno nunca puede saber qué foto es la mejor hasta examinarla a fondo.