¿Meditar al aire libre? ¿Realmente importa dónde meditas? Para muchos de los practicantes de la meditación, meditar en el outdoor es una experiencia diferente, más profunda. Y hay algunas buenas razones para esto.

Quizás meditar en una habitación silenciosa sin sonidos y sin nada que distraiga es la manera más fácil, normal, especialmente para los principiantes. Ya es bastante difícil calmar tu mente sin la constante interferencia del exterior. Por otro lado, la vida es un aporte constante, así que si quieres que la paz que proviene de la meditación entre a tu vida más allá de tu práctica, quizás aprender a meditar a pesar de los sonidos y movimientos que lo rodean es justo lo que necesitas.

Meditando al aire libre

Recuerdo las orillas del río donde viví hace años. Estaba a cinco minutos a pie de la casa. Hay un pequeño cesped nivelado en la parte superior, que se orienta hacia el agua, 20 metros más abajo. Ahí es donde yo iba a sentarme. A menudo había una brisa que podía sentir en mi piel y escuchar en los árboles de los alrededores. También escuchaba el agua que se filtraba a través de algunos árboles muertos cerca de la orilla del río. Olía a tierra y a la humedad del agua.

Meditar allí no solo era placentero por el ambiente, sino también diferente de meditar en el silencio de mi hogar. Se incrementaba la sensación de experimentar el mundo sin pensar, sin analizar demasiado. ¿Por qué? Tal vez simplemente porque había más para experimentar. Estaban los sonidos, que incluían pájaros, y el ocasional chapoteo de algún animal en el río. Había cosas para oler y sentir, como la propia sensación del roce de la hierba contra mi cuerpo.

Normalmente cierro los ojos cuando medito, porque me resulta más fácil meditar de esta manera. Cuando terminaba mi meditación junto al río, abría los ojos, por supuesto, pero lo que veía siempre era diferente de lo que había apreciado cuando comenzaba mi sesión. Por supuesto, era lo mismo, pero lo estaba viendo de manera diferente, como si fuera la primera vez. Si bien es difícil de explicar, es fácil de reconocer si has tenido la experiencia.

Es maravilloso mirar alrededor como si lo vieras por primera vez. Estás viendo sin preconcepción. Es posible que veas un pequeño corzo en la orilla opuesta del río, pero el pensamiento de “corzo” no pasaría por mi mente, lo que significa que no nublaría mi visión con ninguna idea sobre qué es o debería ser un corzo. Los sonidos y las sensaciones también fueron “nuevos”. Creo que esta experiencia más directa de la vida es una demostración profunda de lo mucho que normalmente “vivimos” a través de nuestros pensamientos, algo alejado de la realidad.

Si aún no lo has probado, ¿por qué no salir a la naturaleza en tu próxima sesión de meditación? Siéntate en una colina o frente a un jardín, o intenta pararte frente a un lago o estanque cuando meditas. La vista será maravillosa cuando abras los ojos. No hay nada como meditar al aire libre.

LEE TAMBIÉN: