Dormir al aire libre ciertamente es una experiencia diferente, pero eso no quiere decir que siempre resulte placentera. Si a veces es difícil conciliar el sueño en la comodidad de nuestra cama, imagina estar a la intemperie. Lo ideal es salir preparados para no privarnos de nuevas vivencias y disfrutarlas tanto como sea posible.

Probablemente la primera vez sea la más complicada, porque no sabemos a lo que nos enfrentamos. Tal vez en algún episodio de tu serie favorita los personajes acampan y puedes tener una idea de lo que hallarás; pero nada se compara a la realidad.

Aunque seas una de esas personas que concilian el sueño con facilidad, no importa el lugar en que te sorprenda, no está demás seguir algunas sugerencias cuando el plan es ir de camping.

Hay que dormir bien para rendir en un día de actividad en la montaña

Debido al ahorro económico que representan, los entornos de camping son bastante usados; además de la ventaja monetaria frente a un hotel, permite que el campista esté en contacto directo con la naturaleza.

Pero cuando son varios días los que estaremos en una tienda de campaña y usaremos un saco de dormir, sin estar acostumbrados, pronto el cuerpo enviará señales de rechazo, demandando de nuevo la comodidad habitual.

Recuerda que la noche es para descansar y si en lugar de reponer las energías, trasnochamos, pasamos frío y no dormimos, difícilmente rendiremos en un día de actividad física en el outdoor.

Noche en el Lacs d'Ayous, Laruns, Pirineos franceses/ Foto: Yann Bervas

Noche en el Lacs d’Ayous, Laruns, Pirineos franceses/ Foto: Yann Bervas

Alternativas para no pasar frío en una tienda de campaña

Presta atención a los siguientes consejos para dormir agradablemente cuando hacemos camping y aprovecha al máximo esta experiencia:

1. Lleva un saco adecuado.

Si disponemos de un saco que no nos protege lo suficiente, la noche de insomnio está garantizada. Cuando vayas a comprar un saco de dormir, no te fijes solo en el modelo; además de la calidad y comodidad, evalúa la temperatura que ofrecerá para que no quedes helado en la madrugada.

Sería perfecto contar con un un saco que brinde confort entre 10 y 15 grados más que las temperaturas a las que te expondrás acampando.

2. Orina antes de acostarte.

Cuando vaciamos la vejiga el cuerpo quema menos energía para mantenernos calientes; por ello es bueno orinar antes de acostarnos. Otro punto a favor, es que si vamos antes, no tendremos porqué levantarnos en la madrugada y, por ende, no interrumpiríamos el sueño.

3. Acolcha más tu esterilla.

Bastará con colocar un equipo extra debajo de la almohadilla, de manera que haya más amortiguación entre la persona y el suelo. Como la idea es ir preparados, pero no excesivamente cargados, serían de gran utilidad unas esterillas inflables o de espuma, que ofrezcan un gran aislamiento, podremos encontrar gran varidad en el mercado.

4. Una botella de agua caliente.

Ayuda a que el saco esté caliente durante más tiempo, a pesar de lo fría que pueda estar la tienda de campaña. Sirve una botella plástica, de esas que traen agua, jugo o gaseosa. La ubicamos entre las piernas, al tacto con la arteria femoral y a una temperatura que tu cuerpo tolere. Esto se traduce en descanso seguro.

Si no queremos colocar una botella de agua entre las piernas, porque nos resulta incómodo, también está la alternativa de verter agua hirviendo en un frasco plástico, cerrarlo y ponerlo en el fondo de la bolsa, quizás cubierto con algún paño, para que mantenga el área tibia y no sintamos frío.

5. Protege tu saco de la humedad.

Hay que mantenerlo seco. Si hemos realizado una caminata bajo la lluvia, piensa en tu saco y protégelo para que no adquiera humedad.

6. Come.

Si a medianoche el frío te despierta, come una barra de chocolate para activar el metabolismo.

Dormir sobre la nieve con nuestra tienda de campaña

Dormir sobre la nieve con nuestra tienda de campaña

7. No duermas con ropa mojada.

Sea agua o sudor, hay que retirar la ropa húmeda de nuestro cuerpo. Si queremos descansar y sentirnos calientes durante la noche, tenemos que dormir con ropa seca.

8. Ropa térmica o sintética.

Son perfectas para abrigarnos y no someternos a las bajas temperaturas que congelan el cuerpo. Estas nos ayudarán a dormir calientes.
Ropa con varias capas, es ideal para dormir en tiendas de campaña y mantenerse caliente. Desde chaquetas, hasta pantalones y calcetines, abrigan para un descanso placentero. Varias capas de ropa fina.

Pasamontañas, guantes y calzones largos colaboran en la retención del calor cuando dormimos en tiendas de campaña.

9. Mantén la circulación.

Si bien hay que protegerse del frío, tampoco podemos entorpecer la circulación. Retira de tu cuerpo toda prenda que contraiga el flujo sanguíneo y le impida dormir cómodo.

10. Ramas y hojas también funcionan.

Si el asunto es que entre lo que llevamos no tenemos suficiente material para aislar la bolsa y que esta nos caliente mientras dormimos, entonces aprovecha las bondades de la naturaleza y opta por hojas y ramas secas. Apila un poco bajo la tienda, los resultados son buenos.

11. Ejercítate.

Una manera de mantener la bolsa caliente es haciendo una ronda de sentadillas y luego acostarse; de hecho, cada vez que te enfríes, el ejercicio aminora la sensación.

12. Rellena espacios.

Cuanto menos espacio libre quede en la bolsa, menor será la probabilidad de enfriarnos. Si el saco es demasiado grande, usemos algo de ropa para completarlo, de forma que las capas colaboren a dar calor.

13. Lona para la nieve.

Si nieva, lo mejor es colocar entre el suelo y la tienda de campaña una lona u otro material como ramas de pino, para quedar aislados y no sentir el frío del suelo.

 

LEE TAMBIÉN: