domingo, julio 24, 2022
InicioMontañaSeguridadLa responsabilidad de los expertos en las actividades de montaña 

La responsabilidad de los expertos en las actividades de montaña 

Un asunto que causa preocupación en quienes organizan actividades de montaña es que si ocurre un accidente y se interpone alguna denuncia existe la posibilidad que un juez determine que es de ellos la responsabilidad civil. Para tomar esta decisión, generalmente se tiene en cuenta la experiencia y formación que tienen esas personas en el desempeño de este tipo de prácticas.

¿De quién es la responsabilidad en las actividades de montaña?

En la práctica de cualquier actividad en la montaña, como el senderismo o las carreras, a efectos legales la responsabilidad civil es de los guías, monitores, organizadores o profesionales.

Aunque no se cuenta con una regulación legal específica sobre las actividades de senderismo y montaña, la institución que organiza debe evaluar a detalle cada uno de los riesgos y hacerse responsable de los daños que pueden ocurrir en caso de negligencia.

Por otra parte, si la salida a la montaña se realiza entre amigos, el que asume la función de líder o guía del grupo se hará responsable en caso de presentarse cualquier incidente o accidente. De esta forma, asume toda la responsabilidad del grupo sin importar si sus servicios son remunerados o no.

Con el fin de evitarse este tipo de situaciones, hay que minimizar el riesgo de que suceda cualquier tipo de accidente. Para lograr esto, el líder de un grupo o guía, sea o no profesional, debe velar por que se cumplan todos los procesos adecuados para la práctica segura de la actividad en la montaña.

¿Por qué la responsabilidad es de los expertos?

Los deportes de montaña tienen intrínsecas una serie de normas no documentadas, como la existencia de restricciones para llevar a cabo determinadas actividades o hacerlo en ciertos espacios naturales. Por ello, se espera que quien se encargue de organizar una actividad o quien tome el liderazgo del grupo posea la experiencia y formación necesaria para que la ejecución de la misma se haga de forma segura.

Los siguientes son algunas de las principales situaciones en las que el guía, líder u organizador puede ser catalogado como negligente e irresponsable, con los problemas consecuentes que se presentarían en caso de ocurrir un incidente o accidente:

  • El desconocimiento de las características del entorno natural en el que se van a estar desenvolviendo, así como de las actividades que se van a estar efectuando en el mismo.
  • La falta de conocimiento acerca de la manera de ejecutar correctamente cada una de las maniobras técnicas que se deben realizar.
  • La falta de una planificación adecuada en la parte meteorológica con el fin de conocer previamente las condiciones atmosféricas con las que el grupo se va a topar en el desarrollo de la actividad.
  • El no cumplimiento de los protocolos de seguridad que se han establecido para cada una de las actividades en la montaña y que tienen que ser cumplidos de manera estricta.

Medidas preventivas para disminuir la responsabilidad

Cualquier organización o persona que tenga mayor experiencia dentro de un grupo es quien se tiene que hacer responsable del mismo. Por lo tanto, es muy necesario recordar la aplicación de ciertas medidas preventivas con el objetivo de reducir la responsabilidad que tienen los expertos en las actividades de montaña:

Algunas de estas medidas son las que se enumeran a continuación:

  • Informarle con anticipación al grupo sobre la ruta y la actividad que se va a realizar, los riesgos que están asociados, la condición física requerida para realizarla y el equipamiento personal que deben llevar.
  • Inspeccionar cuidadosamente el material que cada miembro del grupo va a llevar y no permitir que participen en la ruta o actividad quienes no estén equipados de la forma correcta.
  • Los participantes deben llevar el equipo necesario para manejar cualquier tipo de imprevisto, como material ligero para pernoctar, agua, raciones de supervivencia y cuerdas, entre otros.
  • Notificarles a todas las personas que van a participar sobre su obligación a seguir con detalle las instrucciones en todo momento y las consecuencias de no hacerlo.
  • Informar al grupo sobre todas las medidas de seguridad que se deben adoptar, como el uso del arnés, casco y aseguramiento. Si algún miembro del grupo no llegase a seguirlas, el guía queda exonerado de responsabilidad. Esto incluso puede hacerse por escrito como evidencia.
  • Una importante medida de precaución es la de cerciorarse en todo momento de llevar un botiquín de primeros auxilios bien equipado, emisora de radio, linterna y baterías de repuesto.

Conclusión

En el desarrollo de una actividad de montaña las personas de mayor experiencia en la ejecución de las determinadas maniobras son quienes tienen la responsabilidad civil en caso de accidentes.

Esta es la razón por la cual se debe ser muy estricto en tomar todas las medidas de precaución posibles con el fin de reducir el riesgo de que ocurran accidentes. De esta manera se disminuirá la responsabilidad de los expertos en las actividades de montaña.

FUENTES: Seguridad Y Rescate / Made in Mountain

- Advertisment -

Más popular