Disfruta con la observación de aves en el Pirineo

Disfruta con la observación de aves en el Pirineo

La cordillera de los Pirineos se encuentra situada en la zona más septentrional de la Península, separándola de Francia. Los Pirineos no solo ofrecen lugares de interés turístico rural, sino que también contiene una gran biosfera en cuanto a pájaros y aves, por lo que no se puede pasar por alto. Te informamos sobre esta faceta. En el caso en el que te apasionen las aves y quieras hacer un viaje a la cordillera pirenaica, es imprescindible que conozcas algunas de las zonas más importantes para la observación de aves.

En cualquier momento que estés en el Pirineo seguro que te sorprende en el cielo la presencia de aves, sobre todo para los que vivimos en la ciudad y tenemos tendencia a admirar lo que no tenemos. Así que equípate con unos prismáticos, ya verás como no te defrauda el cielo pirenaico.

Encontrarás multitud de rutas diferentes para que puedas observar todo tipo de pájaros, con especial mención del quebrantahuesos, en el Parque natural Posets Maladeta. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ofrece vistas de aves de más altos vuelos, como pueden ser las águilas, a las que podremos pillar con las manos en la masa cuando se acerquen a cazar y devorar perdices y pájaros de menor tamaño. Un último parque al que recomiendo ir es el de la Sierra y Cañones de Guara, donde se encuentra el tan aclamado búho real, aunque también destacan los halcones peregrinos y los abejeros.

En la comarca de la Jacetania -cuenca alta del río Aragón y los afluentes de los valles de Canfranc, Aísa, Borau, Hecho y Ansó, la Canal de Berdún y el Campo de Jaca-, conviven hasta 206 especies de aves.  Sus bosques y gargantas son un lugar perfecto para que las aves encuentren alimento y cobijo. Nada como recorrer las espectaculares gargantas de la Foz de Fago y la de Biniés para su observación, o el Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel.

En la zona de Ribagorza podrás vislumbrar numerosos tipos de aves que volarán ante ti, empezando por la gran majestuosidad de los búhos reales y terminando con la amenazadora aunque aristocrática presencia de la archiconocida águila imperial. También podrás encontrar especies en peligro, como el quebrantahuesos.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, un hermoso escenario para la contemplación de aves. En el parque se halla uno de los mejores puntos de observación del quebrantahuesos de Europa, la Estación Biológica Monte Perdido. Esta estación se ubica en la casa Juan Bernad (s. XVI) y permite el alojamiento de grupos en habitaciones compartidas con baño. Está gestionada por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, con quien puedes gestionar el alojamiento y la posibilidad de concertar una ruta guiada por los miradores de Revilla, desde donde está tomada esta imagen.

Si tienes curiosidad sobre este tema nada mejor que ir al Eco Museo-Centro de Visitantes del Castillo de Aínsa. Allí podrás descubrir la fauna del Pirineo en una increíble maqueta y ver el albergue de aves rapaces vivas ya irrecuperables. Dispone de un servicio de guías que te pueden ayudar a conocer mejor el medio natural.

En el Pirineo podrás disfrutar del mirlo acuático centroeuropeo hasta del mismísimo quebrantahuesos, todo esto gracias a la ayuda de guías muy versados en la materia. Descubrirás todo sobre la alimentación y reproducción de diversas especies, todo apoyado con la información de documentos detallados.

Por último podrás hacer rutas ornitológicas, donde encontrarás especies como el urogallo o el mochuelo boreal. Este lugar se caracteriza por la mezcla de aves rapaces y otros pájaros que se encuentran en los bosques, y el choque de los dos ecosistemas forma una mezcla maravillosa. El avistamiento de pájaros se ha hecho famoso a nivel internacional en la cordillera pirenaica.


LEE TAMBIÉN:


No Comments Yet

Comments are closed