Caminamos hacia el Turó de l'Home, uno de los techos del Montseny.
Caminando hacia el Turó de l'Home, techo del Montseny.

Turó de l’Home (1.708m). Circular por el Montseny nevado.

3h45min 11,0km +/-600m

El macizo del Montseny es una montaña visible desde gran parte del territorio catalán. No en vano, su nombre en latín, Mont Signis, significa montaña señal. Para los romanos, era la referencia en sus aproximaciones por mar y para los excursionistas un gran templo de peregrinación, especialmente con nieve. No todos los inviernos nieva, pero cuando lo hace, con sus pertrechos adecuados o con un simple plástico para deslizarse, los barceloneses se encaminan a Santa Fe y al Turó de l’Home (1.708m), el techo de la cordillera prelitoral catalana.

Resumen de la ruta:

Nuestro recorrido parte del aparcamiento de Santa Fe del Montseny para ir a buscar la fuente de Passavets por un sendero interior. A partir de aquí la ruta será circular, seguiremos las marcas del GR 5.2 que en lazadas, primero por el hayedo y luego por el abetal, nos subirá hasta el techo del macizo, el Turó de l’Home (1.708m). Después de descansar en la pequeña construcción de la cima iremos en dirección a les Agudes, no llegaremos, sino que bajaremos a buscar la fuente del Briançó y la de Passavets de nuevo. Desde aquí ya solo nos quedará desandar el camino inicial, por la carretera si queremos esta vez.

Mapa:

Descargables:

¿Cómo llegar?

El punto de partida y retorno es Santa Fe del Montseny (Google maps). Puedes acceder de diferentes formas:

-En coche, desde Barcelona hay unos 72 km que puedes realizar en 1h 15 min. Tendrás que ir por la AP-7 hasta Sant Celoni y coger la carretera BV- 5114 con sus múltiples curvas.

-En transporte público, el Parc Natural del Montseny ha establecido el Bus Parc. Solo funciona fines de semana y festivos. Lo gestiona la compañía Sagalés y se corresponde con la línia 573. Desde Barcelona deberás ir en tren (web cercanias) hasta Sant Celoni. El billete combinado ida y vuelta, desde Barcelona, cuesta 10,80 euros.

Ficha técnica

Distancia: 11,0 km.
Desnivel acumulado: +/- 600m.
Horario (con nieve): unas 4 horas y media. Tiempo de marcha sin paradas: 3h45min. Sin nieve, el tiempo se vería reducido sensiblemente.
Agua: En Santa Fe del Montseny, hay varios restaurantes y aseos. Las fuentes de Passavets y Briançó acostumbran a tener agua.
Dificultad: En cualquier época del año, el único factor determinante de la dificultad, sería el desnivel. En función del grosor de nieve que encuentres y si no llevas raquetas, la progresión puede ser un poco más farragosa.
Equipo recomendable para el invierno con nieve: ropa cómoda, cantimplora, algo de comida, protección solar, un bastón para la subida, GPS opcional y valorar la posibilidad de raquetas de nieve.
Sugerencias: visitar los alrededores de Santa Fe del Montseny. Podemos observar unos ejemplares de secuoya gigante y podemos visitar su pequeño pantano.

Itinerario

(0h00 min; 0,0 km) Santa Fe del Montseny (1.181 m). Si venimos en vehículo privado, recomendamos llegar pronto, cuando nieva la afluencia de visitantes es muy alta. El pequeño núcleo de Santa Fe, consta del centro de información «Can Casades»con lavabos públicos y un par de restaurantes. Encontramos las marcas del PR C- 208 al lado del restaurante Avet Blau, las seguimos por un hayedo y por un caminito que nos deja a la derecha la riera de Santa Fe. Pasamos la carretera y llegamos a un pequeño parking, subimos unos metros.

Aunque este primer tramo está marcado, a veces la nieve nos puede despistar.
El primer trozo del recorrido es plano y despejado.

(0h30 min; 1,6 km) Fuente de Passavets (1275 m). Normalmente en esta fuente siempre hay gente rellenando garrafas, hoy está totalmente colmatada por la nieve. Continuamos por la pista en ascenso en continuas lazadas zigzagueantes. En este primer tramo encontramos un hayedo. Este bosque atlántico se distribuye entre los 900 metros y los 1600 metros aproximadamente, es un árbol que necesita mucha agua y aquí, en el Montseny gracias a la precipitación y a la niebla, la encuentra. La erosión y transporte de materiales de los picos culminales hacen que las hayas tengan un suelo idóneo para crecer. Los hayedos se caracterizan por ser muy umbríos, los árboles crecen en longitud para buscar la luminosidad y crean un techo con el dosel de sus hojas.

En invierno el hayedo sin hojas permite tener una gran visibilidad.

Conforme vamos subiendo encontramos algún pie de abeto y alguna pequeña extensión entre los bosques de hayas. Este árbol de hoja perenne se distribuye por los Pirineos y tiene en el Montseny el límite meridional de su distribución.

Las manchas de abeto las podemos encontrar en la subida.
Detalle de las hojas del abeto.
Llegamos a un claro desde donde contemplamos la imponente silueta de «les Agudes». En su ladera podemos ver el contraste de alguna mancha de abetal, rodeada de hayas.

Continuamos subiendo ahora por un terreno más abierto con vistas a la cima. Cogemos un sendero a la izquierda que nos lleva a una carretera. No lo hemos dicho hasta ahora, pero hay un acceso en coche a la cima, eso sí, con nevadas o heladas está cerrado. Bordeamos la cima por la izquierda y llegamos a la cúspide. A nuestra izquierda vemos protegido en el Puig Sesolles, el actual observatorio meteorológico.

(2h00 min; 6,2 km) Turó de l’Home (1.708m). En su cima podemos encontrar un vértice geodésico y una pequeña explanada donde hay una pequeña construcción.

Pequeña historia del Turó de l’Home y el Puig Sesolles»

En 1881, la “Associació Catalananista d’Excursions Científiques”, propuso construir un refugio-observatorio en la cima del Turó de l’Home (1707 m). Los trabajadores tuvieron que soportar unas condiciones meteorológicas adversas y aplanaron manualmente la cima picando «la llicorella» (un tipo de pizarra). La comida se la traían de la localidad de Breda y el agua la cogían de la Font del Briançó. La comunicación entre la cima y la localidad de Breda se hacía mediante hogueras. El trabajo se interrumpió por falta de presupuesto, hasta que en 1932, Eduard Fontseré con financiación de la Generalitat, lo consiguió poner en funcionamiento. Durante muchos años se recopilaron datos meteorológicos, hasta que en 1939 es arrasado por las tropas franquistas. Los datos científicos son requisados y pasa a ser propiedad del ejército español. Este edificio estuvo en funcionamiento hasta 2004. En el vecino Puig Sesolles (1656 m) en 1974 se construye un destacamento militar de comunicaciones, iluminado en su perímetro y visible desde muchos puntos geográficos. En aquella época la comunicación era por radiación de microondas y necesitaba estar en sitios elevados. Al quedar obsoleta esta tecnología, las instalaciones quedan abandonadas en los 90. En 2001 son derribadas las instalaciones y en 2010 en el Puig Sesolles se construye el nuevo observatorio. En 2022 se hace el traspaso de las instalaciones del Ministerio de Defensa a la Generalitat.

Cima del Turó de l’Home con las construcciones del antiguo observatorio meteorológico.

Después del descanso de rigor y la contemplación de las vistas, descendemos a la carretera. Seguimos los indicativos del GR-5 hacia «les Agudes» pero lo abandonamos a los pocos metros siguiendo unas marcas rojas poco visibles.

Dejamos el camino superior a les Agudes, ya que suele ser más complicado con nieve.
No todo son abetos o hayas, en nuestra bajada podemos ver algún pie de pino albar.

Continuamos con nuestro descenso, vigilando los tramos resbaladizos.

(2h35 min; 7,5 km) Fuente del Briançó (1531 m). Situada en una pequeña explanada, tiene un caudal irregular. Continuamos con la bajada de manera pronunciada y cruzamos un pequeño puente por encima de la riera de Santa Fe.

Cruzamos extremando las precauciones, no queríamos un chapuzón inesperado.

(3h15 min; 9,5 km) Fuente de Passavets (1.275 m). Llegamos a la fuente del principio y el parking. El tramo de regreso lo podemos hacer por la carretera, en vez del sendero.

(3h45 min; 11,0 km) Santa Fe del Montseny (1.181 m).

Publicaciones Similares