La llegada del oto√Īo hace que los √°rboles se vistan con los colores especiales de esta √©poca del a√Īo y otorguen a los bosques esas impresionantes tonalidades rojizas, ocres y doradas. Aqu√≠ hemos preparado una selecci√≥n de los doce bosques m√°s hermosos para visitar en Espa√Īa durante la temporada oto√Īal.

1. Bosques de Ordesa (Huesca)

El Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido posee en sus parajes una de las zonas m√°s espectaculares del¬†Pirineo. En su valle, abundan las hayas, robles, sauces, arces, avellanos, fresnos y otras especies que en oto√Īo otorgan un color especial al paisaje, combinados con las agrestes laderas propias del sitio.

El oto√Īo es una de las mejores √©pocas para visitar el ca√Ī√≥n de Ordesa. Los especiales colores del bosque se prestan para la contemplaci√≥n. Adem√°s, las espectaculares cascadas en estos meses suelen estar alimentadas por las lluvias, creando parajes dif√≠ciles de olvidar.

2. Fuentes del Narcea (Asturias) 

Fuentes del Narcea/ Foto: Muniellos (CC-BY-SA)
Fuentes del Narcea/ Foto: Muniellos (CC-BY-SA)

Los m√°s de 567 kil√≥metros cuadrados del Parque natural de las Fuentes del Narcea, Dega√Īa e Ibias tienen sorprendentes lugares naturales que incluso llegan a lucir a√ļn m√°s esplendorosos en la temporada oto√Īal.

La increíble diversidad de este lugar de Asturias fue reconocida por la Unesco como reserva de la biosfera: en él conviven urogallos, rebecos, zorros, lobos, osos pardos, nutrias y una gran variedad de pájaros que harán las delicias de los amantes del mundo natural.

Las fuentes de Narcea poseen uno de los m√°s extensos bosques caducifolios de la pen√≠nsula ib√©rica, por lo que los colores oto√Īales se pueden disfrutar en todo su esplendor.

3. Fraga del Eume (A Coru√Īa)

Fragas del Eume / Foto: Bruno Fito (CC-BY-SA-3.0-ES)
Fragas del Eume / Foto: Bruno Fito (CC-BY-SA-3.0-ES)

Las Fragas do Eume es uno de los bosques atlánticos de ribera que se han conservado mejor en la región europea. Este bosque sigue el curso del río Eume y es especialmente indicado para los que buscan soledad y humbría: en sus más de 9 mil hectáreas, apenas viven poco más de 500 personas.

En sus senderos, los visitantes pueden contemplar las más de 20 especies de helechos y más de 200 especies de líquenes que habitan en él, junto a robles, fresnos, chopos y alisos de deslumbrantes colores.

Además, en el corazón del bosque se encuentra el antiguo monasterio de Caaveiro, con más de diez siglos. Desde 1975, este monasterio fue declarado Monumento Histórico Artístico: sus restos más antiguos datan del siglo XII.

4. Montes de Redes (Asturias)

Parque Natural de Redes, Asturias / Foto: AnaisGoepner [CC-BY-SA-4.0)
Parque Natural de Redes, Asturias / Foto: AnaisGoepner [CC-BY-SA-4.0)

Ubicado en el principado de Asturias, las 38 mil hectáreas del Parque de Redes poseen una importante riqueza en paisajes y contrastes: en sus espacios conviven formaciones de origen glaciar como circos y formas kársticas, junto a montes y amplios campos. Y si de vegetación se trata, hay que decir que el 40% de su territorio está cubierto de árboles.

En los montes de Redes abundan los hayedos, salpicados de robles, fresnos, abedules, tejos y acebos. En la alta monta√Īa hay matorrales de enebro rastrero, brecina y ar√°ndanos.

Las impactantes cumbres, los valles abiertos y los desfiladeros de roca caliza de Redes llegan a asombrar a los visitantes: en ellos conviven también osos pardos, lobos, urogallos, rebecos y ciervos de Asturias.

5. Parque Natural del Moncayo (Zaragoza)

Oto√Īo en el Moncayo / Foto: Miguel √Āngel Garc√≠a (CC-BY-2.0)
Oto√Īo en el Moncayo / Foto: Miguel √Āngel Garc√≠a (CC-BY-2.0)

El macizo del Moncayo est√° ubicado al oeste de la provincia de Zaragoza. Sus boscosos parajes son propicios para el disfrute de los aficionados al senderismo: las laderas del macizo est√°n recorridas por senderos bien se√Īalizados.

Este macizo tiene dos vertientes bien diferenciadas: la norte es la m√°s fr√≠a y h√ļmeda y la sur, plena de cuevas, pe√Īas y barrancos. Pasear por los caminos de la cara norte equivale a encontrar robledales, pinares y hayedos, mientras que la sur, a pesar de ser menos conocida, posee una variada fauna.

El Parque Natural del Moncayo es uno de los Espacios Naturales protegidos de Aragón.

6. Bosques del Saja (Cantabria)

Bosques del Saja / Foto: Juan sin Tierra (CC-BY-SA-2.0)
Bosques del Saja / Foto: Juan sin Tierra (CC-BY-SA-2.0)

Los espesos bosques del Saja en Cantabria son una de las masas boscosas m√°s grandes de la cordillera cant√°brica. La cuarta parte del parque est√° cubierta de hayas y robles: m√°s de 6 mil hect√°reas est√°n cubiertas por tres tipos de robles, junto a casta√Īos, avellanos, fresnos, arces y madreselvas.
Al aumentar la altitud del bosque, aparecen en escena las hayas, que cobijan bajo su sombra a an√©monas y orqu√≠deas. A los 1300 metros, las hayas ceden espacio a acebos y abedules. Toda una impresionante flora para observar en todo su esplendor oto√Īal.

7. Tejera Negra (Guadalajara)

Hayedo de Tejera Negra / Foto: trebol-a (CC-BY-SA-2.0)
Hayedo de Tejera Negra / Foto: trebol-a (CC-BY-SA-2.0)

El oto√Īo colorea los montes del macizo de Ayll√≥n, a caballo entre Segovia y Guadalajara, donde habita un hayedo (en la imagen) al que bautizaron por sus tejos. Un relicto bosque de hayas salpicado de oscuros tejos, que sobrevive al paso del tiempo en unas latitudes en las que no deber√≠a tener cabida.

8. Selva de Oza (Huesca)

Castillo de Acher. Selva de Oza / Foto: Abel Cerezuela Sanjuli√°n (CC-BY-SA-3.0)
Castillo de Acher. Selva de Oza / Foto: Abel Cerezuela Sanjuli√°n (CC-BY-SA-3.0)

Los altos del valle aragon√©s de Hecho se coronan con un viejo bosque de hayas y abetos, donde el pino negro pinta sus cumbreras. La retorcida foz de la Boca del Infierno remonta el r√≠o Arag√≥n Subord√°n hasta sus nacederos, donde las monta√Īas encierran esta selva pirenaica salvada de las hachas por su inaccesible situaci√≥n.

9. Valle de Iregua (La Rioja)

Río Iregua. / Foto: PortalJardin (CC0)
Río Iregua. / Foto: PortalJardin (CC0)

La Rioja Media alberga un especial valle que debe su nombre al r√≠o Iregua: este nace en la Sierra Cebollera y atraviesa todo el valle hasta desembocar cerca de Logro√Īo. Precisamente en la Sierra Cebollera se encuentra el Parque Natural de Sierra Cebollera, √ļnico parque natural de La Rioja.

Los hayedos de este hermoso valle son los √ļltimos bosques h√ļmedos aut√≥ctonos de La Rioja. Es de notar que los bellos paisajes permiten que los visitantes disfruten de las rutas de senderismo y los paseos.

10. Monte de Santiago (Burgos)

Salto del Nervión / Foto: Pintafontes (CC-BY-SA-2.0)
Salto del Nervión / Foto: Pintafontes (CC-BY-SA-2.0)

El Monte de Santiago en Burgos posee el hayedo de Santiago: entre sus frondas, se esconde el nacimiento del río Nervión. Más adelante, el río Nervión se precipita desde la Sierra Salvada.

Este salto de agua, llamado Salto de Nervi√≥n, es considerado como la ca√≠da de agua de m√°s altitud de Espa√Īa: es un impresionante espect√°culo contemplar los 222 metros de ca√≠da del agua.

11. Selva de Irati (Navarra)

Desde Roncesvalles hasta Belagua se extiende la selva de Irati. En sus predios, las hayas centenarias se mezclan con los pinos negros y los abetos entre la neblina característica del lugar.

La arboleda es cruzada por dos senderos que fueron trazados sobre la v√≠a de los antiguos pastores y el tr√°nsito de los lugare√Īos. Oto√Īo es una perfecta √©poca para disfrutar este espacio de Navarra.

12. Bosque de Muniellos (Asturias)

Bosque de Muniellos / Foto: Javier Pérez (CC-BY-SA-3.0)
Bosque de Muniellos / Foto: Javier Pérez (CC-BY-SA-3.0)

Visitar el bosque de Muniellos equivale a conocer el mayor robledal de Espa√Īa. A finales de octubre, las hayas y robles se visten con los colores propios del oto√Īo, regalando sus magn√≠ficas tonalidades a los visitantes.