La Cola de Caballo es una de las cascadas más espectaculares de los Pirineos, y un escenario espectacular por conocer, si es que no lo has hecho ya. Durante el otoño las laderas del Valle de Ordesa tornan multicolor, siendo una época propicia para recorrer este itinerario. Una excursión fácil que se podrá realizar con niños, con un sinfín de atractivos durante todo el camino, que puedes disfrutar con los pequeños de casa —cascadas, bosque, naturaleza en estado puro—.

Es, en esencia, una de las paradas turísticas más aclamadas, ubicadas en el Parque Nacional de Ordesa, considerado así desde el año 1918, y considerado Patrimonio de la Humanidad por las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1997.

Este importante parque cuenta con una serie de senderos que son utilizados tanto por los expertos como por principiantes, tanto para acceder a las altas cumbres, de más de 3,000 metros como para realizar paseos con la familia. La excursión por excelencia en Ordesa es la que ahora os describimos. Tendremos varias opciones para llegar a la Cola de Caballo.

Cola de Caballo en Ordesa / AUTOR: HÉCTOR CARMONA GRANADOS EN LA FOTO: LARA SANMARTÍ RODRÍGUEZ @larasanmarti

Cola de Caballo en Ordesa / AUTOR: HÉCTOR CARMONA GRANADOS
EN LA FOTO: LARA SANMARTÍ RODRÍGUEZ
@larasanmarti

Cola de Caballo / FOTO: ALBERT GÓMEZ @albertgzmz

Cola de Caballo / FOTO: ALBERT GÓMEZ
@albertgzmz

Por las Gradas de Soaso (Ruta Clásica de Ordesa)

El inicio del itinerario lo tenemos en la Pradera de Ordesa. Escogeremos ir por las Gradas de Soaso, aunque también podemos llegar a la cola de caballo por la Senda de los Cazadores —ruta algo más complicada, que es una alternativa para no realizar la ida y vuelta por el mismo camino—.

Cascada en Ordesa / FOTO: RUBÉN AMORES / CARLOS LLORIS @rubenamores_ / @carloslloris

Cascada en Ordesa / FOTO: RUBÉN AMORES / CARLOS LLORIS
@rubenamores_ / @carloslloris

Bosque de las Hayas en Ordesa / FOTO: RUBÉN AMORES / CARLOS LLORIS @rubenamores_ / @carloslloris

Bosque de las Hayas en Ordesa / FOTO: RUBÉN AMORES / CARLOS LLORIS
@rubenamores_ / @carloslloris

Cogemos pues la ruta clásica de Ordesa, la que recorre el fondo del valle. Vas transitando con el río siempre a tu derecha. Todo, absolutamente todo, es espectacular en este paisaje, por lo que es común ver a personas quedarse a mitad de trayecto tomando algunas fotografías. Irás encontrando saltos de agua, como la cascada del Estrecho o la de Soaso. Más adelante, las cumbres de los pirineos como Monte Perdido y El Cilindro se presentan imponentes. Habrás salvado las gradas de Soaso y el camino senda, pasará a ser de cemento, entre prados de montaña, para llegar a la Cascada de la Cola de Caballo.

Vivida la experiencia, queda el retorno, justo por el mismo camino, disfrutando por segunda oportunidad todo el paisaje. Como hemos comentado, podremos variar el retorno por la segunda opción para llegar a la Cola de Caballo, que la describimos a continuación.

Por la Senda de los Cazadores y la Faja de Pelay

Es una de las rutas por excelencia. Posee en torno a 9 kilómetros hasta la Cola de Caballo, que recorreremos en aproximadamente 4 horas.

Comenzamos el recorrido en la Pradera de Ordesa, hasta llegar a una bifurcación. A la izquierda nos encontramos con la Ruta Clásica de Ordesa —antes descrita—. Nosotros tomamos el sendero de la derecha hacia la Senda de los Cazadores.

El sendero zigzagea por el espeso bosque. En torno a hora y media de camino, llegaremos al Mirador de Calcilarruego, en lo alto de la senda. Habremos salvado más de 650m de desnivel.

Desde el Mirador Calcilarruego recorreremos la Faja de Pelay hasta el Circo de Soaso y la Cola de Caballo. Desde el mirador en torno a 2 horas y media. El trayecto permite divisar la flora, sumamente bella; y, desde lo alto, observar el río Arazas y la inmensidad del Valle de Ordesa.

La ruta con niños

El recorrido para llegar a la Cola de Caballo y volver puede ser demasiado largo para realizar lo con niños —recomendable recorrido íntegro para edades de 7 años en adelante—. Habrá que valorarlo. Sin embargo, la ruta tiene un sinfín de atractivos durante todo el camino que se pueden disfrutar con los pequeños de casa. El bosque, las cascadas que iremos encontrando —las cascadas de Arripas y la del Estrecho—.



No Hay Más Artículos