ÍNDICE

– Introducción.

– Qué saber antes de ir.

· Cuándo ir.

· Cómo llegar.

· Qué ver.

· Dónde dormir.

– Indispensables del lugar para el viajero.

– Valle de Aragón de un vistazo.

· Jaca.

· Castiello de Jaca.

· Borau.

· Aísa.

· Villanúa.

· Canfranc.

· Astún.

· Candanchú.

– Rutas y paseos.

· San Juan de la Peña.

· Monte Cuculo.

· Calzada Romana Caesaraugusta-Beneharmo.

· Lagos de D’Ayous por el Valle de Astún.

· Embalse de Ip.

· De Canfranc-Estación a la Vuelta de Iserías y el Ibón de Iserías.

· Por Canal Roya a los Ibones de Anayet.

· De Candanchú al Ibón de Estanes.

· Ibón de Tortiellas.

– Ascensiones y rutas.

· Pico de la Garganta de Aísa o Aspe (2.645 m.)

· Pico Anayet (desde Canal Roya)

· Punta Escarra (2.760 m.)

· Pico de Collarada (2.886 m.)

· Peña Oroel.

· GR 11 Transpirenaica.

– Otras actividades.

· Senderismo.

· Barranquismo.

· BTT.

· Esquí alpino.

· Esquí de fondo.

· Esquí de montaña.

· Piragua.

· Parapente.

· Espeleología.

– Información de interés.

Introducción

Si disfrutas contemplando la belleza de la naturaleza, no puedes obviar la visita al Valle de Aragón. Sus espacios naturales y las diversas opciones que nos ofrece el valle en cuanto a actividades deportivas lo han convertido en un importante destino turístico, que cuenta, además, y a pesar de estar en plena naturaleza, con unas comunicaciones óptimas.

Desde la cima hasta la ciudad de Jaca, cuenta con innumerables atractivos patrimoniales que rezuman historia, ya que Jaca fue la primera capital del naciente reino de Aragón. Los milenarios y majestuosos muros que se levantan en plena naturaleza te acompañarán en la tranquilidad de tus paseos por la zona que invita al ocio, al relax y a probar su exquisita gastronomía.

Qué saber antes de ir

Si finalmente te has decidido por emprender tu aventura por el Valle de Aragón, creemos que puede resultarte útil obtener cierta información previa que haga tu viaje más fácil. Es conveniente que, una vez iniciado el viaje, tengas muy claras ciertas cuestiones de interés y de suma importancia, como, por ejemplo, la época ideal para viajar allí o dónde alojarse, entre otras. Queremos que todo salga a pedir de boca y por eso respondemos en esta guía a todas las preguntas que te puedan surgir.

Cuándo ir

En realidad, cualquier época del año es perfecta para hacer esta escapada, y es que, las innumerables opciones que brindan estas tierras aragonesas hacen de cada momento un momento especial.

En los meses más fríos podrás disfrutar del poderío de los Pirineos cubiertos de nieve y practicar deportes de invierno. Por otro lado, en primavera y verano podrás acampar en plena naturaleza mientras disfrutas de las temperaturas más cálidas y practicar cualquier deporte al aire libre. Además, la primavera aragonesa viene cargada de distintas festividades que harán que tu disfrute sea supremo.

La paz del Valle de Aragón y las animadas y turísticas calles de Jaca están preparadas para recibirte los 365 días del año. Por lo cual, tendrás que decidir tú mismo el momento para viajar, Aragón se adapta a tus preferencias.

Cómo llegar

El Valle de Aragón está situado en la frontera entre Francia y España. Es accesible por carretera, por lo que es posible llegar tanto en coche como en autobús. Sin embargo, dependiendo del lugar desde donde vayas a viajar o, simplemente, de tus prioridades, también podrás hacer el viaje en tren o en avión.

El acceso en tren te llevará hasta una de las dos estaciones ferroviarias, en Jaca y en Canfranc. Y en cuanto al acceso por aire, te vamos a hacer un pequeño listado de los aeropuertos más cercanos:

– Aeropuerto de Huesca-Pirineos.

– Aeropuerto de Zaragoza.

– Aeropuerto de Pamplona.

– Aeropuerto de Pau (Francia).

– Aeropuerto de Toulouse Blagnac (Francia).

– Aeropuerto de Biarritz-Anglet-Bayonne (Francia).

– Aeropuerto de Vitoria Gasteiz.

– Aeropuerto de Barcelona.

– Aeropuerto de Valencia.

– Aeródromo de Santa Cilia.

Qué ver

Son muchísimas las opciones que ofrece el valle aragonés, infinidad de atractivos turísticos invaden sus rincones, por lo que va a ser una visita muy completa si te lo propones. Esperamos que te dé tiempo de conocer cada detalle, merece la pena.

En la capital del valle, Jaca, destacamos la catedral románica, el Museo Diocesano y la impactante Ciudadela, una fortificación militar que data del siglo XVI. En el centro podrás pasar un rato divertido en sus tiendas, bares y en la pista de hielo, rodeado todo de sus modernos edificios.

Río arriba encontrarás el valle de la Garcipollera, un lugar tranquilo para disfrutar de la naturaleza aragonesa y contemplar los ciervos autóctonos. Además, se ubica allí la ermita románica de Santa María de Iguácel.

Visita también la iglesia románica de San Adrián de Sasabe, en el enlace del Valle del Aragón con los Valles Occidentales. Continúa hasta Villanúa para conocer las Cuevas de las Güixas. Muy cerca de Francia se encuentra la Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc, un viaje en el tiempo hasta al siglo pasado.

Otros atractivos turísticos que debes visitar son el Monasterio Viejo de San Juan de la Peña, el Monasterio Nuevo, el Balcón de los Pirineos o el Puente de la Reina de Jaca.

Además, encontrarás a tu paso pueblecitos muy interesantes como Martes, Mianos y Artieda, Ruesta o Undués de Lerda, entre otros.

Dónde dormir

El tipo de alojamiento lo eliges tú, las opciones son muy variadas y podrás hospedarte en un hotel u hostal, en una casa rural, en un apartamento turístico, pensión, albergue… Una vez tengas claro el tipo de hospedaje que deseas, tan solo tienes que decantarte por la zona y comenzar a buscar alojamiento, algo que no será complicado debido a la gran y variada oferta existente en el Valle de Aragón.

Los hoteles A Boira y A Nieu, el camping Aín-Jaca, la pensión Alba, el albergue de Peregrinos o diversas viviendas turísticas son solo algunos de los lugares donde se puede pasar la noche y cargar energías para los días siguientes.

Indispensables del lugar para el viajero

Ciudadela: Como hemos dicho anteriormente, se trata de una construcción del siglo XVI. Fue Felipe II quien ordenó su edificación como fortificación militar. Se considera monumento histórico-artístico desde el año 1951. Uno de sus cuarteles acoge el Museo de Miniaturas Militares y sus salas contienen miles de figuras que recrean batallas en diversos escenarios.

Iglesia románica de San Adrián de Sasabe: También mencionada unas líneas atrás, esta iglesia es uno de los monumentos aragoneses más importantes y, sin embargo, y de manera insólita, es, además, uno de los menos conocidos. Situada en el enlace del Valle del Aragón y los Valles Occidentales, merece la pena visitarla.

Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc: Inaugurada en 1928 y catalogada como monumento desde 2002, esta estación situada en el municipio de Canfranc, Huesca, muy cerca de Francia, no solo sirve como conexión, sino que es otro de los atractivos turísticos que te dejarán sin habla. Dos guerras han pasado por ella y te hará dar un paseo por la historia que sin hablar cuenta.

El Monasterio Viejo de San Juan de la Peña: Una joya de la época medieval que se funde con el maravilloso paisaje aragonés y se encuentra bajo el cobijo de una enorme roca. Su estampa es digna de cuento, un recuerdo eterno para tus retinas de la magia de Aragón.

El Balcón de los Pirineos: ¿No pensarás marcharte del Valle de Aragón sin haber disfrutado de las vistas de los Pirineos? Este mirador es, sin duda, uno de los miradores más impactantes de España. Se encuentra a un paso del monasterio y, desde ahí, podrás contemplar la increíble panorámica de los Pirineos.

Valle de Aragón de un vistazo

Aunque pueda parecer complicado, vamos a hacer un visionado muy general y rápido del valle, localizando los puntos clave de la zona aragonesa. Intentando facilitarte la conceptualización y orientación para cargar tu aventura de argumentos y de datos de interés. Estas son, pues, las poblaciones más destacables del valle.

Jaca

La capital de la comarca de la Jacetania cuenta con más de dos mil años de historia y, como ya hemos mencionado con anterioridad, fue la primera capital del naciente reino de Aragón. Cercana a la frontera francesa y ubicada en una amplia llanura que se extiende a orillas del río Aragón, se ha convertido en destino turístico debido a sus múltiples posibilidades.

Sus calles desprenden vida y están hechas de historia, un lugar maravilloso para pasar unas vacaciones únicas y tener a mano la impresionante belleza de la naturaleza que la rodea. Celebra sus fiestas en honor a Santa Orosia y San Pedro del 24 al 30 de junio. Otra de sus festividades más populares es la del primer viernes del mes de mayo.

Castiello de Jaca

Ocupa la parte inferior del valle de Aruex. El pueblo antiguo se expande en pequeños y diversos barrios, contiguos al barranco Casadioses. En este término predominan las construcciones de arquitectura popular, unas restauradas y otras abandonadas. Un pueblecito singular que, además, cuenta con un bonito trayecto del Camino de Santiago.

Borau

Sus calles estrechas e inclinadas bajan desde lo alto del pueblo, donde se encuentra la iglesia parroquial de Santa Eulalia, principal monumento artístico, acompasadas por el río Lubierre. También puedes ver allí la ermita de Nuestra Señora del Pilar y la Borda del Tortón. Muy cerca de Borau se encuentra la iglesia de San Adrián de Sasabe.

Aísa

Ubicada en el valle que abre al río Estarrún, al sur del Pico de Aspe. Si visitas la villa de Aísa debes conocer la iglesia parroquial de Asunción, que es el principal monumento histórico de este pueblo aragonés, construida en el siglo XVIII. Sus fiestas patronales son el 15 y el 16 de agosto.

Villanúa

Este municipio se extiende a ambas orillas del río Aragón, en el antiguo Bardaruex, y asciende hasta la cúspide de la Peña Collarada. Aunque el casco urbano está muy renovado, aún se conservan algunas edificaciones civiles de interés. Pasa el Camino de Santiago por este pueblo aragonés frente a las afamadas Cuevas de las Güixas. Es uno de los municipios de mayor expansión urbanística y promociones inmobiliarias.

Canfranc

Este municipio cuenta con dos núcleos de población: la antigua villa de Canfranc y Los Arañones, y ocupa gran parte de la cabecera del río Aragón y un tramo fronterizo del valle francés de Ossau.

Una vez estés en Canfranc qué ver no va a ser una preocupación, ya que son numerosos los atractivos turísticos de este término municipal, construcciones del siglo XVI como la iglesia de la Trinidad o el Puente de Abajo son algunos de ellos. Sin olvidar la célebre Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc. Otro pueblo con encanto y aire medieval del valle de Aragón que debes visitar.

Astún

Perteneciente al término municipal de Jaca, es la estrella de los deportes de invierno en el Valle de Aragón. La popular estación de esquí de Astún cuenta con 50 kilómetros en pistas esquiables y su pico más alto es la Raca, de 2.300 metros de altitud.

Candanchú

Otra estación de esquí localizada en el Pirineo Aragonés a un kilómetro del Puerto de Somport, frontera francesa y entrada a España del Camino de Santiago, vecina de Jaca y Astún. Ideal para esquiar en familia y contemplar la fauna y la flora del lugar.

Rutas y paseos

Como habrás podido comprobar, una visita completa al Valle de Aragón incluirá infinidad de paseos y rutas que te permitirán descubrir en profundidad esta preciosa tierra. Debes ser consciente de que habrá más de una caminata, así que prepara tu mejor calzado y todas tus ganas, y déjate llevar por los senderos.

Cada paso dado merecerá la pena, pues las vistas son inigualables, el paisaje espectacular, las opciones infinitas y el ambiente mágico. Tus pasos te llevarán de una maravilla a otra, no obstante, necesitarás un poco de ayuda y de información para llevar a la práctica esas rutas con éxito. Lee con atención y empieza a calentar motores ¡Aragón te espera!

San Juan de la Peña

Una ruta en torno a una hora de duración que consiste en visitar el Monasterio Viejo y pasar a la vuelta por el Monasterio Nuevo, 2,2 kilómetros de recorrido y 165 metros de desnivel. Otra opción sería una ruta sencilla circular que conecta los dos monasterios y pasa por el Balcón de los Pirineos, una zona familiar y accesible donde muchos van a pasar el día en plena naturaleza.

Monte Cuculo

La subida a este monte es una de las rutas más populares del Pirineo Aragonés, se parte desde el monasterio alto de San Juan de la Peña y la pradera de San Indalecio en dirección norte hasta llegar al repetidor de telefónica, una vez allí, en dirección oeste, encontraremos una bifurcación de caminos. Hay que coger el de la derecha hasta el Collado de las Eretas y hacia el norte encontraremos el Monte Cuculo.

La duración de la ruta es de unas dos horas y media y el desnivel es de 480 metros. ¿Estás preparado?

Calzada romana Caesaraugusta-Beneharmo

​El recorrido por uno de los primeros caminos usados por los peregrinos en el Camino de Santiago, de unas tres horas de duración, nos permite disfrutar del río Aragón-Subordán y de la rica flora de la zona o del vuelo de aves, como el quebrantahuesos, el buitre leonado o el águila real y otros como el treparriscos y la chova. Ofrece además tres variantes distintas para que elijas la que más se adapte a tus preferencias.

Lagos de D’Ayous por el Valle de Astún

​Esta otra ruta es una alternativa clásica con origen en la estación de esquí de Astún y es, en este caso, una ruta alternativa a la clásica ruta circular de los lagos de Ayous. Te llevará a través del collado fronterizo con Francia hasta la zona de los lagos y el refugio de Ayous. Su duración es de unas cuatro horas y media y el recorrido de 13 kilómetros, ida y vuelta.

Embalse de Ip

No cabe ninguna duda de que estamos en territorio de senderismo, este recorrido comienza en el pueblo de Canfranc y su objetivo es la subida al Ibón de Ip. La duración de la ruta puede ser de tres horas y media aunque, eso sí, dependerá del lugar exacto del municipio en el que se inicie el camino.

De Canfranc-Estación a la Vuelta de Iserías y el Ibón de Iserías

​Más de seis horas de ruta que te llevarán hasta la cima de la Moleta. Desde la estación hasta el final del pueblo, donde irás hasta el fuerte del Col de Ladrones pasando por el barranco de Izás, la cascada divina, el Ibón de Iserías y el circo de Samán, bordeando después el casco cimoso de la Moleta. ¿Te atreves con esta ruta?

Por Canal Roya a los Ibones de Anayet

Uno de los recorridos más sencillos y cuyo fin es la subida al Pico Anayet, de 2.545 metros de altitud. Desde el Canal Roya hasta los Ibones de Anayet de rápido descenso, esta ruta de unas dos horas y media de duración es otra de las indispensables si visitas el Valle de Aragón.

De Candanchú al Ibón de Estanes

Este ascenso a 1.754 metros se inicia en el valle de Canfranc, concretamente en Candanchú. 14 kilómetros de recorrido y cuatro horas y media de recorrido con 440 metros de desnivel te conducirán hasta el Ibón de Estanes, en los límites de la frontera francesa.

Ibón de Tortiellas

Otra ruta parte de Candanchú y en este caso nos lleva a otro de los Ibones más conocidos del Valle de Aragón, el Ibón de Tortiellas. El recorrido no es demasiado largo, tan solo 9 kilómetros ida y vuelta. Sin embargo, la altitud de 1.730 metros hace algo más dificultoso el ascenso. No obstante, merece la pena llegar a la cumbre y disfrutar de las maravillosas vistas aragonesas.

Ascensiones y rutas

¿Te has quedado con ganas de más? No te preocupes, si visitas el Valle de Aragón, no te faltarán opciones para encontrar la ruta hecha a tu medida. El emplazamiento del valle aragonés hace que las posibilidades sean infinitas, así como lo es la belleza de sus paisajes.

Si eres una persona cargada de espíritu aventurero y, además, te apasiona la naturaleza ¡has elegido el destino perfecto!

Presta atención a estos ascensos y rutas alternativas y encuentra la que más te motive.

Pico de la Garganta de Aísa o Aspe (2.645 m.)

Es un ascenso duro, solo apto para los más intrépidos. El objetivo es el Pico de Aspe, uno de los picos de los Pirineos que limitan con Francia entre la zona de Somport y la parte alta del valle Aísa. La salida se realiza desde las pistas de esquí de Candanchú y el resultado es un impresionante mirador de los Pirineos Occidentales. Dependiendo del ritmo de marcha, la duración de la ruta puede estar entre las seis y las siete horas.

Pico Anayet (desde Canal Roya)

En este caso, el ascenso se hará a los Ibones de Anayet desde el Canal Roya. La cumbre del pico de Anayet está a 2.545 metros de altitud. No es un descenso demasiado duro y las vistas al valle son preciosas. Una subida ineludible si visitas los Pirineos aragoneses.

Punta Escarra (2.760 m.)

Con 2.751 metros de altura, Punta Escarra es una de las cumbres más importantes del circo de la Ip. Su aspecto cónico es un gran atractivo para los montañeros y está unida a Peña Nebera y Peña Collarada. La ascensión es larga, por eso algunos senderistas optan por pernoctar en un refugio que hay en el trayecto, a 1.840 metros de altitud. Todo un desafío para las más valientes. ¿Subimos a Punta Escarra?

Pico de Collarada (2.886 m.)

Se trata del pico más alto y emblemático de la zona, visible en todo el valle de Aragón. Se suele acceder por el circo de Ip y, a pesar de ser uno de los ascensos más duros, es también uno de los que más merecen la pena. Prueba a subir y a contemplar el Ibón de Ip a tus pies y todas las cumbres del Pirineo aragonés y francés occidental. ¡Una pasada!

Peña Oroel

Un monte de 1.769 metros de altitud que separa la cuenca media del río Aragón. Aunque el ascenso no es muy complicado, se trata de un sendero con mucha personalidad. Un recorrido de menos de dos horas que se inicia en el municipio de Jaca y te llevará hasta esta popular montaña de leyendas.

GR 11 Transpirenaica

Un recorrido de casi 800 kilómetros por la vertiente sur de los Pirineos. Más de 1.800 metros de altitud que transcurren en Cataluña y Andorra desde el Cabo de Creus. Una experiencia de la talla de estos picos únicos en el mundo por su localización y cualidades.

Otras actividades

Pero no creas que todo son rutas o ascensos cuando viajas al Valle de Aragón, si quieres variar la actividad, podrás elegir entre diversas opciones al aire libre aprovechando que te encuentras en un lugar idóneo para los deportes en plena naturaleza.

Sean cuales sean tus gustos, preferencias, posibilidades o cualidades, a buen seguro que encontrarás la actividad física que más se ajuste a tus necesidades. La diversidad del valle no deja opción al error ni a la exclusión, las tierras aragonesas tienen cabida para todos.

Vamos a proceder a hacerte un pequeño listado de algunas de las opciones a las que podrás optar:

Senderismo

Está clarísimo que en el Valle de Aragón una de las actividades al aire libre más practicadas y solicitadas es el senderismo. La extensión de sus valles y sus paisajes accidentados ofrecen infinidad de opciones a los que les gusta practicar este deporte. Las rutas disponibles son innumerables, sus caminos con aire medieval y la majestuosidad de su naturaleza hacen del Valle de Aragón un destino obligatorio para los amantes de la montaña.

Flora, fauna, picos, ríos… todo enmarcado con el poderío de los Pirineos de fondo, que, unido a la frontera de Francia a un paso, convierte a esta tierra en el paraíso del senderismo.

Barranquismo

Así como se hacen rutas a través de los valles y ascensos a los múltiples picos allí emplazados, también existen numerosos barrancos por los cuales se puede practicar este deporte de descenso. El descenso por excelencia es la Boca del Infierno. Pero podemos encontrar varios nombres, como pueden ser el Barranco Aguaré, el Chiniprés o Fago.

Catalogamos, pues, el descenso de barrancos como otra de las actividades típicas de la comarca de la Jacetania.

BTT

Si lo tuyo es ir sobre ruedas, debes saber que el Valle de Aragón cuenta también con numerosas rutas en bicicleta. Al igual que ocurre con el senderismo o el barranquismo, la Jacetania ofrece innumerables recorridos para los amantes de la naturaleza y el ciclismo.

Disfruta de la belleza de estos paisajes mientras practicas tu hobby favorito.

Esquí alpino

No nos olvidemos que hablamos de la cuna del esquí, de los Pirineos. Puedes disponer de varias pistas de esquí situadas a lo largo de la Jacetania. 

– Cerler: Ubicada en el Valle de Benasque, tiene más de sesenta picos de más de 3.000 metros de altura.

– Formigal: Situada en el valle de Tena, cerca del paso fronterizo del Portalet y rodeada de algunos picos como Tres Hombres, Anayet y Collarada.

– Panticosa los Lagos: Está a las afueras del valle de Tena, en la ladera norte de la sierra Tendeñera, en el mismo pueblo de Panticosa.

– Astún: En el Valle del Aragón, tan solo a un kilómetro de la frontera. Es una de las más conocidas junto a la de Candanchú, enclavada en el mismo valle.

Esquí de fondo

Si prefieres el esquí de fondo, en el Valle de Aragón podrás encontrar diversos circuitos disponibles. Linza, Lizara, Llanos del Hospital, Pineta o Panticosa Resort son solo algunos de ellos.

Esquí de montaña

Si quieres esquiar, no importa la manera en la que quieras hacerlo, en el Valle de Aragón no se ponen límites y se celebran distintos torneos de esquí de montaña. No podría ser de otra manera tratándose de los Pirineos.

Piragua

Si prefieres el contacto con el agua, atrévete a hacer un descenso en piragua o dar un agradable paseo por algún embalse. El valle de Benasque, el valle de Tena y el Valle de Aragón son lugares apropiados para la práctica de este deporte. O quizás te atrevas a descender las aguas del bravo río Gállego.

Parapente

Tierra, mar… ¡y aire! Si las condiciones meteorológicas acompañan, ponte manos a la obra para recibir el aprendizaje oportuno y lánzate en un vuelo en parapente. Sobrevuela la zona de los valles y siéntete como un pájaro libre, suspendido en el aire. Es una experiencia única que, si tienes la oportunidad, te animamos a vivir. ¡No te arrepentirás!

Espeleología

Y, por último, si andar sobre la tierra te sabe a poco y quieres adentrarte en las profundidades de ella, la espeleología puede ser una gran elección. Si algo ha quedado claro, es que el Valle de Aragón posee una naturaleza poderosa y exclusiva y, como no podía ser de otra manera, las cuevas de los Pirineos son un atrayente para los amantes de esta práctica.

Un ejemplo de ellas es la Cueva de Las Güixas, situada a los pies de la montaña de Collarada. Un lugar mágico usado por las Brujas para celebrar sus aquelarres. Un lugar realmente interesante para realizar una expedición por tierras aragonesas.

Información de interés

No te preocupes por el desgaste de energía porque, por si fuera poco, en el Valle de Aragón y Jaca tendrás el privilegio de poder degustar una gastronomía exquisita. Sus variados restaurantes y bares están a tu disposición para ofrecerte los mejores productos de la tierra y los platos más suculentos y típicos de la zona.

Disfruta de sus vinos, de sus cavas, de sus carnes y déjate seducir por sus tapas y dulces típicos, ¡te chuparás los dedos!

Y recuerda que, antes de preparar la maleta,  para cualquier duda, encontrarás la oficina de turismo en el número 1 de Plaza España. ¡Buen viaje y feliz aventura!

imagen